Prueba del Jaguar F-Pace S AWD 3.0 V6 Turbodiésel 300 CV First Edition

Prueba del Jaguar F-Pace S AWD 3.0 V6 Turbodiésel 300 CV First Edition

9 agosto, 2016

Examinamos a fondo el último SUV premium que ha llegado al mercado. Para la prueba del Jaguar F-Pace, hemos escogido la variante diésel más potente y el acabado First Edition. Un diseño espectacular, una potencia apabullante y mucha tecnología son las notas más destacadas del primer SUV de Jaguar.

Nuestra valoración: 7,8 Notable

Diseño 9

Sobresaliente

Motor 8

Notable

Comportamiento 7

Bastante bueno

Interior 7

Bastante bueno

Equipamiento 8

Notable

Consumos 8

Notable

Destacable

  • Imagen
  • Habitabilidad
  • Prestaciones

Mejorable

  • Llantas de 22 pulgadas
  • Algunos acabados
  • Precio

Entre los aficionados al fútbol, hay quienes todavía tienen una visión romántica del juego. Sí, ya sabes, esos que utilizan expresiones del tipo “amor por los colores” o que llaman mercenario a un jugador cuando ficha por otro equipo para aumentar su salario. No seré yo quien niegue el lado más pasional del fútbol, pero los jugadores, al fin y al cabo, son profesionales que miran por su intereses y, claro está, por su bolsillo.

En el mundo de la automoción sucede algo parecido. Determinadas marcas de coches estaban muy ligadas a una imagen, tecnología o tipo de vehículo concreto, y los más puristas las adoraban por mantenerse fieles a la tradición, no sumarse a las modas y mantener intacto el halo que su historia y prestigio les otorgaban.

Para entendernos, BMW, por ejemplo, siempre se ha caracterizado por la tracción trasera y el afinado comportamiento dinámico de sus coches. Los motores atmosféricos del Porsche 911 Carrera eran música celestial para la legión de seguidores del deportivo alemán y santo y seña de la marca de Stuttgart.

Pues bien, la marca de Munich lanzó el pasado año un monovolumen de tracción delantera, el BMW Serie 2 Active Tourer, y Porsche dijo adiós, definitivamente, a los motores de aspiración natural con el restyling del 911. Los tiempos cambian y, con ellos, las necesidades o demandas del mercado, que es quien manda.

La firma británica no es una excepción y en los últimos años ha llevado a cabo varias “traiciones”. El Jaguar X-Type, construido sobre la plataforma del Ford Mondeo, fue el primer y último modelo de la firma en contar con tracción delantera. Por su parte, el Jaguar S-Type montó en 2004, tras el X-Type, una mecánica diésel, algo inconcebible para algunos, y su sustituto, el Jaguar XF, consumó la traición con, además, una estética que se alejaba de los cánones clásicos de la marca y hacía que las nuevas berlinas del felino, aunque muy atractivas, perdieran personalidad.

Lo cierto es que Jaguar parecía haberse quedado estancada, mientras que sus rivales alemanes gozaban del éxito y el favor del público. Había que sobrevivir, y las mecánicas diésel y el nuevo lenguaje de diseño eran un salvavidas al que aferrarse para no morir ahogada en su propia historia.

Pues bien, la marca ha vuelto a cometer traición y, tras premiarnos con el Jaguar F-Type, heredero del mítico “zapatilla”, ahora, coincidiendo con el 80 aniversario de su fundación, ha lanzado al mercado el primer SUV de su historia: el Jaguar F-Pace. Con este vehículo, la marca responde a las exigencias de un mercado en el que la venta de SUV se ha disparado.

Puede que Jaguar llegue tarde a un segmento en el que sus rivales llevan más de un década, pero parece que, hasta ahora, la marca no había querido inmiscuirse en un terreno reservado a su firma hermana Land Rover. Además, la espera ha merecido la pena, ya que el SUV de Jaguar llega con los argumentos necesarios para triunfar en la categoría que más está creciendo en los últimos años.

En esta prueba del Jaguar F-Pace hemos contado con la mecánica diésel de 3 litros de cubicaje y 300 CV, la más potente de las de gasóleo, y el acabado First Edition, una edición limitada a 2.000 unidades con motivo del lanzamiento. El precio de esta variante se sitúa en unos escalofriantes 88.320 euros, pero, debido al equipamiento opcional de la unidad de pruebas del Jaguar F-Pace que cuenta con, entre otras cosas, el asistente de aparcamiento de visión perimétrica o el sistema Adaptive Surface Response (ASR), el precio se dispara por encima de los 100.000 euros.

Precisamente el elevado precio del vehículo, acorde por otra parte con el segmento en el que milita, hace que no pasemos por alto algunos detalles del acabado que parecen no estar a la altura de un vehículo de esta categoría.

En cualquier caso, si no quieres perder detalle de este nuevo capítulo en la historia de la casa británica, no te pierdas la primera prueba del Jaguar F-Pace, un vehículo que llega para hacer frente al Porsche Macan, BMW X4, Audi Q5 o Mercedes GLC y reclamar su espacio en el segmento SUV.

Diseño Jaguar F-Pace, el prototipo que se hizo realidad

El frontal del Jaguar F-Pace es imponente.
El frontal del Jaguar F-Pace es imponente.
Ampliar

Cuando conduces un vehículo de prueba y notas como se te clavan las miradas de los viandantes, hay dos posibles motivos: estás a los mandos de un vehículo muy peculiar o inédito como, por ejemplo, el último Toyota Prius o de un vehículo extraordinariamente bello. Pues bien, con el Jaguar F-Pace de la prueba se cumplían los dos motivos: era peculiar, porque se trataba de un SUV de Jaguar, lo nunca visto, y bello, porque, ahí está la galería de fotos, el aspecto del modelo es realmente imponente.

En la parte frontal, nos encontramos con un Jaguar XE vitaminado y sometido a una severa dieta de esteroides. Permíteme la licencia, pero la mirada felina de los atractivos grupos ópticos, la generosa calandra y las enormes tomas de aire dotan al Jaguar F-Pace de un aspecto agresivo y que parece decir algo así como: “Ya estoy aquí y, ahora, mando yo”.

En la vista lateral, la línea descendente del techo, los voladizos traseros relativamente cortos, la inclinación de la luneta posterior y el spoiler que hay colocado sobre ella acentúan la imagen dinámica con la que la marca ha querido dotar al Jaguar F-Pace para, entre otras cosas, diferenciarlo claramente de los modelos de Land Rover, más pesados a la vista.

Mención aparte merecen las enormes llantas de 22 pulgadas en color negro que equipaba la unidad de pruebas del Jaguar F-Pace. Pese a resultar muy llamativas e impresionantes, son, desde mi punto de vista, totalmente prescindibles. Están muy expuestas a los golpes en las maniobras de aparcamiento y, al ser tan grandes, el espacio que queda entre el borde de la llanta y el disco de freno es ridículo. Además, como veremos más adelante, condicionan el comportamiento del vehículo.

La zaga termina de redondear el atractivo conjunto y es donde más se nota la influencia del Jaguar F-Type, ya que el diseño de las ópticas es herencia directa del precioso biplaza. El motor diésel de 300 CV lleva asociada la letra S, reservada a las versiones más prestacionales de la marca y, por tanto, con detalles estéticos exclusivos. En este caso, las diferencias se centran, sobre todo, en el difusor trasero, la doble salida de escape que sitúa cada tobera en un extremo y las tomas de aire delanteras.

Pese a la lograda estética, hay ciertos detalles que deberían mejorar. Por ejemplo, la tapa rectangular del sensor del control de crucero adaptativo, situada sobre el logo de Jaguar en la parrilla, podría disimularse de mejor manera. Asimismo, el ajuste entre la carrocería y el techo de cristal corredizo no es del todo correcto, ya que existen desniveles y las piezas no están perfectamente enrasadas.

El Jaguar F-Pace está basado en el CX-17, un prototipo que cosechó muy buenas críticas durante su presentación al público en el Salón de Frankfurt 2013. Precisamente esa buena acogida del concept fue decisiva a la hora de dar luz verde al modelo de producción, que, además, se acerca extraordinariamente al concept.

Por longitud, el F-Pace sería rival del Mercedes GLC y su variante Coupé, pero, por precio y potencia, al menos en la unidad probada, estaría más cerca del Mercedes GLE y su respectiva versión coupé. Dejando a un lado la marca de la estrella, el Porsche Macan y el BMX X4 parecen los modelos que más se aproximan por concepto y prestaciones al F-Pace, aunque ambos son más pequeños y su presencia, menos dominante.

Por último, el SUV de Jaguar mide 4,73 metros de longitud, 1,94 de anchura y 1,65 de altura.

Interior Buen espacio y acabados mejorables

El interior es muy similar al del Jaguar XE.
El interior es muy similar al del Jaguar XE.
Ampliar

Tras la prueba del Jaguar F-Pace, las sensaciones con el habitáculo son agridulces. Por un lado, contamos con un espacio notable, tanto para los pasajeros como para la carga, y con detalles de lujo propios de la marca, como el techo forrado en Alcantara. Por otro, ciertos acabados, como la parte superior del panel de instrumentos de plástico duro, no están a la altura de un vehículo de esta categoría y precio.

El salpicadero y la consola son prácticamente un calco del interior del Jaguar XE, por lo que contamos con un diseño moderno y atractivo. Además, la disposición de los mandos es la correcta y todo está en su sitio y al alcance de la mano, salvo los mandos de los elevalunas eléctricos, que están situados en el borde superior de la puerta, al igual que en los Range Rover. El que, en principio, debería ser el lugar destinado a los elevalunas está ocupado por los botones de memoria de los asientos. Además de ser más incómodos de manejar, la iluminación de los botones se refleja, circulando de noche, en el cristal y justo a la altura del retrovisor, lo que resulta molesto.

En la unidad de pruebas del Jaguar F-Pace, contábamos con el panel de instrumentos digital de 12,3 pulgadas que dispone de cuatro diseños preconfigurados (puedes verlos en la galería). Además, cualquiera de estos cuatro modos puede ser sustituido por el sistema de navegación que ocupa todo el ancho y alto de la pantalla. La información se muestra de forma clara y, aunque el sol incida de forma directa sobre la pantalla, no se producen reflejos ni hay problemas para leer la información.

Los pasajeros de las plazas delanteras cuentan con mucho espacio, y los asientos, además de disponer de un tacto exquisito, son muy cómodos y sujetan bien el cuerpo. Entre los dos asientos se encuentra un reposabrazos debajo del cual tenemos una toma de corriente de 12 voltios, un puerto HDMI y dos puertos USB. Además del hueco del reposabrazos, hay espacio para dejar distintos objetos en las puertas, los laterales de la consola central (incómodos) y tras el selector del cambio automático.

Por su parte, en las plazas traseras hay espacio suficiente para que personas de más de 1,80 m de estatura viajen con absoluta comodidad, ya que la amplitud para la cabeza y las piernas es notable. Además, los respaldos se pueden reclinar. Como es habitual, el pasajero de la plaza central no viajará tan cómodo y su mayor problema será el elevado túnel de transmisión.

En cuanto al maletero, la firma británica anuncia una cifra sensacional: 650 litros. Sin duda, la capacidad es sobresaliente y sitúa al Jaguar F-Pace como líder de la categoría, pero hay un detalle que da al traste con está buenísima cifra: si optamos por la rueda de repuesto, no solo perderemos el doble fondo, sino también el suelo de carga plano, ya que, al colocar la rueda, el piso se eleva, aproximadamente, unos 6 centímetros. Aun así, la capacidad sigue siendo buena, pero es un detalle de diseño francamente mejorable. Con los asientos abatidos, maniobra que se realiza con facilidad a través de unas palancas situadas en los laterales del maletero, la capacidad de carga se eleva hasta los 1.825 litros.

En definitiva, el interior del Jaguar F-Pace es visualmente atractivo y, además, cómodo, gracias a la amplitud de la que dispone, pero ciertos detalles no son propios de un vehículo de esta categoría: las bolsas de las puertas no están forradas, los remates de la consola central simulan piel pero son de plástico, los anclajes de la bandeja del maletero son pobres, algunas piezas que tapan tornillos tienen rebabas…

Motor De 0 a 100 km/h en 6,2 segundos

Las prestaciones del V6 biturbo son magníficas, aunque el sonido del motor gasolina es más gratificante.
Las prestaciones del V6 biturbo son magníficas, aunque el sonido del motor gasolina es más gratificante.
Ampliar

La prueba del Jaguar F-Pace se ha realizado con el propulsor diésel más potente de toda la gama. Se trata de un motor biturbo de seis cilindros en V y tres litros de cubicaje que entrega 300 CV de potencia y desarrolla unos impresionantes 700 Nm de par máximo desde las 1.750 rpm.

La sensación de potencia es acorde a la ficha técnica y, al ponernos a los mandos y pisar el acelerador, notamos de manera inmediata el tremendo empuje de esta mecánica: el F-Pace corre, acelera y recupera de forma sensacional. De hecho, deberemos ser cuidadosos, calmar el ánimo y poner limite al entusiasmo que nos provoca toda esa potencia si no queremos sobrepasar los límites, algo que puede suceder con una rapidez y contundencia sorprendentes.

Según las cifras oficiales, el Jaguar F-Pace 3.0 diésel acelera de 0 a 100 km/h en 6,2 segundos y alcanza una velocidad máxima de 241 km/h.

Esta mecánica está asociada de forma exclusiva a un cambio automático por convertidor de par de ocho velocidades desarrollado por la firma especialista ZF, habitual colaboradora de Jaguar y Land Rover. Su funcionamiento es excelente no sólo por la rapidez con la que actúa, sino también por la suavidad con la que realiza la transición entre las marchas. Para accionarlo, contamos con el característico mando giratorio del grupo británico, que, aunque resulta cómodo y atractivo, limita el manejo del cambio en modo secuencial, ya que sólo contamos con las levas en el volante.

La transmisión cuenta con dos programas de funcionamiento: Normal y Sport. En el último de ellos varía la gestión electrónica para retener el cambio de marcha. Sin embargo, a pesar de que el modo Sport nos invite a pensar que el cambio será completamente obediente al manejarlo de forma manual, antes de llegar al corte de inyección subirá por sí solo a una marcha superior. Si queremos tomar el control al 100% y ser nosotros los que decidamos en qué momento queremos subir una velocidad, deberemos tener activado el programa Sport para el cambio y el modo de conducción Dynamic, que actúa, además de en la estrategia de cambio de la transmisión, en la dirección, la suspensión y el mapeo del acelerador.

Todos estos cambios son posibles gracias al sistema opcional Configurable Dynamics, que nos permite elegir entre los siguientes modos de conducción: Dynamic, Normal, ECO o terrenos resbaladizos. Además, la tecnología Adaptative Dynamic actúa sobre la dureza de los amortiguadores, pero no es una suspensión neumática al estilo de los modelos de gama alta de Range Rover. En cuanto a los modos de conducción disponibles, tenemos que señalar que la opción Dynamic puede resultar difícil para los conductores menos experimentados, ya que el juego del acelerador se traslada a la parte inicial del recorrido del pedal y resulta más difícil de dosificar.

En cuanto a la tracción, el Jaguar F-Pace turbodiésel de 300 CV cuenta con el denominado Intelligent Driveline Dynamics (IDD). Se trata de un sistema de tracción total inteligente o conectable automáticamente. En condiciones normales, todo el par del motor se envía al eje trasero y solo cuando el sistema detecte una pérdida de tracción se transfiere fuerza al eje delantero a través de un embrague multidisco y una cadena. El sistema puede repartir la fuerza al 50% entre los dos ejes, aunque es capaz de transferir aún más par al eje delantero en caso de necesitarlo.

La unidad de pruebas del Jaguar F-Pace incluía la tecnología Adaptive Surface Response (ASR), herencia directa del sistema Terrain Response de Land Rover, que optimiza el mapeo de la tracción y del control de estabilidad en función del tipo de superficie por la que se circula: nieve y hielo, asfalto mojado o arena y nieve profunda.

Comportamiento Los neumáticos condicionan el comportamiento del SUV de Jaguar

Las oscilaciones de la carrocería estan muy contenidas en el Jaguar F-Pace.
Las oscilaciones de la carrocería estan muy contenidas en el Jaguar F-Pace.
Ampliar

Jaguar define a su primer SUV como crossover deportivo. Cada vez resulta más complicado saber a qué hace referencia uno u otro término, ya que las marcas no paran de “inventarse” nuevas categorías o nichos de mercado. En este caso, creo que la firma ha querido remarcar que estamos ante un vehículo de tipo SUV, pero que trata de acercar su comportamiento, en la medida de lo posible, al de una berlina o turismo convencional, es decir, limitar al máximo las inercias propias de un vehículo con el centro de gravedad más alto para conseguir una mejor dinámica de conducción.

En este sentido, Jaguar ha desnivelado la balanza por el lado de la deportividad, ya que en el equilibrio entre confort y eficacia que, generalmente, se busca en el ajuste de la suspensión, la firma ha optado por un tarado más bien firme. A este respecto hubo división de opiniones en la redacción: para algunos resultaba excesivamente duro para un vehículo en el que debería primar el confort y para otros, aunque firme, era lo suficientemente confortable. Yo me encuentro entre los segundos y, como veremos más adelante, achaco la pérdida de confort a las excesivas llantas de 22 pulgadas con neumáticos de medidas 265/40-22.

A pesar de tratarse de un SUV y de poder contar con toda la experiencia de Land Rover en este campo, el Jaguar F-Pace está construido sobre la plataforma del Jaguar XE y utiliza la arquitectura modular de aluminio, por lo que el monocasco esta realizado en un 80% con este material ligero que ayuda a reducir el peso y a aumentar la rigidez del conjunto.

Con un reparto de pesos próximo al 50% sobre cada eje, la extraordinaria rigidez estructural de la carrocería, la precisa dirección, la suspensión delantera de doble horquilla y el sofisticado sistema de suspensión trasera Integral Link dan como resultado un chasis que, como señalábamos al principio, consigue que el comportamiento del F-Pace esté más próximo al de una berlina y limite las carencias típicas de los SUV.

Sin embargo, las llantas de 22 pulgadas dan al traste con el buen trabajo realizado en este apartado y, en un tramo revirado y buscando el límite, queda patente el desequilibrio entre bastidor y neumáticos.

En ciudad, el Jaguar F-Pace resulta, a pesar de sus 4,7 metros de longitud, un coche cómodo de manejar gracias a la correcta asistencia de la dirección y a una postura de conducción elevada que nos permite una mayor visibilidad para, de esta manera, anticipar las maniobras. Los mayores problemas en circuito urbano derivan de los neumáticos, ya que, debido a su tamaño y escaso perfil, notaremos más de la cuenta las sacudidas al pasar por un bache o guardia tumbado, sensación que aumenta en las plazas traseras. No es alarmante, pero podría ser todavía más confortable, si contáramos con las llantas de 18 o 19”. Además, el grosor del pilar A limita nuestra visibilidad en los cruces.

En autopista o autovía, el Jaguar F-Pace resulta un vehículo perfecto, idóneo para trayectos largos gracias a los cómodos asientos y el buen aislamiento acústico del habitáculo. El ruido procedente de la mecánica no resulta molesto en ningún momento y solo el sonido de rodadura rompe el confort. Una vez más, el excesivo tamaño de las gomas juega en nuestra contra. La sensación de estabilidad es total, ya que el paso por curva rápida es seguro y el balanceo de la carrocería apenas resulta reseñable. Además, la reserva de potencia bajo nuestro pie derecho aumenta la confianza y seguridad con el vehículo.

En un tramo de montaña o revirado, donde desaparecen las rectas largas y las curvas reducen su radio de giro, el Jaguar F-Pace sufre más de la cuenta. A pesar del buen trabajo realizado a nivel de chasis, las llantas de 22 pulgadas rompen el equilibrio que siempre debe haber entre todos los elementos que influyen en el comportamiento del coche. Al ser tan grandes, frena peor y, también, pierde tiempo en las recuperaciones, ya que la rueda tiene más inercia a girar. Al realizar un tipo de conducción exigente, las reacciones del Jaguar F-Pace, debido al poco perfil del neumático, se vuelven más bruscas. Pasamos de ir sujetos a deslizar sin previo aviso de que esto va a suceder. Además, a pesar de contar con la tecnología Torque Vectoring, que frena las ruedas interiores y envía más par a las exteriores, la tendencia al subviraje es clara y, en ocasiones, nos costará que el tren delantero siga la trayectoria que le estamos marcando.

En cuanto a sus cualidades off-road, lo cierto es que no me atreví a comprobarlas. El SUV de Jaguar cuenta con un completo arsenal tecnológico, ya que, además de los elementos que citamos en el apartado de motor, la unidad de pruebas contaba con el sistema All Surface Progress Control (ASPC), un control de avance automático en el que el conductor solo se ocupa de la dirección, y la función Low Friction Launch, que modifica la respuesta de par para que éste se entregue de manera muy progresiva y permita emprender la marcha sobre un firme resbaladizo sin mayores problemas. Sin embargo, todos estos avanzados sistemas de tracción carecen de sentido -y siento ser repetitivo- cuando el vehículo monta unos neumáticos de medidas 265/40-22. Con esas dimensiones, aventurarse más a allá de una pista de tierra sería asegurarnos un pinchazo.

La unidad de pruebas contaba con el sistema Jaguar LED Vision, que, con este acabado, es de serie, pero que de no serlo resultaría muy conveniente instalar. La intensidad y el haz de luz son excelentes y permiten viajar de forma más cómoda y segura, ya que fatigan menos al conductor. Asociado a este alumbrado encontramos el cambio inteligente de luces, cuyo funcionamiento no es satisfactorio, ya que en ocasiones no quita las largas y deslumbraremos a quien circule en sentido contrario.

En definitiva, el Jaguar F-Pace es un coche cómodo y relativamente ágil, pero que, en la unidad de pruebas, ve lastrada sus buenas maneras por una elección errónea del tamaño de los neumáticos. Con unas llantas de menor tamaño y unas ruedas de mayor perfil, el Jaguar F-Pace mejoraría en confort y, también, en eficacia.

Equipamiento First Edition, serie limitada por el lanzamiento

El sistema de iluminación ambiental te da la posibilidad de elegir entre diez colores.
El sistema de iluminación ambiental te da la posibilidad de elegir entre diez colores.
Ampliar

Vaya por delante que el equipamiento incluido en este acabado, limitado a 2.000 unidades, es abundante y no echaremos nada en falta, pero encuentro sorprendente que, dado el precio, algunos elementos como, por ejemplo, la cámara de marcha atrás (450 euros), los cristales traseros oscurecidos (430 euros) o el ajuste eléctrico de la dirección (434 euros) sean opcionales.

Por el contrario, entre el equipamiento de serie nos encontramos con elementos como el sistema de iluminación ambiental, que aporta exclusividad y distinción al interior del vehículo, el techo panorámico corredizo, los asientos de piel con ajuste eléctrico de 10 posiciones y los faros LED adaptivos.

En cuanto al equipamiento de seguridad, el Jaguar F-Pace es el primer vehículo de la firma británica en poder incorporar una cámara estereoscópica que, entre otras cosas, es capaz de detectar la presencia de peatones y vehículos para, de forma automática, realizar una frenada de emergencia. Además, es la encargada de detectar las líneas de la calzada para avisar ante una posible salida de la vía y que el sistema de mantenimiento en carril (LKA), que puede actuar sobre la dirección o simplemente hacer vibrar el volante, entre en acción. Estos sistemas, junto al monitor de ángulo muerto y el detector de tráfico trasero, son elementos opcionales. De serie, incorpora el reconocimiento de señales de tráfico, el limitador de velocidad adaptativo y el aviso de cambio involuntario de carril.

Por su parte, el sistema Head Up display (opcional) funciona de maravilla y su visibilidad es muy buena, ya que se proyecta sobre el parabrisas y no, como en otros vehículos, sobre una lamina de metacrilato que se despliega sobre el panel de instrumentos.

En términos de tecnología y conectividad, el Jaguar F-Pace está a la última. Con el sistema de infoentreteniminento InControl Touch Pro, de serie en este acabado, las distintas aplicaciones del sistema se manejan a través de una pantalla de 10,2 pulgadas que funciona de modo similar a una tablet. La pantalla se ve bien bajo cualquier circunstancia y los dedos no dejan huella en ella, pero, en ocasiones, he tenido que presionar dos veces para que el sistema respondiera.

Seguridad

Equipamiento de Serie

  • Freno autonomo de emergencia (AEB)
  • Faros Full-LED adaptativos con cambio inteligente de luces cortas a largas
  • Luces antiniebla delanteras
  • Sistema de control de tracción (TCS)
  • Asientos delanteros con sistema de protección contra latigazo cervical (Whiplash Protection System)
  • Sistema de retención infantil ISOFIX
  • Trailer Stability Control
  • Luces de encendido automático
  • Faros Bixenon con línea LED
  • Lavafaros
  • Control de estabilidad dinámica (DSC)
  • Airbags delanteros y laterales (conductor y pasajero) y laterales de cortina (delanteros y traseros)
  • Alarma Perimetrica con inmovilizador
  • Sensor de baja presión de neumáticos
  • Control de reparto en par en curva (Torque Vectoring by Braking)

Equipamiento Opcional

  • 2585.01 €Advanced Parking Assist Pack con Cámara Surround - P4
  • 685 €Monitorización de angulo muerto, sensor aproximación vehículo y detector anticolisión para la marcha
  • 1885.01 €Advanced Parking Pack - P3

Confort

Equipamiento de Serie

  • Transmisión automática electrónica de 8 velocidades con cambio secuencial Jaguar Sequential ShiftTM
  • Frenos Performance
  • Retrovisores exteriores térmicos, con plegado y ajuste eléctrico y antideslumbrante
  • Parrilla delantera en Gloss Balck con contorno cromado satinado
  • Rueda de respuesto de emergencia
  • Raíles de separación de carga
  • Asientos de Piel Windsor con inserciones Houndstooth
  • Techo tapizado en color Jet
  • Levas para el volante en cromadas satinadas
  • Asistencia a la frenada de emergencia (EBA)
  • Iluminación follow me home
  • Control de crucero con limitador de velocidad
  • JaguarDrive Control
  • Portón trasero eléctrico
  • Frenos delanteros de 350mm
  • Adaptative Dynamics
  • Frenos en Rojo
  • Style 5069 22' en Gloss Black con acabado diamond turned e insercciones en carbono
  • Techo Panorámico deslizante (incl
  • Apertura y cierre de maletero automática (incluye Asistencia automática cierre de puerta)
  • Llantas de aleación de 22´´ Double Helix (15 radios dobles) acabado Grey insercciones contraste
  • Reposabrazos trasero con posavasos
  • Asientos delanteros con ajuste eléctrico 10 movimientos
  • Acabados salpicadero en Gloss Black Houndstooth
  • Climatizador Bizona
  • Sensor de lluvia
  • Parabrisas trasero térmico
  • Kit de reparación de neumáticos
  • Asistente de arranque en pendiente
  • Dirección asistida Eléctrica (EPAS)
  • Style 5070 20' con acabado Technical Grey polished

Equipamiento Opcional

  • 1270 €Control de crucero adaptativo (ACC) y con sistema de seguridad a baja velocidad (Queue Assist)
  • 380 €Activity Key
  • 315 €Raíles de techo Gloss Black
  • 740 €Enganche de remolque desmontable
  • 505 €Rueda de repuesto completa
  • 1585 €Precalefactor del habitáculo interior con control remoto
  • 400 €Asientos delanteros térmicos
  • 1219.78 €Cold Climate Pack Parabrisas térmico, Asientos delanteros témicos, Volante térmico, Incluye eyectores limpiaparabrisas calefactables
  • 730 €Practicality Pack - P21
  • 190 €Cubierta de espejos exteriores en Carbon Fibre
  • 190 €Adaptive Surface Response (ASR)
  • 425 €Cristales oscurecidos Privacy
  • 315 €Raíles de techo cromados
  • 1270 €Enganche de remolque eléctricamente retractil
  • 55 €Paquete fumador (encendedor y cenicero en la consola central)
  • 380 €Asientos delanteros con 4 modos de ajuste lumbar eléctrico
  • 1160.01 €Asientos delanteros térmicos y refrigerados y traseros térmicos
  • 945 €Memory Pack para Asientos 10 mov - P16
  • 1219.78 €Cold Climate Pack Parabrisas térmico, Asientos delanteros témicos, Volante térmico, Incluye eyectores limpiaparabrisas calefactables

Multimedia y Audio

Equipamiento de Serie

  • Meridian Surround System 825W
  • InControl Protect
  • Bluetooth
  • 5 Tomas de 12V (1 fila delantera, 1 fila trasera, 1 maletero y 2 puertos USB fila trasera)
  • Volante deportivo 'S' Multifunción en Piel Sofgrain

Equipamiento Opcional

  • 369.99 €Radio digital DAB
  • 675 €InControl Secure
  • 1110 €InControl Connect PRO Pack- P10
  • 1880 €InControl Touch Pro -Sistema de audio Meridian Digital Surround Sound (825w)
  • 1055 €TV Digital
  • 1614.99 €Head-Up Display Pack - P6
  • 845 €Dual view

Otros

Equipamiento Opcional

  • 685 €Asistente de permanecia en el carril y monitorización del estado del conductor
  • 265.01 €Homelink

Consumo Cifras acordes a la potencia y peso del vehículo

Las llantas de 22 pulgadas pasan factura en el apartado del consumo.
Las llantas de 22 pulgadas pasan factura en el apartado del consumo.
Ampliar

Pese al empleo masivo de aluminio en su construcción, el Jaguar F-Pace de la prueba tiene una masa de casi dos toneladas, concretamente 1.884 kilos.

En la ficha técnica del vehículo nos encontramos con las siguientes cifras oficiales: 6,9 l/100 km en circuito urbano, 5,6 l/100 km en carretera y 6,0 l/100 km de uso mixto. Sin embargo, las llantas de mayor tamaño que frenan el avancen del coche y un equipamiento que incluye techo panorámico, portón trasero eléctrico, rueda de repuesto del mismo tamaño… hacen que nos sea imposible ver esos valores y que la diferencia entre las cifras homologadas y las reales sea notable.

En autovía y con el control de crucero fijado en los 120 km/h, el consumo de combustible que marcaba el ordenador de a bordo fue de 7,5 l/100 km. En ciudad y siendo muy cuidadosos a la hora de pisar el acelerador en cada semáforo o parada, el consumo se movió en torno a los 8 o 9 l/100 km.

Con un depósito con capacidad para 66 litros, la autonomía se sitúa en aproximadamente 800 kilómetros.

Por último, el primer SUV de Jaguar incorpora el sistema de depuración de los gases de escape AdBlue, necesario para cumplir con el nivel de emisiones recogido en la normativa Euro 6.

Rivales

F-Pace 3.0TDV6 First Edition Aut. AWD

Desde
89.500 €

Diesel

Automático
marchas

Macan S Diesel Aut.

Desde
66.548 €

Diesel

Automático
7 marchas

258

6,3

6,1

159

X4 xDrive 35dA

Desde
67.300 €

Diesel

Automático
8 marchas

313

5,2

6,0

157

GLE Coupé 350d 4Matic Aut.

Desde
81.200 €

Diesel

Automático
9 marchas

258

7,0

7,2

189

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba