Prueba Ford Kuga 1.5 Ecoboost ST Line: con un punto sport

Prueba Ford Kuga 1.5 Ecoboost ST Line: con un punto sport

El Ford Kuga se ha puesto al día con una imagen que busca asemejarse a la de su hermano mayor, el Edge, a la vez que estrena una nueva mecánica y un acabado de aspecto deportivo. Aquí tienes el Ford Kuga 1.5 Ecoboost de 150 CV ST Line.

Nuestra valoración: 6,5 Bastante bueno

Diseño 7

Bastante bueno

Motor 6

Bueno

Comportamiento 8

Notable

Interior 7

Bastante bueno

Equipamiento 7

Bastante bueno

Consumos 4

Regular

Destacable

  • Relación precio/equipamiento
  • Comportamiento dinámico
  • Amplitud

Mejorable

  • Consumos elevados
  • Tacto del cambio
  • Veteranía

Para mantenerse al día en un mercado cada vez más competido, Ford ha actualizado hace unos meses su segunda generación del Ford Kuga. En ella, además de actualizar su imagen dándole un aspecto más parecido al Ford Edge y con la nueva coraza delantera que identifica a los SUV de la marca, se ha aprovechado para introducir nuevas mecánicas y acabados.

Precisamente estrenando mecánica y acabado se encuentra la versión elegida para esta prueba, con el motor 1.5 Ecoboost de 150 CV (hay una variante de 180 CV) y el acabado ST Line, que le da ciertos matices deportivos que realzan el atractivo del Kuga. Aunque el lavado de cara le sienta francamente bien y ha ganado en imagen, el Kuga sigue siendo uno de los SUV más veteranos de la categoría y poco puede hacer contra modelos completamente nuevos como el Mazda CX-5, Seat Ateca o Peugeot 3008, que pueden considerarse como sus tres principales rivales, además del eterno Nissan Qashqai, pero que también es “de los veteranos” (aunque se haya puesto al día con un lavado de cara en el Salón de Ginebra 2017).

Los puntos fuertes del Kuga son un interior espacioso, una buena relación precio/equipamiento y un comportamiento en carretera de los más seguros y gratificantes de la categoría. En su contra están su veteranía (pese a la actualización se nota cierto desfase con rivales más recientes) y unos consumos elevados en general y especialmente en esta unidad de pruebas con motor 1.5 Ecoboost de gasolina. Pese a su buena factura técnica y valores homologados, en uso real en autopista es difícil bajarlo de los 10 l/100 km a 120 km/h; en ciudad también se notan sus más de 1.600 kg de masa en orden de marcha.

Nuevos acabados

El acabado ST Line le sienta bien al Kuga.
El acabado ST Line le sienta bien al Kuga.
Ampliar

El acabado ST Line y el Vignale llegan a la gama Kuga para satisfacer a aquellos a los que los seduzcan la deportividad y el lujo respectivamente. El ST Line se centra más en la imagen exterior del vehículo, con adornos en negro satinado, faldones, llantas… todo para buscar ese aspecto dinámico y más juvenil. El Vignale, en cambio, se aplica más al habitáculo (aunque en el exterior también tiene detalles exclusivos como la coraza delantera, la gama de colores o las llantas), con unos asientos de cuero de gran calidad y más cuidado en los detalles.

Para esta prueba hemos elegido el ST Line, porque nos parece el que mejor encaja con los gustos del mercado. Gran parte del éxito de los SUV es que cumplen muchas de las necesidades de un coche familiar e incluso una monovolumen, pero con una estética más seductora y que no vaya diciendo: “sí; me he casado, tengo familia y mi vida es mucho más aburrida que cuando era un postadolescente”.

Lo cierto es que estéticamente el ST Line es un acierto y es el Kuga de aspecto más moderno de todos, especialmente en la vista frontal. Vamos a analizarlo en detalle.

Diseño Con aires de Ford Edge

El Ford Kuga ha ganado en atractivo tras su puesta al día.
El Ford Kuga ha ganado en atractivo tras su puesta al día.
Ampliar

El nuevo acabado ST Line es el que más ha logrado rejuvenecer al Kuga, cuya segunda generación nació ya demasiado conservadora en cuanto a diseño. En el lavado de cara presentado para 2017 se cambió el diseño del frontal (que ahora incorpora la calandra hexagonal de lamas horizontales que identifica a los SUV de Ford) y de los grupos ópticos traseros. En el acabado ST Line la coraza delantera y los marcos de las ventanillas abandonan el cromado y pasan a ser de color negro satinado para darle un aspecto más deportivo. Además, se añaden unas taloneras laterales y paragolpes con unas entradas de aire de mayores dimensiones para dotarlo de ese toque más juvenil y dinámico.

La unidad de pruebas cuenta con las llantas en color negro y aluminio pulido de 18 pulgadas que resultan muy atractivas, pero contribuyen decisivamente a que el consumo se dispare respecto a los valores oficiales. Con el color gris plata se notan más esos perfiles de color negro, a juego también con las barras del techo y la máscara de los faros delanteros y pilotos traseros. Este Kuga es atractivo y, sobre todo en la vista frontal, resultón.

Por lo demás, es el Ford Kuga que ya conocemos desde 2012, con formas rectas que permiten aprovechar bien el espacio disponible, unas puertas amplias que dejan un cómodo acceso al interior y buenos acabados. Pese a su veteranía, el Kuga posee muchos de los elementos de moda en la actualidad; de hecho, algunos han sido una novedad lanzada con él y que los demás han copiado, como la apertura manos libres del portón trasero.

Los nuevos faros delanteros proporcionan una buena iluminación,  aunque esta unidad de pruebas los llevaba mal regulados y demasiado altos, lo cual hacía que el tráfico que me cruzaba protestase aunque no llevase las largas. Por desgracia, es un fallo más frecuente de lo deseable, aunque sean coches nuevos y no es exclusivo de Ford sino de todas las marcas.

Los antiniebla delanteros son de buen tamaño y realmente iluminan los laterales de la carretera, algo que no se puede decir de otros rivales, con unos antiniebla que dan una luz ridícula y que parecen más un adorno que una utilidad.

 

Interior Amplio como un monovolumen

Los cambios en el interior son menos llamativos que por fuera.
Los cambios en el interior son menos llamativos que por fuera.
Ampliar

Los cambios en el interior son mucho menores y casi se ciñen a la nueva pantalla del sistema multimedia, que ahora integra las nuevas funciones presentes en el Sync3, que es toda una revolución respecto al 2.

Al abrir las puertas, nos encontramos con el diseño característico de los Ford de hace unos años. En la actualidad sólo el Focus y el Kuga mantienen ese salpicadero con una prominente consola central y unas formas que hacen que resulte demasiado pesado visualmente y que “achique” el espacio interior, con una base del parabrisas muy alejada del volante, como en los monovolúmenes.

También el cuadro de instrumentos es el mismo de siempre, con mucha información pero unos diales algo pequeños y abigarrados. En este nivel de acabado se puede variar la tonalidad de la iluminación ambiental, pero, como la de la instrumentación y el fondo de las teclas no cambia y sigue siendo azul, no combina bien cuando elegimos otros colores para los perfiles de los paneles de puerta, zona de los pies, etcétera.

Los asientos combinan Alcantara con símil piel y son realmente cómodos. Sujetan bien el cuerpo y su mullido es adecuado para realizar buenas kilometradas sin fatiga, aunque tendremos que parar con frecuencia a repostar.

La ergonomía es buena y los mandos principales quedan a mano, aunque la costumbre de poner el mando del volumen en un plano casi horizontal cerca de la pantalla táctil no es muy buena idea, porque hace que los comandos de la parte baja de la pantalla sean incómodos de tocar.

El interior del Kuga es amplio tanto para los pasajeros delanteros como en las plazas traseras, donde tres adultos pueden ir con cierto confort, aunque, lógicamente, irán más cómodos dos. El maletero tiene unas formas muy regulares que permiten aprovechar bien el espacio disponible y la cortinilla que lo cubre es de buena calidad y fácil de manipular.

Aunque hay suficientes huecos donde dejar las cosas en las puertas y en la consola central, se echan de menos algunos espacios más, así como tomas de alimentación para los pasajeros de las plazas traseras, que, cada vez más, llevan “su propia música” en sus móviles.

La unidad de pruebas cuenta con el techo panorámico abatible. Cuando el sol o el frío molestan, podemos cubrirlo con una cortinilla retráctil de accionamiento eléctrico. Su calidad es buena, pero, si abrimos una ventanilla con ella desplegada, la corriente de aire en el habitáculo hará que sufra bastante con las turbulencias y se mueva y golpee con el cristal.

Si necesitamos abatir los respaldos traseros para ganar espacio de carga, lo podremos hacer con facilidad y dejan un suelo casi completamente plano. Bajo la tablilla tenemos espacio para una rueda de emergencia, pero en la unidad de pruebas está ocupado por el subwoofer del equipo de audio, de modo que nos tenemos que conformar con un kit de reparación de pinchazos, así que mejor no aventurarnos demasiado fuera del asfalto.

Motor Ford turbo de 4 cilindros

El motor 1.5 Ecoboost de 150 CV ofrece unas prestaciones correctas, pero sus consumos son elevados.
El motor 1.5 Ecoboost de 150 CV ofrece unas prestaciones correctas, pero sus consumos son elevados.
Ampliar

La familia Ecoboost de gasolina de Ford cuenta con una avanzada tecnología y su rendimiento teórico es muy bueno. En el caso del Kuga de pruebas, nos encontramos con un motor de 4 cilindros en línea colocado transversalmente, de 1,5 litros de cilindrada y sobrealimentado por un turbo de baja inercia. Con esta configuración rinde 150 CV (hay otra versión de 180 CV que, probablemente, ofrezca mejores consumos al disponer de una curva de par más favorable) y está asociado a una caja de cambios manual de 6 marchas con tracción al eje delantero.

Este motor es bueno y sus prestaciones, excelentes, pero se encuentra con dos enemigos importantes en el Kuga: el peso y unos desarrollos de cambio largos. Como es una mecánica de poca cilindrada, su par natural es escaso y necesita del turbo para tener pecho suficiente como para poner en marcha los casi 1.700 kg de peso en orden de marcha de este Ford. Esto hace que sea fácil calarlo, si somos de los que sufrimos haciendo patinar el embrague cuando salimos desde parado, y que tengamos que estar bastante pendientes del cambio para no dejarlo caer por debajo de las 2.000 rpm.

Entre el ralentí y esas vueltas apenas hay respuesta a nuestras órdenes con el acelerador, así que ojo al entrar en las rotondas en segunda con el motor muy bajo de vueltas, porque, como tengamos que reaccionar ante el típico animal que entra en ellas como si fuese Le Mans, no tendremos capacidad de reacción y seremos “su chicane móvil”.

La caja de cambios tiene el típico tacto de Ford, algo gomoso, aunque sus recorridos son correctos y el embrague es suave.

Una vez en carretera, sus prestaciones son honestas, pero tampoco podemos esperar unas aceleraciones fulgurantes a la hora de realizar adelantamientos y la sexta será demasiado larga para coronar puertos como el Manzanal o Piedrafita manteniendo los 120 km/h. Esto es precisamente lo que hará que los consumos se disparen bastante. Es muy probable que la versión de 180 CV, con algo más de par motor, obtenga unos resultados mejores, al ir más desahogado en las rampas o con el coche cargado.

Comportamiento Entre los más ágiles

El Kuga es más ágil de lo que pueda parecer, pero el peso se nota.
El Kuga es más ágil de lo que pueda parecer, pero el peso se nota.
Ampliar

Desde el lanzamiento de la primera generación del Ford Focus, la compañía americana ha acertado de pleno con la puesta a punto dinámica de todos sus modelos, y el Kuga no es una excepción. Obviamente no es tan ágil como un Focus (pesa más y, para colmo, está más alto), pero sorprende la agilidad que tiene y sus reacciones son más seguras y gratificantes de lo que nos imaginamos.

La dirección es suficientemente rápida y contamos con un sistema que reduce el balanceo actuando sobre los frenos en lugar de sobre las barras estabilizadoras. Resulta eficaz y no se siente demasiado “artificial” desde el puesto de conducción.

En ciudad gozamos de una buena visibilidad del tráfico gracias a la posición elevada de conducción. El Kuga no es pequeño, pero tampoco resulta un mastodonte y podremos maniobrar con cierta soltura. El mayor incordio vendrá por la citada facilidad para calarlo debido al poco par natural de la mecánica. Aunque el sistema de inyección eleva ligeramente el ralentí al soltar el embrague, a veces no es suficiente.

En autopista se agradecen los largos desarrollos del cambio que permiten ir rodando a 120 km/h con el motor bajo de vueltas, lo que baja el consumo y reduce el sonido en el habitáculo. Sin embargo, la rodadura y el aire sí se oyen algo más de lo deseable, lo que le resta confort, aunque se mantiene dentro de la media con 78 dB medidos en el puesto del conductor.

En curvas rápidas es estable y da confianza. Las suspensiones trabajan bien, filtran las irregularidades y mantienen el coche en contacto con el asfalto en los badenes. Tampoco las juntas de dilatación en pleno apoyo descolocan demasiado al Kuga, que hace gala de un comportamiento muy noble, seguro y fácil de conducir en todo momento.

Si nos movemos por carreteras secundarias, el mayor problema lo tenemos con el peso y los largos desarrollos del cambio. Esta combinación hace que sus 150 CV parezcan menos y que los adelantamientos debamos asumirlos con prudencia y margen. En zonas viradas, el Kuga sigue manteniendo un buen nivel y es más ágil de lo esperado, incluso nos dejará jugar algo con las transferencias de masas y podremos redondear lo giros más cerrados echando peso al eje delantero (levantando el pie del acelerador o frenando suavemente). Obviamente no es la finalidad de este coche el “ir de tramo”, pero podremos ir a un ritmo alegre sin demasiados problemas… Eso sí, subiendo, porque bajando los frenos dirán “basta” rápidamente.

En el circuito de pruebas se corroboran las sensaciones iniciales y el Kuga se revela como uno de los mejores SUV de su segmento en el apartado dinámico, con unas reacciones seguras, resultando fácil de conducir, incluso divertido (dentro de lo razonable).

La maniobra de esquiva a 80 km/h la soluciona sin problemas y sin reacciones extrañas, aunque el ESP tiene que trabajar incluso con el asfalto seco. Es lógico, si tenemos en cuenta su peso y la altura de su centro de gravedad. En cuanto a la frenada de emergencia desde 100 km/h, también es aceptable en cuanto a distancias, pero, tras el tercer intento, se nota una clara pérdida de efectividad por el calor que acumulan los frenos; de nuevo, el peso es el que es.

En definitiva, pese a ser uno de los más veteranos en el mercado, el Kuga sorprende con un comportamiento en carretera realmente bueno. Gracias a ello, resulta un coche gratificante para conducir, cómodo para viajar y fácil de llevar para cualquiera.

Equipamiento No echarás nada en falta

El equipamiento del acabado ST Line es completo.
El equipamiento del acabado ST Line es completo.
Ampliar

El acabado ST Line se posiciona en la parte alta de la gama Kuga, así que su dotación de serie es muy completa. La unidad de pruebas cuenta con algunos extras como el control de crucero adaptativo, el techo panorámico, la pintura metalizada, el pack Winter (lavafaros, parabrisas térmico y volante calefactado), el portón manos libres… que hacen que el precio de la factura teórica suba hasta por encima de los 35.000 euros. Digo “teórica” porque Ford siempre es muy agresiva en sus campañas y ofertas, y el precio real en la actualidad (con una promoción de 5.500 euros de descuento) se queda en 29.690 euros, un precio realmente competitivo.

El sistema Sync3 es una de las mejoras introducidas en la gama Kuga 2017 y la verdad es que el salto adelante respecto al Sync2 es enorme, especialmente en el apartado del manejo mediante comandos de voz, algo que reducirá nuestras distracciones durante su manipulación.

Introducir una dirección en el navegador o acceder a un contacto de la agenda del teléfono es muy fácil gracias a unos comandos de voz bastante naturales y que no exigen demasiado aprendizaje, ni por nuestra parte ni por la del sistema.

El control de crucero adaptativo no me ha convencido en este Ford debido a las numerosas “falsas alarmas” que da. Es muy frecuente ir adelantando un camión por el carril izquierdo en una curva a izquierdas y que el coche pegue un frenazo en plena maniobra, al interpretar que el vehículo está en nuestra trayectoria. Esto, además de incómodo, puede ser peligroso, sobre todo en un país como el nuestro, donde lo de la distancia de seguridad no se suele respetar.

Si alguien nos sigue de cerca (algo demasiado frecuente), lo que menos se espera es que demos un frenazo en pleno adelantamiento. Lo mejor es que, cuando estemos en estas situaciones, seamos nosotros los que llevemos el pie en el acelerador, así evitamos sustos y “menear” a los pasajeros.

En cuanto al resto de sistemas y accesorios disponibles en el ST Line, la verdad es que ya con lo que trae de serie no necesitaremos “tirar de opcionales” para tener un coche bien armado. En este sentido, este nivel de acabado es de los “más rentables” por lo que ofrecen a cambio de lo que cuestan.

Seguridad

Equipamiento de Serie

  • ABS
  • ESP
  • Luces diurnas LED
  • Anclajes Isofix
  • Airbags frontales
  • Airbags de cortina
  • Paquete Parking
  • Faros antiniebla delanteros
  • Sistema de aparcamiento asistido
  • Paquete City
  • Airbag de rodilla en el lado del conductor
  • Airbags laterales delanteros
  • Sensores de aparcamiento delanteros y traseros
  • Faros delanteros LED diurnos
  • Detector Baja Presión Neumáticos (DDS)

Equipamiento Opcional

  • 100 €Paquete Familiar
  • 200 €Cámara de visión trasera
  • 750 €Paquete ST-Line Faros Bi-Xenon Adaptativos + cristales de privacidad + spoiler trasero deportivo
  • 940 €Paquete Tech
  • 300 €Alarma Thatcham perimétrica y volumétrica + Doble cierre

Confort

Equipamiento de Serie

  • Elevalunas eléctricos traseros
  • Sensor de lluvia
  • Climatizador automático bizona + Freno de mano eléctrico
  • Alfombrillas traseras
  • Ajuste manual en 6 posiciones asiento conductor
  • Asientos delanteros deportivos
  • Consola central con reposabrazos
  • Freno de mano eléctrico
  • Ajuste lumbar asiento del conductor y del pasajero
  • Alfombrillas deportivas
  • Elevalunas eléctricos delanteros
  • Paquete Visibilidad
  • Tapicería tela
  • Control de crucero + Limitador de velocidad
  • Volante de cuero ajustable en altura y profundidad
  • Dirección asistida eléctrica (EPAS)
  • Retrovisor interior autocrómico
  • Llantas de aleación de 18'
  • Ajuste manual en 4 posiciones asiento pasajero
  • Asientos traseros reclinables con reposacabezas ajustables
  • Retrovisores exteriores termoeléctricos color carrocería
  • Retrovisores plegables eléctricamente
  • Suspensión Deportiva
  • Tapicería de Cuero Parcial con Alcántara
  • Kit Exterior Deportivo
  • Raíles de techo en negro

Equipamiento Opcional

  • 350 €Apertura sin llave Ford Key Free
  • 900 €Llantas de aleación 19´´ Black Machined Alloy
  • 650 €Gancho de remolque retráctil
  • 700 €Llantas de aleación de 19´´
  • 260 €Pintura Sólida
  • 550 €Pintura Metalizada
  • 900 €Llantas de aleación 19´´ Absolute Black
  • 100 €Rueda de Repuesto Mini
  • 1000 €Techo Panorámico Open Air
  • 600 €Portón manos libres
  • 750 €Control de Crucero Adaptativo (ACC)
  • 450 €Paquete Winter
  • 250 €Ajuste eléctrico en asiento conductor (cuero parcial con alcántara)
  • 250 €Sistema de retención de Carga
  • 850 €Pintura Especial

Multimedia y Audio

Equipamiento de Serie

  • Ordenador de abordo
  • Sistema Sonido CD SYNC con AppLink MP3 con pantalla táctil de 8 pulgadas
  • Sistema de Navegación

Equipamiento Opcional

  • 20 €Paquete Fumador
  • 550 €Navegador con pantalla táctil 8' SONY + 9 Altavoces + SYNC 3 + Cámara de visión trasera + USB
  • 850 €Sistema Sonido Premium SONY + pantalla táctil 8'+10 altavoces alto rendimiento + Navegador+SYNC 3 + Cámara visión trasera

Otros

Equipamiento de Serie

  • Botón de arranque Ford Power
  • Ford Vectoring Control (TVC)
  • Asistente de arranque en pendientes (HLA)
  • Kit antipinchazos
  • Badge ST-Line
  • Sensor de luces
  • Ford My Key 2

Equipamiento Opcional

  • 100 €Ford Ambient+

    Consumo La aerodinámica pasa factura

    Los consumos de esta versión son demasiado elevados.
    Los consumos de esta versión son demasiado elevados.
    Ampliar

    Aunque las cifras oficiales son muy prometedoras, en el uso diario este Kuga Ecoboost deja claro que no es un coche recomendable para los que vayan a realizar muchos kilómetros al año o a viajar muy cargados. En concreto, Ford homologa un consumo en carretera de sólo 5,3 l/100 km, cuando en realidad es francamente complicado bajarlo de los 6,5 l/100 km salvo que tengamos todo a favor.

    Si, en lugar de rodar a cruceros de entre 70 y 100 km/h, subimos hasta 120 km/h en autovía, la aerodinámica cobra su factura y el consumo se dispara hasta los 9,5 l/100 km sólo con el conductor a bordo, una cifra excesiva para sus prestaciones y estatus.

    En ciudad, el consumo homologado es de 7,8 l/100 km, pero es muy difícil bajarlo de los 10,5 l/100 km.

    Lo cierto es que el Ford Kuga no puede obtener una buena nota en este apartado, con unas cifras demasiado elevadas en todas las circunstancias.

    Con estos niveles de consumo y un depósito de 60 litros, es difícil alcanzar los 600 km de autonomía.

    Ficha Ford Kuga 1.5 Ecoboost ST Line

    Carrocería

    • Largo 4.524 mm
      Ancho 1.838 mm

      Alto
      1.689 mm

    • Batalla (mm)
    • Capacidad del maletero min/max (l) /
    • Peso (kg)2.100
    • CarroceríaTodo Terreno
    • Número de puertas5
    • Número de plazas5

    Motor

    • CombustibleGasolina
    • Cilindrada (cm3)1.498
    • Número de cilindros4
    • SobrealimentaciónTurbo

    Transmisión

    • TracciónTracción delantera
    • Tipo de transmisiónManual
    • Número de marchas6

    Prestaciones

    • Potencia (kW)110
    • Potencia (CV)150
    • Par (Nm)240
    • Velocidad máxima (km/h)195
    • Aceleración 0-100 km/h (s)9,7

    Consumos y emisiones

    • Urbano (l/100 km)7,8
    • Carretera (l/100 km)5,3
    • Medio (l/100 km)6,2
    • CO2 (g/km)143
    • Depósito de combustible (l)60

    Rivales Rivales del Ford Kuga 1.5 Ecoboost ST Line

    Kuga 1.5 EcoB. Auto S&S ST-Line 4x2 150

    Desde
    30.250 €

    Gasolina

    Manual
    6 marchas

    150

    9,7

    6,2

    143

    CX-5 2.0 Style+ 2WD 165

    Desde
    27.875 €

    Gasolina

    Manual
    6 marchas

    165

    9,2

    6,0

    139

    Ateca 1.4 EcoTSI S&S Xcellence

    Desde
    29.140 €

    Gasolina

    Manual
    6 marchas

    150

    8,5

    5,3

    123

    3008 1.6 THP GT-Line EAT6 165

    Desde
    33.699 €

    Gasolina

    Automático
    6 marchas

    165

    8,9

    5,7

    129

    Comparte este artículo

    Suscríbete a nuestra newsletter

    Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

    Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

    Te puede interesar...

    Comenta este artículo

    Ir arriba