Prueba del Hyundai Kona con tracción total

Prueba del Hyundai Kona con tracción total

21 diciembre, 2017

El Hyundai Kona sorprende por su dinamismo, con uno de los mejores chasis que hay en el mercado. Su nivel de equipamiento y sus cualidades están en lo más alto. Lástima que el espacio interior no esté bien aprovechado, de lo contrario, no tendría rival en el segmento de los SUV pequeños.

Nuestra valoración: 7,5 Notable

Diseño 7

Bastante bueno

Motor 8

Notable

Comportamiento 9

Sobresaliente

Interior 6

Bueno

Equipamiento 8

Notable

Consumos 7

Bastante bueno

Destacable

  • Comportamiento en carretera
  • Prestaciones
  • Calidad real

Mejorable

  • Iluminación escasa
  • Reacciones del cambio
  • Espacio interior pequeño

Hyundai no suele asumir demasiados riesgos en los diseños de sus modelos y, cuando lo ha hecho, ha habido de todo: éxito rotundo con el Hyundai Coupé y ventas testimoniales del Veloster. Personalmente me alegro de que haya coches que se salen de lo corriente, esto hace menos aburridos los atascos y los parkings y no cabe duda de que el Hyundai Kona destaca entre la monotonía. Tras haberlo visto debutar en Frankfurt y su puesta de largo en España, ahora toca examinarlo a fondo en esta prueba del Hyundai Kona de tracción total con el motor de 177 CV.

El veredicto es algo extremo. Realmente el coche me ha parecido formidable en algunos aspectos como la calidad real, el equipamiento o su seguridad activa en carretera, pero algunos detalles -especialmente su elevado precio y su habitáculo poco espacioso- hacen que no obtenga una nota más alta.

Más cerca de un Audi Q2 que de un Kia Stonic

En la prueba del Kia Stonic me quedó claro que el producto de Kia es uno de los mejores del segmento por su relación precio/producto. Puede que el hecho de que el Stonic y el Kona pertenezcan a la misma compañía y que militen en el mismo segmento nos haga pensar que son productos equivalentes, pero nada más lejos de la realidad. El segmento de los SUV-B (alrededor de los 4 metros de largo) está en plena explosión demográfica y en él te encuentras modelos muy dispares en precio y planteamiento.

El Kia juega más en la liga de los Nissan Juke, Ford Ecosport, Seat Arona, Citroën C3 Aircross… mientras que el Kona, con una plataforma completamente diferente (por eso sí se ofrece con tracción total y no el Stonic), juega en el peldaño del Audi Q2 o del VW T-Roc. Desde luego hay que tener muchas ganas de un SUV pequeño para meter en él los treinta mil euros que vale la unidad probada, pero, si igualamos en equipamiento y motorización a los modelos alemanes, su precio es todavía mayor y a cambio no obtenemos un coche claramente mejor que el coreano, incluso puede que sea al contrario en algunos aspectos.

Diseño Si Picasso dibujase un Cherokee...

El frontal del Kona recuerda al Cherokee y al Picasso.
El frontal del Kona recuerda al Cherokee y al Picasso.
Ampliar

Siempre es agradable ver modelos diferentes por las calles y es de agradecer que las marcas a veces asuman riesgos en el diseño. En el caso del Hyundai Kona han sido bastante originales, pero en su extraño aspecto veo rasgos que me recuerdan una barbaridad al Jeep Cherokee y a la nueva línea de diseño de Citroën estrenada hace ya casi un lustro con la actual generación del Picasso, con los grupos ópticos deslocalizados y muy rasgados.

En la vista frontal desentona un poco la falsa entrada de aire en el capó con una rejilla ciega y los antinieblas muy centrados en el faldón en vez de desplazados hacia las esquinas para iluminar mejor los bordes de la calzada. Ya que hablo de los faros, una vez más Hyundai pincha en este apartado pese a utilizar led. En el caso del i30 se producían muchas sombras en la franja entre las luces de cruce y las largas. En el Kona esto no sucede así; hay zonas de sombras muy poco acusadas, pero lo peor es que los led emiten poca luz. Sí, es muy blanca y se ven muy  bien los carteles de la autovía, pero lo que es iluminar la calzada… algo escasos. No es tanto un problema de alcance (que se soluciona con regular el faro) como de cantidad de luz.

Las molduras negras que protegen los faros y se prolongan hacia los pasos de rueda le dan carácter al Kona y hacen que parezca un tipo más rudo y aventurero… y, de paso, lo distinguen más de un Picasso o un Cactus. Los arcos de rueda son grandes y casi hacen que las llantas de 18 pulgadas (con neumáticos 225/45-18) parezcan pequeñas en un coche de apenas 4 metros de largo.

La vista trasera es la que menos me gusta, aunque esto depende más de mis ojos que del coche, habrá a quien le encante. Para mí es muy recargada la zona de los pilotos donde van agrupados los intermitentes y luces de niebla y marcha atrás, apiñados en una pieza de plástico con demasiadas molduras separando cada grupo de luces.

Los acabados son buenos, la calidad de la pintura y de los plásticos está a muy buen nivel y las puertas (que dejan un buen acceso al interior por su tamaño y ángulo de apertura) transmiten una agradable sensación de solidez al abrirlas y al cerrarlas. Me llaman la atención los marcos de las puertas con unos feos cordones de soldadura. Es una solución barata y típica de los modelos japoneses y coreanos, pero, al ver que el actual Hyundai i30 ya viene con los marcos estampados en una sola pieza, pensaba que en Hyundai ya abandonaban esta forma de construcción algo desfasada.

En definitiva, el Kona pude gustar más o menos, pero su calidad de fabricación no tiene duda y tiene cierta originalidad en un mercado demasiado monótono.

Interior Falta espacio

El interior del Kona es acogedor pero le falta espacio.
El interior del Kona es acogedor pero le falta espacio.
Ampliar

Con un precio en el entorno de los treinta mil euros y un exterior tan llamativo me esperaba un interior algo más vistoso, pero en Hyundai han debido pensar que es más fácil convivir con un diseño peculiar en el exterior (que apenas lo vemos cuando nos acercamos o nos alejamos del coche) que pasar horas en un entorno demasiado “cantoso”. El diseño es sobrio y los materiales, aunque son plásticos de muy buena calidad, demasiado duros. Si te apetece tener un interior más acorde con la imagen exterior, el Kona está disponible con acabados que incluyen diferentes tonos en el habitáculo y lo hacen más llamativo.

La instrumentación es muy buena: completa y fácil de leer. Además, en este nivel de equipamiento se complementa con un head up display de pantalla abatible. Su tamaño es correcto, pero su posición es muy baja y al final casi apartas la vista de la carretera lo mismo para mirar el HUD que para mirar los relojes del cuadro, de modo que pierde su principal virtud.

La consola central está bien resuelta, con unos mandos para la climatización fáciles de manejar y los mandos bien distribuidos. Todo lo que tocamos (palanca del selector, de los limpias, botones, ruletas…) tiene un tacto excelente y transmite la sensación de estar en un coche de muy buena calidad. Esta sensación se reafirma cuando circulas por una pista o una calle adoquinada y no se oye ni el menor grillo o crujido. Realmente está muy bien fabricado y ajustado.

Lo que no termina de convencerme es la pantalla del sistema multimedia plantada en mitad del salpicadero. Ya sé que es una moda, pero me parece que desde que Mercedes se atrevió a hacerlo con el primer Clase B, el resto de marcas han tirado por esta solución, que es más barata que integrarlo en el salpicadero. Si al menos fuese algo orientable para hacerla más visible al conductor y evitar reflejos lo entendería, pero siendo fija me parece un postizo, no en el Kona, en todos.

Los asientos delanteros son muy cómodos y sujetan bien el cuerpo. Cuentan con multitud de reglajes y te encuentras con sorpresas en esta categoría, donde no son frecuentes delicatessen como los asientos ventilados y calefactados.

Las plazas traseras también tienen unos asientos cómodos y tratan bien a sus pasajeros. El problema es el espacio para las piernas, menor que en el Kia Stonic. En el Kona, si los pasajeros delanteros miden alrededor de 1,8 m de estatura, atrás padecerás el síndrome de la clase turista de los aviones. Si mides más de 1,7 m, irás clavando tus rodillas en el respaldo delantero.

El maletero tiene un buen umbral de carga gracias al amplio portón (que, por cierto, está completamente forrado, mientras que en el Arona, Stonic, Ibiza… el marco de la luneta se queda desnudo). Sus formas son muy aprovechables y rectilíneas pero tiene poca altura hasta la bandeja. Bajo la tablilla hay un pequeño hueco compartimentado que es práctico pero en el que no podremos dejar bultos de más de 8 cm de alto si queremos que la tablilla cierre. La suspensión trasera y el sistema de tracción total reclaman su espacio en esta parte, que pierde volumen frente a rivales que no necesitan dejar espacio para estos órganos.

Motor Un cambio que titubea

El cambio automático no está a la altura del resto del Kona en este caso.
El cambio automático no está a la altura del resto del Kona en este caso.
Ampliar

Esta versión cuenta con el motor 1.6 T-GDi de inyección directa de gasolina y turbo. Rinde unos excelentes 177 CV y lo mejor es que su par máximo (de 265 Nm) llega a sólo 1.500 rpm. Esto hace que su respuesta sea contundente en todo momento y que resulte un coche muy agradable de conducir.

Para transmitir esta potencia al suelo, este Kona monta la caja de cambios de doble embrague y 7 marchas desarrollada por la propia compañía coreana. Se estrenó en el Hyundai i30 y la verdad es que me dejó mejor sabor de boca la primera vez que la probé que en esta ocasión.

Consultando a la marca me aseguran que la gestión es idéntica, pero me ha parecido más imprecisa, con menos autoaprendizaje y, sobre todo, mucho más remolona cuando iniciamos la marcha, hasta el punto de quedarme algo colgado en un par de ocasiones al incorporarme en rotondas y cruces. La sensación es como si el acelerador no respondiese y el embrague se quedase demasiado tiempo patinando, de modo que el coche no sale con brío sino con demasiada parsimonia.

En modo manual también me ha parecido más lenta de lo que recordaba e incluso daba la sensación de morder algunas marchas. Una lástima porque en el i30 sí me gustó y en este Kona con tracción total, 177 CV y un chasis fuera de serie, si el cambio fuese mejor tendríamos una matrícula de honor.

El sistema de tracción total es como en casi todos los 4WD de motor transversal. En condiciones normales es un tracción delantera, pero capaz de mandar par al eje trasero cuando es necesario. A mayores, el Kona añade un bloqueo del diferencial central que deja un reparto del 50% constante para cada eje. Esto nos sirve para situaciones de muy baja adherencia o para circular fuera del asfalto, desactivándose automáticamente al aumentar la velocidad.

En este nivel de acabado el Kona cuenta con un selector de modos de conducción que varía la respuesta del cambio y del acelerador entre Sport, Eco y normal. Es una lástima que en modo Sport el cambio no sea más obediente y no pase a la siguiente de modo automático al acercarnos al régimen de potencia máxima. También estaría bien que en modo manual bajase marchas empujando la palanca y las subiese tirando de ella, un gesto mucho más natural que el inverso que tiene ahora. Claramente han preferido tirar por la configuración del grupo VAG (+ hacia delante y – hacia atrás), que, al fin y al cabo, es lo que se vende.

Comportamiento Tal vez el mejor

El Kona sorprende por su comportamiento: eficaz, cómodo y seguro.
El Kona sorprende por su comportamiento: eficaz, cómodo y seguro.
Ampliar

Probablemente sea el mejor SUV-B del mercado en este apartado. El Hyundai Kona es sensacional dinámicamente, con un bastidor muy por encima de la media del segmento y con una seguridad activa excelente.

Su chasis está muy bien diseñado, la estructura es rígida y las suspensiones están perfectamente equilibradas, con un compromiso entre confort y dinamismo muy bueno y capaces de evitar balanceos e inercias sin necesidad de ser secas… y todo ello con un calzado excesivo, tanto por medida de llanta como por anchura (225/45-18).

En ciudad se agradece la buena visibilidad que proporciona un puesto de conducción algo elevado y al que, además, es cómodo acceder. El radio de giro es correcto pese al tamaño de los neumáticos, que apenas tienen hueco en el paso de rueda, y el cambio automático nos reduce el nivel de estrés en los atascos.

En autopista, el Kona llama la atención por la sensación de seguridad que transmite en curvas rápidas. Parte del secreto está en que, aunque es un coche del segmento B, su distancia entre ejes es generosa y hace que las ruedas estén muy en las esquinas, formando una plataforma estable de sujeción.

Los 177 CV son alegres y los adelantamientos se hacen seguros, sobre todo si nos anticipamos y seleccionamos nosotros la marcha correcta antes de salir al carril contrario en lugar de dejar ese trabajo al cambio automático.

Fuera del asfalto tampoco va nada mal y deja claro que el chasis es muy rígido. No cruje y las puertas (incluido el portón trasero) abren y cierran perfectamente aunque estemos retorcidos en un cruce de puentes. Las reacciones del sistema de control de tracción son rápidas, el bloqueo del diferencial central nos ayudará en zonas complicadas y el control de descenso nos dejará bajar con seguridad pendientes muy pronunciadas… pero cuidado porque luego no podremos subirlas al carecer de reductora y con un cambio que “pica” bastante embrague para salir con brío.

Donde más me ha impresionado el Kona es en carreteras secundarias, con un comportamiento dinámico al nivel casi de un GTi. Lo más llamativo es la dirección. Su tacto es bueno por nivel de asistencia y por lo directa que es (pocas vueltas de volante para que giren bastante las ruedas), pero lo alucinante es la obediencia del eje delantero. Hay que hacer las cosas rematadamente mal para que el morro no entre y no vaya a donde apuntamos. Incluso siendo brusco a propósito sigue obedeciendo. El control de tracción y de estabilidad trabajan de maravilla, pero es que tienen un truco: apenas tienen que trabajar porque las reacciones naturales del Kona ya son excelentes.

Mientras que en muchos rivales del Kona el ESP tiene que solventar las carencias de un chasis torpe e inseguro, aquí simplemente tienen que mejorar algo ya muy bueno, y el resultado es formidable. La confianza que transmite este coche rodando por zonas viradas es muy elevada, tal vez incluso demasiado, pero ahí ya es problema de la consciencia de cada uno.

En el circuito de pruebas se confirma el excepcional comportamiento del Kona. Desconectando por completo los controles (una pulsación corta apaga el control de tracción y una segunda pulsación prolongada nos deja “sin red de seguridad”) este coche sorprende por su eficacia. Los tiempos de espera son más bien cortos y esto le permite enlazar curvas con mucha agilidad, pero, sobre todo, que en caso de una maniobra brusca como la esquiva a 80 km/h, sus reacciones sean muy seguras.

Los frenos tienen unas buenas distancias de detención en la frenada de emergencia desde 120 km/h. Pronto empiezan a oler a tostado (a partir del tercer intento) pero no pierden eficacia y es probable que el olor se debiera más a los pocos km de la unidad de pruebas (apenas 2.000 ).

Lo mejor de todo es que esta agilidad la han logrado sin necesidad de recurrir a suspensiones de tarado radical. Mientras que en algunos rivales el eje trasero es muy seco e incómodo al pasar por baches o bandas reductoras de velocidad, en el Hyundai Kona los muelles y amortiguadores hacen bien su trabajo: mantienen a las ruedas pegadas al asfalto y reducen la intensidad del golpe de la rueda contra el bache.

En definitiva, el Kona es uno de los mejores de su segmento en lo que a dinámica y seguridad activa se refiere.

Equipamiento Todo tiene un precio

En el Kona hay elementos que uno no se espera en este segmento, como los asientos ventilados.
En el Kona hay elementos que uno no se espera en este segmento, como los asientos ventilados.
Ampliar

Tratándose de un tope de gama y con un precio que te permite un enorme abanico de alternativas, está más que justificado que este Hyundai Kona esté muy bien equipado y que presuma de tener cosas más propias de coches de más lujo, como los citados asientos ventilados o el volante calefactado.

En el apartado de seguridad no hay crítica posible y el Kona viene con infinidad de sistemas de asistencia avanzada a la conducción (ADAS). Control de crucero, limitador de velocidad, sensores de ángulo muerto, alerta de pérdida del carril, alerta de colisión, sensores de aparcamiento con cámara de marcha atrás (por cierto, inútil los días de lluvia al ir muy expuesta, echa un vistazo a la imagen que se ve en la galería de fotos), puerto de carga por inducción para el móvil, faros full led con asistente de luz de carretera y luz dinámica de curva, navegador, techo corredizo (no panorámico)… de todo.

El sistema multimedia es muy completo y fácil de manejar gracias a unos menús muy intuitivos y unas grandes teclas táctiles en la pantalla. La respuesta de ésta es rápida y tiene botones de accesos directos, de modo que es muy práctica de utilizar.

El equipo de sonido tiene una buena calidad de audio, pero le pasa lo mismo que al Stonic: su antena pierde cobertura rápidamente, un engorro si eres de los que agradece escuchar la radio en los viajes. Si eres más de podcast o de la música que llevas en tu móvil, entonces perfecto, porque es fácil navegar gracias a las funciones de conectividad del sistema.

 

Seguridad

Equipamiento de Serie

  • ABS
  • Reposacabezas delanteros y traseros regulables en altura
  • Control de presión de los neumáticos
  • Control de ascenso de pendientes HAC
  • Faros traseros de tipo LED
  • Control de estabilidad (ESP)
  • Faros antiniebla delanteros
  • Señal de frenada de emergencia ESS
  • Alerta de aproximación de tráfico trasero
  • Sensor de aparcamiento delantero
  • Airbag lateral conductor/acompañante
  • Sensor automático de luces
  • Airbags de cortina
  • Luces diurnas de LED
  • Intermitentes led integrados en los espejos retrovisores
  • Cinturones delanteros con pretensores y ajustables en altura
  • Airbag conductor/acompañante
  • Faros delanteros de tipo LED
  • Anclajes Isofix y Top Tether
  • Reposacabezas delanteros regulables en profundidad
  • Sistema de detección de fatiga del conductor
  • Cámara de aparcamiento trasera con guías activas
  • Inmovilizador electrónico
  • Sistema de detección de ángulos muertos
  • Sistema activo de luces largas
  • Sensor de aparcamiento trasero
  • Sistema activo de cambio involuntario de carril

Confort

Equipamiento de Serie

  • Elevalunas eléctricos delanteros y traseros
  • Asientos de cuero
  • Red de sujección de carga
  • Llantas aleación de 18´´
  • Asiento conductor ajuste lumbar eléctrico
  • Reposabrazos central trasero con portaobjetos
  • Respaldo trasero abatible 60/40
  • Volante calefactable
  • Retrovisores exteriores del color de la carrocería
  • Volante y pomo revestido de cuero
  • Reposabrazos central delantero con caja porta objetos
  • Kit antipinchazos
  • Parrilla cromada y negra
  • Raíles de techo integrados
  • Bolsillos traseros en asientos del conductor y acompañante
  • Posavasos delanteros
  • Detalles interiores color rojo
  • Cargador inalámbrico de móvil
  • Elevalunas del conductor de un solo toque (Aut)
  • Llave inteligente con botón de arranque y detector de proximidad
  • Retrovisores eléctricos y calefactables
  • Control de crucero y limitador de velocidad con mandos en el volante
  • Sensor de lluvia
  • Control de descenso de pendientes DBC
  • Dirección asistida
  • Cristales tintados
  • Techo solar practicable
  • Luces de lectura de mapa
  • Asientos delanteros calefactables
  • Asientos traseros ventilados
  • Sistema de frenada autónoma de emergencia AEB (Detección de vehículos y peatones)
  • Climatizador automático con filtro de aire
  • Asiento del conductor y acompañante con reglajes eléctricos
  • Manetas exteriores color carrocería
  • Compartimento porta gafas retráctil
  • Luz de lectura en plazas traseras
  • Suelo de carga regulable en altura
  • Conductos de ventilación en plazas traseras
  • Elevalunas eléctrico del conductor con función de seguridad
  • Retrovisores plegables eléctricos
  • Espejo retrovisor interior con oscurecimiento progresivo automático

Equipamiento Opcional

  • 400 €Pintura carrocería bitono
  • 400 €Pintura efecto perla
  • 400 €Pintura metalizada
  • 400 €Pintura metalizada efecto perla

Multimedia y Audio

Equipamiento de Serie

  • Equipo de audio con transmisión digital de radio (DAB)
  • TomTom services live
  • CarPlay
  • Pantalla multifunción del cuadro a color de 10
  • Bluetooth integrado con reconocimiento de voz y mandos en el volante
  • Head Up Display para el conductor
  • Sistema de sonido Premium KRELL con 8 altavoces (2 tweeter 4 woofer 1 altavoz central y 1 subwoofer)
  • Equipo de audio con Radio y pantalla táctil a color de 20
  • Sistema de navegación integrado con pantalla táctil
  • Android Auto
  • Conexiones USB y Aux

Consumo Los caballos beben

Este Kona de 176 CV tiene unos consumos elevados.
Este Kona de 177 CV tiene unos consumos elevados.
Ampliar

Por desgracia, la tracción total, una aerodinámica mejorable y un motor alegre son una combinación perfecta para que los consumos no sean bajos y así ha sido.

Frente a los 8 l/100 km declarados por el fabricante en ciudad, el consumo urbano real durante la prueba ha sido de 9,1 l/100 km, y eso que no han sido días de demasiado tráfico ni en los que el climatizador tuviese que trabajar demasiado.

En carretera, el consumo oficial es de 6 l/100 km, una cifra alcanzable si somos exquisitos con la conducción, pero lo normal es que estemos más bien en el entorno de los 6,7 l/100 km en carreteras con cruceros entre 70 y 100 km/h.

En autopista, con la velocidad fijada a 120 km/h reales la aerodinámica pasa factura y el consumo se va hasta rozar los 8 l/100 km, un valor elevado para un coche de estas dimensiones.

Con estos datos de consumo y un depósito de 50 litros, la autonomía del Kona ronda los 600 kilómetros.

Ficha Ficha técnica del Hyundai Kona 4WD de 176 CV

Carrocería

  • Largo 4.165 mm
    Ancho 1.800 mm

    Alto
    1.565 mm

  • Batalla (mm)
  • Capacidad del maletero min/max (l) /
  • Peso (kg)1.910
  • CarroceríaTodo Terreno
  • Número de puertas5
  • Número de plazas5

Motor

  • CombustibleGasolina
  • Cilindrada (cm3)1.591
  • Número de cilindros4
  • SobrealimentaciónTurbo

Transmisión

  • TracciónTodo terreno tracción total permanente
  • Tipo de transmisiónAutomática secuencial
  • Número de marchas7

Prestaciones

  • Potencia (kW)130
  • Potencia (CV)176
  • Par (Nm)265
  • Velocidad máxima (km/h)205
  • Aceleración 0-100 km/h (s)7,9

Consumos y emisiones

  • Urbano (l/100 km)8,0
  • Carretera (l/100 km)6,0
  • Medio (l/100 km)6,7
  • CO2 (g/km)153
  • Depósito de combustible (l)50

Rivales Rivales del Hyundai Kona 4WD de 176 CV

Kona 1.6 TGDI Style Sky Red DT 4x4

Desde
31.890 €

Gasolina

Automático
7 marchas

176

7,9

6,7

153

T-Roc 2.0 TSI Sport 4Motion DSG7

Desde
33.983 €

Gasolina

Automático
7 marchas

190

7,2

6,7

153

Q2 1.4 TFSI COD Sport edition 110kW

Desde
31.793 €

Gasolina

Manual
6 marchas

150

8,5

5,6

128

Juke 1.6 DIG-T Tekna 4x4 XTronic 190

Desde
28.340 €

Gasolina

Automático
7 marchas

190

8,1

6,5

153

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba