Prueba del Kia Niro 201643

Prueba del Kia Niro 2016

23 Febrero, 2017 por

Sometemos a examen al Kia Niro, un modelo que sorprende por su originalidad al combinar un sistema de propulsión híbrida con un cambio de doble embrague y una carrocería a medio camino entre un SUV y un SW.

Nuestra valoración: 7,0 Bastante bueno

Diseño 8

Notable

Motor 6

Bueno

Comportamiento 6

Bueno

Interior 7

Bastante bueno

Equipamiento 7

Bastante bueno

Consumos 8

Notable

Destacable

  • Diseño atractivo
  • Versatilidad
  • Consumo urbano

Mejorable

  • Reacciones del sistema híbrido
  • Adelantamientos lentos
  • Control de crucero adaptativo

Kia ha querido diferenciarse de la marca de referencia cuando uno habla de híbridos, Toyota, y con el Kia Niro ofrece un producto que se desmarca de modelos como el Prius, el Auris o el Rav4. Lo que ha hecho, en parte, es combinar las cualidades de estos tres vehículos tan diferentes. El resultado es un auténtico crossover.

Como es lógico, sus principales rivales son el Toyota Auris TS (con el que comparte la carrocería tipo SW) y el Prius, pero también tiene un enemigo en su propia casa, el Hyundai Ionic, con el que comparte toda la parte técnica.

A lo largo de esta semana de prueba, el Niro me ha dejado un sabor agridulce. Por un lado, me ha sorprendido su diseño, su generoso equipamiento y la eficiencia de su sistema híbrido, con el que se pueden obtener mejores consumos que con el de Toyota. En la parte negativa de la balanza, está el mejorable funcionamiento de algunos de sus sistemas -como el control de crucero adaptativo- o la falta de suavidad en las transiciones en las que el sistema híbrido conecta y desconecta el motor eléctrico.

Kia Niro, un híbrido original

Híbrido, así es el Niro.43
Híbrido, así es el Niro.

A estas alturas no es ninguna novedad un coche híbrido (si es que alguna vez lo ha sido, pues existen desde los primeros años del siglo XX), pero es justo reconocer que la forma en la que han combinado el motor de combustión y el eléctrico en Kia-Hyundai es muy audaz y el resultado es muy bueno, aunque en esta unidad probada no ha terminado de convencerme por la brusquedad de reacciones del cambio automático de doble embrague y el embrague que controla la interacción con el motor eléctrico.

En la toma de contacto con el Hyundai Ionic (que se puede considerar mellizo del Niro bajo su piel) no he tenido estas sensaciones, por lo que lo achaco más a un problema de puesta a punto del software de la unidad probada que a una concepción errónea del sistema híbrido en sí mismo.

Mientras que en el Ionic sólo se notaban las transiciones del sistema híbrido si mirabas el diagrama de energía en el ordenador de a bordo, en este Niro eran claramente perceptibles los leves tirones producidos al acoplar y desacoplar el embrague que conecta el motor eléctrico con la transmisión y el motor de combustión.

El diseño del Niro es atractivo y práctico.43
El diseño del Niro es atractivo y práctico.

A medio camino entre un SUV y un SW, el Kia Niro tiene un diseño que resulta atractivo. Personalmente me recuerda a la primera generación del Subaru Tribeca desde algunos ángulos (especialmente en la vista frontal).

En Kia han seguido un camino similar al de Nissan con el Qashqai, pero más cerca de una berlina familiar que de un SUV. Frente a un SW de toda la vida, el Niro cuenta con una altura libre al suelo algo elevada, molduras negras en los pasos de rueda (que hacen que parezca que las suspensiones están todavía más elevadas) y unos faldones en el paragolpes delantero y trasero que recuerdan a los de los todo terreno ligeros.

El resultado es proporcionado y el Niro no desentona. Con el nivel de acabado Emotion incluye unas llantas de 18 pulgadas (con neumáticos 225/45-18) que tienen un diseño atractivo, pero que son excesivas para la potencia disponible y, además de aumentar los consumos, hacen al Niro más torpe y remolón en las aceleraciones.

La parte trasera tiene un aspecto muy macizo, con un portón muy vertical y sin apenas relieves, lo que le da un aspecto un poco masivo desde la luneta hasta la altura del paragolpes.

Los ajustes y acabados de la carrocería son correctos y uno tiene la impresión de estar delante de un coche bien armado y con algunos matices deportivos, como las toberas de aire en los costados del parachoques delantero, que canalizan el aire hacia los pasos de rueda y reducen la superficie frontal para mejorar la aerodinámica.

Las puertas son amplias y, además, abren en un ángulo muy generoso, lo que facilita el acceso al habitáculo. También el portón trasero deja un umbral de carga muy bajo y hace más cómodo cargar y descargar el maletero.

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

0 Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba