Prueba del Ford Ka+ 2016

Prueba del Ford Ka+ 2016

16 febrero, 2017

El Ford Ka+ es uno de esos coches que te sorprende porque ofrece mucho más de lo que esperas de él. Con un precio muy competitivo, este modelo sigue los pasos del Ford T y hace accesible a una mayoría un automóvil que cubre la mayoría de las necesidades reales de casi cualquiera. No te pierdas este análisis en profundidad.

Nuestra valoración: 6,8 Bastante bueno

Diseño 7

Bastante bueno

Motor 6

Bueno

Comportamiento 7

Bastante bueno

Interior 8

Notable

Equipamiento 7

Bastante bueno

Consumos 6

Bueno

Destacable

  • Relación precio/producto
  • Facilidad de uso
  • Cinturón central trasero

Mejorable

  • Apertura del maletero
  • Falta de par del motor
  • Sin luz en plazas traseras

¿Para qué quieres más? Ésta es la pregunta clave cuando uno se plantea comprar un coche como el Ford Ka+. Reconozco que me ha sorprendido muy gratamente y creo que se merece compararlo con el mítico Ford T; de hecho, creo que es el modelo de la marca en el que más claramente se pueden apreciar los tres pilares básicos aplicados por el primer Henry Ford, que decía que sus coches debían ser sencillos, económicos y fiables.

Este modelo de Ford busca competir con el enemigo al que todas las marcas generalistas temen en el mercado europeo actual: Dacia. Aunque la unidad de pruebas se desvía algo en precio (supera los 10.000 euros al incorporar extras como la pintura metalizada, las llantas de aleación, el climatizador automático o los sensores de aparcamiento), con un precio de partida de 8.500 euros son 1.000 más de lo que cuesta un Dacia Sandero básico, pero la diferencia entre ambos coches es abismal.

La calidad de fabricación del Ka+ es mucho mayor que la del Dacia (no me he encontrado soldaduras de mal aspecto en los largueros laterales o puertas), los parachoques vienen pintados de serie en el color de la carrocería, los asientos y materiales interiores juegan en otra liga y el equipamiento básico es más completo que en el caso del rumano.

Donde sí tiene una clara ventaja el Sandero es en la variedad mecánica, pues el Ka+ sólo está disponible con dos motorizaciones de gasolina, mientras que el Dacia dispone de versiones diésel e incluso de cambio robotizado.

Ford Ka+: un coche honesto

Los sensores de aparcamiento son ópticos además de sonoros.
Los sensores de aparcamiento son ópticos además de sonoros.
Ampliar

A lo largo de la prueba, me ha quedado claro que el Ford Ka+ es lo que suelo considerar un coche honesto. No te llevarás malas sorpresas con él; al contrario, por un precio muy asequible, te encuentras con un coche bien construido, con un diseño que tiene cierta gracia, un interior en el que los plásticos no tienen mal aspecto, los asientos son cómodos, las puertas no parecen de lata al cerrar y no hay demasiados detalles de tacañería, aunque, como las meigas, “haberlas haylas”, como la ausencia de luz de cortesía en las plazas traseras.

La única iluminación interior del Ka+ proviene de un plafón sobre el retrovisor interior. Da muy buena luz a los pasajeros delanteros, pero deja a los traseros en la más absoluta oscuridad. Encontrar cualquier cosa que hayamos dejado en la banqueta al aparcar por la noche nos obligará a usar la luz del móvil… si no es justo el móvil lo que estamos buscando precisamente.

Tampoco comprendo por qué no hay un pulsador para abrir el portón trasero desde fuera. Sólo lo podremos abrir pulsando dos veces el mando a distancia o con un botón junto al mando de las luces, en el salpicadero. No es práctico.

En cambio, te encuentras otros detalles de modelos de categorías superiores, como la tapa del depósito de gasolina sin tapón (que en los modelos de Dacia y algunos franceses básicos es con llave, realmente engorroso) o el cinturón de la plaza central trasera integrado en el respaldo, en lugar del “pasacuellos” que viene desde el techo trasero, mucho más incómodo para los pasajeros.

Diseño Prueba del Ford Ka+ 2016: como un Fiesta

El Ford Ka+ no es tiene un diseño tan rompedor como el Ka, pero es atractivo.
El Ford Ka+ no es tiene un diseño tan rompedor como el Ka, pero es atractivo.
Ampliar

Es de agradecer que los diseñadores se esmeren en hacer cosas agradables, aunque haya que mantener un coste ajustado. Entiendo que unas formas complejas suben el precio de producción, pero no creo que algo económico tenga necesariamente que ser feo o anodino.

En el caso del Ka+, hay algunas alegrías para la vista, como la parrilla delantera, los parachoques pintados en el color de la carrocería (aunque en el color rojo rubí metalizado se aprecian diferencias de tonalidad entre éstas y las piezas metálicas de la carrocería) o los huecos donde van montados los antinieblas delanteros, que le dan un aspecto atractivo al frontal.

Los tiradores de las puertas también nos dan una alegría, con un tacto más robusto al abrirlas que el que sentimos al intentar entrar en un Dacia.

En la vista lateral llaman la atención, además del color rojo, las llantas de aleación de 5 radios dobles con neumáticos 195/55-15, demasiado grandes para un coche con esta potencia y tamaño.

La parte trasera está bien resuelta y los grupos ópticos tienen unas formas que recuerdan bastante a las de los pilotos del Ford Fiesta de hace 3 generaciones.

Los ajustes de las distintas piezas que componen su carrocería son buenos, hay soldaduras de buen aspecto, no hay juntas fuera de sitio… la verdad es que no encuentras fallos imperdonables, pero tampoco de los que le perdonarías a un coche de este precio.

Las puertas son amplias y abren casi 90 grados, lo que deja un cómodo acceso al interior, algo favorecido también por su diseño “algo rechoncho”, con un techo alto en proporción a su longitud y anchura.

Interior Honesto y práctico

El interior del Ford Ka+ es acogedor y práctico, con materiales correctos.
El interior del Ford Ka+ es acogedor y práctico, con materiales correctos.
Ampliar

Si por fuera es un coche que da una buena impresión, ésta se reafirma al abrir la puerta. Desde el tacto que tiene al abrirla y cerrarla hasta el aspecto del salpicadero y los asientos, nada nos decepciona en el Ford Ka+… al menos por el día. Por la noche es otra cosa, cuando queramos sacar algo de las plazas traseras y no veamos nada.

El salpicadero tiene unas formas modernas y un material plástico de buen aspecto que hace que uno tenga la sensación de estar en un coche de más nivel. En ningún momento se percibe como un low cost y hay coches en el mercado más caros que dan peor impresión.

Las plazas delanteras tienen buen espacio y los asientos son cómodos, aunque la banqueta se queda algo corta y llega a fatigar un poco. La plaza del conductor incluye un reposabrazos que es muy incómodo, porque queda demasiado bajo, y que no entiendo. El conductor no debe llevar reposabrazos, sino el pasajero; los brazos del conductor deben concentrarse en manejar el volante, punto.

Se agradecen detalles prácticos como las guanteras de las puertas con formas moldeadas para sujetar botellas y latas de bebida o la repisa en la que cabe un smartphone (y no se cae gracias a su goma con un resalte en el borde para sujetarlo) en la consola central, bajo los mandos de la climatización.

La instrumentación es completa y muy fácil de leer y se agradece contar con un termómetro de temperatura de refrigerante y un ordenador de viaje.

Las plazas traseras son correctas, no sobra el espacio en anchura, pero al menos el pasajero central cuenta con un cinturón de seguridad que no te pasa por el cuello, como sucede en otros rivales en los que éste parte desde una esquina del techo.

La insonorización es buena y no se oye demasiado ni la mecánica ni el ruido de rodadura, lo que, unido a una postura de conducción agradable, hace que uno pueda plantearse un viaje largo sin demasiados temores a la fatiga.

El maletero tiene unas dimensiones correctas y formas aprovechables, pero su apertura es un engorro, porque, para ahorrar costes, no tiene un pulsador que accionar en el propio portón, sólo en el mando a distancia y en el salpicadero.

Bajo la tablilla hay una rueda de repuesto de emergencia y, si necesitas más espacio, puedes abatir los respaldos traseros, pero no dejan un suelo plano.

Motor Falta par

El motor tiene un funcionamiento suave, pero le falta par.
El motor tiene un funcionamiento suave, pero le falta par.
Ampliar

El Ford Ka+ sólo está disponible con mecánicas de gasolina. En este caso se trata de la versión de 85 CV, que se quedan algo justos para mover los 1.200 kg que pesa este modelo, más que por la potencia, por el escaso par de este motor, que, para mantener un precio reducido, prescinde de complejidades como el turbo, motivo por el que no se usa la mecánica Ecoboost 1.0 de Ford. En su lugar, tenemos el 1,2 litros atmosférico de 4 cilindros.

La caja de cambios de 5 marchas tiene un escalonamiento demasiado abierto, con la cuarta y la quinta muy largas, lo que hará que en algunos puertos tengamos que bajar incluso a tercera para mantenernos en los máximos legales.

La falta de par y los desarrollos largos hacen que resulte algo incómodo de conducir, porque hay que estar muy pendiente del cambio para “mantener vivo” al Ka+. Tampoco ayuda en estos menesteres un selector de tacto muy típico de Ford, con recorridos largos y algo pastosos.

La dirección tiene un radio de giro muy bueno y que nos facilitará mucho la vida diaria en ciudad, sobre todo en las maniobras de aparcamiento.

Hay motores mejores en el mercado, pero Ford aquí ha recurrido a un grupo muy probado, robusto, fiable y de mantenimiento muy económico, y en eso cumple sobradamente.

Comportamiento Un coche práctico

El Ford Ka+ es un coche con un enfoque práctico y con la facilidad de uso como principal virtud.
El Ford Ka+ es un coche con un enfoque práctico y con la facilidad de uso como principal virtud.
Ampliar

Como es lógico, el Ford Ka+ no pretende ser un coche dinámico. Está pensado para resultar cómodo en ciudad, con unas suspensiones suaves que hacen que no se resientan los dientes cada vez que pasamos por un guardia tumbado. Sin embargo, aunque no es su intención, tampoco se desenvuelve mal en los viajes por carretera ni en zonas viradas. Aunque la generosa inclinación de la carrocería en las fotos de la galería hagan pensar que estamos ante un coche torpe, para nada.

En ciudad es una gozada su radio de giro y su buena visibilidad. Las suspensiones suaves hacen que resulte confortable y no nos encontramos ante el típico utilitario en el que el eje trasero da un golpe seco al pasar por un bache.

En zonas viradas, rápidamente nos quedamos con una rueda trasera en el aire debido al corto recorrido de los brazos tirados traseros frente a los larguísimos recorridos de las torretas McPherson delanteras. Sin embargo, no se nota inestabilidad en el interior y el Ka+ da bastante confianza.

Si queremos afrontar un viaje por autovía, tampoco se amilana. A los máximos legales tiene suficiente aplomo y no se le atraganta demasiado el viento lateral, algo que me ha sorprendido, porque tiene mucha superficie lateral en proporción al ancho de vías.

La iluminación tampoco está mal pese a montar faros de parábola simple con lámparas de doble filamento, aunque con niebla hay mucha luz dispersa que provoca autodeslumbramiento.

En el circuito de pruebas sale bien parado de la prueba de esquiva a 80 km/h, aunque el ESP tiene que entrar en acción incluso con el asfalto seco para mantener las cosas bajo control.

La frenada de emergencia desde 100 km/h se realiza en distancias correctas, pero, a partir del tercer intento, empiezan a desfallecer por calor. Aunque estemos en invierno, la temperatura exterior estaba cerca de los 20ºC, pero sobre todo el problema está en que es un coche relativamente pesado para su tamaño, con 1,2 toneladas de masa.

El control de estabilidad funciona de manera correcta, aunque los tambores traseros no se lo ponen fácil debido a la facilidad con la que tienden a trabarse al apalancarse las zapatas contra el tambor, un fallo típico de este tipo de sistemas.

Equipamiento Con todo lo importante

El equipamiento del Ford Ka+ es muy correcto.
El equipamiento del Ford Ka+ es muy correcto.
Ampliar

El precio de la unidad de pruebas sube hasta los 11.605 euros al incorporar opciones como las llantas de aleación (con neumáticos 195/55-15), la pintura rojo rubí, los sensores de aparcamiento, el control de crucero o el climatizador automático, pero por apenas 9.000 euros ya te llevas un coche con 4 elevalunas eléctricos, manos libres, sistema de asistencia de arranque en pendiente, ordenador de viaje y aire acondicionado.

La verdad es que, ya desde el modelo básico, contamos con todo lo que realmente necesitamos. Tal vez me parezca una opción muy recomendable el climatizador, que contribuye a mejorar el confort y la seguridad en los viajes.

El sistema SYNC es muy fácil de manejar y rápidamente tendremos el teléfono vinculado y podremos movernos entre sus diferentes menús. La pantalla sobre el centro del salpicadero es muy legible y además sirve de alerta visual del asistente de aparcamiento, con unos gráficos que uno no se espera en un coche de este precio.

 

Seguridad

Equipamiento de Serie

  • Sensor de presión de neumáticos (DDS)
  • EBW - Luces de Frenada de Emergencia
  • Airbags plazas delanteras
  • Airbag del copiloto desactivable
  • Asistencia de emergencia
  • Luces antinieblas delanteras
  • Airbags de cortina delantero y trasero
  • ABS+ESP+HLA
  • Reposacabezas traseros
  • Luces antinieblas traseras

Equipamiento Opcional

  • 300 €Sensor de Parking Trasero
  • 100 €Alarma perimétrica

Confort

Equipamiento de Serie

  • Kit antipinchazos
  • Retrovisores exteriores color carrocería
  • Cristales oscurecidos
  • My Key Gen 2 con llave de repuesto
  • Volante ajustable en 2 posiciones de inclinación
  • Limpiaparabrisas trasero
  • Dirección asistida electrónicamente (EPAS)
  • Asientos traseros plegables 60:40
  • Asiento conductor ajustable en 4 direcciones
  • Pintura Blanco Oxford
  • Tapicería tela Negra Charcoal
  • Cierre centralizado
  • Llantas de acero de 15'
  • Aire Acondicionado
  • Toma 12V
  • Elevalunas eléctricos delanteros 'un toque' lado
  • Asiento copiloto ajustable en 2 posiciones
  • Apertura remota de la puerta de repostaje

Equipamiento Opcional

  • 650 €Pintura Metalizada plus
  • 200 €Pintura sólida (Blanco Oxford)
  • 120 €Cristales Privacidad
  • 100 €Rueda de repuesto
  • 300 €Climatizador automático
  • 480 €Paquete City Retrovisores exteriores plegables y ajustables electricamente, Elevalunas eléctricos traseros, Sensor de Parking Trasero
  • 425 €Pintura Blanco Oxford
  • 425 €Pintura Negro Absolute
  • 425 €Pintura Metalizada
  • 250 €Llantas aleación 15´´
  • 225 €Control de crucero
  • 250 €Asientos delanteros calefactados
  • 25 €Alfombrillas traseras
  • 425 €Pintura Negro Tuxedo

Multimedia y Audio

Equipamiento de Serie

  • 4 Altavoces
  • Tacómetro con indicador de cambio de marcha
  • Ordenador de a bordo
  • Radio CD/MP3 SYNC1 AUX, USB, BT, Pant
  • Cluster analógico

Consumo Sólo gasolina

Una buena idea, sin complicados e incómodos tapones para el combustible.
Una buena idea, sin complicados e incómodos tapones para el combustible.
Ampliar

Con unos consumos homologados de 6,5 l/100 km en ciudad y 3,9 l/100 km en carretera, podemos decir que son unos valores muy optimistas frente a las cifras reales medidas en esta prueba.

En ciudad se nota la ausencia de start & stop (se busca la sencillez y la fiabilidad, recordemos) y los consumos reales se mueven en el entorno de los 8 l/100 km.

En carretera, a cruceros entre 70 y 90 km/h, el consumo medio se estabiliza en los 5 l/100 km si practicamos una conducción natural. Si seguimos al pie de la letra las indicaciones del asistente de cambio de marcha y somos extremadamente suaves con el acelerador, podemos ver medias de 4,5 l/100 km, pero no es lo natural y, en cuanto tengamos que hacer un adelantamiento, arruinaremos esa media.

En autopista, a los máximos legales se nota que la aerodinámica es un lastre importante y que no sobra la potencia, que exige llevar el motor bastante solicitado. En estas condiciones, el consumo medio sube hasta los 7,6 l/100 km.

Con estas cifras y un depósito de combustible de 40 litros es fácil lograr una autonomía de más de 500 km.

Rivales

Ford Ka+ 1.19 Ti-VCT Ultimate

Desde
11.200 €

Gasolina


5 marchas

85

13,6

4,9

114

Dacia Sandero 0.9 TCE Stepway 90

Desde
10.730 €

Gasolina


5 marchas

90

11,1

5,2

125

Ford Fiesta 1.25 Black & White 82

Desde
16.075 €

Gasolina


5 marchas

82

13,3

5,2

120

Fiat Punto 1.2 S&S Pop 51kW E6

Desde
12.950 €

Gasolina


5 marchas

69

14,4

5,1

119

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba