Prueba

Prueba del Hyundai Ioniq EV 2020: llegarás más lejos

61 fotos

Ampliar

06 de febrero, 2020

Tras la renovación sufrida en otoño, examinamos a fondo el Ioniq EV. Variante en la que Hyundai tiene puestas muchas esperanzas gracias a las mejoras introducidas y que aquí te contamos en profundidad.

Justo en los primeros días del otoño pudimos conocer brevemente la renovada gama del Hyundai Ioniq. Uno de los pocos modelos, junto con el KIA Niro, que ofrece hasta tres alternativas electrificadas. En aquella ocasión, la toma de contacto la realizamos de manera breve a los mandos del eléctrico y aunque de las casi 12.000 unidades vendidas desde su lanzamiento, el Ioniq eléctrico solo acumula 400 de ellas, Hyundai tiene puestas en esta versión muchas esperanzas. Si a eso le unimos el boom que están sufriendo este tipo de vehículos, la prueba estaba servida y, por eso, de nuevo aunque más en profundidad, volvemos a encontrarnos con el Hyundai Ioniq EV.

Nuestra valoración: 7,8

Diseño 8

Motor 8

Comportamiento 7

Interior 8

Equipamiento 9

Consumos 7

Destacable

  • Diseño
  • Autonomía real
  • Sistema de retención

Mejorable

  • Tiempo de carga
  • Precio elevado
  • Capacidad del maletero

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Atractivo nato

Las modificaciones estéticas introducidas le aportan un mayor atractivo.

61 fotos

Ampliar

Si querer llegar a caer en la repetición, lo cierto es que los cambios estéticos introducidos en este renovado Ioniq EV son para echarles otro vistazo. Con el objetivo de diferenciarse de sus hermanos híbridos, el Ioniq EV ofrece un frontal más atractivo, con una parrilla que ahora es activa (se abre y cierra en función de la demanda) y que se enmarca bajo un tramado plata satinado con pequeñas muescas.

Los grupos ópticos no solo modifican su aspecto sino que abrazan la tecnología LED tanto delante como detrás, a las que se suman unas luces diurnas (LED también) de nuevo diseño. En la zaga, además de la parte de iluminación correspondiente, se ha reducido la superficie de la moldura del paragolpes, dando una sensación de mayor elegancia. Por último, las llantas de 16 pulgadas estrenan forma y de cinco radios pasan a tener un tipo de multi-radio que beneficia la aerodinámica.

Retoques estéticos que no varían ni su forma ni sus dimensiones y el Ioniq EV mantiene sus 4,47 metros de largo, el 1,82 metros de ancho y el 1,45 metros de alto.

Interior: Salto de calidad

La pantalla de 10,25 pulgadas se convierte en el centro de atención.

61 fotos

Ampliar

De puertas para dentro es donde más se percibe la evolución del modelo coreano. Lo primero en lo que se centran los ojos es, sin lugar a dudas, sobre la pantalla flotante de 10,25 pulgadas que preside la parte central. Con un manejo ultra intuitivo y una fluidez excelente, integra el nuevo sistema multimedia BlueLink que da lugar a una mayor y mejor conectividad.

Muchos y muy variados son los menús que ofrece, estando entre los más destacados los relativos a las estaciones de carga más cercanas, la gestión de la carga o la información de conducción, con los datos de aceleración, deceleración y la distribución de la velocidad. Ofrece además conectividad con Apple CarPlay e incluso nos detalla el CO2 que hemos ahorrado en comparación con un vehículo de gasolina del mismo segmento.

A es monitor se suma el cuadro de instrumentos digital con pantalla de 7,0 pulgadas. Dispone de menos menús pero también ofrece información útil como el estilo de conducción realizado (entre agresivo, normal y eco) al tiempo que varía su interfaz en función del programa de conducción escogido.

En cuanto a calidad percibida, el Ioniq EV da un pequeño paso al frente. Se mantienen los materiales de tacto blando y agradable, aunque ahora está disponible una tapicería de cuero marrón que le hace ganar en elegancia. Los mandos de la climatización pasan a ser táctiles aunque resultan sencillos de manipular dado que se encuentran en una posición más elevada que antes.

También se mantiene la peculiar ‘caja de cambios’ formada por botones a la que ahora se suma un práctico compartimento que no solo sirve para depositar el móvil, sino también para cargarlo gracias a la tecnología inductiva. Quien prefiera a conexión por cable, en la zona frontal se ofrecen dos USB de carga. Por su parte, la zona posterior del túnel sigue aglutinando varios comandos tales como la ventilación o calefacción de los asientos y del volante (exclusivas del acabado Style), la activación del sensor de aparcamiento o de la cámara trasera, del asistente de arranque en pendientes o de los modos de conducción.

En lo que a habitabilidad, ningún cambio y al más que correcto espacio trasero, donde tres adultos de talla media podrán acomodarse sin problemas, se suma un maletero de 357 litros, capacidad un tanto justa pero que se compensa con unas formas regulares, un doble fondo útil para guardar los cables y dos compartimentos a los lados.

Motor: Sube el rendimiento

La ganancia de 16 CV, hasta los 136 CV, se deja notar al primer acelerón.

61 fotos

Ampliar

Más allá de los detalles estéticos, el conjunto mecánico es una de las partes que más focos centra. Y es que el motor eléctrico síncrono de imanes permanentes que impulsa al Ioniq EV recibe una ligera actualización que hace que su potencia aumente de los 120 a los 136 CV, mientras que su par se mantiene en los 295 Nm, disponibles desde la arrancada.

Este incremento de poderío se deja notar, sobre todo, cuando circulamos. La aceleración es más reactiva a nuestro pie derecho y a poco que pisemos con contundencia, notamos cómo el Ioniq EV sale casi catapultado. Pese a esto, curiosamente, sus prestaciones no se ven alteradas y mantiene tanto los 9,9 segundos para alcanzar los 100 km/h desde parado como los 165 km/h de velocidad punta.

Igualmente se mantienen los diferentes modos de conducción: Eco, Eco+, Normal y Sport, mediante los cuales cambia radicalmente la respuesta mecánica. Con los dos primeros, el funcionamiento es más sosegado, más tranquilo (sobre todo el Eco+ en el que se limita la velocidad máxima a 90 km/h), mientras que con el Norma y, sobre todo, con el Sport, obtendremos todo su potencial, siendo especialmente divertido en tramos secundarios.

Comportamiento: Hasta el infinito

Equilibrado. Así definiríamos la dinámica de conducción del Ioniq EV.

61 fotos

Ampliar

Pese a esa mejora mecánica, hay que tener claro que las aspiraciones de este Ioniq EV no son las de un eléctrico de altas prestaciones. Él se mueve mejor en entornos interurbanos y de carretera, donde el confort de marcha y la calidad de rodadura son sus principales armas. Aun así, conducirlo no resulta para nada tosco e, incluso, si somos capaces de saber dosificar bien la aceleración y eliminar de nuestras acciones el pedal del freno, podremos acabar por pasárnoslo muy bien.

Sí, porque este Ioniq EV mantiene el sistema de regeneración de la energía compuesto por cuatro niveles, en el que el 0 supone la omisión absoluta del sistema y el tres nos permite obtener una conducción ‘one pedal feeling’. En nuestro caso particular, durante la semana de pruebas hemos concluido que el nivel más apto para rodar es el dos, pues no llega a ser tan intenso como el siguiente y nos permite detenernos ahorrando un buen puñado de energía sin tener que hacer uso del freno (hecho que repercutirá positivamente en el mantenimiento).

Función, la de recuperación, que además incide directamente en un mayor recorrido, más aún si circulamos por el entorno urbano. No obstante, para evitar la ansiedad típica de los eléctricos relacionada con la autonomía, Hyundai ha decidido que esta actualización venga acompañada de un incremento en la capacidad de la batería. En total, 10,3 kWh más (un 36%) para un total de 38,3 kWh. En total, esto repercute en una autonomía final homologada (ya bajo el ciclo WLTP) de 311 kilómetros, es decir, 35 km más que antes.

En la práctica, con el 100% de la carga, el ordenador de a bordo marcaba casi 300 kilómetros… con el modo ECO activado y el climatizador desconectado. Variables que inciden mucho en su recorrido ya que cambiar el modo por el Normal implica perder tres kilómetros y con el Sport, siete. En el caso del climatizador, las cosas cambian. Conectarlo supone una reducción de 10 kilómetros, distancia que podremos subir o bajar en función de si aumentamos o reducimos tanto la temperatura como la intensidad del ventilador.

Equipamiento: El Style merece la pena

Aunque es el más caro, el acabado Style introduce elementos exclusivos como los asientos calefactados y ventilados.

61 fotos

Ampliar

La gama comercial del Hyundai Ioniq EV se divide en tres acabados: Klass, Tecno y Style. El salto entre el primero y el segundo es de 2.500 €, mientras que la diferencia entre el intermedio y el más alto es de 2.700 €. Puede que muchos de los que lo elijan vayan directamente al Tecno y no es para menos pues está muy bien dotado de serie: pantalla central de 10,25 pulgadas con navegador, cuadro de instrumentos de 7”, luces delanteras y traseras LED, volante y pomo de cuero, cargador inalámbrico, conectividad con Apple CarPlay y Android Auto, llamada de emergencia e-Call, acceso y arranque por llave, espejos exteriores con plegado eléctrico, climatizador automático, sensores de aparcamiento traseros…

Ahora bien, los 2.700 € que añade el Style (montado en nuestra unidad) son para pensárselo, pues suma cristales tintados, techo solar eléctrico, volante calefactado, asientos tapizados en cuero, con calefacción y ventilación o sensores de aparcamiento delanteros.

A ello se añade la mejora en ayudas a la conducción ya que al control de velocidad de crucero inteligente, el asistente de fatiga, el sistema activo de cambio de carril y la frenada de emergencia en ciudad con detección de peatones y ciclistas que incorpora el Tecno, en el Style se amplía con el detector de objetos en el ángulo muerto, reconocimiento de señales y el inédito asistente de seguimiento de carril.

Y es para pensárselo porque Hyundai propone un descuento hasta de 4.200 € (financiando un mínimo de 13.000 € y entregando un vehículo de la marca que sea con al menos seis meses de antigüedad) en el precio total, dejando los 41.250 € en unos más que jugosos 37.050 €. Todo ello, por cierto, sin olvidar una garantía de 5 años sin límite de kilometraje.

Consumo: Cumple lo que promete

A poco que lo intentemos, será sencillo conseguir el gasto homologado.

61 fotos

Ampliar

Durante la prueba, donde alternamos varios tipos de recorrido, el consumo fue de unos meritorios 14,9 kWh/100 km, cuando la media homologada está en 13,8 kWh/100 km. Con este dato, logrado alternando lo máximo posible los tres escenarios aunque prevaleciendo más la autovía, llegamos a conseguir cubrir cerca de 250 kilómetros entre cargas. Distancia que es casi de 300 kilómetros a poco que nos metamos en el entorno urbano, en donde el gasto baja hasta poco menos de 11 kWh/100 km. Si circulamos exclusivamente por autovía y haciendo caso omiso de los modos más eficientes, podremos ver fácilmente los 18 kWh/100 de consumo.

En lo que a recargas se refiere, este Ioniq EV puede conectarse a diferentes tomas y potencias. De serie está equipado con un cargador mejorado de 7,2 kW (antes era de 6,6 kW) que convierte la corriente AC de una toma de pared a corriente continua (DC) para cargar la batería en el vehículo. También ofrece la posibilidad de enchufarse a una estación de 50 kW, reduciendo el tiempo de carga a los 57 minutos. Por último, si lo conectamos a un enchufe doméstica, Hyundai nos dice que el tiempo es de 6 horas y 5 minutos.

Durante la prueba, esos tiempos varía. En nuestra toma doméstica, con una potencia ‘leída’ por el coche de 2,2 kW (en casa hay contratados 5,5 kW) y con un 17% de batería restante, el tiempo de carga que nos marcaba el coche para obtener el 100% era de 17,5 horas. Para llegar al 80% necesitó 13 horas.

Al conectarlo en Wallbox de pared perteneciente a un centro comercial, que transmitía 6,8 kW de potencia según lo marcado por el ordenador, para pasar de ese 80 al 100% se hubieran necesitado casi otras dos horas.

Rivales: Rivales del Hyundai IONIQ EV Style 2019

Vehículo

Hyundai Ioniq EV 100kW Style

Kia E-Niro Emotion

Nissan Leaf 40 kWh Tekna

Volkswagen e-Golf ePower

Precio Desde
41.350 €
Desde
40.600 €
Desde
39.619 €
Desde
32.982 €
Combustible Eléctrico Eléctrico Eléctrico Eléctrico
Cambio 1 marchas 1 marchas 1 marchas 1 marchas
Potencia (CV) 136 136 150 136
Aceleración 0-100 km/h (s) 10,2 9,8 7,9 9,6
Consumo Medio (l/100 km) - - - -
Emisiones CO2 (g/km) - - - -

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche