Prueba

Prueba del Fiat Tipo SW de gas GLP 2018

39 fotos

Ampliar

06 de noviembre, 2018

Este Fiat Tipo con carrocería SW y motorización bifuel (gasolina y GLP) es una de las compras más inteligentes que hay en el mercado. Por un precio razonable tenemos un coche muy versátil, bien equipado, amplio, cómodo, con un diseño que no está mal y al que le podemos llenar el depósito por menos de 30 euros.

Fiat es una de las pocas marcas que lleva años ofreciendo en su catálogo versiones bi-fuel capaces de funcionar con gasolina o GLP, una alternativa que, probablemente, sea la más recomendable en la actualidad para la mayoría de los usuarios. Por eso, hemos decidido probar este Fiat Tipo SW con el motor 1.4 turbo bi-fuel de 120 CV.

Al bajo coste por kilómetro -que se consigue gracias al bajo precio del litro de GLP- ahora se suma la gran ventaja de que ese tipo de automóviles consiguen la etiqueta Eco de la DGT, lo que le da ciertos privilegios. Mejor dicho, le permite bordear algunas limitaciones impuestas por vía administrativa.

Después de una semana de uso, me queda claro que sí es una excelente alternativa. Por fin se ofrece esta posibilidad de usar GLP en un motor mejor que el anterior atmosférico, que tenía tan poco par que resultaba más tragón e infinitamente más desagradable de utilizar. Ahora, con esta mecánica turbo de 120 CV, el Fiat Tipo a GLP es un coche mucho mejor y destaca como una de las compras más inteligentes y racionales que podemos hacer.

Fiat Tipo GLP: aprovecha antes de que suba el gas

El consumo medio del Fiat Tipo SW durante la prueba ha estado en el entorno de los 10 l/100 km. Es una cifra que puede asustarnos. Sin embargo, como el precio del GLP es la mitad, podríamos decir que es como si consumiese 5 l/100 km, una cifra que ya no asusta, sino que gusta bastante.

Por desgracia, el bajo precio del gas no se debe a que sea un combustible barato en sí mismo, sino a que está menos gravado fiscalmente, de modo que su precio puede ponerse a la par de la gasolina en cuanto al Gobierno le interese, es decir, cuando haya un parque móvil lo bastante grande como para sacar tajada, lo mismo que ha pasado con el gasóleo.

Teniendo esto muy presente, el consejo es claro: el que antes se pase al gas, más tiempo ahorrará dinero. Dentro de la oferta que hay ahora en el mercado, este Fiat Tipo SW es una de las mejores alternativas por varios motivos, de los cuales destaco los siguientes:

  • La instalación es de fábrica: nada de elementos acoplados y que no parecen integrados en el diseño del coche, incluso tenemos dos aforadores (para el gas y la gasolina) integrados a la perfección en el cuadro de instrumentos.
  • Es un coche muy práctico: no es muy largo y, sin embargo, ofrece un buen maletero y un interior espacioso.
  • Su relación precio/producto es buena: nadie ofrece en el mercado un coche con este equipamiento y cualidades por este precio. Su calidad es mejor que la de modelos de Dacia equivalentes y su precio final no es muy superior.

Nuestra valoración: 7,2

Diseño 7

Motor 7

Comportamiento 7

Interior 7

Equipamiento 7

Consumos 8

Destacable

  • Coste por kilómetro
  • Relación precio/producto
  • Versatilidad

Mejorable

  • Aspecto de algunos plásticos
  • Calidad cámara trasera
  • Iluminación pobre

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: No está nada mal

El diseño de la carrocería familiar del Fiat Tipo está bien conseguido y es práctico.

39 fotos

Ampliar

No hay nada que añadir en este apartado a lo dicho ya en otras pruebas del Fiat Tipo (si revisas nuestras pruebas, verás que hemos examinado las tres carrocerías disponibles y varias mecánicas), ya que no existe ninguna diferencia exterior entre este Fiat Tipo bi-fuel y cualquier otra mecánica.

Ningún logo, pegatina ni nada semejante nos hará identificar si lo que tenemos delante es un Fiat Tipo SW de gas o no. Sólo si abrimos la tapa del depósito de gasolina veremos la diferencia al encontrarnos con dos tomas de repostaje, una para cada combustible.

Por todo lo demás, es el Tipo familiar que ya conocemos, con un diseño que no está nada mal y en el que, pese a tratarse de un coche económico, nos encontramos con lujos como las manillas de puerta cromadas (y de buen tacto) o la parrilla delantera con ese diseño tridimensional y también cromada.

Los acabados y ajustes de la carrocería son buenos y están a años luz de los que podemos encontrarnos en un Dacia Logan MCV, que sería su principal rival por precio.

Interior: Espacioso y cómodo

El interior no tiene un diseño muy llamativo ni materiales de lujo, pero es acogedor y espacioso.

39 fotos

Ampliar

Tampoco hay diferencias en el interior del Fiat Tipo SW GLP frente a sus hermanos de gama, salvo la tecla en el salpicadero que permite activar el uso de la gasolina cuando lo deseemos, el cuadro de instrumentos con la función del doble aforador para los dos combustibles y que en el maletero tenemos el hueco de la rueda de repuesto ocupado por el depósito de gas.

La instrumentación muestra el nivel de cada uno de los dos depósitos en todo momento y también tiene cada uno su propia luz de reserva. Para saber qué combustible estamos utilizando, Fiat ha integrado un chivato de color verde con la forma de un surtidor de gasolinera que indica que el motor está funcionando con gasolina. Si no hay ningún chivato encendido, el coche funciona con GLP, que es el modo por defecto y con el que más ahorraremos.

Todo lo demás es como en cualquier Fiat Tipo, con unos asientos delanteros bastante cómodos, una buena amplitud interior (aunque 3 adultos atrás irán algo estrechos) y unos materiales que no pretenden engañar a nadie. Nada de molduras de plástico pretendiendo ser aluminio o madera, ni el incómodo acabado negro imitando madera de piano, que se raya y mancha con facilidad y, encima, produce incómodos destellos cuando conducimos.

Los plásticos no son malos, pero sí se podría mejorar su textura, sobre todo la de los paneles de puerta. Su calidad no es mala aunque se trate de plástico duro, pero es que su acabado superficial parece el de un coche de hace dos décadas.

En cuanto al maletero, el Tipo SW ofrece un buen espacio de carga y un cómodo acceso. Lo único mejorable es el proceso de abatimiento de los asientos traseros. Prácticamente ningún modelo del mercado actual nos obliga a levantar primero las banquetas para poder abatir los respaldos como en este coche. Mientras que en casi todos sus rivales basta con tirar del cerrojo y dejar caer el respaldo, aquí hay que abatir primero las banquetas y luego el respaldo. Tras esta maniobra tenemos un enorme espacio de carga y un suelo completamente plano.

Motor: Dos combustibles sin diferencias

Esa pieza se encarga de poder alimentar con gas el motor 1.4 turbo de Fiat.

39 fotos

Ampliar

En ocasiones anteriores probé la mecánica precedente que Fiat empleaba para sus versiones bi-fuel y he de decir que este 1.4 turbo es una maravilla, hasta el punto de ser uno de los mejores motores que salen de fábrica preparados para quemar gas o gasolina.

Más que la cifra de potencia, que también ha aumentado lo suyo al ganar 30 CV, lo mejor es que, gracias al turbo, este motor ofrece mucho más par y tiene un rango de revoluciones mucho mayor en el que su respuesta es agradable. Traduciendo: hay que servirse mucho menos del cambio para usarlo a diario y sus aceleraciones y recuperaciones han pasado de ser malas a muy buenas.

Conviene aclarar que los coches bi-fuel de gasolina y GLP siempre consumen algo de gasolina. El motivo es que el motor debe arrancar con gasolina y sólo pasa a usar GLP cuando ha alcanzado una temperatura de unos 60 ºC, algo que se consigue en uno o dos minutos, dependiendo del frío que haga. Mientras quema gasolina, el cuadro nos lo advierte con un testigo de color verde.

Si por algún motivo queremos usar gasolina en vez de gas, en el salpicadero hay una tecla que activa el circuito de gasolina y cierra el de gas.

El depósito de gas está montado en el hueco de la rueda de repuesto y tiene un volumen total de 50 litros, aunque en él sólo caben 40 litros de GLP debido a que siempre se debe dejar un espacio para la expansión y las dilataciones del gas licuado.

Lo bueno de que esta instalación sea hecha en la propia cadena de montaje del vehículo es que todo está mucho mejor integrado y no hay acabados chapuceros en la boca de carga del combustible, mangueras por el suelo del maletero, etc. Tampoco se oye apenas la válvula que abre el paso del gas hacia el motor y que va montada en el centro del depósito de gas que tiene forma toroidal (de donut, para entendernos).

Comportamiento: Fácil y noble

El Fiat Tipo tiene unas respuestas seguras y predecibles en todo momento.

39 fotos

Ampliar

La sorpresa que me he llevado probando este motor ha sido muy grata. Claramente está a años luz de la anterior mecánica atmosférica y ahora tenemos unas prestaciones mucho mejores y, además con menos consumo. Esto hace que este Fiat Tipo resulte mucho más agradable de conducir.

En ciudad tiene unas dimensiones correctas que hacen que no se nos atragante demasiado el tener que encontrar donde aparcar. Las suspensiones son cómodas y no notaremos demasiado en los riñones los pasos de cebra elevados, bandas reductoras de velocidad, tapas de alcantarillado, etc.

Gracias al generoso par de la mecánica, no tendremos que estar muy pendientes del cambio y el motor suena y vibra mucho menos que la mayoría de los diésel de este segmento, así que su uso es muy agradable.

En autopista echaremos de menos un desarrollo en sexta un poco más largo. A 120 km/h el motor va girando ligeramente por encima de las 3.000 rpm. Un poco más de desahogo permitiría reducir los consumos a ritmo sostenido y también el nivel sonoro en el interior.

Su paso por curva rápida es seguro y el Fiat Tipo SW transmite confianza en todo momento. Algo que me ha sorprendido gratamente es que el viento lateral no le afecta demasiado, algo que sí suele suceder a este tipo de carrocerías con tanta superficie lateral haciendo de vela.

En carreteras secundarias también resulta muy agradable de conducir. La dirección es suficientemente rápida y, aunque su tendencia es claramente subviradora, no resulta demasiado torpe. Gracias al par motor generado por la sobrealimentación, el Fiat Tipo SW con GLP puede hacer adelantamientos e incorporaciones de forma segura, con unas buenas recuperaciones y aceleraciones.

Los frenos detienen el coche en unas distancias correctas, aunque el tacto del pedal es mejorable y demasiado esponjoso.

En el circuito de pruebas se corroboran las sensaciones iniciales. La maniobra de esquiva a 80 km/h la supera de forma segura con la acción del control de estabilidad, que no necesita ser demasiado brusco para contener las inercias y en ningún momento se tiene sensación de pérdida de control.

La frenada de emergencia desde 120 km/h la supera con buena nota en lo referente a distancias, pero la fatiga empieza a notarse algo pronto, alargando las distancias a partir de la tercera intentona.

En definitiva, el Fiat Tipo SW tiene una buena plataforma que permite que sus reacciones sean seguras. Todo sucede de forma natural y resulta agradable y fácil de conducir, que es lo que buscan la mayoría de los conductores.

Equipamiento: Bueno para su precio

El equipamiento de serie es bueno, sobre todo si tenemos en cuenta el precio final.

39 fotos

Ampliar

La unidad probada cuenta con el nivel de equipamiento más alto, que es bastante completo y pese a ello se queda con un precio bastante por debajo de la barrera psicológica de los 20.000 euros. Por esta suma tenemos un coche con un nivel de equipamiento más que razonable y en el que no echaremos en falta nada.

Entre su dotación de serie tenemos unas atractivas llantas de aleación de 17 pulgadas, faros antiniebla, climatizador automático, navegador, asistente de aparcamiento con cámara de marcha atrás (con una calidad de imagen mala, por cierto), dirección asistida con asistencia variable (modo City para facilitar las maniobras), control de crucero y limitador de velocidad, volante multifunción…

También está bien servido en materia multimedia con el sistema U-Connect del grupo FCA. Su funcionamiento es correcto, con una pantalla táctil de buen tamaño, pero demasiado recargada. En vez de tener menús con pocas opciones en cada pantalla y unos iconos grandes, todo está demasiado abigarrado, hasta el punto de que algunos iconos son tan pequeños que se ven mal y se pulsan todavía peor.

Teniendo en cuenta su precio final y lo que nos ofrece a cambio, el Fiat Tipo SW a gas es una buena alternativa, con una buena relación precio/producto.

Consumo: El secreto está en el coste

Más que los consumos, lo interesante es el coste por kilómetro.

39 fotos

Ampliar

Que no te asusten las cifras de los consumos medidos durante la prueba. Lo realmente interesante de un coche de gas es el coste por kilómetro gracias a que su combustible cuesta prácticamente la mitad. El depósito de 50 litros se llena con 40 litros de gas (nunca se llenan a tope, debe quedar un volumen libre para las dilataciones del gas licuado) por menos de 30 euros. ¿Cuánto hace que llenaste el depósito de tu coche por menos de 5.000 de las antiguas pesetas? Pues eso.

Con esos 29 euros que cuesta llenar el depósito puedes recorrer casi 400 kilómetros, de modo que el coste por kilómetro sale a 7 céntimos, mucho menos que en un diésel.

El consumo homologado es de 8,3 l/100 km en ciudad, cuando en realidad anda sobre los 10 l/100 km.

Tampoco cumple con los valores oficiales en carretera. Donde Fiat declara un consumo de 6,5 l/100 km, el valor real es de 8,8 l/100 km.

Con los 50 litros del depósito de gasolina podremos recorrer alrededor de 600 km, a los que sumar los casi 400 del de GLP, de modo que con este Fiat Tipo es posible realizar 1.000 km sin tener que parar a repostar. Y no hay problema si no encontramos una estación de GLP, podemos echar gasolina, aunque entonces no ahorraremos.

Rivales: Rivales del Fiat Tipo SW de gas GLP 2018

Vehículo

Fiat Tipo SW 1.4 T-Jet Gasolina/GLP Pop

Renault Mégane S.T. 1.3 TCe GPF Life 85kW

Skoda Octavia Combi 1.4 TSI CNG Like 81kW

Dacia Logan MCV 0.9 TCE GLP Comfort

Precio Desde
20.020 €
Desde
21.535 €
Desde
25.979 €
Desde
12.135 €
Combustible Gas Gasolina Gas Gas
Cambio 6 marchas 6 marchas 6 marchas 5 marchas
Potencia (CV) 120 115 110 90
Aceleración 0-100 km/h (s) 10,1 11,1 11,0 11,3
Consumo Medio (l/100 km) 8,3 5,6 3,8 4,9
Emisiones CO2 (g/km) 135 124 102 122

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

  • Fer

    Cómo podéis decir que su mayor competidor es el Mcv de dacia pero que lo barre en calidad por un poco más y el precio es un 75% mayor….
    Y estoy de acuerdo que sin ser un low cost es la mejor compra de largo en el Sw

    • Rubén Fidalgo

      Hola Fer, el problema es que no hay muchos SW con mecánica bi-fuel de fábrica en este rango de precio y, aunque su precio es mayor que el del Dacia, su relación precio/producto es más favorable. Muchas gracias por tu comentario. UN saludo.

  • Mariano

    Yo cerré la puerta de un dacia en el concesionario y me sonó a chatarra,la del tipo me dio la sensación de ser más compacto y me compré el Fiat,ahora muy contento

    • Rubén Fidalgo

      Hola Mariano, gracias por tu comentario y por compartir con nosotros tu experiencia. Un saludo.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche