Prueba

Prueba del Ford Mondeo híbrido: eco-nomía y confort en tu viaje

57 fotos

Ampliar

06 de febrero, 2018

Hemos examinado a fondo el único Ford híbrido que se vende en España. Este sedán es capaz de darnos más ventajas que inconvenientes. ¿Quieres saber por qué?

En España no estamos todavía demasiado acostumbrados a ver a Ford inmerso en la hibridación. Sin embargo, eso no significa que no lo hayan trabajado bien. El mejor argumento lo vamos a ver en esta prueba del Ford Mondeo híbrido, el único con esta tecnología que por el momento la marca americana comercializa en nuestro país.

Ford Mondeo Hybrid Sedán Titanium 187 CV

Este sedán cuenta, como veréis durante las próximas líneas, con un gran nivel en cuanto a calidad y confort. En conjunto, lo he percibido como algo por encima de la media que podemos ver en el sector generalista. Y eso que esta unidad pertenece al acabado Titanium, uno por debajo del tope Vignale.

Así va el nuevo Ford Fiesta Titanium diésel: todos los detalles en nuestra prueba

El comportamiento dinámico y los bajos consumos que se consiguen, incluso en autovías, juegan también como puntos a favor. Esto último, además, es algo que no resulta fácil de obtener en un gasolina de dos litros y casi 190 CV –más aún teniendo en cuenta que se trata de un híbrido y que, por tanto, cuenta con pesadas baterías-. Aunque son estos elementos los que te pueden descuadrar el puzzle de las maletas a la hora de viajar.

Nuestra valoración: 7,7

Diseño 8

Motor 7

Comportamiento 8

Interior 8

Equipamiento 7

Consumos 8

Destacable

  • Confort de marcha
  • Consumos bajos
  • Etiqueta ECO DGT

Mejorable

  • Maletero muy irregular
  • Iluminación
  • Sin versión PHEV

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Elegante y atemporal

El color Red Ruby tiene un sobrecoste de más de 1.000 euros.

57 fotos

Ampliar

El Mondeo actual, en su cuarta generación, es un modelo que se presentó en 2012 y que lleva en el mercado europeo desde 2014. Va camino de cumplir cuatro años y aun así podría estar perfectamente “en activo” otros cuatro. Sus formas no son tan distintas de las de, por ejemplo, un Opel Insignia que acaba de nacer.

Su estética es bastante elegante y además, desde que lo vemos a primera vista –al menos, en este nivel Titanium-, ya nos está anticipando que estamos ante una berlina con cierto toque distinguido. Sus molduras cromadas en la parrilla y en los bordes de los antiniebla, sus llantas multirradio de 16 pulgadas (que le vienen de cine al rodar) o la carrocería en ese bonito Rojo Rubí (con sobrecoste de 1.300 euros) nos dan esa sensación de refinamiento.

Los ajustes y acabados también están bien logrados y cuidados. Además, tiene unas puertas de generoso tamaño que permiten un acceso al interior sin ningún tipo de dificultad. En las zonas inferiores de las puertas delanteras y en la zaga, tres placas con la palabra Hybrid nos indican que estamos ante el Mondeo más ecológico.

La “pega” llega al tocar el tema de la iluminación, como podréis ver en la galería de fotos. Cuando ponemos la luz de cruce, los ledes dinámicos (full-led) traspasan la lente y reflejan un haz violeta que dispersa continuamente la atención en conducción nocturna. También se puede apreciar una sombra bastante acentuada debido a una calibración entre los ledes izquierdos y derechos. La cosa no mejora con la luz de carretera, en cuya función siguen presentes algunas sombras que pueden llegar a despistar. Además, las largas deberían iluminar un poco antes de donde acaban las cortas, y en este caso no llega a ser así.

Algo que tampoco nos llega a entusiasmar es que el portón del maletero no se diseñe como puerta –algo muy práctico en las berlinas del segmento D-, es decir, no es posible abrir la luneta entera, algo que mejoraría notablemente la carga. Por el contrario, el marco deja un hueco rectangular que puede ser demasiado pequeño para guardar según qué objetos. No es menos cierto que el maletero, por las baterías que se alojan entre las plazas traseras y el mismo, no es el punto más fuerte del Mondeo Hybrid como veremos en el apartado de interior…

Interior: Confort y cierta distinción

Los asientos ofrecen un buen nivel de comodidad.

57 fotos

Ampliar

El habitáculo de la versión híbrida no difiere del que encontramos en el Mondeo Titanium normal, salvo en los elementos opcionales y en el cuadro de instrumentos, que está compuesto por dos pantallas TFT donde se proyecta información del sistema multimedia y, por supuesto, del sistema híbrido. Entre ellas vemos un velocímetro de gran tamaño.

El espacio interior es muy bueno, la amplitud para los ocupantes es manifiesta, aunque delante una persona de cerca de 1,80 m pegará en el techo porque esta unidad equipa techo solar panorámico y quita unos 4 o 5 cm de lo que sería el techo normal. También en las plazas traseras, cuyos pasajeros pueden gozar como oopción de cinturones de seguridad con airbag.

La consola central se ha limpiado de botones innecesarios de anteriores generaciones y es ahora mucho más clara y sencilla. Cuenta con una pantalla táctil de ocho pulgadas que incorpora el buen sistema SYNC 3 y, a pesar de estar bajo las salidas de aireación, no está ubicada en una zona demasiado baja que te haga quitar la atención mucho tiempo de la carretera. El hueco que hay bajo la climatización tiene una boca no muy amplia y queda muy profundo, pero no resulta poco ergonómico, ya que se supone que es un apartado para dejar el teléfono durante la conducción y no debería tocarse mientras se está al volante. Además, en el apoyabrazos hay un cofre para guardar más objetos que también te permite cargar el móvil mediante cable con dos tomas USB.

El selector del cambio tiene un tacto agradable, así como el botón que hay que pulsar para engranar la marcha. Posicionando la mano sobre el pomo, a la altura del dedo pulgar, tenemos la función de ayuda a la salida en pendiente (Hill Start Assist). Al poner la palanca en la “D” para iniciar la marcha es fácil que en numerosas ocasiones se coloque en la “L”, que como veremos sirve para que la frenada regenerativa sea más fuerte. No obstante, será fácil acostumbrarse a no pasarse de la “D” porque en la instrumentación nos indica la letra que estamos seleccionando mediante iluminación.

El volante multifunción de tres radios tiene un aro finito, unas dimensiones generosas y un tacto muy bueno. Resulta fácil maniobrar con él.

En cuanto a los asientos, ofrecen un buen grado de comodidad y sujeción. Son perfectos incluso para viajes largos y harán que la fatiga tarde en aparecer. No obstante, en algunas ocasiones del asiento del conductor salían algunos grillos que quizá solo correspondan a esta unidad en concreto.

Los pedales también tienen un pisar suave, aunque del acelerador al freno se puede notar algo de puente hasta que uno se acostumbre.

El maletero es el gran inconveniente de este coche. La batería le quitan espacio y además deja unas formas bastante irregulares, por lo que es difícil aprovechar bien sus 388 litros.

Motor: La alternativa ecológica que piden las ciudades

Ambos motores reúnen una potencia conjunta de 187 CV.

57 fotos

Ampliar

Este Mondeo cuenta con un motor térmico de gasolina de cuatro cilindros y dos litros de cilindrada que desarrolla 140 CV. Además, se le une un sistema de hibridación con motor eléctrico y una batería de iones de litio y 1,4 kWh de capacidad. En total reúnen una potencia conjunta de 187 CV a 6.000 rpm.

Su funcionamiento, una vez que el motor de combustión está ya caliente, te permite circular en modo eléctrico (hasta los 100 km/h) con un puntito de gas y calculando la carga con el potenciómetro que se refleja en la pantalla de la instrumentación. Este modo es automático, es decir, no se puede activar con una tecla como en los enchufables. En eléctrico podrá funcionar como mínimo hasta que la batería llegue al último cuarto de capacidad. Será entonces o cuando se le exija más al coche cuando entrará en acción el de gasolina. Mediante las frenadas regenerativas que acumulemos, volveremos a llenar la batería. Si el vehículo percibe que necesita más fuerza, en caso de circular por pendientes pronunciadas, aunque tengamos un punto de acelerador también se arrancará el motor de gasolina. Obviamente, la autonomía que ofrece la batería es muy baja a diferencia de la que nos podemos encontrar en un PHEV en modo eléctrico -en nuestro caso no contamos mucho más de un kilómetro-.

La transmisión asociada es de variador continuo y cuenta con un selector en modo “L” para retener de manera más acusada el coche al quitar carga del acelerador y así transferir energía más rápido a la batería con las frenadas regenerativas. Además, cuenta con el asistente de salida en pendiente. No existe la posibilidad de mandar en el cambio manualmente por medio de levas, las transiciones se realizan solas. También, como es habitual en la mayoría de los híbridos, no podremos saber a las revoluciones que gira el motor de combustión y es algo que en ocasiones puede echarse en falta.

Comportamiento: Todo orientado al confort

El tarado de suspensión del Ford Mondeo Hybrid es blando y ofrece un nivel de confort bastante alto.

57 fotos

Ampliar

Si por algo destaca este coche, además de por los consumos que veremos luego, es por la comodidad que ofrece a sus ocupantes en cualquier tipo de viaje. Este aspecto lo percibimos incluso desde el exterior al ver los neumáticos que calza (medida 215/60 R16). Son unos compuestos con mucho balón pensados para que el confort de marcha sea algo primordial, alejándose de lo bien que quedan estilísticamente unas llantas grandes de 18 pulgadas, por ejemplo. Esto, junto con el tarado blando de suspensiones y los cómodos asientos, hace que podemos recorrer kilómetros sin apenas fatiga.

Pese a tener una suspensión bastante suave, tampoco notamos balanceos acusados en curva, a no ser que exijamos una conducción más deportiva por una carretera bastante virada, que a decir verdad no tendría ningún tipo de sentido en este coche. De todos modos, por muy quebrado que esté el asfalto, sentiremos que los neumáticos y los amortiguadores se tragan todo tipo de baches. No llegarán al interior bajo ningún concepto.

Por otro lado, monta un equipo de frenos con discos ventilados de 300 mm delante y discos de 302 mm detrás para parar sus 1.580 kg -en vacío- y cargar sus baterías con poderío. Aunque es verdad que se trata de unas dimensiones considerables para un coche así, el tacto del freno junto a la labor de la caja de variador continuo te obligarán a acostumbrarte a pisar más de lo normal el pedal para disminuir la velocidad o parar. Hay que hundir demasiado el pie para que la frenada sea contundente.

En relación al peso, hay que decir que es un asunto que le dota de mayor agilidad en carreteras secundarias, ya que, aunque se trata de un híbrido, en Ford han sabido contener lastre para que no se fuera cerca de las dos toneladas. Es más, si lo comparamos, por ejemplo, con un Audi A6 3.0 TDi automático daría en la báscula hasta 200 kg menos. Este peso contenido, junto a un chasis bastante firme, hace que no sea demasiado torpe en curvas -como gran parte de los sedanes híbridos-.

Por último, hay que decir que la dirección parece muy asistida, pero también precisa, algo que al conducir relajado en vías rápidas o incluso en ciudad se agradecerá. La caja de variador continuo hace un gran trabajo y, según la carga que se meta en el acelerador, revolucionará más o menos el motor de combustión, aunque no dejará que se circule durante mucho tiempo a un alto régimen a menos que sea en aceleraciones bruscas para, por ejemplo, hacer adelantamientos. Las maniobras no resultan incómodas, sobre todo, porque la cámara de visión trasera, los sensores y el gran ángulo de giro restan dificultades a pesar de sus casi 4,9 metros.

Como conclusión, diríamos que este Mondeo Hybrid cuenta con unas principales e importantes ventajas con respecto a un diésel: vamos a tener una autonomía bastante equiparable, incluso en viajes largos y, sin embargo, vamos a gozar de más silencio cuando nos movamos solo con el motor eléctrico; también podremos beneficiarnos de la etiqueta ECO de la DGT. Eso sí, por el contrario, perderemos algunos litros de maletero que podrían ser muy útiles para el equipaje.

Equipamiento: Mucha tecnología y comodidad

La iluminación de los faros full led dinámicos son un aspecto a mejorar.

57 fotos

Ampliar

La unidad de pruebas, según el catálogo de Ford, tendría un precio de 41.800 euros. El precio base del Mondeo Hybrid Titanium, sin ningún tipo de extra, es de 36.750 euros -promociones aparte-. No obstante, nuestra unidad tiene unos 5.000 euros en elementos opcionales y paquetes. Preguntaréis: ¿todos recomendables? No, la mayoría, no. Por ejemplo, el Rojo Rubí que lo envuelve es un color precioso, que lo dota de una belleza y elegancia especial, pero no sería demasiado aconsejable invertir 1.300 euros en una pintura de carrocería. Además, tiene ventanas traseras oscurecidas (120 euros), reposacabezas en cuatro posiciones (75 euros), cortinillas-parasol traseras (75 euros), navegador con pantalla de ocho pulgadas y SYNC 3 que para que incluya equipo de audio de la firma Sony tendrás que pagar 850 euros o control de crucero adaptativo (ACC), por otros 800 euros.

Algunos de ellos puedes planteártelos si dispones de presupuesto, pero si tienes que elegir entre algunas opciones, como siempre, te recomendaremos las orientadas hacia la seguridad. El Paquete Tech tiene un sobreprecio de 1.000 euros pero incluye detector de ángulos muertos, retrovisor exterior del conductor electrocrómico, asistente de frenada en ciudad, parabrisas calefactable, cinturones de seguridad traseros inflables y avisador y asistente de mantenimiento de carril. También pueden plantearte el sistema de aparcamiento asistido por 200 euros, la cámara de visión trasera por 350 euros o la alarma perimétrica por 280 euros.

Si comparamos el precio de este coche, incluyendo la mitad del equipamiento opcional que lleva esta unidad, con alguno de sus competidores, como el Hyundai Ioniq HEV o el Prius, vemos que el americano estaría económicamente un peldaño por encima de ambos. Con la versión de acceso del Lexus IS 300h no se lleva una gran relación en cuanto a precio, pero si vamos viendo versiones superiores del japonés, la cosa va cambiando mucho. Muchas de las berlinas híbridas han tomado la vía de la corriente con las versiones PHEV, por eso existen menos alternativas híbridas “a secas”. En este palo ya entrarían el Kia Optima PHEV -por un precio poco mayor- o los premium Audi A6 PHEV y BMW Serie 5 PHEV, estos dos últimos bastante más caros que el Mondeo.

Consumo: Cifras bajas incluso en autovía

La insignia de “Hybrid” ya nos desvela que no estamos ante un Mondeo cualquiera.

57 fotos

Ampliar

Lo normal en los vehículos híbridos, en general, es que obtengamos buenas cifras de consumo por supuesto en un entorno urbano. También en carreteras no demasiado reviradas ni en pendiente. Pero este Mondeo te ofrece bajos consumos incluso en otros tipos de vías, también en vías rápidas. El sobrepeso que implica el motor eléctrico y la batería suelen hacer que estos vehículos no sean tan eficientes como gran parte de la gente se cree en autovías o en viajes largos. Sin embargo, este coche sí ofrece buenos consumos sobre cualquier superficie.

Oficialmente, Ford homologa un consumo de 2,8 litros a los cien en ciudad, 5 l/100 km en uso extraurbano y un consumo medio de 4,2 l/100 km. A pesar de que las cifras reales varían de las que promete Ford, no lo hacen con tanto margen como estamos acostumbrados.

Durante nuestra prueba apuntamos un consumo urbano de alrededor de 5,5 l/100 km, en convencionales hizo en torno a los 6,5 l/100 km y en autovías, solo 5 l/100 km. Hay que apuntar, en relación al número en ciudad, que entramos al centro de Madrid con la batería algo menos de medio llena y que en un entorno urbano no es nada fácil recargarlo. De haber entrado con la batería a tope, el consumo habría sido considerablemente menor, ya que el motor de combustión apenas habría estado en funcionamiento.

Con todo ello, teniendo en cuenta que el Mondeo Hybrid tiene una capacidad en el depósito de gasolina de 53 litros, podríamos hacer sin dificultades unos 930 km sin parar a repostar.

Rivales: Rivales del Ford Mondeo Hybrid

Vehículo

Ford Mondeo Sedán 2.0 HEV Titanium

Lexus IS 300h Luxury

Hyundai Ioniq HEV 1.6 GDI Tecno

Kia Optima 2.0 GDi PHEV

Precio Desde
37.200 €
Desde
56.600 €
Desde
27.975 €
Desde
45.750 €
Combustible Híbrido Híbrido Híbrido Híbrido Enchufable
Cambio 6 marchas 6 marchas 6 marchas 6 marchas
Potencia (CV) 187 223 141 205
Aceleración 0-100 km/h (s) 9,2 8,3 11,1 9,4
Consumo Medio (l/100 km) 4,2 4,8 3,9 1,6
Emisiones CO2 (g/km) 101 109 92 37

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche