Prueba

Prueba del Fiat Dobló Trekking 2018

45 fotos

Ampliar

12 de marzo, 2019

El Fiat Dobló Panorama Trekking puede ser una excelente alternativa para los que buscan un SUV. Gracias a sus neumáticos M+S y su control de tracción avanzado puede salir del asfalto con mejores garantías que la mayoría de los crossovers que se venden y, además, con más espacio y versatilidad.

El mercado de los modelos conocidos como «Turismos mixtos» o «derivados» lleva años transformándose. En la actualidad han pasado de ser espartanas herramientas de trabajo más o menos adaptadas para un uso particular a ser verdaderos turismos, muy confortables y en los que el diseño también empieza a contar, aunque sin dejar de lado las necesidades prácticas. como veremos en esta prueba del Fiat Dobló Panorama Trekking.

Con los renovados Citroën Berlingo, Peugeot Rifter y Opel Combo ( a los que se unirá el nuevo modelo bajo la marca Toyota), el Fiat Dobló y el Renault Kangoo se han quedado algo rezagados, pero no tanto el modelo de Fiat, que cuenta con un diseño moderno, un interior bien resuelto, un excelente comportamiento dinámico y al que sólo se le notan los años en la ausencia de sistemas ADAS (asistentes avanzados a la conducción).

Si dejásemos los prejuicios a un lado y nos centramos en el servicio que debe prestarnos el coche, modelos como este Fiat Dobló son los más recomendables. Su confort es similar (en algunos casos incluso mejor) al de un SUV o un compacto equivalente, sus prestaciones están a buen nivel, el equipamiento no está tampoco muy distante (aquí pesan más los años de veteranía del Dobló que el hecho de ser un vehículo derivado de uno comercial) y a cambio tenemos una capacidad interior y una versatilidad a años luz.

¿Es mejor el Fiat Dobló que los nuevos Berlingo, Rifter y Combo?

Lógicamente, los modelos más actuales tienen la ventaja de incorporar las últimas tecnologías y estar mejor adaptados a los gustos más recientes del mercado. En el caso de este Fiat Dobló Trekking tenemos como única clara desventaja el no contar con elementos como el sistema de mantenimiento en el carril, los sensores de ángulo muerto, asistente de luz de carretera… lo que se conocen como ADAS o asistentes avanzados a la conducción que sí ofrecen sus rivales.

En cambio, su confort de marcha, el diseño o incluso el gadget de poder usarlo con cierta soltura fuera del asfalto gracias a unos neumáticos M+S y un sistema de control de tracción avanzado sí están a la altura de sus rivales más recientes e incluso por encima de ellos, sobre todo en el apartado dinámico.

Nuestra valoración: 7,0

Diseño 7

Motor 7

Comportamiento 8

Interior 7

Equipamiento 6

Consumos 7

Destacable

  • Comportamiento dinámico
  • Volumen interior
  • Confort

Mejorable

  • Faltan ADAS
  • Ergonomía de algunos mandos
  • Tacto de los frenos

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Manda la practicidad

El Dobló tiene un diseño bien resuelto en el que predomina la practicidad.

45 fotos

Ampliar

Aunque sobre gustos no hay nada escrito, seamos honestos, no se puede decir que este Fiat Dobló sea un coche bonito. Las dimensiones que deben tener este tipo de coches condicionan mucho la estética de los mismos. El motivo es que, florituras aparte, una de las principales claves para que un diseño sea bonito es que sea proporcionado y estos coches no pueden serlo.

Tienen que ser desproporcionadamente anchos y altos para su longitud total y no se puede perder espacio en un largo capó delantero para tratar de hacer unas líneas más fluidas. Pese a ello, en el Dobló encontramos un claro empeño en lograr cierto atractivo, con un frontal llamativo, los cristales laterales marcando una clara cintura en cuña, el diseño de las llantas, el acabado del portón trasero (que por cierto, es enorme y llega hasta el suelo del coche, dejando un acceso de carga inmejorable)… se agradece el esmero y se merece una buena puntuación en este apartado.

Además, los acabados y ajustes son buenos y no hay desalineados ni se ven malas soldaduras ni fallos graves en la fabricación.

El acabado Trekking también le da algo de gracia al Fiat Dobló con las molduras de las puertas y las llantas de aleación calzadas con neumáticos 195/60-16 y que me han sorprendido por su buen compromiso en todo tipo de circunstancias, muy bien estos Goodyear Vector 4 Seasons.

En definitiva, el Fiat Dobló tiene ya varios años en el mercado pero en este aspecto sigue plenamente vigente y no se descuelga de sus rivales más recientes.

Interior: Como un turismo espacioso

El interior está bien resuelto, es acogedor y espacioso.

45 fotos

Ampliar

Si por fuera ha aguantado bien el paso del tiempo y mantiene el tipo frente a sus rivales más recientes, en el interior pasa lo mismo e incluso es mejor que ellos en algunos aspectos. Lo único que va a resultar un poco anacrónico es el tamaño de la pantalla táctil del sistema multimedia, algo pequeña, y sus funciones, pero por lo demás, el Dobló ofrece un interior acogedor, cómodo y práctico, aunque he echado de menos algún hueco en la zona de la consola central para dejar objetos como el móvil, por ejemplo.

Un detalle que me ha encantado porque resulta muy cómodo de utilizar e incluso estéticamente está bien resuelto es el tirador para abrir las puertas delanteras, que sirve a la vez de bloqueo. En este tipo de coches que en muchas ocasiones usan repartidores que tienen que estar toda la jornada entrando y saliendo del coche se agradece infinitamente que esto sea algo sencillo y cómodo, y aquí lo es.

La postura de conducción es buena y tenemos un reposapié muy cómodo en el paso de rueda izquierdo. Los mandos principales están muy a mano, aunque otros están desperdigados de una forma un poco anárquica, como encontrarse las dos teclas de control de altura de los faros separadas entre sí, la que activa el modo de tracción plus oculta por el aro del volante, etc.

Los asientos delanteros son cómodos y en ellos se viaja con mucho espacio, sobre todo para las cabezas, lo que lo convierte en una alternativa perfecta para aquellas personas que superen el metro noventa o los dos metros de estatura.

Las plazas traseras también cuentan con unos asientos bastante confortables y muchísimo espacio. Incluso tres adultos podrán viajar cómodos. Además, como la superficie acristalada es tan grande, podrán ver la carretera y el paisaje mejor que en los coches convencionales, lo cual reduce la fatiga y los mareos. Otro buen detalle para los pasajeros traseros es que cuentan con salidas de aireación para ellos y ventanillas descendentes en las puertas correderas, dos detalles poco habituales en este tipo de vehículos.

El acceso a todas las plazas es muy cómodo, sobre todo en las traseras, con las puertas laterales correderas.

El espacio de carga es enorme y perfectamente cúbico. Además, la bandeja cubre objetos está diseñada con unos refuerzos metálicos de modo que podemos ponerla en dos alturas para compartimentar el maletero y es capaz de soportar hasta 70 kg de peso sobre ella.

Si necesitamos más espacio podemos abatir los asientos traseros e incluso retirarlos del vehículo, lo que nos dejará un enorme espacio de carga. Realmente, en cuanto a versatilidad y posibilidades de uso no tienen rival este tipo de modelos.

En cuanto a materiales y acabados la sorpresa ha sido muy agradable. El salpicadero es de materiales blandos y de buen tacto y me he encontrado con mejores ajustes que en muchos turismos.

Motor: Temperamento latino

El motor diésel es un buen aliado en este tipo de coches que pueden cargar bastante peso y con aerodinámica deficiente.

45 fotos

Ampliar

Este ejemplar equipa el motor diésel Multijet de 120 CV asociado a la caja de cambios de 6 marchas y son los socios ideales para mover con soltura y con unos consumos razonables una carrocería tan voluminosa y con esta capacidad de carga.

No hay grandes detalles a señalar sobre ellos porque ambos son viejos conocidos aunque el motor se ha adaptado recientemente para cumplir las últimas normas en materia de emisiones contaminantes. Se trata de un motor turbo diésel de inyección directa en el que lo más importante ha sido generar mucho par más que potencia. Su uso es muy agradable y mueve con alegría al Dobló, sobre todo entre las 1.800 y las 3.500 rpm. Por encima de las 3.500 rpm no compensa seguir estirando las marchas y merece más la pena pasar a la siguiente y aprovechar su buen empuje a medio régimen.

Está bien aislado acústicamente y hace que viajar en el Fiat Dobló sea más cómodo de lo esperado.

Uno de los detalles técnicos reseñables es el control de tracción avanzado. Si mantenemos pulsada la tecla con una T y una especie de engranaje hasta que se encienda el correspondiente chivato de color verde en el cuadro, encendemos el sistema «Traction +». En este modo, el control de tracción está programado para proporcionar algo más de motricidad y que podamos salir de ciertos terrenos.

Para que este sistema sea eficaz es imprescindible ir calzados con neumáticos tipo M+S, ya que en ellos está casi todo el truco de su funcionamiento. Lo que hace es dar como pequeños golpes de freno para que el coche trate de avanzar dando pequeños empellones. Nos saca de algunos apuros, pero no es infalible.

Comportamiento: Fantástico

Gracias a su ancho de vías y un centro de gravedad bajo, su comportamiento es excelente.

45 fotos

Ampliar

Tal vez sea el apartado que más me ha gustado del Fiat Dobló en esta prueba, además de su espacio de carga. Gracias a su ancho de vías y a un eje delantero bien guiado, este coche tiene un comportamiento en carretera mejor que el de muchos SUV.

La dirección tiene un buen tacto y no es demasiado «morrón». Gracias a su enorme anchura y a que su centro de gravedad es relativamente bajo, no balancea demasiado y se muestra más ágil de lo esperado.

En ciudad impone un poco esa anchura a la hora de maniobrar y de meternos en zonas poco espaciosas, pero la buena visibilidad y la buena respuesta mecánica hace que resulte agradable de conducir en tráfico urbano, donde llama la atención no contar con sistema start & stop, lo cual es a veces una ventaja.

En carreteras nacionales y autovías hace gala de un elevado confort de marcha y transmite seguridad incluso en curvas rápidas con cambios de asfalto. El único punto débil está en la sensibilidad al viento lateral, algo lógico si tenemos en cuenta la enorme superficie lateral del Fiat Dobló.

Cuando nos movemos por carreteras de montaña y zonas viradas es donde más nos va a sorprender. La verdad es que se podría repartir el pan en zonas rurales a un ritmo muy vivo con ella. Es mucho más ágil y agradable de conducir que otros modelos como el Ford Tourneo o los Berlingo-Rifter-Combo.

Si salimos del asfalto por alguna pista o camino, los neumáticos M+S dan más confianza que muchos SUV con tracción total calzados con ruedas de medidas absurdas y 100% de asfalto. El sistema de control de tracción nos ayudará a salir de algunas situaciones, pero los recorridos de suspensión, la altura libre al suelo y la falta de tracción adicional en el eje trasero nos limitarán mucho. Eso sí, para lo que se suelen utilizar principalmente los SUV, este Fiat Dobló cumple sobradamente.

Por desgracia en esta semana no hubo tiempo de someter a examen el Fiat Dobló en el circuito de pruebas para ensayar su respuesta en la maniobra de esquiva ni en la frenada de emergencia. Aunque sobre la maniobra de esquiva a 80 km/h dudo que me hubiese encontrado sorpresas, sí me habría gustado ensayar los frenos, ya que han sido lo que menos me ha gustado en el apartado dinámico de este coche.

El tacto del pedal era poco agradable, con un recorrido inicial en el que no pasaba absolutamente nada y luego llega todo de golpe. Son difíciles de dosificar y alargan demasiado las distancias de frenado.

Por lo demás, el comportamiento dinámico del Dobló es muy seguro y tiene un compromiso entre confort y eficacia envidiable.

Equipamiento: Faltan ADAS

El acabado Trekking es muy completo, pero faltan ADAS.

45 fotos

Ampliar

Esta versión es la más equipada del Fiat Dobló y cuenta con un buen nivel de equipamiento. Sólo se echan de menos elementos de asistencia avanzada a la conducción que no estaban disponibles en esta categoría en la época en la que se presentó esta generación del Dobló, como el asistente de mantenimiento en el carril, la alerta de fatiga, la alerta de colisión con frenado de emergencia, etc.

Lo que sí incorpora este Fiat Dobló es un buen equipo de climatización automática (aunque no es bizona, funciona muy bien), faros antiniebla, volante de cuero, control de crucero, navegador, sistema manos libres, volante multifunción, columna de dirección regulable en altura y profundidad, retrovisores con plegado eléctrico, llantas de aleación, neumáticos M+S, barras de techo, reposabrazos en los asientos delanteros, sensores de aparcamiento… no está nada mal, como puedes ver en el listado completo de la ficha técnica adjunta a esta prueba.

Aunque no cuenta con faros LED ni xenón, su iluminación es buena por la noche, gracias a unos faros de buen tamaño y bien regulados. Incluso los antiniebla delanteros son más útiles de lo esperado y son utilizables, algo que, por desgracia, no siempre es así.

Consumo: Pesa la aerodinámica

Los consumos son buenos para su aerodinámica y peso.

45 fotos

Ampliar

En un coche de este tipo, destinado a llevar una doble vida, como herramienta de trabajo y como coche familiar, el consumo es un factor determinante y en este caso no está mal. Obviamente, su consumo es mayor que el de un compacto equivalente, pero no es mayor que el de un SUV, que también está penalizado por una peor aerodinámica.

Lo que sí es reseñable y de agradecer es su excelente autonomía. No hay más truco que un depósito de combustible mayor de lo normal en esta categoría, donde suelen conformarse con 50 o 55 litros de capacidad, este Fiat llega hasta los 60 litros y hace que la autonomía del Dobló Trekking roce los 1.000 km.

En cuanto a las cifras de consumo, en ciudad homologa un gasto de 6,5 l/100 km cuando el real medido durante la prueba ha sido de 7 l/100 km.

En carretera el consumo oficial es de 4,4 l/100 km, una cifra que cuesta llegar a ella con todo a favor. Lo normal es que en carretera a los máximos legales y con algún adelantamiento pero conduciendo de forma eficiente nos movamos en el entorno de los 5 l/100 km.

En autopista y autovía es donde más notaremos el efecto de la resistencia aerodinámica de su enorme superficie frontal, con unos consumos en el entorno de los 6,7 l/100 km.

Rivales: Rivales del Fiat Dobló Trekking 2018

Vehículo

Fiat Dobló Panorama 1.6Mjt Trekking 88kW

Citroen Berlingo BlueHDi S&S Talla M Shine 130

Peugeot Rifter 1.5BlueHDi S&S Long Allure EAT8 130

Ford Tourneo Connect 1.5TDCi Auto-S&S Titanium 120

Precio Desde
26.940 €
Desde
27.550 €
Desde
31.700 €
Desde
25.370 €
Combustible Diesel Diesel Diesel Diesel
Cambio 6 marchas 6 marchas 8 marchas 6 marchas
Potencia (CV) 120 130 131 120
Aceleración 0-100 km/h (s) 13,4 - 11,4 12,6
Consumo Medio (l/100 km) 5,2 4,0 4,5 4,4
Emisiones CO2 (g/km) 137 112 115 118

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Ofertas en Autocasion.com

Aquí está tu coche