Prueba

Prueba del Honda Civic diésel i-Dtec 2018

49 fotos

Ampliar

20 de noviembre, 2018

Aunque los diésel están con la popularidad por los suelos, el Honda Civic diésel ha llegado para ganare adeptos y no le faltan atributos. Aquí tienes todas las cacacterísticas del nuevo Civic i-Dtec en esta prueba en profundidad.

Aunque no es el mejor momento para presentar una mecánica diésel, Honda ha presentado hace unas semanas el Honda Civic i-Dtec con el motor diésel de 120 CV y, tras la primera toma de contacto, llega el momento de examinarlo a fondo en esta prueba de larga distancia.

El balance después de 2.000 km de pruebas es positivo y el Civic vuelve a convencernos de que es un verdadero polivalente que puede ser un excelente coche único para una familia gracias a su espacioso interior, su agradable conducción, su seguridad y su relación precio/producto.

En cuanto al nuevo motor diésel, el Civic i-Dtec es una buena alternativa para aquellos que hagan un buen número de kilómetros anuales, con unos consumos muy ajustados y un nivel de prestaciones más que de sobra para las necesidades reales.

El Honda Civic diésel frente a sus rivales

La verdad es que no es muy fácil decidir contra quién enfrentar al Civic de esta prueba, si a sus rivales de otras marcas con mecánicas diésel o a sus hermanos de gama con mecánicas de gasolina. En este último caso, el i-Dtec logra unos consumos más ajustados y, sobre todo, menos sensibles al tipo de uso que hagamos del coche. Mientras que los Civic de gasolina tienen un gasto de combustible sólo ligeramente superior al diésel cuando circulamos tranquilos o sin carga, sus consumos se disparan en cuanto subimos el ritmo o tenemos que viajar con el coche lleno, algo que no sucede con este diésel, que se mantiene siempre por debajo de los 8 l/100 km.

Frente a sus contrincantes con mecánica de gasóleo, como los propuestos en la lista de rivales, el Civic i-Dtec ofrece un motor de respuesta más agradable, con una entrega de potencia muy lineal y que pasa bastante desapercibido en el interior tanto por sonoridad como por vibraciones.

Si a esto le unimos un interior muy amplio, un buen maletero y un chasis de los más eficaces del mercado sin poner en entredicho el confort, el Civic i-Dtec es una de las mejores alternativas de su segmento.

Nuestra valoración: 7,3

Diseño 7

Motor 7

Comportamiento 8

Interior 7

Equipamiento 7

Consumos 8

Destacable

  • Espacio interior
  • Comportamiento seguro y fácil
  • Relación precio/producto

Mejorable

  • Ruidos en el interior
  • Diseño peculiar
  • Iluminación en luces largas

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Nada lo diferencia

Exteriormente, el diésel es idéntico a los de gasolina.

49 fotos

Ampliar

No hay nada que diferencie exteriormente al Civic diésel de su hermano con el motor 1.0 de gasolina que ya probamos aquí, así que no hay mucho que añadir en este apartado. Apenas las llantas acabadas en negro son la única diferencia.

Su estética es algo controvertida y despierta comentarios extremos: o te encanta o lo encuentras horrible, según gustos. Lo importante es que es un coche que está bien fabricado, los acabados son correctos y, gracias a su tamaño, es un coche muy cómodo y práctico, con un acceso al habitáculo muy fácil por sus grandes puertas y un maletero muy utilizable gracias a su cubicaje y enorme portón.

Los faros delanteros son full led pero su iluminación no es demasiado buena. En cruce no está mal, pero las largas dejan una zona de sombra en el límite entre donde alcanzan las cortas y comienzan a iluminar las de carretera, lo cual resulta molesto a medida que pasan las horas en conducción nocturna.

 

Interior: De los más espaciosos de su especie

El puesto de conducción es cómodo pero la instrumentación poco legible.

49 fotos

Ampliar

Tampoco encontraremos diferencias en el interior del Civic diésel (te recomendamos de nuevo que leas la prueba de la versión de gasolina). Sólo el cuenta revoluciones con una zona roja más conservadora nos desvela que al pulsar el botón de puesta en marcha sonará un diésel.

El cuadro de mandos es, tal vez, la parte que menos me gusta del interior del Civic. Estéticamente no me convence, pero lo peor es que tampoco resulta fácil de leer, con unos indicadores de combustible y temperatura que apenas son visibles por el día.

Sin lugar a dudas, lo mejor es el espacio que ofrece a sus pasajeros, tanto delanteros como traseros. No hay muchos modelos del segmento C en el que puedan viajar atrás tres adultos con este confort, y eso que la anchura no sobra demasiado y se sigue yendo apretado, pero menos que en otros rivales.

El maletero tiene un buen tamaño y sólo nos estorbará un poco la pequeña joroba que tiene en el suelo, que no es completamente plano.

Los acabados son correctos, aunque en la unidad de pruebas había un molesto grillo en la zona del techo del conductor a partir de 60 km/h, probablemente por alguna presilla mal fijada de algún elemento del tapizado interior.

Motor: Suave pero ruidoso

El motor diésel tiene un buen rendimiento y es agradable.

49 fotos

Ampliar

Ésta es la verdadera novedad de este Honda Civic y obtiene una buena nota. Aunque se toma como partida el mismo motor de la generación anterior, se ha sometido a una completa actualización con el objetivo de reducir las emisiones y los consumos, actuando en 3 frentes:

  • Reduciendo las fricciones internas del motor
  • Mejorando la eficiencia de la inyección
  • Tratando los gases de escape de manera más eficaz para depurarlos

Para lograr la primera finalidad, Honda ha modificado el mecanizado de los cilindros y su tratamiento superficial para que los pistones pierdan menos energía al subir y bajar por el cilindro, también la lubricación se ha optimizado.

En cuanto a la alimentación, sigue corriendo a cargo de un sistema Bosch, pero se han modificado la gestión electrónica, los inyectores y el sistema de recirculación de gases de escape.

Estas dos medidas ya reducen de por sí los consumos y, por lo tanto, las emisiones, pero también se han incluido más cosas en el sistema de escape para depurar los gases, con un nuevo catalizador.

El resultado son unas emisiones de sólo 99 g/km de CO2, pero lo mejor es que se ha conseguido mantener un tacto muy agradable para el conductor.

Honda ha elegido unos desarrollos del cambio de marchas de 6 velocidades algo largos. De este modo se reduce el consumo y el ruido en los viajes. La verdad es que la decisión es acertada, ya que el motor tiene una excelente respuesta a bajo y medio régimen y puede bien con ellos.

El tacto del selector es también agradable y está bien ubicado para su manejo, con recorridos cortos e inserciones francas.

La única nota negativa en medio de todas estas alabanzas es que, en algunas situaciones, he notado que el motor perdía rendimiento momentáneamente, sobre todo cuando circulaba a punta de gas llaneando, como si de repente levantase ligeramente el acelerador. Estas reacciones las achaco a los procesos de limpieza y regeneración del filtro anti partículas, algo normal e inevitable, pero que no por ello deja de ser molesto.

Comportamiento: De los mejores compactos

El Civic hace gala de un comportamiento muy seguro y estable.

49 fotos

Ampliar

Creo que este es el apartado en el que más me ha gustado el Civic. Es muy fácil de conducir, es muy cómodo, es muy seguro y, además, es muy eficaz si nos animamos a rodar rápido con él.

En ciudad resulta agradable por el generoso par de la mecánica, que nos ahorra el tener que estar demasiado pendientes del cambio. Su dirección tiene un radio de giro correcto y hace que no se nos atraganten demasiado sus 4,5 metros de largo a la hora de maniobrar con él en los parkings.

Las suspensiones son suaves y filtran muy bien los badenes y pasos de cebra elevados. Tenemos una tecla junto al selector del cambio para poder elegir el modo sport que endurece algo la amortiguación, pero que no llega en ningún caso a hacerla incómoda.

En carreteras secundarias es un coche muy agradecido. La dirección tiene un tacto excelente y es suficientemente rápida e informativa, pero sin brusquedades ni hacernos notar cada imperfección del asfalto en los dedos.

Como el morro entra muy bien en las curvas, el Civic es más ágil de lo que su generosa distancia entre ejes nos hace presuponer en curvas lentas y enlazadas, donde, además, la trasera nos ayuda de manera muy progresiva si la provocamos desplazando el peso a las ruedas delanteras, ya sea cortando gas o acariciando el freno en los apoyos.

Los frenos cumplen muy bien su cometido y aguantan muy bien la fatiga sin que el calor haga mella en ellos demasiado pronto.

En los viajes por autopista transmite mucha confianza, con un paso por curvas rápidas muy bien asentado, sin malos gestos aunque pasemos por badenes o cambios de asfalto y manteniendo siempre la trayectoria marcada con el volante.

En el circuito de pruebas, el Civic demuestra su eficacia. Incluso con el control de estabilidad desconectado, este Honda ofrece unas reacciones muy progresivas, predecibles y seguras.

La maniobra de esquiva la pasa con muy buena nota y sin que apenas tenga que intervenir el control de estabilidad. También la frenada de emergencia la supera sin problemas.

En resumen, el Civic es un coche muy noble, seguro y cómodo para viajar, pero también eficaz y divertido, con un compromiso excelente entre cualidades aparentemente antagónicas.

Equipamiento: Dentro de la media

El equipamiento de esta versión es muy completo.

49 fotos

Ampliar

En el apartado de equipamiento tampoco hay novedades con esta nueva mecánica frente a sus hermanos de gama. Su dotación de serie es más que correcta, especialmente en el apartado de asistentes a la conducción, donde nos encontramos con elementos como el control de crucero adaptativo, alerta de colisión, alerta de tráfico transversal, sistema de mantenimiento en el carril… no está nada mal.

En materia multimedia tampoco va mal servido y su pantalla táctil es compatible con Apple Car Play y Android auto. Lo que ya no está tan bien es la navegación en sus menús, poco intuitivos y algo engorrosos de manejar.

Con un precio de algo más de 26.000 euros, el Civic con el acabado Executive y el motor diésel 1.6 i-Dtec está en la parte alta de las berlinas del segmento C, pero también ofrece un buen nivel de equipamiento, así que al final no sale mucho más caro que sus rivales si equiparamos su dotación.

Consumo: Poca autonomía

Los consumos del Civic son correctos.

49 fotos

Ampliar

Aunque los datos oficiales de 3,4 l/100 km en carretera y 3,5 l/100 km en ciudad son algo optimistas, los consumos del Honda Civic i-Dtec son bastante buenos y, sobre todo, poco sensibles a la carga con la que circulemos.

El consumo real en ciudad del Honda Civic diésel ha sido de 6 l/100 km, un valor que no está nada mal aunque sea casi el doble del oficial, demasiado optimista.

En carretera, manteniendo cruceros entre 70 y 100 km/h y con un tráfico normal en el que hacer algún adelantamiento, el consumo ha sido de 4,2 l/100 km, subiendo hasta los 4,8 l/100 km al circular a 120 km/he en autovía.

Pese a que sus consumos son realmente bajos, su autonomía es menor que en la mayoría de los rivales, capaces de albergar una media de 10 litros más en sus depósitos. Frente a ellos, el Civic se conforma con sólo 46 litros de volumen, de modo que su autonomía apenas supera los 700 km cuando en algunos de sus rivales se llega casi al millar.

Rivales del Honda Civic i-Dtec diésel 2018: Rivales

Vehículo

Honda Civic Sedán 1.6 i-DTEC Executive

Volkswagen Golf 1.6TDI Sport 85kW

Peugeot 308 1.5BlueHDi S&S GT Line 130

Hyundai i30 FB 1.4 TGDI Style Red DT 140

Precio Desde
30.950 €
Desde
29.803 €
Desde
28.850 €
Desde
30.230 €
Combustible Diesel Diesel Diesel Gasolina
Cambio 6 marchas 5 marchas 6 marchas 7 marchas
Potencia (CV) 120 115 130 140
Aceleración 0-100 km/h (s) - 10,2 10,8 9,5
Consumo Medio (l/100 km) 3,4 4,2 3,7 5,6
Emisiones CO2 (g/km) 91 111 97 129

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

  • jcl

    he leído en muchos sitios lo bueno y lo malo de este modelo….pero eres el primero que dice que se ve mal ” los relojes” del combustible,temperatura..etc; gracias por ese análisis, al menos no leo como en otros sitios ” la sota, el caballo y el rey” ..es decir las mismas criticas….un saludo y como siempre buenas fotos.

    • Rubén Fidalgo

      Gracias JCL, intento examinar bien cada coche que pruebo. Con 2.000 km de ensayos suele dar tiempo a darte cuenta de todos los detalles, aunque a veces se escapan algunos. Un abrazo

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche