Prueba del DS 3 1.6 THP Sport 165 CV 2016

Prueba del DS 3 1.6 THP Sport 165 CV 2016

29 noviembre, 2016

El DS 3 con el motor turbo de gasolina de 165 CV está un poco en tierra de nadie. Menos potente que rivales como el Ford Fiesta ST 200 o el Peugeot 208 GTi pero claramente por encima de la mayoría de sus rivales, juega la baza de la distinción frente a las prestaciones puras. Aquí tienes todos sus detalles.

Nuestra valoración: 7,0 Bastante bueno

Diseño 7

Bastante bueno

Motor 8

Notable

Comportamiento 7

Bastante bueno

Interior 7

Bastante bueno

Equipamiento 7

Bastante bueno

Consumos 6

Bueno

Destacable

  • Imagen atractiva
  • Prestaciones
  • Posibilidades de personalización

Mejorable

  • Detalles de acabado
  • Mandos del sistema multimedia
  • Visibilidad

El DS 3 es el modelo que logró crear una marca nueva gracias al éxito inmediato de ventas que alcanzó tras su lanzamiento. Que su diseño fue un acierto es algo que queda patente si tenemos en cuenta que su imagen es esencialmente la misma desde su lanzamiento en 2009 y sigue resultando atractivo.

Tras la escisión de DS de Citroën, el pequeño ha sido el que más ha tardado en perder los galones y hacerse con un nuevo frontal, que le sienta francamente bien. Además, han aprovechado para introducir unos nuevos faros full LED que proporcionan una luz excelente y también resultan muy atractivos, con gadgets como los intermitentes secuenciales.

Para esta prueba hemos elegido el motor 1.6 THP de 165 CV en acabado Sport. Con este nivel de potencia, el DS 3 se queda un poco en tierra de nadie. Sus principales rivales están o bien en el entorno de los 150 CV o ya dan el salto a la mágica cifra de 200 CV. Tras haber convivido una semana con él, la verdad es que acabas encontrándote muy a gusto con este DS. Su potencia es más que suficiente como para disfrutar a sus mandos, pero en ningún caso resulta excesiva para ser digerida por su bastidor y es difícil que nos meta en apuros.

DS 3: la vida es en color

El diseño del DS 3 hace que sea un coche que se preste bastante a multitud de personalizaciones. Desde las carrocerías en dos colores (con multitud de combinaciones posibles) a varios accesorios para hacerlo casi a medida. En la marca francesa se han fijado bastante en los detalles y saben que el estilo se centra en ellos.

Por ejemplo, la unidad de pruebas (aunque por la luz no se aprecia demasiado) cuenta con un techo pintado en un color marrón metalizado similar al de los refrescos de cola. Esta tonalidad se reproduce en las carcasas de los retrovisores exteriores, en las llantas, salpicadero e incluso en la llave del coche. Este cuidado en los detalles se ve en varios elementos del coche y le aportan ese toque “chic” diferenciador.

Tras una semana de pruebas con este DS 3, el balance es positivo. No es un coche económico, pero su precio se justifica bastante si tenemos en cuenta sus formidables asientos, el mimo puesto en los detalles, unas prestaciones aceptables y un diseño que, pese a ser básicamente el mismo desde hace 7 años, sigue resultando atractivo.

Diseño DS 3 Sport 165 CV: bien combinado

El DS 3 es tal vez al DS al que mejor le ha sentado el nuevo formato de la parrilla delantera de la marca.
El DS 3 es tal vez al DS al que mejor le ha sentado el nuevo formato de la parrilla delantera de la marca.
Ampliar

Aunque en las imágenes no se aprecia bien, el techo de este DS 3 no es negro sino marrón metalizado (Brun Topaze), como puede verse en algunas imágenes de detalle de la galería fotográfica. Este color y el blanco metalizado combinan de manera muy elegante. Además, tanto las llantas, como las carcasas de los retrovisores, la propia llave del coche y el salpicadero también reproducen esta tonalidad.

El DS 3 está lleno de este tipo de detalles. Para mi gusto es el DS al que mejor le ha sentado el lavado de cara y la nueva imagen con los frontales ya sin los chevrones de Citroën. La nueva coraza delantera es más elegante y deportiva a la vez, con una entrada de aire de mayores dimensiones y que hace que el coche parezca más bajo y pegado al asfalto.

Las llantas de 17 pulgadas (calzadas con neumáticos 205/45-17) tienen un diseño atractivo y son fáciles de limpiar, aunque no son simétricas y la orientación de sus aspas varían si las miramos desde el lado izquierdo o el lado derecho. La característica forma del pilar B termina de definir las peculiares formas del DS 3.

En la parte trasera, lo más llamativo son los pilotos LED con efecto tridimiensional del DS 3, que le dan una imagen moderna y también hacen que seamos muy visibles.

La calidad de la pintura es buena y no se aprecian diferencias de tonalidad en las uniones de superficies con distintos materiales, como las aletas y los paragolpes.

Las puertas son grandes y bastante pesadas, pero no dejan un acceso demasiado cómodo a las plazas traseras, que, además, pueden resultar algo claustrofóbicas por el pequeño tamaño del cristal, una de las consecuencias de la forma del pilar B.

El pequeño spoiler sobre el portón trasero termina de rematar esa imagen deportiva y compacta de este modelo, que también parece muy macizo y robusto.

Interior Espectaculares asientos

El interior de este DS 3 es elegante, acogedor y confortable.
El interior de este DS 3 es elegante, acogedor y confortable.
Ampliar

Los protagonistas absolutos del interior de este DS son los asientos de esta versión, tanto por el característico diseño imitando el armis de un reloj como la calidad del cuero. Sus formas recogen bien el cuerpo y resultan muy confortables, pero lo más llamativo al ojo es que logran que lo que básicamente es el interior de un “humilde” Citroën C3 tenga un aspecto completamente diferente y parezca el de un coche de categoría superior.

Aunque está homologado como 5 plazas, la verdad es que tres adultos en las plazas traseras acabarán padeciendo el síndrome del siamés, porque la anchura es escasa y tampoco es que sobre el espacio para las piernas. Si los pasajeros delanteros superan el metro ochenta de estatura, detrás irán con las rodillas pegando en los respaldos en cuanto superen los 1,75 m.

Entrar y salir de las plazas traseras tampoco es fácil, y eso que el asiento delantero se desliza además de abatir su respaldo y hay un asa de buenas dimensiones y robusta en el pilar B para que nos podamos ayudar.

Si los pasajeros traseros van algo justos, delante el espacio es más que correcto y resulta un coche mucho más cómodo para viajar de lo que nos podamos imaginar. La postura de conducción del DS 3 es buena gracias a los múltiples reglajes de asientos y columna de dirección. Para los más “sport” también resulta reconfortante ver que la palanca de cambios está bien ubicada, lo mismo que el pedalier, perfecto para realizar el punta-tacón.

La calidad de los mandos principales es buena y los detalles como el tapizado del salpicadero imitando piel natural, el volante de buenas dimensiones y el atractivo y ergonómico pomo del cambio acaban de rematar esa sensación de coche de calidad.

La instrumentación es algo simple, pero al menos tenemos termómetro de refrigerante, algo que empieza a ser ya poco frecuente.

Lo que no comprendo es cómo han colocado algunos mandos. En la consola central hay un hueco rectangular que no sirve para nada, sólo para que los mandos del volumen y del menú del sistema multimedia queden demasiado bajos e inaccesibles. No tiene sentido montarlos ahí en lugar de más cerca de la pantalla táctil, que también es algo lenta de reacciones.

Si el habitáculo está muy bien rematado y aparenta calidad, al abrir el maletero del DS 3 se nos desvanece esta sensación con unas rejillas de descompresión del habitáculo que se caen. Las intenté colocar varias veces y los paneles laterales están algo deformados, de manera que no es posible encajar todas las presillas de fijación de las rejillas. El resultado es que no quedan bien encajadas (ver galería de fotos) y se acaban cayendo.

Por volumen de carga no hay queja, el DS 3 está dentro de la media y permite ampliar su capacidad abatiendo los respaldos traseros, que no dejan un suelo plano.

Motor Se estira como una goma

En este caso el motor 1.6 turbo de gasolina entrega 165 CV.
En este caso el motor 1.6 turbo de gasolina entrega 165 CV.
Ampliar

El motor 1.6 THP es como una goma, se puede estirar y dar de sí casi lo que quieras, llegando hasta los 270 CV en los 308 GTi by PS o Peugeot RCZ (con cambios importantes a nivel de materiales, lubricación y refrigeración, eso sí). En la zona intermedia de potencias están los 165 CV de este DS 3, que lo dejan a medio camino, tanto dentro del rango de potencias que son capaces de extraer de este bloque, como de sus rivales.

Con 165 CV, el DS 3 es un coche muy agradable de utilizar. En ciudad hay mucho par y podremos abusar de las marchas largas y despreocuparnos del cambio pese a tratarse de un modelo de gasolina. También en carreteras secundarias podremos sacar buen partido del par disponible y circular con calma en las marchas más largas sin que el motor proteste, reduciendo los consumos.

Si nos animamos a sacar su quintaesencia, el motor también nos regala un sonido agradable gracias a su escape deportivo y unas aceleraciones contundentes pero sin brusquedades.

El truco para lograr una respuesta tan agradable está en su sobrealimentación, con un turbo gestionado electrónicamente que tiene muy poco tiempo de respuesta y que es capaz de mantener la sobrepresión incluso a regímenes por encima de las 6.000 rpm.

La caja de cambios de 6 marchas tiene un escalonamiento bien elegido para esta mecánica, con unos desarrollos que no son ni largos ni cortos y sin demasiado salto de revoluciones entre cada marcha. El selector del cambio tiene un buen tacto, con recorridos cortos y bastante precisos.

La combinación de ambos elementos hace que este DS 3 sea un coche muy agradecido de conducir, con unas buenas prestaciones, seguridad a la hora de hacer adelantamientos o incorporaciones y fácil para cualquiera.

Comportamiento Ágil y noble

La medida de los neumáticos es razonable para su nivel de prestaciones.
La medida de los neumáticos es razonable para su nivel de prestaciones.
Ampliar

El DS 3 saca un buen partido de su sencillo esquema técnico y de un bastidor que ya lleva bastantes años en el mercado. El truco está en que el peso no se ha desmadrado y se mantiene por debajo de los 1.200 kg y que tampoco se han vuelto locos con llantas de 18 pulgadas ni cosas similares.

Básicamente se trata de la misma plataforma que la del Peugeot 208, pero sin las modificaciones en cuanto a ancho de vías del GTi.

Las suspensiones no son demasiado rígidas y absorben bien las irregularidades, lo cual es una buena noticia para nuestra espalda cuando circulamos por calles adoquinadas, pasos de cebra elevados…, pero también para el ABS cuando estamos practicando una conducción deportiva en zonas donde el asfalto no es una alfombra de terciopelo.

En ciudad es suficientemenete cómodo y agradable de utilizar. Sus dimensiones compactas hacen que sea fácil maniobrar y aparcar este pequeño deportivo. Tal vez lo más negativo sea la mala visibilidad que tendremos debido a la escasa superficie acristalada de su carrocería.

En autopista y autovía proporciona un confort más que correcto para que afrontemos viajes largos con él, y no se ve muy afectado por el viento lateral pese a su corta batalla, que tampoco supone un problema a la hora de afrontar curvas rápidas de amplio radio.

En carreteras secundarias y puertos de montaña, es un auténtico juguete. El eje trasero es algo nervioso, pero, en cuanto le cogemos el tacto, se convierte en un buen aliado para redondear los giros más cerrados.

Los frenos tienen un buen tacto y se dosifican bien. Con las presiones de neumáticos correctas y una suspensión que no es demasiado seca, el ABS no nos dará ningún susto cuando lleguemos un poco apurados a una curva en zonas con asfalto rizado.

En el circuito de pruebas, la maniobra de esquiva la soluciona sin problemas gracias a una dirección bastante rápida y una suspensión bien tarada. Con la pista mojada es necesaria la intervención del ESP a la hora de retornar a nuestro carril, para evitar que la parte trasera tienda a darnos un latigazo, pero no es brusco ni resulta peligroso.

La frenada de emergencia desde 100 km/h se consigue con unas distancias correctas y sin que el coche haga nada extraño pese a dejar las ruedas traseras casi sin peso sobre ellas.

El ESP funciona de manera correcta y corrige nuestros errores con precisión y sin realizar maniobras bruscas. Con la pista mojada es necesario tener buen tacto con el pie derecho para evitar que la rueda interior reciba la generosa entrega de par de su motor turbo de forma muy brusca. Cada vez que el control de tracción tiene que trabajar, perdemos bastante tiempo, ya que el sistema tarda en volver a obedecer a las órdenes que demos con el acelerador, que queda desconectado más tiempo de lo deseable.

En resumen, el DS 3 Sport con el motor de 165 CV es un coche muy divertido y que es difícil que nos ponga en aprietos salvo que hagamos las cosas rematadamente mal, con unas reacciones predecibles y bastante fácil de conducir.

Equipamiento DS 3 1.6 THP 165 CV: tope de gama

No, la casa no viene de serie.
No, la casa no viene de serie.
Ampliar

El DS 3 Sport se posiciona en la parte alta de la gama del pequeño deportivo francés, de manera que la dotación de serie es más que correcta, aunque su precio de tarifa no es precisamente accesible. El DS 3 que puedes ver en las imágenes se va por encima de los 26.000 euros en opciones como las llantas o el pack Sport, que incluye la cámara de marcha atrás y el navegador, entre otros elementos.

Aunque su precio de compra es elevado, la verdad es que, comparado con un Mini, es incluso barato, pues, si igualamos equipamientos en ambos, la cosa se dispara en el modelo anglo-germano.

Si lo comparamos con rivales como el Peugeot 208 GTi, la verdad es que podemos llegar a preguntarnos si merece la pena el desembolso extra que requiere el DS 3 por un modelo que básicamente cuenta con el mismo bastidor, un motor con 40 CV menos y un equipamiento equivalente. Aquí entran más los gustos y preferencias personales que la razón. El DS 3 ofrece una imagen más refinada y un interior más cuidado, pero, sobre todo, más posibilidades de personalización.

La gama de accesorios disponible para el DS 3 es muy extensa: interiores imitando fibra de carbono, texturas para el salpicadero, adhesivos para el techo… es fácil dejarse un DS 3 al gusto más personal imaginable.

En el apartado de sistemas de asistencia a la seguridad está bien servido, con dispositivos como el frenado de emergencia incluido. Control de velocidad de crucero, faros full LED (de excelente luz), climatizador automático… la dotación de serie en el acabado Sport es correcta.

Seguridad

Equipamiento de Serie

  • ABS + ayuda frenada emergencia + repartidor electrónico de frenada
  • Airbag conductor y pasajero delantero
  • Airbags laterales delanteros
  • Faros antiniebla delanteros
  • Iluminación trasera LED con efecto 3D
  • Proyectores delanteros DS Led Vision + Xenón
  • Control de Tracción TCS
  • Active city break
  • Airbags de cortina para plazas laterales delanteras y traseras
  • Detección neumáticos poco inflados
  • ESP
  • Encendido automático de luces y sensor de lluvia
  • Fijación ISOFIX de 3 puntos en asientos laterales traseros
  • Luces diurnas LED delanteras
  • Reposacabezas traseros escamoteables
  • Sensor de aparcamiento trasero

Equipamiento Opcional

  • 207.85 €Ayuda al estacionamiento trasero
  • 519.62 €Cámara visión trasera en pantalla táctil + sensor de aparcamiento trasero

Confort

Equipamiento de Serie

  • Asiento conductor regulable en altura
  • Banqueta trasera abatible 2/3 - 1/3
  • Climatizador automático
  • Dirección asistida
  • Elevalunas eléctricos delanteros
  • Lunas traseras sobretintadas
  • Regulador y limitador velocidad
  • Retrovisor interior electrocromo
  • Rueda de repuesto tipo galleta
  • Toma 12v
  • Volante regulable en altura y profundidad
  • Pedales y reposapies de aluminio
  • Alfombrillas
  • Asiento pasajero regulable en altura
  • Cierre centralizado con mando a distancia
  • Retrovisores exteriores abatibles eléctricamente
  • Volante de cuero
  • Llantas aleación 17´´ Bellone Negra
  • Pintura blanca bitono
  • Alerón trasero sport con luz de freno
  • Pintura bitono con techo negro (carrocería blanco Banquise)

Equipamiento Opcional

  • 415.7 €Pintura Metalizada Monotono
  • 207.85 €Asientos Sport Akinen Verde esmeralda
  • 727.48 €Pack CUERO (Negro)
  • 727.48 €Pack CUERO (Azul)
  • 207.85 €Kit Decor Blanco
  • 311.77 €Kit Decor Marrón Topaze
  • 519.62 €Kit Decor Gris mate con serigrafía 'Irresistible Paris' Incluye luna de custodia serigrafiada
  • 103.92 €Adhesivo techo ZEBRA
  • 103.92 €Adhesivo techo VIVE
  • 103.92 €Adhesivo techo FLOWER
  • 311.77 €Llantas aleación 17´´ Bellone gris
  • 311.77 €Llantas aleación 17´´ Aphrodite gris
  • 311.77 €Llantas aleación 17´´ Aphrodite Marrón Topace
  • 935.33 €Pintura Blanco Nacarado Bitono
  • 103.92 €Coquillas retrovisores cromado
  • 415.7 €Pintura Metalizada bitono
  • 207.85 €Asientos Sport Akinen Negro Basalto
  • 727.48 €Pack CUERO (Negro + Beige)
  • 1506.93 €Pack CUERO NAPPA
  • 207.85 €Kit Decor interior Verde Esmeralda
  • 207.85 €Kit Decor interior Carbotech
  • 103.92 €Adhesivo techo URBAN TRIBE
  • 103.92 €Adhesivo techo PERLA
  • 103.92 €Adhesivo techo PLANE
  • 103.92 €Adhesivo techo SQUARE
  • 311.77 €Llantas aleación 17´´ Bellone Blanco
  • 311.77 €Llantas aleación 17´´ Aphrodite Negra

Multimedia y Audio

Equipamiento de Serie

  • DS Connect box
  • Ordenador de abordo
  • Radio CD MP3 con mandos al volante y toma de audio
  • Pantall táctil de7´´

Equipamiento Opcional

  • 1351.03 €Pack SPORT
  • 935.33 €Navegador+Sistema HiFi
  • 207.85 €Mirror Screen

Consumo Sobrealimentado

Los consumos de este DS 3 Sport son correctos.
Los consumos de este DS 3 Sport son correctos.
Ampliar

Gracias a un peso contenido, el consumo del DS 3 no es excesivo, aunque su aerodinámica pasa factura en los viajes en autovía, donde rivales más pesados y potentes, como el 308 GTi sacan mejores resultados con una mecánica similar.

DS homologa un consumo medio de 5,6 l/100 km como resultado de promediar los 7,1 l/100 km en ciudad y los 4,6 l/100 km en carretera, unos valores algo optimistas.

En esta prueba, el consumo real del DS 3 Sport en ciudad ha sido de 7,5 l/100 km, bastante próximo al homologado. También en carretera si somos cuidadosos podemos acercarnos a los 4,6 l/100 km declarados, pero en una conducción normal, teniendo que hacer adelantamientos pero manteniendo unos cruceros entre 70 y 100 km/h, el consumo en carretera del DS 3 Sport ha sido de 5,7 l/100 km.

En autopista, con el control de crucero a 120 km/h el consumo de este DS 3 ha sido de 7 l/100 km, una cifra elevada y que deja claro que la aerodinámica no es el punto fuerte de este modelo.

Con estos datos de consumo y un depósito de 50 litros de capacidad, la autonomía teórica del DS 3 ronda los 700 km.

Rivales

Ds DS3 1.6 THP S&S Sport 165

Desde
24.555 €

Gasolina


6 marchas

165

7,5

5,6

129

Ford Fiesta 1.0 EcoBoost ST-Line Red&Black 140

Desde
18.875 €

Gasolina


5 marchas

140

9,0

4,5

104

Peugeot 208 1.6 GTi

Desde
24.000 €

Gasolina


6 marchas

208

6,8

5,4

125

Opel Adam 1.4 NEH S&S Rocks S

Desde
23.850 €

Gasolina


5 marchas

150

8,5

5,9

144

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba