Prueba del Mazda CX-5 Skyactiv-G 2.5 194 CV 4WD

Prueba del Mazda CX-5 Skyactiv-G 2.5 194 CV 4WD

19 abril, 2018

Examinamos a fondo la profunda renovación que ha recibido el SUV de Mazda, un vehículo que destaca por su diseño, confort de marcha y una calidad general que lo acerca a los modelos premium. Para esta prueba del Mazda CX-5, hemos contado con la versión de gasolina más potente, que está asociada a un cambio automático y la tracción total.

Nuestra valoración: 7,8 Notable

Diseño 9

Sobresaliente

Motor 7

Bastante bueno

Comportamiento 8

Notable

Interior 8

Notable

Equipamiento 8

Notable

Consumos 7

Bastante bueno

Destacable

  • Confort de marcha
  • Calidad percibida
  • Pintura Soul Red Crystal

Mejorable

  • Sin rueda de repuesto
  • Sujeción lateral de los asientos
  • Sin indicador de temperatura del motor

El crecimiento de las ventas de Mazda en el mercado español y europeo en los últimos años ha sido espectacular, y el responsable, en buena medida, de este éxito ha sido el Mazda CX-5. El hecho de que se encuadre en el segmento de los SUV compactos también ha ayudado, ya que se trata de una categoría que año tras año gana cuota de mercado, situándose ya entre las preferidas de los conductores.

El Mazda CX-5 llegó a los concesionarios en 2012 y a lo largo de su vida comercial ha recibido varios restyling, pero ninguno como el último. Ante la avalancha de nuevos rivales (Peugeot 3008, Seat Ateca, Opel Grandland X…), la marca japonesa acometió una profunda renovación de su producto estrella, tan profunda que hasta podría parecer una nueva generación. De hecho, los cambios abarcaron prácticamente todas las áreas: exterior, interior, chasis, motores y equipamiento.

Para la prueba del Mazda CX-5, hemos contado con la variante que monta el motor de gasolina más potente, el 2.5 Skyactiv-G de 194 CV, que está asociado de forma exclusiva al cambio automático, la tracción total y el nivel de equipamiento más alto de la gama, denominado Zenith.

Precio del Mazda CX-5 de gasolina más potente

Sin descuentos, el precio del Mazda CX-5 2.5 Skyactiv-G 194 CV ronda los 39.000 euros, una tarifa que puede parecer algo elevada. Sin embargo, si tenemos en cuenta la calidad general del vehículo, el equipamiento disponible y, sobre todo, lo comparamos con la competencia, nos daremos cuenta de que tiene un precio muy competitivo. En este sentido,  el SUV de Mazda está más cerca de los modelos premium que de los generalistas, siendo su rival más directo el Volkswagen Tiguan.

Si quieres conocer todos los detalles, no te pierdas esta prueba del Mazda CX-5 2.5 Skyactiv-G de 194 CV.

Diseño Más afilado, más agresivo… Más Kodo

El Mazda CX-5 de gasolina y 194 CV monta llantas de aleación de 19 pulgadas de serie.
El Mazda CX-5 de gasolina y 194 CV monta llantas de aleación de 19 pulgadas de serie.
Ampliar

Con la última generación del Mazda6, la firma de Hiroshima inauguró el lenguaje de diseño Kodo. La implantación de este código estético ha servido para que Mazda pueda presumir de tener una de las gamas más atractivas del mercado. Faros rasgados, frontales agresivos, líneas fluidas… La marca asiática ha sabido combinar con acierto todos los rasgos que dan forma a un modelo, para conseguir una imagen deportiva a la par que elegante.

Pues bien, el renovado Mazda CX-5, a pesar de no ser una nueva generación, supone una evolución muy notable del lenguaje Kodo, ya que se han enfatizado los rasgos más característicos de este estilo de diseño. De esta forma, la característica parrilla alada conserva su forma, pero acrecienta su imagen agresiva y deportiva; el capó gana en longitud e incorpora unos nervios aún más marcados; y  las ópticas tanto delanteras como traseras se vuelven más finas y afiladas.

Otra muestra de la poderosa evolución estética del CX-5 es la vuelta de tuerca que le han dado a su color de carrocería estrella, el denominado Soul Red, que ha ganado un nuevo apellido pasando a llamarse Soul Red Crystal. Aunque a simple vista pueda parecer el mismo, lo cierto es que ha ganado en profundidad y matices. Con un sobrecoste de aproximadamente 800 euros, este color transmite cuidado en los detalles y da un sensación de calidad que nos lleva a pensar que estamos ante el modelo de una marca premium.

Aunque la imagen es importante (se trata de uno de los principales factores de compra), la marca también ha trabajado otros aspectos relativos a la calidad de construcción. Así, ha reducido, por ejemplo, el margen de tolerancia entre paneles y ha empleado mayor cantidad de material aislante, para reducir el nivel de ruido que se filtra al habitáculo y, por lo tanto, aumentar el confort de marcha.

En cuanto a sus dimensiones exteriores, el nuevo Mazda CX-5 mide 4,55 metros de longitud, 1,84 m de anchura y 1,68 m de altura, con una distancia entre ejes de 2,7 m.

Interior El interior del Mazda CX-5 destaca por calidad y amplitud

La ergonomía del Mazda CX-5 está muy bien estudiada.
La ergonomía del Mazda CX-5 está muy bien estudiada.
Ampliar

La sensación de calidad del exterior continúa cuando abrimos las puertas y accedemos al habitáculo del Mazda CX-5. El diseño del salpicadero sigue las líneas del modelo precedente, pero los pequeños, aunque numerosos, cambios han dado lugar a un habitáculo más limpio visualmente, más elegante y más atractivo.

Además, los materiales empleados transmiten una muy buena sensación y los ajustes, que ya eran buenos, han mejorado en algunas partes. Asimismo, la marca ha incluido, en función del acabado, tapizados en los huecos de las puertas y la guantera, lo que contribuye a evitar ruidos molestos y, por lo tanto, aumentar la calidad del interior. Por su parte, la excelente tapicería de piel blanca con la que contaba la unidad de pruebas, que forma parte del equipamiento opcional, dota al habitáculo de un aspecto más cálido y acogedor.

El espacio disponible para los pasajeros es también una de las virtudes del Mazda CX-5. Los asientos de las plazas delanteras son muy cómodos y solo se echa en falta un poco más de agarre en los laterales. En las plazas posteriores, que cuentan con el mismo nivel de acabados, hay dos mejoras respecto al modelo precedente: salidas de aireación en el túnel central y respaldos de inclinación regulable. Además, cuentan con dos tomas USB situadas en el reposabrazos y las dos plazas laterales pueden contar con calefacción. En cuanto a la plaza central, tiene las limitaciones de anchura habituales de la categoría, aunque no es de las peores.

El maletero del Mazda CX-5, que puede contar con un portón de apertura eléctrica, cubica 477 litros, una cifra que no lo sitúa al frente de la categoría en este apartado. Al abatir los asientos, el resultado es una superficie continua, aunque con una pequeña inclinación.

Motor El Mazda CX-5 cuenta con un sistema de desconexión de cilindros

Las motores de gasolina del Mazda CX-5 no cuentan con turbo.
Las motores de gasolina del Mazda CX-5 no cuentan con turbo.
Ampliar

Para la prueba, hemos contado con el Mazda CX-5 de gasolina más potente. Esta versión monta un bloque de cuatro cilindros y 2,5 litros de cilindrada que desarrolla 194 CV de potencia a 6.000 rpm y entrega un par máximo de 258 Nm a 4.000 rpm. Con esta mecánica, el Mazda CX-5 acelera de 0 a 100 km/h en 9,2 segundos y alcanza una velocidad máxima de 195 km/h.

El motor de gasolina más potente del Mazda CX-5 destaca por la suavidad y el silencio que ofrece, lo que redunda en un elevado confort de marcha. Además, la potencia es, como ya habrás podido imaginar, más que suficiente para mover con soltura los 1.560 kilogramos que pesa el vehículo.

Para sus variantes de gasolina, Mazda sigue apostando por los motores atmosféricos. Esta decisión implica, entre otras cosas, una gran elasticidad en las fases de aceleración y un par más bajo de lo deseado en la zona baja del cuentavueltas. En el caso concreto del Mazda CX-5, habrá ocasiones en las que echemos de menos el empujón extra de la sobrealimentación.

En cualquier caso, el vehículo está enfocado a una conducción tranquila y relajada y, en esos momentos en los que nos acordemos del turbo, tan solo deberemos anticiparnos a la maniobra bajando una o dos marchas de forma manual para subir el giro del motor a las 4.000 rpm y asunto relativamente resuelto, claro está, a costa de aumentar el consumo de carburante.

La transmisión automática, que es de tipo convertidor de par y la única opción disponible para esta mecánica, tiene un buen funcionamiento y admite su manejo de forma manual a través de la propia palanca. Además, cuenta con un modo Sport que aguanta un poco más el salto de marcha.

El sistema de desconexión automática de cilindros permite al motor funcionar, cuando no es necesaria toda la fuerza del propulsor, con tan solo dos de los cuatro cilindros. El sistema, que entra en funcionamiento de forma imperceptible para el conductor, actuará en situaciones en las que circulemos, por ejemplo, en una carretera llana y a velocidad constante. A diferencia de, por ejemplo, los modelos de Seat, no contamos con ningún testigo ni mensaje en el ordenador de a bordo que informe de que ha entrado en acción.

Comportamiento Mazda CX-5 de gasolina: el compañero ideal de viaje

El chasis del nuevo Mazda CX-5 ha sido reforzado empleando mayor cantidad de acero de alta resilencia.
El chasis del nuevo Mazda CX-5 ha sido reforzado empleando mayor cantidad de acero de alta resilencia.
Ampliar

Como ya hemos dicho, a pesar de que no se trate de una nueva generación, el Mazda CX-5 ha sido revisado de arriba abajo. Para empezar, el chasis ha aumentado su rigidez torsional y, para seguir, la suspensión, que mantiene su esquema de tipo MacPherson en el eje delantero y multibrazo en el trasero, ha recibido numerosos ajustes. Además, se han revisado los sistemas de dirección y frenos. El resultado de todas estas modificaciones ha sido muy satisfactorio, ya que el nuevo Mazda CX-5 mantiene sus buenas cualidades dinámicas al tiempo que incrementa su confort de marcha y agrado de conducción.

En ciudad, resulta un coche especialmente agradable de conducir por tres factores: el silencio y ausencia de vibraciones del motor, la buena visibilidad que tenemos desde todos los ángulos y la facilidad que ofrece el cambio automático. Además, nos parece que el eje trasero ha suavizado su repuesta, ‘tragándose’ los pasos elevados o baches sin molestos rebotes para los pasajeros de las plazas posteriores.

En vías rápidas es donde mejor se aprecia la evolución del Mazda CX-5. Con un rodar muy fino, a sus mandos tenemos la sensación de estar ante un coche de categoría, un modelo de corte premium. La suspensión absorbe a la perfección las irregularidades del terreno, y la sensación de seguridad y confianza que ofrece es muy elevada. Además, la insonorización del habitáculo está muy lograda, lo que contribuye a aumentar el confort. En vías secundarias y con curvas lentas, el Mazda CX-5 es un vehículo bastante ágil para lo que se estila en la categoría, pero está orientado claramente al confort y eso le penaliza, ya que, si avivamos el ritmo, el cabeceo  y la inclinación de la carrocería es acusado.

En cuanto a la dirección, nos permite guiar al coche con precisión y cuenta con el grado de asistencia correcta.

Una de las grandes novedades del último Mazda CX-5 es la incorporación del sistema G-Vectoring Control (GVC). Se trata de un dispositivo que juega con las trasferencias de masas, repartiendo la entrega de par del motor para optimizar, en función de las circunstancias, la carga que recibe cada rueda. De esta manera, aumenta la estabilidad y limita tanto el subviarje como el sobreviraje.

Equipamiento Todo incluido

Tras el logo de Mazda, se esconde un radar.
Tras el logo de Mazda, se esconde un radar.
Ampliar

El Mazda CX-5 2.5 Skyactiv-G 194 CV está asociado de forma exclusiva al nivel de acabado Zenith, el más alto de la gama, por lo que el equipamiento de serie es muy generoso. De hecho, salvo la pintura metalizada y el paquete de cuero blanco para el interior (de serie es en color negro), no podrás elegir ningún equipamiento opcional, lo incluye todo.

De esta manera, contamos, entre otras cosas, con techo solar practicable, asientos delanteros calefactables y con ajuste eléctrico, climatizador bizona, sistema de audio Bose con 10 altavoces, acceso inteligente sin llave, cámara de visión trasera y sensores de aparcamiento, portón trasero eléctrico, retrovisores exteriores plegables y pantalla táctil de siete pulgadas con navegador y conexión al Smartphone.

Además, incorpora numerosos sistemas de seguridad y asistencia a la conducción, entre ellos el Head-Up display con proyección en el parabrisas (es mejor que los que se visualizan sobre una lámina desplegada por encima del panel de instrumentos), detector de fatiga, alerta de cambio involuntario de carril, control de ángulo muerto y alerta de tráfico cruzado trasero.

Asimismo, el control de crucero adaptativo ha incorporado como novedad la función Stop and Go, lo que permite al vehículo reducir su velocidad hasta pararse por completo y reiniciar automáticamente la marcha cuando el tráfico lo permita. Funciona de forma satisfactoria y resulta muy útil en los atascos.

Otro de los elementos de equipamiento destacables son los faros adaptativos con 12 bloques de led que pueden apagarse y encenderse de forma independiente, lo que permite un control más preciso de la luz. Ofrecen una iluminación excelente de la carretera y cansan menos al conductor.

En definitiva, los casi 39.000 euros que cuesta el Mazda CX-5, con este motor y acabado, están más que justificados, situándolo como una muy buena alternativa a modelos como el Volkswagen Tiguan o incluso el nuevo BMW X3.

Seguridad

Equipamiento de Serie

  • ABS
  • DSC
  • Detector de ángulo muerto avanzado (BSM) y detector de tráfico trasero (RCTA)
  • Faros antiniebla delanteros LED
  • Inmovilizador electrónico
  • Reconocimiento de señales de tráfico
  • Sensores de parking delanteros y traseros
  • Sistema de asistencia a la frenada en ciudad (SCBS)
  • Sistema de aviso y prevención de cambio de carril involuntario (LKA)
  • Sistema de luces de largo alcance (HBC)
  • Sistema de monitorización de presión de los neumáticos
  • Airbags frontal, lateral y de cortina
  • Asistente de arranque en pendiente (HHA)
  • Cámara de visión trasera
  • Detector de Fatiga
  • Faros Smart Full LED 12 módulos LED
  • Intermitentes laterales integrados en los espejos retrovisores exteriores
  • Sistema de asistencia a la frenada en ciudad trasero (RSCBS)
  • Sistema de iluminación frontal adaptativo (AFLS)
  • Sistema de monitorización de presión de los neumáticos

Confort

Equipamiento de Serie

  • Antena de tiburón
  • Asientos traseros abatibles con ventilación plazas traseras
  • Botón de arranque
  • Climatizador dual
  • Cristales tintados traseros
  • Elevalunas eléctricos delanteros y traseros
  • Kit de reparación de pinchazos
  • Luces Coming & Living Home
  • Portón trasero eléctrico
  • Retrovisores eléctricos y calefactados color carrocería
  • Sistema de acceso inteligente sin llave
  • Spoiler trasero
  • Asiento acompañante altura regulable
  • Cierre automático de puertas
  • Control de velocidad de crucero
  • Dirección asistida
  • Freno de Mano Electrico : EPB
  • Llantas aleación 19´´ (225/55)
  • Pack Cuero
  • Pintura sólida
  • Retrovisor interior antideslumbramiento
  • Retrovisores exteriores abatibles eléctricamente automáticos
  • Sensores de lluvia y luces
  • Sistema de acceso sin llave por control remoto
  • Volante y palanca de cambios de cuero

Equipamiento Opcional

  • 540.68 €Pintura metalizada
  • 852.61 €Pintura metalizada Soul Red Crystal
  • 696.64 €Pintura metalizada Machine Gray

Multimedia y Audio

Equipamiento de Serie

  • Navegador
  • Pack Cruise
  • Head Up Display a color
  • Mandos remotos de la radio en el volante
  • Ordenador de abordo
  • Radio digital DAB
  • Sistema MZD Connect con pantalla táctil de 7
  • Sistema sonido Bose con 11 altavoces

Otros

Equipamiento de Serie

  • HMI Commander
  • Sensor de humedad

    Consumo Acorde al tamaño y potencia del vehículo

    El depósito de gasolina del Mazda CX-5 tiene capacidad para 58 litros.
    El depósito de gasolina del Mazda CX-5 tiene capacidad para 58 litros.
    Ampliar

    Las cifras de consumo del Mazda CX-5 2.5 Skyactiv-G 194 CV homologadas por la marca son las siguientes: 8,7 l/100 km en ciudad, 6,1 l/100 km en carretera y 7,1 l/100 km en ciclo mixto. Como es habitual, las cifras obtenidas durante la prueba fueron más elevadas, pero buenas, si tenemos en cuenta las prestaciones y peso del vehículo.

    En ciudad, nos movimos en torno a los 9,5 y los 10l/100 km. En vías rápidas y a una velocidad de entre 100 y 120 km/h, el ordenador de a bordo marcaba unos interesantes 7,1 l/100 km y, al final de la prueba, el consumo medio era de 8,5 l/100 km.

    La autonomía del Mazda CX-5 de gasolina más potente se sitúa, con un depósito con capacidad para 58 litros, en aproximadamente 600 kilómetros.

    Las cifras de consumo real del Mazda CX-5 2.5 Skyactiv-G 194 CV se han obtenido practicando una conducción más o menos eficiente. No hemos buscado obtener un consumo de récord, pero tampoco hemos sido descuidados con los frenazos o acelerones.

    Lo que sí hemos podido observar es que el consumo varía notablemente en función del tipo de conducción practicada. De esta manera, los conductores más impulsivos o despreocupados pueden ver como incrementan significativamente las cifras de consumo.

    Ficha Ficha técnica del Mazda CX-5 Skyactiv-G 2.5 194 CV

    Carrocería

    • Largo 4.550 mm
      Ancho 1.840 mm

      Alto
      1.680 mm

    • Batalla (mm)
    • Capacidad del maletero min/max (l) /
    • Peso (kg)2.020
    • CarroceríaTodo Terreno
    • Número de puertas5
    • Número de plazas5

    Motor

    • CombustibleGasolina
    • Cilindrada (cm3)2.488
    • Número de cilindros4
    • Sobrealimentación--

    Transmisión

    • TracciónTodo terreno tracción total conectable
    • Tipo de transmisiónAutomática secuencial
    • Número de marchas6

    Prestaciones

    • Potencia (kW)143
    • Potencia (CV)194
    • Par (Nm)258
    • Velocidad máxima (km/h)195
    • Aceleración 0-100 km/h (s)9,2

    Consumos y emisiones

    • Urbano (l/100 km)8,7
    • Carretera (l/100 km)6,1
    • Medio (l/100 km)7,1
    • CO2 (g/km)162
    • Depósito de combustible (l)56

    Rivales Rivales del Mazda CX-5 Skyactiv-G 2.5 194 CV

    2.5 Zenith Cruise+Roof+White Leather 4WD Aut.

    Desde
    38.924 €

    Gasolina

    Automático
    6 marchas

    194

    9,2

    7,1

    162

    Tiguan 2.0 TSI Sport 4Motion DSG 132kW

    Desde
    43.145 €

    Gasolina

    Automático
    7 marchas

    180

    7,7

    7,4

    170

    Ateca 2.0TSI S&S FR 4Drive DSG-7

    Desde
    37.660 €

    Gasolina

    Automático
    7 marchas

    190

    7,9

    7,0

    159

    X3 xDrive 20iA

    Desde
    50.349 €

    Gasolina

    Automático
    8 marchas

    184

    8,3

    7,1

    163

    Comparte este artículo

    Suscríbete a nuestra newsletter

    Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

    Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

    Te puede interesar...

    Comenta este artículo

    miguel 23 abril, 2018

    Mazda hace unos coches preciosos y en motor gasolina de lo mejorcito

    Ir arriba