Prueba

Prueba del Honda Civic Sedán 1.5 VTEC Turbo

11 fotos

Ampliar

05 de abril, 2018

Nos ponemos a los mandos del Honda Civic Sedán, un vehículo que destaca por su buen comportamiento dinámico, la cantidad de espacio disponible en el interior y las prestaciones que proporciona el motor de gasolina turboalimentado de 182 CV de potencia.

Hace poco más de un año la firma japonesa presentó la décima generación de su modelo compacto, el Honda Civic, un vehículo de líneas arriesgadas que estrenaba plataforma, diseño y gama mecánica. Tras la toma de contacto en su presentación a la prensa especializada, las sensaciones fueron muy buenas. Estética y dimensiones aparte, nos pareció que el nuevo Civic presentaba un comportamiento dinámico excelente y que sus nuevas mecánicas turboalimentadas de gasolina, con el diésel perdiendo fuelle en el mercado, resultaban, además de eficientes, muy agradables de conducir.

Pues bien, tras confirmar esas primeras impresiones en la prueba en profundidad del Honda Civic 1.0 VTEC Turbo, ahora nos hemos puesto a los mandos del Honda Civic Sedán 1.5 VTEC Turbo, una variante que mantiene todas las buenas virtudes de la carrocería de cinco puertas, pero añadiendo más espacio interior, más capacidad en el maletero y una estética que, aunque mantiene la agresividad del original, resulta más suave.

Para la prueba del Honda Civic Sedán hemos contado con el motor de gasolina más potente, el 1.5 Turbo VTEC de 182 CV, asociado a un cambio manual de seis velocidades de tacto exquisito. Se trata, por el momento, de la única opción mecánica disponible para esta carrocería hasta que llegue a los concesionarios la variante diésel 1.6 i-DTEC de 120 CV, algo que sucederá en verano.

La unidad de pruebas del Civic Sedán estaba asociada al acabado Executive, el más alto de la gama Honda, que cuenta con un generoso equipamiento de serie al que, salvo la pintura metalizada y la tapicería de piel, prácticamente no podrás añadir nada.

Precio del Honda Civic Sedán

La horquilla de precios del Honda Civic Sedán se mueve, aproximadamente, entre los 23.000 y los 28.000, lo que resulta una tarifa muy competitiva, si tenemos en cuenta lo que ofrece a cambio: un buen nivel de prestaciones, un comportamiento eficaz y seguro, un habitáculo espacioso y un equipamiento de serie abundante.

Si quieres conocer todos los detalles de la nueva berlina de la marca japonesa, sigue leyendo la prueba del Honda Civic Sedán 1.5 VTEC.

Nuestra valoración: 8,0

Diseño 8

Motor 9

Comportamiento 8

Interior 7

Equipamiento 8

Consumos 8

Destacable

  • Motor
  • Comportamiento
  • Espacio interior

Mejorable

  • Hueco portaobjetos de la consola
  • Mandos del volante
  • Botones táctiles del sistema multimedia

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Honda Civic Sedán: ¿sustituto del desaparecido Accord?

El Honda Civic Sedán mide 4,6 metros de longitud.

11 fotos

Ampliar

Desde hace ya un tiempo, estamos asistiendo a una tremenda escalada en las dimensiones de los coches, algo que se puede comprobar, para nuestra desgracia, en las plazas de aparcamiento de los garajes públicos que cuentan con más de un década a sus espaldas. Aun así, el crecimiento  que ha experimentado la última generación del Honda Civic ha sido extraordinario. En su versión de cinco puertas, se ha ido nada menos que a los 4,5 metros de longitud, lo que le convierte en el modelo más grande de la categoría.

Pues bien, el Honda Civic Sedán es todavía más largo, ya que su longitud se incrementa en 11 centímetros respecto al hatchback, alcanzando así los 4,6 metros. Aunque formalmente se encuadrada en el segmento C, estas dimensiones lo aproximan más al segmento D, donde encontramos vehículos como el Ford Mondeo (4,8 m), BMW Serie 3 (4,6 m) o Alfa Romeo Giulia (4,6 m). De esta manera, podríamos decir que el Honda Civic Sedán es el nuevo Accord, ya que por dimensiones y espacio interior puede suplir perfectamente a la desparecida berlina japonesa.

En cuanto a su diseño, el Honda Civic ha apostado, desde la octava generación, por un diseño muy arriesgado y transgresor que le ha servido para desmarcarse de la competencia. Sin embargo, las líneas del Honda Civic Sedán, aunque mantienen ese espíritu de diferenciación, resultan menos agresivas, lo que debería servir para acercarlo a un público más amplio que no termina de verse a los mandos de un coche tan “radical” como el Civic de 5 puertas. En este sentido, el frontal es prácticamente idéntico, pero la zaga cambia significativamente y, aunque original y atrevida, es menos impactante. De perfil, destaca sobre todo por la pronunciada caída del techo, con unos pilares C muy tendidos que le otorgan una silueta muy dinámica y deportiva.

El acceso al interior del vehículo es cómodo tanto por el espacio como por el grado de apertura de las puertas, algo en lo que ya sobresalía la generación anterior.

Interior: Más espacio para los pasajeros y el equipaje

El interior del Honda Civic ha perdido el aspecto futurista de los modelos precedentes.

11 fotos

Ampliar

Los 11 centímetros extras en longitud del Honda Civic Sedán han servido para que los pasajeros de las plazas traseras tengan más espacio para las piernas y la cabeza, pero sobre todo para aumentar la capacidad del maletero.

Frente a los 445 litros que cubica la versión de cinco puertas, el Honda Civic Sedán ofrece 535 litros, es decir, incrementa la capacidad en 80 litros. Aunque más grande, su acceso es peor, ya que la tapa del maletero siempre es menos práctica que un portón. Lo que no cambia son las formas irregulares con las que cuenta y la decisión de la marca de no ofrecer, ni si quiera en opción, una rueda de repuesto, que es sustituida por el kit antipinchazos.

La unidad de pruebas del Honda Civic Sedán contaba con uno de los pocos extras que ofrece la marca, la tapicería de piel. Con un sobrecoste de 550 euros, resulta muy recomendable, ya que aporta un toque de elegancia  y distinción al habitáculo y los asientos, que, por cierto, son muy cómodos y sujetan bien el cuerpo.

En cuanto al salpicadero y el panel de instrumentos, Honda ha optado por un diseño menos futurista que en los dos modelos precedentes. Estética a un lado, la distribución de los mandos y huecos es buena y solo el espacio que hay por debajo del cambio me resulta incómodo, ya que el acceso es difícil y además no podemos ver lo que hemos depositado. El panel de instrumentos, que está dividido en tres secciones, ofrece bastante información, aunque su lectura es menos clara que en otros.

El sistema multimedia, que incluye navegador y conectividad con el smartphone, se maneja de forma intuitiva a través de una pantalla táctil de siete pulgadas que ofrece una buena respuesta, aunque los gráficos resultan mejorables y no me gusta que se haya optado por pulsadores de tipo táctil para los botones que dan acceso a las distintas funciones.

Por su parte, los materiales empleados dan, sin ser lujosos, buena impresión y parecen estar encajados con precisión, lo que evita crujidos y grillos desesperantes para el propietario.

Amplio y bien acabado, el interior del Honda Civic Sedán podría mejorar en algunos detalles, pero en general está bien resuelto y no hay nada especialmente negativo.

Motor: Civic 1.5 VTEC: silencioso y rápido

El Honda Civic Sedán está disponible con cambio manual o automático.

11 fotos

Ampliar

Hasta la llegada de la variante diésel, el Honda Civic Sedán solo está disponible con la nueva mecánica turboalimentada de gasolina de cuatro cilindros y 1,5 litros de cubicaje que desarrolla 182 CV de potencia a 5500 rpm y entrega 240 Nm de par máximo entre 1900 rpm y 5000 rpm. Con este bloque, acelera de 0 a 100 km/h en 8,4 segundos y alcanza una velocidad máxima de 210 km/h.

La nueva generación de motores de gasolina con turbo inaugurada por el Civic supone un cambio radical para la marca, ya que con ella la firma ha dicho adiós a los motores atmosféricos. Puede que alguien eche de menos los motores de aspiración natural, pero la gran mayoría agradecerán el cambio por, entre otras cosas, el buen empuje que ofrecen en todo el régimen de revoluciones estas nuevas mecánicas, lo que permite no tener que acudir al cambio con tanta frecuencia.

El propulsor 1.5 VTEC de 182 CV destaca por su nivel de refinamiento, con una suavidad y silencio de marcha realmente notables. Además, goza de un alto nivel de prestaciones, con una respuesta inmediata al acelerador que se traduce en una fulgurante subida de revoluciones. Estamos, pues, ante un motor de doble cara: suave y con fuerza en un amplio rango de revoluciones, ideal para conducción urbana o un trayecto por carretera, y rabioso, por lo que sube y lo rápido que lo hace, para un tipo de conducción más agresiva.

La unidad de pruebas del Honda Civic Sedán estaba asociada al cambio manual, aunque la marca ofrece también un cambio automático de tipo CVT (variador continuo). Aunque prefiero las transmisiones automáticas, en el caso del Civic me decantaría por el cambio manual, ya que es rápido y cuenta con un guiado corto y preciso. Además, el cambio CVT, que pudimos probar durante la toma de contacto del 5 puertas, adolece del mismo problema que tienen este tipo de transmisiones; al demandar velocidad de forma repentina elevan y mantienen el giro del motor, lo que se traduce en una desconexión entre el nivel de ruido y las prestaciones.

Comportamiento: Entre los mejores

El comportamiento dinámico del Honda Civic está entre los mejores de la categoría.

11 fotos

Ampliar

El Honda Civic Sedán cuenta con una posición de conducción muy buena porque la palanca del cambio queda muy próxima a la mano y el asiento puede ir muy cerca del suelo, lo que nos permite llevar las piernas bastante estiradas.

En marcha, el Honda Civic resulta un coche especialmente gratificante para aquellos conductores que valoren las sensaciones de conducción, ya que, aunque está orientado al confort, es un vehículo que se siente preciso, transmitiendo una elevada sensación de seguridad y control a sus mandos.

La suspensión, que en esta décima generación se ha pasado a un sistema más sofisticado con el eje trasero multibrazo, está muy bien ajustada porque tiene el grado de equilibrio óptimo para ofrecer un elevado confort de marcha y una respuesta eficaz enlazando curvas. A diferencia de la variante de 5 puertas, el Honda Civic no puede disponer de un sistema de suspensión adaptativa, pero creo que, dado lo bien que responde la de serie, es totalmente prescindible. Por su parte, la dirección asistida eléctrica de desmultiplicación variable es rápida, aunque me gustaría que ofreciera más resistencia al giro.

En ciudad, resulta un coche muy agradable por la suavidad con la que rueda, lo fácil que le resulta maniobrar con él y el par disponible a bajo y medio régimen. En vías rápidas, la sensación de confort es idéntica y, además, rodamos con la seguridad de tener una buena reserva de potencia bajo el pie derecho.

Salvo por los distintos ajustes que ofrece la suspensión adaptativa, el comportamiento dinámico del Honda Civic Sedán es idéntico al de la variante de cinco puertas. Por esta razón, te recomiendo que leas la prueba en profundidad que realizó nuestro compañero Rubén Fidalgo, ya que tuvo ocasión de comprobar las buenas reacciones del Civic en circuito.

Prueba al detalle del nuevo Honda Civic 1.0 VTEC Turbo 2017

Equipamiento: Muy cerrado

El sistema multimedia responde bien y funciona con rapidez.

11 fotos

Ampliar

El Honda Civic Sedán estructura su oferta en base a tres acabados: Confort, Elegance y Executive. Ya desde el acabado más básico, cuenta con un buen equipamiento de serie. El problema es que cada uno de estos acabados está prácticamente cerrado, limitándose la lista de opciones a la tapicería, el color de la carrocería y el catálogo de accesorios de instalación posterior.

La unidad de pruebas del Honda Civic Sedan estaba asociada al nivel más alto, el Executive, por lo que el equipamiento era muy completo: sistema de apertura y arranque inteligente, asientos delanteros y traseros calefactables, cargador inalámbrico para el móvil, techo solar, navegador…

Además, la firma japonesa incluye de serie en toda la gama el paquete Honda Sensing. Se trata de un conjunto de sistemas de seguridad y asistencia a la conducción que hacen del Civic un coche muy competitivo en esta materia. Entre otras cosas, incorpora los siguientes elementos:

  • Sistema de prevención y mitigación de impactos (CMBS).
  • Avisador de colisión frontal (FCW).
  • Avisador de cambio involuntario de carril (LDW).
  • Sistema de ayuda de permanencia en la carretera (RDM).
  • Sistema de mantenimiento de carril (LKAS).
  • Control de crucero adaptativo inteligente (i-ACC).
  • Sistema de reconocimiento de señales de tráfico (TSR).
  • Avisador de ángulo muerto (BSI).
  • Sistema de alerta de tráfico cruzado (CTM).

Cámara de visión trasera.

Consumo: Buenas cifras

Las llantas de 17pulgadas son de serie.

11 fotos

Ampliar

Si tenemos en cuenta que se trata de un motor de gasolina de 182 CV de potencia, el consumo real del Honda Civic Sedán es francamente bueno. Además, no resulta tan sensible al tipo de conducción realizada, por lo que no habrá que ser un experto para conseguir unas cifras razonables y no disparar el consumo en, por ejemplo, vías urbanas.

En carretera y a una velocidad media de aproximadamente 120 km/h, el ordenador de abordo marcaba unos buenos 6 l/100 km, mientras que rodando exclusivamente por ciudad la cifra se eleva hasta los 7,5 l/100 km. Con un depósito con capacidad para 46 litros, la autonomía se sitúa en aproximadamente 700 kilómetros.

Rivales: Rivales del Honda Civic Sedán 1.5 VTEC Turbo

Vehículo

Honda Civic Sedán 1.5 VTEC Turbo Executive

Skoda Octavia 1.8 TSI L&K

Audi A3 Sedán 1.5 TFSI COD EVO S Line ed. 110kW

Mazda Mazda3 SportSedan 2.2 Zenith White + Safety 110kW

Precio Desde
32.450 €
Desde
32.770 €
Desde
33.418 €
Desde
31.705 €
Combustible Gasolina Gasolina Gasolina Diesel
Cambio 6 marchas 6 marchas 6 marchas 6 marchas
Potencia (CV) 182 180 150 150
Aceleración 0-100 km/h (s) - 7,3 8,2 8,1
Consumo Medio (l/100 km) 5,5 6,1 5,1 4,1
Emisiones CO2 (g/km) 125 139 117 104

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche