Prueba

Prueba del Honda HR-V Sport de 182 CV 2019

51 fotos

Ampliar

26 de noviembre, 2019

Esta versión del Honda HR-V sorprende por sus excelentes prestaciones, unos consumos ajustados y un alegre dinamismo que hacen que sea una buena alternativa como "GTi". Su diseño llama la atención y la calidad de acabados y materiales es buena, aunque no todo es de color de rosa.

Honda presentó hace unas semanas la versión más deportiva del Honda HR-V con un acabado muy llamativo y un motor 1.5 turbo de 182 CV que da muchas alegrías y que nos dejó un excelente sabor de boca en su debut. Tras una semana de pruebas exhaustivas con el Honda HR-V Sport, nos ha dejado claro que está entre los mejores de la categoría por prestaciones, calidad y equipamiento, pero con algunas lagunas y detalles algo anticuados como la llave con espadín y un mando que parece el de la puerta de un garaje, una luz de cortesía en el maletero que se debe encender a mano o un sistema multimedia con unos gráficos y colores muy desfasados.

El HR-V es un buen producto, pero tiene que pelear en una categoría que no para de crecer en ventas, pero también en el número de rivales, que cada vez son más y mejores.

El Honda HR-V Sport frente a sus rivales

Entre los rivales del HR-V tal vez el primero que nos viene a la mente es el Toyota C-HR, con el que se parece hasta en el nombre y que ahora se ofrece en una versión de potencia equiparable. Frente a él, el Honda ofrece un mayor espacio interior y más versatilidad, además de un comportamiento dinámico más alegre. El Toyota, en cambio, saca pecho de su sistema híbrido que le otorga la etiqueta Eco, con las ventajas administrativas que ello conlleva.

El otro gran rival es el VW T-Roc que cuenta con una versión de potencia equivalente. Frente a él, el Honda también gana en espacio interior y en versatilidad, aunque pierde en prestaciones ligeramente.

Por último, el tercer gran rival podría ser el DS3 Crossback por exclusividad, pero a igualdad de precio el Honda está mejor equipado, es más potente y en cuanto a calidad percibida y espacio interior también arrasa al galo, que sólo supera el nipón en cuanto a caché e imagen. Un modelo de precio y prestaciones equivalente entonces sería el Kia Sportage con el motor de 177 CV 1.6 TGDi. Frente a él, el Honda gana en detalles prácticos, pero pierde en equipamiento.

Nuestra valoración: 7,3

Diseño 7

Motor 8

Comportamiento 8

Interior 7

Equipamiento 7

Consumos 7

Destacable

  • Prestaciones
  • Comportamiento
  • Detalles prácticos

Mejorable

  • Sistema multimedia
  • Pomo del cambio
  • Detalles anacrínicos (llave...)

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Le sientan bien los cambios

El color rojo en contraste con los pasos de rueda y molduras le sienta muy bien.

51 fotos

Ampliar

Los cambios llevados a cabo para el lanzamiento de esta versión Sport le sientan de maravilla al HR-V, sobre todo con los colores elegidos en esta unidad.

En el frontal no me gustan demasiado los agresivos picos del faldón delantero, que no creo que sean muy recomendables en caso de atropello y que también quedan muy expuestos a golpes porque sobresalen mucho (ver galería de fotos).

Sí me gusta cómo combina el negro brillante del kit aerodinámico del faldón delantero, taloneras laterales y difusor trasero, que combinan de maravilla con la forma de la calandra frontal también rematada en una especie de cromado negro.

También los tiradores de las puertas delanteras tienen ese toque negro en el cromado y combinan de maravilla con el color rojo de la carrocería.

Los faros, de grandes dimensiones y con tecnología full led proporcionan una buena iluminación, aunque tienen bastante luz dispersa con haces de luz verticales que provocan mucho autodeslumbramiento cuando toca conducir con niebla.

Las puertas son amplias y, además, abren casi 90º respecto a la carrocería, dejando un cómodo acceso a todas las plazas y también el portón trasero al maletero.

La calidad de la pintura se percibe muy buena, algo a lo que contribuyen las piezas plásticas lacadas en negro brillante en vez de mate. Lo que no me ha parecido muy bueno son los acabados en algunos detalles como el grosor de las líneas que dejan el portón trasero contra los laterales que, además de muy grandes, no son simétricos. En esta unidad el portón deja un hueco de 4 mm en el lado izquierdo y de 3 mm en el lado derecho, algunos rivales afinan más. Es raro que un coche japonés falle en este apartado como lo hace éste.

Interior: Buenos materiales

El interior está bien rematado y tiene buenos detalles prácticos.

51 fotos

Ampliar

El tapizado interior combinando el color burdeos con el negro le sienta muy bien y hace que un diseño algo austero resulte llamativo. Además, los asientos delanteros resultan muy cómodos y el salpicadero integra bien el sistema multimedia.

Los pasajeros delanteros viajan muy cómodos y con mucho espacio, no notarán demasiada fatiga en viajes largos.

El conductor se encuentra ante sí con una instrumentación muy llamativa pese a no ser digital como está de moda. Honda ha diseñado una instrumentación clásica de relojes analógicos pero que tienen un efecto tridimensional que le da un toque moderno. Una buena idea es que el anillo que enmarca el velocímetro cambia de color en función de cómo de eficiente sea nuestra conducción:

  • Verde: estamos siendo eficientes
  • Naranja: no somos muy eficientes
  • Rojo: no somos nada eficientes

Las plazas traseras tienen también buen espacio para las piernas y el HR-V puede presumir de estar entre los mejores de la categoría en este aspecto.

Además de ofrecer amplitud para los pasajeros, si necesitamos el espacio para llevar carga tiene soluciones muy interesantes como los «magic seats». Si abatimos los respaldos traseros para ampliar el maletero, la banqueta se desliza hacia delante y se baja hasta el ras del suelo (donde llevamos los pies normalmente, como puedes ver en la galería de imágenes). De este modo el HR-V deja un suelo completamente plano y muy bajo, aprovechando de manera excelente el espacio.

Otra forma de abatir los asientos es levantar las banquetas como las butacas de los cines. De este modo podemos llevar bultos muy altos desde el suelo hasta el techo tras los asientos delanteros. Estos detalles hacen que el coche sea muy versátil y práctico.

El maletero tiene unas formas muy regulares y una buena capacidad, pero la luz de cortesía de éste se tiene que encender con un interruptor manualmente, algo muy incómodo y anacrónico.

En cuanto a acabados y calidad de materiales no hay nada que objetar y el Honda HR-V deja una muy buena impresión.

Motor: Lo mejor del coche

El motor de este Honda destaca por su rendimiento.

51 fotos

Ampliar

El motor 1.5 turbo de gasolina del HR-V ya lo conocemos de otros modelos de la marca, sobre todo del Civic y la verdad es que es una mecánica que enamora. Su tacto es excelente, tiene un sonido agradable, sus prestaciones permiten mover al coche con mucha alegría y, además, el cambio tiene un buen tacto y escalonamiento de sus relaciones.

Gracias a la sobrealimentación, este motor tiene mucho empuje en todo el rango de revoluciones pese a tratarse de una mecánica de cilindrada más bien modesta. La respuesta del turbo es rápida y con muy poco retraso y, como el cambio tiene un buen tacto y sus desarrollos están bien coordinados con la forma de entregar potencia del motor, nos movemos con mucha alegría.

El start & stop es rápido a la hora de poner el motor en marcha de nuevo tras cada detención y el motor tiene un funcionamiento suave, sin vibraciones y, aunque suena, se ha hecho a propósito para darle cierto toque sport.

A la izquierda de la columna de dirección tenemos una tecla que nos activa el modo Eco. Con él, la respuesta del acelerador es menos sensible y de este modo ahorramos algo de combustible.

Tecnológicamente no hay mucho más que destacar en este modelo, cuya mecánica ya conocemos de otros modelos.

Un detalle que sí es llamativo es la forma de la línea de escape, que discurre por el lado derecho del coche y apartada del depósito de combustible. El motivo es que, para sacar más partido del espacio en la zona trasera, este Honda lleva el tanque bajo los asientos delanteros para permitir disponer de los asientos «magic seats» en las plazas traseras.

A la hora de conducirlo no nos afectará en nada esta disposición del depósito, pero la agradeceremos cada vez que tengamos que sacar partido del espacio trasero para transportar cosas. La verdad es que es muy práctico.

Comportamiento: Ágil, fácil y divertido

El comportamiento es muy alegre y fácil.

51 fotos

Ampliar

En este apartado también brilla mucho esta versión del HR-V. Gracias a las prestaciones de su mecánica podemos conducirlo con agilidad y nos regalará una sonrisa con un chasis bastante reactivo y que nos pone las cosas muy fáciles.

En ciudad es un coche agradable de conducir porque tiene un buen radio de giro y, como vamos sentados un poco elevados, tenemos una buena visibilidad hacia delante, no tanto hacia atrás. Las suspensiones son algo firmes, pero no resultan incómodas.

Cuando decidimos salir de viaje con el es un buen compañero en autopistas y autovías. No es muy rumoroso y los asientos, la ausencia de vibraciones y las suspensiones ayudan a que no nos fatiguemos demasiado y podamos recorrer largas distancias sin problemas.

A la hora de pasar por juntas de dilatación, badenes o en curvas rápidas, el HR-V Sport tiene un buen aplomo y transmite confianza en todo momento.

Donde más lo disfrutaremos es en carreteras secundarias. La dirección es rápida y obediente y, aunque está diseñado para ser fácil de conducir y algo subvirador, podemos jugar bastante con los pedales para modificar el reparto de pesos y que la parte trasera nos ayude en las curvas cerradas.

Los frenos tienen buen tacto y el motor empuja con alegría en todo momento. Además, el cambio tiene un buen tacto pese a que el pomo es demasiado fino y, sobre todo, metálico, lo que hace que esté helado cuando cogemos el coche por la mañana en invierno.

En el circuito de pruebas se corroboran estas buenas sensaciones iniciales. La maniobra de esquiva a 80 km/h la pasa con nota y, aunque el ESP actúa desde el primer instante, nunca tenemos la sensación de pérdida de control ni reacciones raras.

La frenada de emergencia desde 140 km/h también la supera holgadamente, con unas distancias correctas y buen aguante tras varios intentos.

Conduciéndolo al límite también se perciben reacciones nobles. No es un coche ultra eficaz, es bastante «morrón», pero demasiado y esa tendencia subviradora es más fácil de controlar para la mayoría de los conductores. Claramente se ha buscado hacer un coche fácil de conducir y de reacciones seguras y predecibles, apto para todos los públicos.

Equipamiento: No falta nada importante

El equipamiento de esta versión es muy completo.

51 fotos

Ampliar

Esta versión del HR-V se posiciona en la parte alta de la gama y cuenta con un equipamiento muy completo en el que no echaremos de menos nada, aunque algunos detalles están un poco desfasados, como el sistema multimedia que equipa MirrorLink pero no Android ni Apple Car Play. Además, aunque dispone de navegador integrado, sus colores y gráficos son muy del gusto oriental, con colores muy chillones y meter una dirección es un verdadero engorro, al no poder, por ejemplo, seleccionar un cruce entre calles, siempre nos pedirá la opción de poner el número del inmueble.

En materia de ADAS está bien servido y disponemos de un sistema de alerta de colisión (algo exagerado), alerta de tráfico cruzado trasero, de salida del carril, limitador de velocidad, asistente de luz de carretera (de funcionamiento mejorable, por cierto)…

En lo referente al confort y a la estética no hay grandes lagunas, tenemos unas atractivas llantas de aleación acabadas en negro satinado, asientos mixtos en piel y tela, el salpicadero y los paneles de puerta parcialmente cubiertos con esa misma piel, y, además, en un color granate que combina muy bien con el negro.

Teniendo en cuenta y su precio y su equipamiento está dentro de la media de la categoría, aunque, como decíamos antes, algunos dispositivos están un poco desactualizados, como la llave o el equipo multimedia.

Consumo: Excelente para sus prestaciones

Los consumos son buenos para sus prestaciones.

51 fotos

Ampliar

Pese a sus prestaciones, los consumos de este Honda son bastante ajustados, lo que nos va a permitir que, con los 50 litros de gasolina que caben en su depósito, logremos autonomías de casi 700 km sin demasiados problemas.

Honda homologa un consumo en ciudad de 7,6 l/100 km, una cifra que durante la prueba ha subido hasta los 8 l/100 km reales.

En carretera la cifra oficial es de 4,1 l/100 km, pero el consumo real durante la prueba del HR-V Sport ha sido de 5,1 l/100 km con una conducción normal y a los máximos legales.

Al subir la velocidad hasta los 120 km/h, el consumo del HR-V sport ha subido hasta los 6,3 l/100 km, una cifra que no está nada mal para un coche de este tamaño y, sobre todo, con este nivel de prestaciones.

Rivales: Rivales del Honda HR-V Sport de 182 CV 2019

Vehículo

Honda HR-V 1.5 i-VTEC Sport

Kia Sportage 1.6 T-GDi GT Line Essential 4x2 177

Toyota C-HR 180H Advanced Luxury

Volkswagen T-Roc 1.5 TSI Sport

Precio Desde
31.450 €
Desde
32.000 €
Desde
35.400 €
Desde
28.476 €
Combustible Gasolina Gasolina Híbrido Gasolina
Cambio 6 marchas 6 marchas 1 marchas 6 marchas
Potencia (CV) 182 177 184 150
Aceleración 0-100 km/h (s) 7,8 9,2 8,2 8,4
Consumo Medio (l/100 km) 5,9 7,5 4,0 5,3
Emisiones CO2 (g/km) 135 168 92 124

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche