Prueba del Kia Rio 1.0 T-GDi 100 CV 2017

Prueba del Kia Rio 1.0 T-GDi 100 CV 2017

12 septiembre, 2017

El segmento B está aumentando su tamaño y su calidad tanto que ya prácticamente se podría considerar como un C. El nuevo Kia Rio es un claro ejemplo, un coche muy serio que tiene que plantar cara a una competencia cada vez más dotada, ¿o tal vez sea al contrario y deban los demás temerlo como rival?

Nuestra valoración: 7,5 Notable

Diseño 7

Bastante bueno

Motor 7

Bastante bueno

Comportamiento 9

Sobresaliente

Interior 8

Notable

Equipamiento 7

Bastante bueno

Consumos 7

Bastante bueno

Destacable

  • Calidad percibida
  • Garantía Kia
  • Relación precio/producto

Mejorable

  • Tamaño de un segmento C
  • Detalles de equipamiento
  • Tambores traseros

El segmento B está creciendo, no sólo en tamaño (antes esta categoría era hasta los 4 m de longitud y sólo el Clio los alcanzaba, pero ahora casi todos están en esas dimensiones, a caballo con el C) sino también en ventas, sobre todo con el lanzamiento de modelos SUV dentro de esta categoría. Kia ha sabido reaccionar con su nuevo Kia Rio, que nos ha dejado una excelente opinión sobre este producto tanto en su presentación como ahora tras esta prueba en profundidad de la versión con el motor T-GDi de 3 cilindrosturbo con 100 CV de potencia.

El Kia Rio de esta generación se posiciona como una de las mejores alternativas del mercado en su categoría. Los acabados interiores y el equipamiento son propios de un modelo superior y su bastidor logra un compromiso excelente entre eficacia, facilidad de conducción y confort.

La mayoría de sus rivales se han renovado por completo, los más recientes son el Ford Fiesta y el Seat Ibiza, y el Rio se defiende francamente bien frente a ellos. La calidad de acabados y materiales es superior a la del modelo español, que supera al coreano en materia multimedia, mientras que el Fiesta adolece de un diseño demasiado continuista y desfasado frente al moderno aspecto del Rio. Si estás pensando en comprar un coche de este tamaño, sin duda debe estar entre tus candidatos.

Diseño Un coche muy serio

Las líneas generales son muy similares a las de su predecesor.
Las líneas generales son muy similares a las de su predecesor.
Ampliar

El diseño del Kia Rio es muy acertado y logra ser llamativo pero no estridente, de modo que puede atraer tanto al público más joven como al nuevo grupo de población que está entrando fuerte a comprar modelos del segmento B, los matrimonios mayores de 50 años cuyos hijos ya han abandonado el nido.

Tal vez, la parte más llamativa del nuevo Kia Rio sea el frontal. La forma del paragolpes, con unas falsas tomas de aire en los extremos (donde se ubican los faros antiniebla) y la estilizada forma de los faros dando continuidad a la característica parrilla “Tiger Nose” de Kia, hacen que parezca más ancho y bajo de lo que es, dándole un aspecto deportivo muy sugerente.

En la vista lateral lo más llamativo de esta unidad de pruebas (muy discreta por su pintura gris metalizada) son las llantas de 17 pulgadas, atractivas pero poco prácticas y que empeoran las prestaciones del coche, y eso que no se han pasado con el ancho del neumático, pues se conforma con 205 mm de ancho cuando lo normal en llanta 17 es subir hasta los 225 mm.

En la parte trasera hay cierto parecido con el Golf debido al formato de los grupos ópticos, que, además, son muy grandes y se ven bien.

Los ajustes de las puertas y distintos paneles de la carrocería son francamente buenos y el Kia Rio causa muy buena impresión, aunque personalmente me gusta notar algo más de resistencia al abrir la puerta (al tirar de la manilla parece que la puerta no estuviese cerrada, se abre con muchísima suavidad), pero esto va en gustos y lo que está claro es que está bien montado y ajustado.

Las puertas tienen un buen tamaño y dejan un acceso muy cómodo a los pasajeros y al equipaje.

En cuanto a la iluminación, la unidad de pruebas contaba con faros halógenos delanteros y led en los pilotos traseros. Pese a no tener led ni xenón en los faros principales, su iluminación es correcta y también los antiniebla son perfectamente utilizables, con un haz ancho que ilumina los arcenes bien, aunque su alcance es muy corto.

Interior Muy buena impresión

El interior del nuevo Rio ha mejorado mucho en calidad, acabados y confort.
El interior del nuevo Rio ha mejorado mucho en calidad, acabados y confort.
Ampliar

Kia ha dado un salto adelante en el interior del Rio realmente asombroso y se posiciona como uno de los mejores de su categoría. Sí, el salpicadero y los paneles de puerta son de plástico duro y no acolchado, pero es de buena calidad y su textura es agradable al tacto y a la vista. En realidad, prácticamente ninguno de los rivales del segmento B ofrecen materiales blandos en el interior.

También hay algunos detalles de “tacañería” como el tapizado del portón del maletero, que se restringe exclusivamente a la parte central, dejando al descubierto la chapa en lo que es el marco de la luneta trasera, algo que también podemos ver en el nuevo Seat Ibiza y que desmerece un poco.

El diseño del salpicadero es muy agradable, todo queda bien armonizado y los mandos se distribuyen de manera lógica y tienen buen tacto. Gracias a ello, enseguida se siente uno a los mandos del Rio como si fuese su coche de toda la vida. La pantalla táctil del sistema multimedia es de buenas dimensiones y su calidad es correcta, aunque no tan buena como la del SYNC3 que monta el nuevo Ford Fiesta.

Los mandos que tocamos con más frecuencia tienen un tacto excelente y uno siente que está a bordo de un coche de buena calidad, con mimo en los acabados y bien resuelto gracias a soluciones prácticas como el generoso hueco que hay por delante de la palanca de cambios, con un pequeño estante muy útil para dejar el móvil y las cosas que nos llenan los bolsillos.

La postura de conducción del Kia Rio es muy cómoda, aunque la banqueta del asiento es algo corta. Los pasajeros de las plazas delanteras viajan con un buen nivel de confort, tanto por la baja sonoridad de la mecánica como por amplitud.

Las plazas traseras están también entre las mejores de la categoría en espacio para las piernas y en altura, aunque tres adultos irán algo apretados en ellas por falta de anchura, algo frecuente en este segmento.

El maletero tiene unas dimensiones correctas y es de formas muy regulares, lo que permite aprovecharlo al máximo. Los respaldos traseros son abatibles, pero no dejan un suelo plano al hacerlo.

Motor Desarrollos demasiado largos

El rendimiento es bueno y su suavidad aceptable para un 3 cilindros.
El rendimiento es bueno y su suavidad aceptable para un 3 cilindros.
Ampliar

Este motor se suma a la moda de las mecánicas tricilíndricas que buscan un par motor elevado con cubicajes muy pequeños para reducir el consumo y las emisiones. Con 1 litro de cilindrada rinde 100 CV gracias a la afinada inyección y un turbo de baja inercia que es capaz de generar presión desde 1.700 rpm.

Su uso es agradable, pero con matices. Destaca la finura de funcionamiento frente a otros motores de 3 cilindros que hay en el mercado, pero le falta vida por debajo de citado régimen. No me gusta nada estirar la primera, apenas la uso para poner a rodar el coche y paso a segunda rápidamente. Si haces esto con el Kia Rio con 3 adultos dentro o en una calle con algo de pendiente y al pasar a segunda no estamos como mínimo a esas 1.700 rpm, el coche se queda muerto y no se recupera. Tendremos que pasar de nuevo a primera o (mal hecho porque sufre mucho la mecánica) picar un poco embrague para darle algo de resuello.

Además de esta falta de empuje natural hasta que el turbo empieza a ser capaz de comprimir aire, el Kia Rio tiene unas relaciones de cambio muy largas y un escalonamiento muy abierto. El salto de revoluciones entre marchas es tan grande que es fácil caer por debajo de las 2.000 rpm al subir marchas. Un cambio un poco más cerrado resultaría más agradable o, mejor todavía, que el motor tuviese un poco más de pecho antes.

La unidad de pruebas tenía un tacto peculiar en el pedal del embrague que resultaba un poco incómodo. De todo su recorrido, sólo los últimos centímetros eran operativos. Esto hacía que fuese difícil dosificar el embrague y, además, había que estar seguro de pisarlo bien a fondo para evitar “afilarle los dientes al cambio”. La sensación es la de tener algo de aire en el sistema hidráulico que acciona el embrague del Kia Rio, por eso lo achaco más a un defecto de esta unidad concreta.

La dirección de asistencia eléctrica ya no tiene secretos para los fabricantes. En el Kia Rio resulta algo blanda para circular rápido, pero se trata de un coche destinado principalmente a recorridos urbanos e interurbanos en los que es lógico buscar la máxima suavidad en las maniobras.

Un detalle que me ha llamado la atención ha sido el ver que montaba tambores en el eje trasero. Sí, es una mala costumbre muy extendida en el segmento B, pero me sorprendió porque el Picanto que tuve de pruebas la semana anterior sí montaba discos en las 4 ruedas pese a que su potencia, tamaño y peso eran claramente inferiores a los de este Kia Rio.

Comportamiento Más fácil y eficaz de lo que parece

El Kia Rio sorprende por su excelente comportamiento dinámico y su facilidad de conducción.
El Kia Rio sorprende por su excelente comportamiento dinámico y su facilidad de conducción.
Ampliar

De nuevo una sorpresa agradable en la parte dinámica del Kia Rio. Sorprende lo fácil que es de conducir y lo bien que se lleva, llegando incluso a ser divertido si lo buscamos. Aquí también queda patente el crecimiento del segmento, con un tacto de coche grande, muy lejos de la idea que tenemos de modelos anteriores.

En ciudad una de cal y otra de arena. Lo bueno es que resulta mucho más confortable pasar por los badenes, pasos de cebra elevados, tapas de alcantarilla… mucho mejor filtrados por una suspensión más eficaz y, sobre todo, por una estructura más sólida y unos mejores acabados interiores. Lo malo es que el Kia Rio roza los 4,1 m de largo, casi como un Cee´d de primera generación, de modo que encontrar un hueco para aparcar no es tan fácil como lo es para modelos más compactos.

Los mejores acabados, el mejor diseño de los silenblocks de la suspensión… todo hace que el Rio tenga un tacto de coche serio. La dirección es correcta, ni muy rápida ni muy lenta y su tarado más bien blando facilita las maniobras en ciudad.

En carretera se agradece el poco peso del Kia Rio y que no se hayan vuelto locos calzándolo demasiado, aunque con unas 195/60-15 ya iría más que sobrado para su peso y prestaciones, al menos no se han ido hasta los 225/45-17 que es el estándar en este diámetro de llanta, conformándose con unas 205 de ancho.

Esto permite que no haya demasiado desequilibrio entre el tarado de la amortiguación y el nivel de agarre al asfalto y que las reacciones sean muy progresivas y naturales. En mi opinión, le falta un poco más de dureza en la suspensión delantera o le sobra algo a la trasera, que va claramente más rígida que la del tren motriz. De todos modos esto ya es por rizar el rizo, porque tal y como está va muy bien, es fácil y noble en todo momento. Incluso cuando le buscamos las cosquillas, y jugamos con el equilibrio de pesos, el Kia Rio responde con unos gestos muy predecibles y progresivos y se deja hacer.

En autopista, en las curvas rápidas es donde más notaremos ese toque algo blando de la suspensión delantera, que llega a hacer tope si hay una junta de dilatación o un badén y rodamos a alta velocidad, mientras que la parte trasera rebota algo debido a la mayor rigidez en proporción al menor peso que debe soportar ese eje.

En el circuito de pruebas se confirman las sensaciones y el Kia Rio va muy bien e incluso se permite cierto nivel de eficacia, con unos tiempos de espera muy buenos pese a que la suspensión tiene un tarado que prima el confort. El poco peso ayuda, sin duda, a que se asienten pronto sus inercias en las zonas enlazadas.

La maniobra de esquiva la pasa con muy buena nota y sin demasiada intervención por parte del ESP, que tiene como mejor aliado el buen bastidor del Rio para hacer su trabajo.

La frenada de emergencia también es más que correcta, con unas distancias contenidas y un buen aguante a la temperatura. Entre la primera y la tercera intentona sin apenas tiempo de refrigerar las diferencias de distancia son más achacables a nuestra velocidad de reacción que a la pérdida de rendimiento de los frenos.

Equipamiento Bueno... pero por detrás de algunos rivales

El equipamiento es completo, pero también sus rivales han dado un paso adelante increíble.
El equipamiento es completo, pero también sus rivales han dado un paso adelante increíble.
Ampliar

El nuevo Kia Rio cuenta con muchos sistemas de última generación en materia de seguridad proactiva (que Kia llama Drive Wise) que serían un elemento diferenciador si no fuese porque sus rivales también se han puesto las pilas en este segmento hasta el punto de que dispositivos como la frenada de emergencia o la alerta de colisión son ya un estándar del mercado.

Se echan en falta más opciones de configuración, como los faros led o xenón, puerto de carga inalámbrico, control de crucero adaptativo, sensores de ángulo muerto… que sí se ofrecen en rivales como el Ibiza, pero si tenemos en cuenta que esta unidad probada sale por apenas 14.000 euros -con la campaña de promoción que hay en la actualidad- la verdad es que el Rio sale a cuenta.

En el apartado multimedia, este Kia Rio monta un equipo de sonido algo discreto con una calidad de audio mejorable. La pantalla táctil es rápida de respuesta, pero la imagen es poco nítida, apenas se perciben los obstáculos con la cámara de marcha atrás. Cuenta con Android Auto y el manejo es muy sencillo, pero no llega a los niveles del sistema SYNC3 de Ford, que permite un uso mediante comandos de voz que distrae muy poco y funciona sorprendentemente bien en el Fiesta.

En resumen, aunque en este apartado está muy bien posicionado con una relación precio/equipamiento muy atractiva, el Kia Rio no está tan por encima de la media como lo está en los demás apartados.

Seguridad

Equipamiento de Serie

  • ESP
  • Doble airbag frontal
  • Reposacabezas delanteros y traseros ajustables en altura
  • Luces de circulación diurna tecnología LED
  • Airbag laterales delanteros y de cortina
  • Ópticas de iluminación fija automática en el giro
  • ABS + EBD + BAS
  • Faros antiniebla delanteros
  • Sistema de control de presión de los neumáticos
  • VSM (Sistema de gestión de estabilidad)
  • ESC (Programa Electrónico de Estabilidad)

Equipamiento Opcional

  • 1600 €Advanced Driving Assistance Pack + Pack Style Sistema de asistencia de mantenimiento de carril, Sistema de asistencia de frenada de emergencia -colisión frontal-, Panel de instrumentos tipo Supervision con pantalla TFT LCD de 3
  • 800 €Advanced Driving Assistance Pack

Confort

Equipamiento de Serie

  • Manecillas exteriores del color de la carrocería
  • Aire acondicionado
  • Elevalunas eléctricos delanteros
  • Asiento conductor ajustable en altura
  • Rueda de repuesto temporal
  • Tapicería en tela color negro
  • Parrilla delantera con revestimiento metalizado
  • Retrovisores eléctricos y calefactados (color carrocería)
  • Dirección asistida eléctrica
  • Retrovisores exteriores eléctricos
  • Cierre centralizado con llave plegable
  • Neumáticos 185/65 con llanta de aleación de 15´´
  • ISG (Intelligent Stop&Go)
  • HAC (Sistema de ayuda de arranque en pendiente)

Multimedia y Audio

Equipamiento de Serie

  • Mandos de control de audio en el volante
  • Bluetooth
  • Ordenador de abordo
  • Sistema de audio con conexión AUX + USB
  • Panel de instrumentos con pantalla de 3,5''

Otros

Equipamiento de Serie

  • Sensor de luces

    Consumo Bueno, pero no tanto

    El motor T-GDi tiene un buen rendimiento, pero sus consumos son mayores que los declarados.
    El motor T-GDi tiene un buen rendimiento, pero sus consumos son mayores que los declarados.
    Ampliar

    Los motores de tres cilindros sobrealimentados están pensados para tener un elevado rendimiento, ofrecer un buen par motor y unos reducidos consumos, pero esto es más en la teoría que en la práctica y, sobre todo, logran unas buenas cifras en los ensayos de homologación actuales, pero con el nuevo cambio de los estándares que se fijan para hacer evaluaciones comparativas de consumo es probable que el cuento cambie.

    Un claro ejemplo lo tenemos en esta unidad probada del Kia Rio con el motor 1.0 T-GDi, que homologa un gasto en ciudad de sólo 5 l/100 km, cuando el gasto real es difícil que baje de los casi 7 l/100 km, y eso pese al Start & Stop que equipa.

    En carretera es más probable lograr los 4 l/100 km que homologa, siempre que no tengamos que realizar adelantamientos ni superar desniveles. En un uso convencional, con cruceros entre 70 y 100 km/h el consumo medio en carretera se queda en el entorno de los 5 l/100 km.

    En autopista, con el control de crucero fijado a 120 km/h el consumo medio de este Kia Rio es de 6,1 l/100 km.

    Con estos valores de consumo y un depósito de 45 litros de capacidad, la autonomía del Kia Río ronda los 600 km.

    Rivales Rivales del Kia Rio 1.0 T-GDi 100 CV 2017

    Rio 1.0 T-GDi Eco-Dynamics Concept Plus

    Desde
    16.175 €

    Gasolina

    Manual
    marchas

    Ibiza 1.0 EcoTSI S&S Reference Plus 95

    Desde
    15.990 €

    Gasolina

    Manual
    5 marchas

    95

    10,9

    4,7

    106

    Vignale Fiesta 1.0 EcoBoost S/S 100

    Desde
    20.595 €

    Gasolina

    Manual
    6 marchas

    100

    10,5

    4,3

    111

    Mazda2 1.5 Sport Red Edition Navy 66kW

    Desde
    16.949 €

    Gasolina

    Manual
    5 marchas

    90

    9,4

    4,5

    105

    Comparte este artículo

    Suscríbete a nuestra newsletter

    Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

    * He leído la Política de privacidad

    Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

    Comenta este artículo

    * He leído la Política de privacidad

    Ir arriba