Prueba del Hyundai i30 1.4 Turbo GDi automático 201762

Prueba del Hyundai i30 1.4 Turbo GDi automático 2017

22 mayo, 2017 por

El Hyundai i30 de nueva generación es uno de los compactos más modernos que hay en el mercado, con un equipamiento a la última y con ideas muy claras sobre cómo hay que hacer un coche del segmento C. Aunque está entre lo mejor de la categoría, hay puntos en los que se puede mejorar.

Nuestra valoración: 7,3 Notable

Diseño 7

Bastante bueno

Motor 8

Notable

Comportamiento 8

Notable

Interior 7

Bastante bueno

Equipamiento 7

Bastante bueno

Consumos 7

Bastante bueno

Destacable

  • Calidad percibida
  • Relación precio/producto
  • Garantía

Mejorable

  • Mala iluminación
  • Grillos en el salpicadero
  • Ruido de rodadura

Hyundai está muy orgullosa del modelo objeto de esta prueba, y tiene motivos. Desde el lanzamiento de la primera generación del Hyundai i30, este compacto ha sido el encargado de mostrar los verdaderos saltos generacionales que se imponen en la marca coreana y esto queda patente en el nuevo Hyundai i30, que perfecciona la saga e introduce todo un arsenal de sistemas de asistencia a la conducción y dispositivos de última generación (sí, también wifi, por si tu vecino tiene un hijo repelente) que lo vuelven a posicionar como una de las alternativas más recomendables de su categoría.

En el caso de esta prueba, hemos optado por la mecánica de gasolina (ahora que los diésel están en horas bajas), con el cambio automático de 7 marchas y un equipamiento que nos permita examinar todo aquello de lo que la marca presume. Su precio no es económico, pero, si igualamos a sus principales rivales en dotación y con una mecánica en el entorno de los 140 CV y con cambio automático, la realidad es que casi ninguno baja de los 30.000 euros salvo que se recurra a las ofertas y promociones, que también están disponibles para este Hyundai.

Después de una semana de convivencia con este modelo, podemos asegurar que es uno de los mejores Hyundai y que el i30 ha alcanzado con él un grado de madurez importante. Sobre gustos no hay nada escrito y puede que su línea guste más o menos que la de sus rivales europeos, pero lo que está claro es que se puede medir con los mejores compactos del mercado sin el menor complejo, aunque para muchos eso de “coreano” siga sonando a segunda división (pero luego tienen una smart TV Samsung…).

Hyundai i30: todo útil

Generalmente, los productos coreanos buscan soluciones eficaces y sencillas.62
Generalmente, los productos coreanos buscan soluciones eficaces y sencillas.

Uno de los grandes aciertos de los productos coreanos es que van al grano. Se fijan en qué es lo que funciona y simplemente lo incorporan y, si es posible, lo mejoran. Tal vez no sean los primeros en incorporar novedosos sistemas en sus coches. Este Hyundai i30 no es el primero en montar una caja de cambios de doble embrague con 7 marchas, ni un completo repertorio de sistemas de asistencia a la conducción, pero los tiene y, además, funcionan francamente bien, que es lo que el cliente quiere.

En general uno no quiere que su coche sea el primero en llevar algo. Lo normal es que uno mantenga su automóvil durante 5 o 7 años y todos somos conscientes de que lo que hoy es novedad dejará de serlo en apenas un año. Lo que queremos es que todo funcione y funcione bien para estar contentos, y aquí los coreanos están dando muy duro a sus rivales europeos.

Si Kia ha dado el campanazo ofreciendo 7 años de garantía, Hyundai lo remacha con 5 años. Sí, son dos años menos que los de su hermanastra, pero lo importante es la coletilla que acompaña a ese período de tiempo: “Sin límite de kilómetros”. Nadie en el mercado ofrece una garantía semejante, todas se limitan (normalmente a 100.000 km, aunque hay alguna de hasta 150.000 km) y rara es la que ofrece más de 2 ampliables hasta 4, si se paga un suplemento en el momento de compra.

Aquí no hay truco y las dos marcas coreanas están siempre muy bien posicionadas en los rankings de fiabilidad que se publican año tras año. En el caso del nuevo Hyundai i30, la compañía está tan convencida de que es uno de sus mejores productos que ofrece a sus clientes lo que ella denomina “tranquilidad aumentada“. Se trata de un agresivo plan de garantía, asistencia en carretera y mantenimiento que hace que, durante 5 años, lo único de lo que tengas que preocuparte es de echarle gasolina y conducirlo.

 

El Hyundai i30 de tercera generación ha ganado en elegancia.62
El Hyundai i30 de tercera generación ha ganado en elegancia.

La tercera generación del i30 ha ganado en empaque y presencia respecto a las dos precedentes, que han aguantado muy bien el paso del tiempo y se mantienen todavía vigentes gracias a cierta continuidad y a que Hyundai ha huido de estridencias en su diseño.

En el nuevo i30 nos llama la atención su frontal, con una calandra avanzada y el faldón con las entradas de aire laterales en las que se integran las luces de marcha diurna y los intermitentes en posición vertical. Los faros muy rasgados y con tecnología led contribuyen a darle un aspecto moderno y tecnológico.

De lado, la vista se centra en las llantas de 17 pulgadas acabadas en dos tonos y  en las molduras cromadas que enmarcan los cristales, así como en los tiradores de las puertas. Ya que hablamos de ellas, su tacto al abrirlas y cerrarlas transmite sensación de robustez y también es de destacar que por fin cuentan con el marco estampado en una sola pieza con el resto de la puerta, algo que ya se hacía en el Saab 9000 en 1985 y que los europeos han estandarizado hace décadas, pero que los fabricantes asiáticos han tardado mucho en adoptar.

En la parte trasera, el protagonismo es para los grupos ópticos, con una buena iluminación que nos hace muy visibles por la noche.

En cuanto a la calidad de fabricación, no hay crítica posible. Todos los paneles ajustan con precisión, las ranuras entre las puertas, capó delantero, portón trasero, defensas… son finas y están bien alineadas. Otro punto destacable es la pintura. Es difícil igualar la tonalidad entre las piezas de chapa pintadas y las de material sintético, especialmente con los tonos como el rojo metalizado de la unidad de pruebas. Apenas se aprecian diferencias de tonalidad entre los paragolpes y los pasos de rueda o en la tapa del combustible.

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

0 Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba