Prueba del Lexus RC 300h F-Sport 201665

Prueba del Lexus RC 300h F-Sport 2016

28 Julio, 2016, modificada el 14 Octubre, 2016 por

El Lexus RC 300h con el acabado F-Sport tiene un diseño que seduce nada más verlo. Su bastidor es formidable, con uno de los ejes delanteros más obedientes que he probado jamás. Lástima que las prestaciones decepcionen.

Nuestra valoración: 7,0 Bastante bueno

Diseño 7

Bastante bueno

Motor 6

Bueno

Comportamiento 8

Notable

Interior 7

Bastante bueno

Equipamiento 7

Bastante bueno

Consumos 7

Bastante bueno

Destacable

  • Imagen atractiva
  • Calidad aparente
  • Chasis excelente

Mejorable

  • Prestaciones
  • Algunos plásticos mejorables
  • Consola central muy alta

Lexus ha sabido crearse una imagen diferenciada del resto de competidores, no sólo estéticamente, sino también por su apuesta por los sistemas de propulsión híbridos. En el caso de esta prueba del Lexus RC 300h F-Sport 2016, me queda claro que, además, abren un nuevo nicho de mercado: el de aquellos que quieren un híbrido que parezca un deportivo, pero que en realidad sea un coche confortable y fácil de conducir.

Su imagen exterior sugiere velocidad y dinamismo, también sus cifras- con una potencia de 223 CV– dan a entender que nos encontramos ante un deportivo auténtico. Sin embargo, un peso en orden de marcha de 1.775 kg y las peculiaridades de funcionamiento del sistema híbrido de Toyota hacen que nos quedemos en eso… en imagen, con una velocidad máxima de 190 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en 8,6 segundos.

Si buscas un deportivo, éste no es tu coche (para eso está el RC F… por 40.ooo euros más), pero, si lo que quieres es un objeto precioso, que no te rompa la espalda en cada viaje o al pasar por un paso de cebra, que te trate con dulzura, que sea cómodo, silencioso, bien equipado, con un buen maletero y que, además, tenga unos consumos razonablemente bajos, el Lexus RC 300h es una alternativa muy a tener en cuenta.

Para el día a día, los únicos peros están en que el asiento está muy abajo y es más incómodo entrar y salir de él que de una berlina (y mucho más respecto a los SUV tan de moda en la actualidad) y que el acceso a las plazas traseras es casi tan deficiente como el espacio para las piernas disponible en ellas. Aunque tengamos 4 asientos, los pasajeros de la segunda fila sólo irán cómodos si miden menos de 1,60 m de estatura y son de complexión delgada.

Lo que más me ha sorprendido de este coche es lo formidable que es su bastidor, con uno de los ejes delanteros más ágiles y obedientes que he tenido ocasión de probar. Cierto que, con la potencia disponible (y la parsimonia con la que reacciona su sistema híbrido), es difícil ponerlo en aprietos, pero ser capaz de pasar por curvas a un ritmo muy elevado con una mole de casi 1.800 kg y tener sensación de agilidad es digno de quitarse el sombrero. Eso sí, los frenos acusan tener que pelear con semejantes inercias.

En definitiva, el Lexus RC 300h, pese a que la versión probada tenga el apellido F-Sport, más que un deportivo es un gran turismo, con una imagen de lo más atractiva y en el que, por encima de las prestaciones o las sensaciones al volante, priman el confort, los detalles y los consumos.

Prueba del Lexus RC 300h F-Sport 2016 Rubén Fidalgo65
Las puertas son grandes, pero no dejan un buen acceso al interior.

La unidad de pruebas cuenta con el acabado F-Sport, que, con las llantas de 19 pulgadas (excesivas para esta potencia) y el color azul eléctrico, resulta de lo más impactante visualmente.

Nada más acercarte a él, lo primero que llama la atención es lo complicadas que son sus líneas, repletas de curvas cortadas por planos rectos, ángulos… sólo con echar un vistazo en detalle a los faros delanteros (lo puedes ver en la galería de fotos) ya te das cuenta de lo complicado que es de fabricar esta carrocería y más todavía que todo ajuste con la precisión y la calidad que lo hace.

El frontal es espectacular, con la característica calandra, ya típica de Lexus, que recuerda a las formas de un reloj de arena y en la que se ocultan varias entradas de aire para, además de canalizarlo hacia la refrigeración, reducir la superficie frontal y mejorar la aerodinámica, que, pese a ello, se queda en un valor modesto de CX 0,28. Por cierto, cuidado al aparcarlo en batería, mejor hazlo marcha atrás, porque el faldón delantero está muy bajo y es fácil estropearlo contra un bordillo, al igual que las llamativas llantas, atractivas pero difíciles de limpiar.

La vista lateral me recuerda algo al Toyota GT86, aunque a escala. El Lexus le saca alrededor de los 40 cm de longitud y también es bastante más ancho, pero las proporciones son similares, con un puesto de conducción muy retrasado y voladizos muy cortos.

En la parte trasera destacan los prominentes grupos ópticos (bastante expuestos a golpes) y las falsas salidas de aire en los laterales del parachoques, tras los pasos de rueda.
Las puertas, sin marco, son amplias y dejan un acceso bueno al interior, siempre que no tengas problemas en tumbarte en el suelo e incorporarte con facilidad, pues el asiento está bastante cerca del asfalto.

Estéticamente el Lexus RC 300h cumple a la perfección su cometido. No te cansas de verlo y de pararte en sus detalles de diseño: cada día encuentras una peculiaridad nueva, un relieve del que no ta habías percatado antes… Eso sí, tendrás que acostumbrarte a ser el centro de todas las miradas, porque llama la atención. De hecho, la anécdota de esta prueba la tuve con un niño que no debía de tener más de 7 años. Yo iba hacia Baiona a hacer las fotos del coche, con el techo solar abierto y circulando en modo eléctrico muy despacio por una zona de la población pontevedresa de Sabarís en la que suele pasear la gente.

El tiempo transcurrido desde que el crío lo vio hasta que oí un “mira mamá, un Lexus” no fue de más de 2 segundos. Puede que el chaval fuese un psicópata de los coches como lo era yo a su edad, pero lo cierto es que el RC 300h va gritando Lexus por los cuatro costados.

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba