Prueba Ford Kuga 1.5 Ecoboost ST Line: con un punto sport50

Prueba Ford Kuga 1.5 Ecoboost ST Line: con un punto sport

1 Mayo, 2017 por

El Ford Kuga se ha puesto al día con una imagen que busca asemejarse a la de su hermano mayor, el Edge, a la vez que estrena una nueva mecánica y un acabado de aspecto deportivo. Aquí tienes el Ford Kuga 1.5 Ecoboost de 150 CV ST Line.

Nuestra valoración: 6,5 Bastante bueno

Diseño 7

Bastante bueno

Motor 6

Bueno

Comportamiento 8

Notable

Interior 7

Bastante bueno

Equipamiento 7

Bastante bueno

Consumos 4

Regular

Destacable

  • Relación precio/equipamiento
  • Comportamiento dinámico
  • Amplitud

Mejorable

  • Consumos elevados
  • Tacto del cambio
  • Veteranía

Para mantenerse al día en un mercado cada vez más competido, Ford ha actualizado hace unos meses su segunda generación del Ford Kuga. En ella, además de actualizar su imagen dándole un aspecto más parecido al Ford Edge y con la nueva coraza delantera que identifica a los SUV de la marca, se ha aprovechado para introducir nuevas mecánicas y acabados.

Precisamente estrenando mecánica y acabado se encuentra la versión elegida para esta prueba, con el motor 1.5 Ecoboost de 150 CV (hay una variante de 180 CV) y el acabado ST Line, que le da ciertos matices deportivos que realzan el atractivo del Kuga. Aunque el lavado de cara le sienta francamente bien y ha ganado en imagen, el Kuga sigue siendo uno de los SUV más veteranos de la categoría y poco puede hacer contra modelos completamente nuevos como el Mazda CX-5, Seat Ateca o Peugeot 3008, que pueden considerarse como sus tres principales rivales, además del eterno Nissan Qashqai, pero que también es “de los veteranos” (aunque se haya puesto al día con un lavado de cara en el Salón de Ginebra 2017).

Los puntos fuertes del Kuga son un interior espacioso, una buena relación precio/equipamiento y un comportamiento en carretera de los más seguros y gratificantes de la categoría. En su contra están su veteranía (pese a la actualización se nota cierto desfase con rivales más recientes) y unos consumos elevados en general y especialmente en esta unidad de pruebas con motor 1.5 Ecoboost de gasolina. Pese a su buena factura técnica y valores homologados, en uso real en autopista es difícil bajarlo de los 10 l/100 km a 120 km/h; en ciudad también se notan sus más de 1.600 kg de masa en orden de marcha.

Nuevos acabados

El acabado ST Line le sienta bien al Kuga.50
El acabado ST Line le sienta bien al Kuga.

El acabado ST Line y el Vignale llegan a la gama Kuga para satisfacer a aquellos a los que los seduzcan la deportividad y el lujo respectivamente. El ST Line se centra más en la imagen exterior del vehículo, con adornos en negro satinado, faldones, llantas… todo para buscar ese aspecto dinámico y más juvenil. El Vignale, en cambio, se aplica más al habitáculo (aunque en el exterior también tiene detalles exclusivos como la coraza delantera, la gama de colores o las llantas), con unos asientos de cuero de gran calidad y más cuidado en los detalles.

Para esta prueba hemos elegido el ST Line, porque nos parece el que mejor encaja con los gustos del mercado. Gran parte del éxito de los SUV es que cumplen muchas de las necesidades de un coche familiar e incluso una monovolumen, pero con una estética más seductora y que no vaya diciendo: “sí; me he casado, tengo familia y mi vida es mucho más aburrida que cuando era un postadolescente”.

Lo cierto es que estéticamente el ST Line es un acierto y es el Kuga de aspecto más moderno de todos, especialmente en la vista frontal. Vamos a analizarlo en detalle.

El Ford Kuga ha ganado en atractivo tras su puesta al día.50
El Ford Kuga ha ganado en atractivo tras su puesta al día.

El nuevo acabado ST Line es el que más ha logrado rejuvenecer al Kuga, cuya segunda generación nació ya demasiado conservadora en cuanto a diseño. En el lavado de cara presentado para 2017 se cambió el diseño del frontal (que ahora incorpora la calandra hexagonal de lamas horizontales que identifica a los SUV de Ford) y de los grupos ópticos traseros. En el acabado ST Line la coraza delantera y los marcos de las ventanillas abandonan el cromado y pasan a ser de color negro satinado para darle un aspecto más deportivo. Además, se añaden unas taloneras laterales y paragolpes con unas entradas de aire de mayores dimensiones para dotarlo de ese toque más juvenil y dinámico.

La unidad de pruebas cuenta con las llantas en color negro y aluminio pulido de 18 pulgadas que resultan muy atractivas, pero contribuyen decisivamente a que el consumo se dispare respecto a los valores oficiales. Con el color gris plata se notan más esos perfiles de color negro, a juego también con las barras del techo y la máscara de los faros delanteros y pilotos traseros. Este Kuga es atractivo y, sobre todo en la vista frontal, resultón.

Por lo demás, es el Ford Kuga que ya conocemos desde 2012, con formas rectas que permiten aprovechar bien el espacio disponible, unas puertas amplias que dejan un cómodo acceso al interior y buenos acabados. Pese a su veteranía, el Kuga posee muchos de los elementos de moda en la actualidad; de hecho, algunos han sido una novedad lanzada con él y que los demás han copiado, como la apertura manos libres del portón trasero.

Los nuevos faros delanteros proporcionan una buena iluminación,  aunque esta unidad de pruebas los llevaba mal regulados y demasiado altos, lo cual hacía que el tráfico que me cruzaba protestase aunque no llevase las largas. Por desgracia, es un fallo más frecuente de lo deseable, aunque sean coches nuevos y no es exclusivo de Ford sino de todas las marcas.

Los antiniebla delanteros son de buen tamaño y realmente iluminan los laterales de la carretera, algo que no se puede decir de otros rivales, con unos antiniebla que dan una luz ridícula y que parecen más un adorno que una utilidad.

 

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba