Prueba

Prueba del Ford Focus ST Line 1.5 Ecoboost 182 CV 2018

69 fotos

Ampliar

08 de enero, 2019

Es una lástima la moda SUV que está inundando el mercado porque por su culpa muchos clientes se están perdiendo verdaderos cochazos como este Ford Focus. Cómodo, versátil, con unos consumos bastante ajustados y una conducción que enamora. Después de 2.000 km de pruebas y una semana de convivencia, nos ha dejado claro que es una de las mejores alternativas del mercado.

Con un mercado completamente volcado (sin doble sentido, de verdad) hacia los SUV, es una pena que muchos clientes se pierdan las ventajas de los coches que han sido los reyes hasta ahora: los polivalentes compactos, más seguros, agradables de conducir y con un consumo y costes de uso menores.

Por otro lado, también es una pena que Ford no presuma más de este modelo que está pasando un poco desapercibido sin merecerlo, pues, tal y como nos ha quedado claro en esta semana de pruebas, el nuevo Ford Focus es un producto excelente, de los mejores de su categoría.

El ejemplar de este examen está en la parte media/alta de la gama Focus, con el motor 1.5 Ecoboost de gasolina de 182 CV y en el acabado con matices deportivos ST Line. Se trata del motor de 3 cilindros con mayor cubicaje del mercado, lo que se traduce en una generosa entrega de par que hace que su conducción sea muy agradable y fácil y que sus consumos, aunque sensibles a lo que nos pese el pie derecho, pueden ser contenidos si nos lo proponemos.

Por qué este Ford Focus está entre los mejores

Las sucesivas generaciones del Focus han estado siempre a un buen nivel, pero es que en esta generación del Focus el salto adelante ha sido enorme. Estéticamente ha ganado muchísimo, pero lo ha hecho más todavía en cuanto a la calidad de sus acabados, su interior y su equipamiento, hasta el punto de estar entre las mejores alternativas del panorama actual.

Como es lógico, al ser un recién llegado tiene ventaja frente a rivales como el VW Golf o el Seat León, que están al final de su vida comercial en la generación actual. También se notan los años de juventud frente al Mégane, el Mazda3, o el 308, sobre todo en materia de equipamiento multimedia y ADAS (asistentes avanzados a la conducción).

Su comportamiento en carretera sigue siendo una referencia y entre pequeños pecados claramente perdonables, los defectos más graves que me he encontrado están en una iluminación poco eficaz pese a ser full led y unas puertas traseras incómodas.

Nuestra valoración: 7,5

Diseño 8

Motor 7

Comportamiento 8

Interior 8

Equipamiento 7

Consumos 7

Destacable

  • Conducción agradable
  • Diseño y acabados
  • Relación precio/producto

Mejorable

  • Capacidad del maletero
  • Iluminación pobre
  • Demasiados mandos en el volante

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Entre los mejores

La nueva generación del Focus ha ganado muchísimo en atractivo.

69 fotos

Ampliar

Junto con la calidad de los acabados del habitáculo, el diseño exterior del Focus es uno de los apartados en los que más ha evolucionado esta nueva generación. Además de un mayor atractivo, también ha mejorado mucho en la calidad de los ajustes y acabados de la carrocería. Claramente, el nuevo Focus es más coche que nunca.

El frontal mantiene la identidad del modelo pero ha suavizado sus formas, con una parrilla hexagonal que es más prominente que antes y más elegante. Los faros delanteros son ahora más rasgados y en ellos se integra la luz diurna y los indicadores de dirección, estos últimos de tipo “secuencial”, muy llamativos. También la iluminación principal corre a cargo de proyectores de tecnología led y, además, son adaptativos y con asistente de luz de carretera, pero su luz no está a la altura de su tecnología y, pese a estar bien regulados, en cruce dan una luz muy blanca pero están dentro de la media y en largas su alcance es menor de lo normal y tampoco llenan demasiado de luz el haz que proyectan.

La parte trasera también ha cambiado mucho y ahora parece más ancho y bajo, de aspecto más deportivo y elegante. Gran parte del truco está en los nuevos grupos ópticos que se extienden a lo ancho. Además, se ven muy bien. El portón es amplio y deja un cómodo acceso al maletero.

La vista lateral ha cambiado por completo respecto a generaciones anteriores. Ahora el tercer cristal está en la puerta y no en el pilar C. Estéticamente el resultado es muy bueno, pero al abrir la puerta es fácil darse con ese pico en el pecho, ya que la distancia entre la manilla de la puerta y el el extremo de ésta es considerable.

Otro detalle que no me gusta de la puerta trasera (aunque estéticamente es bonita) es que es pequeña, sobre todo en la zona baja, lo cual hace que para entrar y salir de las plazas traseras resulte algo incómodo, especialmente para meter y sacar los pies (calzo un 44).

Entre los elementos llamativos con los que cuenta esta unidad está el sistema de protección de los cantos de la puerta. Al abrir las puertas, una palanca acciona una cantonera de goma que emerge y se coloca en el borde de la puerta para protegerla cuando la abramos, tanto la propia puerta como aquello contra lo que golpeemos. Puedes verlo en detalle en la galería fotográfica.

El nuevo diseño del Ford Focus me recuerda un poco al del BMW Serie 1, especialmente por ese tercer cristal integrado en la puerta trasera, pero también por las ondulaciones y relieves que recorren el costado y que hacen que este compacto tenga una apariencia mucho más musculosa que antes. Además, con el acabado ST Line (el más deportivo y equipado), la ausencia de cromados, el diseño del faldón delantero y trasero y las llantas de 18 pulgadas (con neumáticos 235/40-18) enfatizan más todavía ese toque sport en esta unidad.

En definitiva, el nuevo Ford Focus tiene una imagen con mucho más empaque y atractivo que antes, hasta el punto de ser uno de los compactos más llamativos en cuanto a diseño.

 

Interior: Enorme salto en calidad

El interior es acogedor, los materiales buenos y los ajustes también. Muy bueno.

69 fotos

Ampliar

Si por fuera me ha sorprendido muy gratamente este coche, más lo ha hecho su interior. Aunque personalmente no me gustan nada las pantallas multimedia plantadas en medio del salpicadero como si fuesen un accesorio no original, el resto del interior del Focus me parece muy bien hecho, con una instrumentación muy completa.

Aunque no tiene gadgets como los digital cockpit (en vez de relojes lo que hay es una pantalla digital que muestra la información de varias maneras), se lee bien y está repleta de datos y, además, se complementa con el head up display que proyecta la información sobre una pantalla cerca del parabrisas.

El diseño del salpicadero es atractivo y sus materiales y ajustes están entre lo mejor de la categoría, con plásticos de buen tacto y aspecto.

Los asientos delanteros recogen muy bien el cuerpo y son muy cómodos, lo mismo que los traseros. El espacio es bueno en las dos zonas, aunque atrás, como es habitual, el tercer pasajero irá incómodo por la configuración de la plaza central (más pensada para ser el reposabrazos cuando como mucho vayan dos atrás) y la falta de anchura, sobre todo a la altura de los hombros.

La postura de conducción es muy buena y se consigue rápidamente gracias a los buenos recorridos de reglaje del asiento y de la columna de dirección. Los mandos quedan a mano y todo se manipula sin necesidad de tener que movernos demasiado o buscarlo.

Lo que menos me ha gustado es el volante, pero no porque no tenga un buen tacto o su tamaño sea excesivo. El volante en sí es muy bueno, pero está demasiado lleno de botones de tacto parecido y, al ser tantos, son pequeños. Esto nos obliga a apartar la vista de la carretera para mirar a ver cuál es el que tenemos que pulsar para activar el control de crucero adaptativo, subir el volumen, descolgar el teléfono, etc.

El maletero del nuevo Focus tiene unas formas muy aprovechables y su acceso es muy cómodo, pero su volumen no es para tirar cohetes. No es malo, pero no está entre los mejores de la categoría. El espacio que ocupan la rueda de repuesto (de tipo galleta) y el subwoofer del equipo de sonido B&O le restan altura.

En cualquier caso, su tamaño es aceptable y está dentro de la media del segmento y, si necesitamos más, podemos abatir los respaldos traseros fácilmente. Además, si necesitamos más maletero siempre podemos elegir la versión SW del Focus.

En resumen, el interior del Focus deja muy buena impresión. Su aspecto es bueno, su tacto también, es cómodo y funcional y sus desventajas no son un problema en el día a día.

Motor: Suave y contundente

El motor de 3 cilindros y 1.5 litros tiene un buen rendimiento y es agradable.

69 fotos

Ampliar

Este Ford Focus monta la mecánica Ecoboost de 1,5 litros de cilindrada. Es el motor de tres cilindros más grande que hay en el mercado, con una cilindrada unitaria de medio litro por cilindro, que es la ideal desde el punto de vista termodinámico.

Esta motorización llega a los 182 CV gracias a la sobrealimentación mediante un turbocompresor y un eficiente sistema de alimentación de combustible, contando con distribución variable y encendido directo, como ya es habitual.

Su respuesta al acelerador es muy agradable y, aunque se trata de un motor pequeño, precisamente por tener sólo 3 cilindros pero relativamente grandes, su entrega de par es contundente en la zona baja y media de revoluciones, como en los turbo diésel a los que nos hemos acostumbrado.

Gracias a esto, apenas es necesario utilizar el cambio y éste puede tener unos desarrollos largos para bajar los consumos al llevar el motor bajo de vueltas y tiene pecho suficiente como para coronar los puertos de montaña en la marcha más larga sin tener que llevar el acelerador a fondo.

En este nivel de acabado disponemos de una tecla con la que podemos elegir entre varios modos de funcionamiento y que actúan sobre 3 parámetros (4 si tuviésemos cambio automático):

  • Sensibilidad del acelerador: más sensible en modo Sport para hacer más inmediata la aceleración o todo lo contrario en el modo Eco para reducir los consumos, con un modo intermedio si lo preferimos.
  • Asistencia de la dirección: en modo Sport reduce la asistencia para aumentar la sensibilidad y la precisión, aumentándola en modo normal o Eco para hacer más cómodas las maniobras.
  • Dureza de la amortiguación: mediante un sistema electromagnético se endurece o suaviza la amortiguación.

El conjunto motor/caja de cambios está muy bien configurado y destaca que, pese a ser un 3 cilindros, su funcionamiento es muy suave, sin vibraciones ni ruidos molestos. Es más, con el acabado ST Line se monta un sistema de escape que tiene un sonido deportivo de lo más evocador, pero sin llegar a ser molesto a la hora de viajar.

Comportamiento: Parece mucho más coche

El Focus sigue siendo una referencia en su categoría: seguro, fácil y eficaz.

69 fotos

Ampliar

Todas las generaciones del Ford Focus han destacado en este apartado y no nos esperábamos menos de la nueva generación, que ofrece una conducción muy agradable para cualquier conductor, con reacciones predecibles y muy seguras.

En ciudad es tal vez donde menos me ha gustado este Focus. El motor es muy agradable por su excelente par a bajo y medio régimen, de modo que salimos con solvencia sin necesidad de pisar demasiado el acelerador pese a su escasa cilindrada, pero las suspensiones son un poco secas, sobre todo en el rebote del eje trasero a la hora de pasar por los guardias tumbados y pasos de cebra elevados. No es que sea incómodo, pero en todo lo demás es tan bueno que éste es claramente su punto débil.

En carreteras secundarias es una verdadera gozada conducir este coche. La dirección es buena, suficientemente directa y rápida y el morro es bastante ágil. En general, el chasis del Focus es muy reactivo y la trasera nos ayuda a redondear los giros fácilmente si jugamos con las transferencias de peso, sin necesidad de un complicado eje trasero direccional como el del Renault Mégane 4Control.

La respuesta del motor es contundente, aunque no debemos engañarnos con la cifra de potencia, no es un deportivo. Lo que sí que tenemos es un buen empuje para hacer adelantamientos con seguridad gracias al buen par y cómo lo entrega.

En autopistas y autovías también es un coche agradable de conducir y con un aplomo en curva rápida notable, algo previsible si tenemos en cuenta su generosa distancia entre ejes. Las suspensiones trabajan muy bien y el Focus no se desestabiliza apenas al pasar por juntas de dilatación o badenes en pleno apoyo, transmitiendo mucha confianza.

En el circuito de pruebas se corroboran estas buenas impresiones y el Focus ha hecho gala de un comportamiento ejemplar incluso forzando las cosas. El control de estabilidad trabaja bien y sus correcciones no son bruscas, todo sucede de forma bastante natural.

La maniobra de esquiva a 80 km/h no supone el menor problema y en todo momento se tiene sensación de control, lo mismo que en la frenada de emergencia desde 120 km/h. Aunque el eje trasero se pone de puntillas, el Focus mantiene la estabilidad durante toda la frenada y con unas buenas distancias de detención y aguante a la fatiga.

Una vez más el Ford Focus está entre los mejores de su categoría en cuanto a comportamiento dinámico. Es seguro en todo momento y su agilidad hace que también sea un coche con el que se disfruta de la conducción.

Equipamiento: Buena relación precio/producto

Los faros full led adaptativos no están a la altura en cuanto a luminosidad.

69 fotos

Ampliar

El acabado ST Line es el tope de la gama, así que es normal que venga muy bien dotado y así es. Además, al tratarse de uno de los modelos más recientes del mercado es de esperar que venga con lo último en materia de conectividad y de asistentes avanzados a la conducción (los llamados ADAS) y así es.

Como decíamos en el apartado de interior, lo único que puede criticarse (y esto es más cuestión de gustos) es que la instrumentación siga siendo clásica en lugar de utilizar una pantalla digital como empieza a ser habitual, pero por todo lo demás, este Focus está a la última y no defrauda, más bien al contrario.

En materia de ADAS tenemos control de crucero adaptativo, alerta de pérdida de carril con actuación en el volante, alerta de colisión con frenado de emergencia, sistema de detección de peatones, sensores de ángulo muerto, sistema de reconocimiento de señales, etc.

Además, para aquellos a los que se les atraganten las maniobras de estacionamiento, este Ford ofrece el asistente de aparcamiento que es de los que mejor funciona del mercado.

En el apartado de sistemas multimedia contamos con el SYNC 3 y una pantalla táctil de buen tamaño y sensibilidad. En él se integra un sistema de comandos por voz bastante bueno y que responde de manera bastante natural a nuestras órdenes, aunque sin llegar al nivel del que ofrece Mercedes, verdadera referencia en este apartado. Navegador, Apple Car Play, Android Auto… la interacción con el smartphone es absoluta.

El sistema de sonido también es de gran calidad y está firmado por B&O (Bang & Olufsen), uno de los especialistas de audio más prestigiosos del mercado.

En la ficha técnica puedes ver en detalle todo lo que equipa de serie este Ford Focus y también sus extras con su precio y, como suele ser habitual en esta marca, su relación precio/equipamiento es buena.

Consumo: Bueno para sus prestaciones

Los consumos son correctos.

69 fotos

Ampliar

Como de costumbre, los consumos homologados son difíciles de alcanzar y los 7 l/100 km de gasto en ciudad y los 4,6 l/100 km en carretera son demasiado optimistas.

Durante la prueba, este Focus ha gastado una media de 7,9 l/100 km en ciudad, un valor que no está mal para su potencia y equipamiento, pero que está lejos de lo que consiguen algunos rivales y, sobre todo, de lo declarado oficialmente.

En carretera podemos llegar a ver los valores homologados pero sólo a base de realizar una conducción extrema y poco natural. Lo normal, con cruceros entre 70 y 100 km/h y con una conducción diaria, el consumo medio ha sido de 6 l/100 km.

En autopista, circulando al máximo legal permanentemente, el consumo medio sube hasta los 7,1 l/100 km, lo cual deja claro que la aerodinámica no es tan buena como pudiéramos pensar.

Con estos valores de consumo y un depósito de 52 litros, la autonomía de este Ford Focus ronda los 700 km.

Rivales: Rivales del Ford Focus ST Line 1.5 Ecoboost 182 CV 2018

Vehículo

Ford Focus 1.5 Ecoboost ST Line 182

Volkswagen Golf 1.5 TSI Evo Advance 110kW

Peugeot 308 1.6 GT

Renault Mégane 1.6dCi Energy GT 118kW

Precio Desde
26.750 €
Desde
26.865 €
Desde
30.400 €
Desde
32.410 €
Combustible Gasolina Gasolina Gasolina Diesel
Cambio 6 marchas 6 marchas 6 marchas 6 marchas
Potencia (CV) 182 150 205 162
Aceleración 0-100 km/h (s) 8,8 8,3 7,6 8,8
Consumo Medio (l/100 km) 5,5 5,1 5,6 4,6
Emisiones CO2 (g/km) 122 119 130 120

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

  • jcl

    como siempre muy bien explicado y buena prueba;otro defectillo a mi parecer es que el pomo de la palanca de cambio es de metal y si le da directamente el sol en verano te puedes “quemar”….comentas que las luces full led son son tan buenas como deberían pero tiene en catalogo otras de led que no se si las has probado y que impresión te pudiera dar….siempre me he preguntado como haces junto con tu equipo las mediciones de los consumos ¿ son lo que marcan el ordenador de abordo ó utilizais algún dispositivo “adicional exterior”…

    Otro motor nuevo que creo que podríais probar es el 1.3 tce de 140 cv ú 160 cv del Renault megane ¿ lo teneis en “espera”?…

    Un saludo.

    • Rubén Fidalgo

      Justo esta semana he estado probando el 1.3 tce de 160 cv. Los consumos los mido con el propio ordenador del coche o por el puerto obd si no tiene ordenador de viaje. Si reseteas bien suelen ser bastante precisos

  • jcl

    ok, gracias por la aclaración; espero esa prueba del 1.3 tce de 160 cv que también lo utiliza la nueva clase A de mercedes-Benz…

    Un saludo.

  • Iñaki

    Mala iluminacion? Lo peor del coche? Tengo los matrix de Audi y estos de Ford no tienen nada que envidiarles. Ademas de ser mucho mas fluidos, y ni te enteras de como estan trabajando.

    Me meto habitualmente en el grupo de telegram del nuevo Focus y todos dicen lo mismo: es una pasada la iluminacion por intensidad, alcance y funcionamiento del sistema. Y vais vosotros y lo poneis como lo peor del coche? Por dios…

    • Rubén Fidalgo

      Hola Iñaki, he probado varios faros full led y siempre ensayo los coches en viajes nocturnos y para nada me pareció que fuesen tan buenos como comentas y no tengo el menor reparo en alabar unos buenos faros, pues para mí son un elemento de seguridad activa básico. En este caso no son matrix led como los de Audi, no encienden diferentes grupos de leds en función de las necesidades sino que son fijos y su adaptación es básicamente un sensor que activa los led correspondientes a las luces largas cuando las condiciones del tráfico lo permiten. El problema no es tanto por la forma de la huella de luz o porque ésta no sea homogénea o tenga sombras, un defecto muy molesto que me he encontrado, por ejemplo, en la prueba del Hyundai i30 y que critico aquí con imágenes para documentarlo (https://www.autocasion.com/actualidad/pruebas/prueba-del-hyundai-i30-1-4-turbo-gdi-automatico-2017).
      En el caso de este Focus el punto débil es la cantidad de lúmenes. La luz es muy blanca, pero no tienen mucha potencia y la luz es inferior a la que ofrecen otros faros led o bixenón, al menos en el caso de la unidad probada.

  • Iñaki

    La luz es potente ya que lleva lavafaros, y eso en faros led significa que es mayor de 2000 lumenes, ya que estan obligados a ponerlos si supera dicha cantidad.

    El sistema no es un simple quita y pon de luces largas. Juega continuamente con el haz de los faroa tantos vertical como longitudinalmente y ademas de manera independiente. Y tamvien va creando sombras en el momento de encontrarse un coche en tu carril o en el contrario. Y lo hace de manera mas fluida que los Intellilix y los Matrix ya que estos hadta despistan de la brusqedad al apagar y encender leds.

    El sistema de Ford intenta ir efectivamente en largas siempre que puede pero cuando se encuentra un coche no quita largas de golpe, baja faros o solo el de la izquiera si viene en sentido contrario. A parte de la funcion predictiva en curva que funciona realmente bien.

    Repito es a la unica persona que le oido decir la barbaridad que es lo peor del coche, cuando solo he oido decir que es lo mejor y el extra mejor invertido, y hay gente que viene de xenon y ya te digo que yo tengo los famosos Matrix y me gustan mas los de Ford por la suavidad en las transiciones. Y que tienen poca potencia…

    • Rubén Fidalgo

      Hola Iñaki: no digo que sea la peor luz del mundo, digo que es uno de los pocos defectos (además señalo que son perdonables) del Focus que me parece uno de los mejores compactos que hay en este momento en el mercado.
      Por otro lado, no entiendo por qué te parece tan mal que nadie más haya criticado los faros y yo sí. Tampoco nadie antes que yo había criticado el comportamiento del Arona y varios lectores me lo echaron en cara hasta que empezaron a salir a la luz vídeos donde se veían los problemas que había con el ESP en los Arona FR con llantas de 18 pulgadas. Creo que tengo experiencia y criterio suficientes como para poder juzgar yo mismo los coches que pruebo sin tener que copiar o inspirarme en las pruebas que hagan otros compañeros.
      Por otro lado, debido a que mi domicilio está a 630 km de la sede Autocasión, todas las semanas hago alrededor de 2.000 km de ensayos con los coches que pruebo, algo que no es frecuente y de esos 2.000 km, casi la mitad los hago de madrugada para que el tráfico no interfiera en las mediciones de los consumos y que los resultados que obtengo sean comparativos entre los diferentes modelos y que no pueda haber variaciones provocadas por la diferencia en la fluidez del tráfico. Esto me obliga también a examinar la iluminación, mientras que es muy probable que otras publicaciones a las que te refieres no comenten nada de los faros simplemente porque no han probado el coche por la noche. En el recorrido que hago hay carreteras secundarias, de montaña y autovías, además de las pruebas en el circuito, aunque esas las hago durante el día.
      Los faros led del Focus probado no son los peores del mercado, pero he probado modelos con mejor iluminación. A lo mejor no dan tantos lúmenes ni son tipo matrix led, pero su luz es mejor, con una huella luminosa que resulta más cómoda para conducir porque su alcance es algo mayor, porque iluminan algo más los arcenes y bordes de la carretera o por lo que sea y, sin parecerme malos, estos del Focus no me han sorprendido por su rendimiento tanto como sí me han sorprendido otras facetas del coche, por eso los he puesto en el debe.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche