Prueba del Mazda CX-3 Senses Edition de gasolina 201750

Prueba del Mazda CX-3 Senses Edition de gasolina 2017

31 Agosto, 2017 por

Sometemos a examen a la edición especial Senses Edition del Mazda CX-3, un modelo repleto de equipamiento y detalles exclusivos que lo hacen muy atractivo. Así se defiende este modelo japonés en la categoría de más auge del momento actual.

Nuestra valoración: 7,2 Notable

Diseño 8

Notable

Motor 7

Bastante bueno

Comportamiento 6

Bueno

Interior 7

Bastante bueno

Equipamiento 8

Notable

Consumos 7

Bastante bueno

Destacable

  • Diseño atractivo
  • Equipamiento
  • Imagen de marca

Mejorable

  • Sin huecos interiores
  • Maletero escaso
  • Ergonomía de asientos delanteros

Si hay una categoría de automóviles que está en pleno auge, sin duda es la de los SUV B (por debajo de los 4,2 m de longitud) la que más está creciendo en los últimos tiempos. Mazda ha sabido leer la tendencia del mercado y se ha posicionado como una de las primeras con el Mazda CX-3, que, pese a su denominación, toma como punto de partida el pequeño Mazda2, no el Mazda3.

Para revitalizar un poco su posición ha lanzado una versión especial denominada CX-3 Senses Edition que está disponible con el motor de gasolina 2.0 de 120 CV y que destaca por un equipamiento muy completo y exclusivo que lo posiciona en la parte alta de esta categoría. Si no necesitas un modelo de mayores dimensiones ni la tracción total (no está disponible) y te gustan los coches “alicatados hasta el techo” ésta es una buena oportunidad. Su tacto es agradable, sus prestaciones buenas y sus consumos ajustados. Tampoco su habitabilidad se queda justa para 4 adultos, aunque sí el espacio para su equipaje.

Frente a sus rivales tiene la ventaja de un diseño atractivo y cierto tacto premium que justifica en parte el desembolso a realizar. El Mazda CX-3 Senses Edition destaca por su homogeneidad. No es el mejor en nada pero en todo está a un buen nivel.

El Senses Edition tiene pocos detalles externos que lo diferencien del resto de CX-3 altos de gama.50
El Senses Edition tiene pocos detalles externos que lo diferencien del resto de CX-3 altos de gama.

Tal vez sea el principal atractivo del Mazda CX-3, un coche que entra por los ojos y que parece más de lo que es. La línea de diseño Kodo de la marca nipona se ha revelado como todo un acierto y sus formas sinuosas resultan agradables y llamativas.

Con este nivel de acabado se montan unas llantas de 18 pulgadas de diámetro acabadas en un tono grafito que son muy atractivas y casan de maravilla con la línea estética del CX-3, pero que son excesivas para sus prestaciones y hacen que, además de mucho más caro de mantener, resulte más incómodo, aumente el consumo, empeoren las aceleraciones y recuperaciones y el comportamiento dinámico sea más crítico, como veremos en el apartado de equipamiento.

Exteriormente no hay grandes diferencias que nos permitan diferenciar esta versión especial del Mazda CX-3, puesto que tanto el color gris oscuro metalizado como las llantas están disponibles en otras versiones.

Tal vez la parte más llamativa sea el frontal, con unos faros rasgados cuyo diseño prolonga los trazos cromados de la coraza delantera y hacen que el coche parezca mucho más ancho y bajo de lo que en realidad es.

La silueta lateral está marcada por unas nervaduras que forman una onda que recorre el coche de un extremo a otro y le dan un aspecto dinámico y musculoso, además de aportar rigidez a la chapa.

La parte más anodina tal vez sea la trasera, en la que el portón abre hasta la línea del parachoques y deja un buen acceso al maletero.

Los acabados son buenos y apenas hay diferencias de tonalidad entre las piezas plásticas y las metálicas. Sus compactas dimensiones hacen que sea fácil de aparcar, aunque deberemos ser cuidadosos con el frontal, cuya coraza avanzada queda bastante expuesta a golpes.

Tanto los faros delanteros como los traseros son led y tienen una buena iluminación, salvo los antinieblas delanteros, cuya luz es totalmente inútil debido a unos proyectores ridículamente pequeños que no aportan nada de seguridad en condiciones de niebla, una lástima que el estilo se haya priorizado tanto y se haya anulado por completo la finalidad principal de estos elementos.

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba