Prueba del Citroën C4 Cactus Rip Curl diésel 201640

Prueba del Citroën C4 Cactus Rip Curl diésel 2016

21 Noviembre, 2016 por

El Citroën C4 Rip Curl es un coche realmente divertido y versátil. Gracias al sistema Grip Control y los neumáticos M+S es más capaz fuera del asfalto algunos auténticos SUV. Además, también resulta muy cómodo para viajar, es práctico en ciudad y su imagen puede gustar más o menos, pero no se puede discutir que tiene carácter.

Nuestra valoración: 6,8 Bastante bueno

Diseño 7

Bastante bueno

Motor 7

Bastante bueno

Comportamiento 7

Bastante bueno

Interior 6

Bueno

Equipamiento 7

Bastante bueno

Consumos 7

Bastante bueno

Destacable

  • Practicidad
  • Relación precio/producto
  • Confort

Mejorable

  • Detalles de acabado
  • Iluminación interior plazas traseras
  • Sin termómetro de agua

El lanzamiento de la versión protagonista de esta prueba del Citroën C4 Cactus Rip Curl diésel 2016 ha servido para introducir en el modelo de los chevrones el sistema Grip Control y darle más versatilidad todavía a este llamativo Citroën.

De las dos motorizaciones disponibles para el Rip Curl, hemos elegido el diésel con el motor 1.6 HDi de 99 CV y cambio manual de 5 velocidades. Sus consumos son ajustados y sus prestaciones, más que suficientes, aunque no las deben considerar lo bastante buenas como para montar los frenos traseros de disco, conformándose con unos anacrónicos tambores.

Otro detalle que no se estila mucho ya a estas alturas es el sistema de cierre del depósito de combustible. Hoy en día ya hay muchos coches en los que ni siquiera hay un tapón, éste está integrado en la tapa directamente. En el Cactus hay un tapón con llave que además tiene un incordio que puede facilitar que nos roben el coche mientras repostamos. No podemos sacar la llave del tapón y cerrar el coche mientras vamos a pagar a la caja porque ésta no sale del tapón hasta que lo cerramos de nuevo.

Puede que así se evite dejarnos olvidado el tapón sobre el surtidor de combustible, pero no me gusta nada dejar el coche abierto y con la llave a un tipo que no conozco de nada aunque me esté llenando el depósito y lleve uniforme de la gasolinera.

Pese a estos detalles algo anacrónicos, la verdad es que el Cactus me ha gustado bastante en todas las ocasiones en que he tenido oportunidad de probarlo. Me parece un coche muy honesto, con un buen precio, práctico, cómodo y con cierta capacidad como todo terreno gracias a sus neumáticos y al sistema Grip Control.

Citroën y sus diseños prácticos

La verdad es que a lo largo de la historia de la marca francesa no es la primera vez que se han sacado de la manga un coche muy práctico y que se sale de lo corriente. En el caso del Cactus, los de Citroën han conseguido un modelo que ofrece un buen espacio interior, que tiene un diseño diferente, cómodo gracias a una altura de acceso algo más elevada de lo normal y con soluciones ideales para movernos en la selva urbana o, en el caso del Rip Curl, también fuera de ella.

 

Prueba del Citroën C4 Cactus Rip Curl 2016 240
Los airbumps del Cactus siguen siendo el centro de atención en su estética.

Aunque ya lleva algunos años en el mercado, los airbumps del Citroën C4 Cactus siguen chocando (nunca mejor dicho) a la vista. Personalmente me parecen originales y una seña de identidad que, además, es muy práctica, pero tiene sus detractores.

En el caso de la versión Rip Curl, se añaden unos adhesivos a modo de “tatuajes” sobre la piel del Cactus en los pasos de rueda delanteros y en el pilar C. Su diseño es bastante discreto y apenas se ven con la pintura blanca nacarada de la unidad de pruebas, pero están ahí.

Las llantas de 17 pulgadas de aleación, las barras del techo y los faldones pintados en color aluminio terminan de remarcar la imagen de esta versión.

Después de un par de años en el mercado, el Cactus ha recibido algunas mejoras de acabado. La más llamativa tal vez sea la goma que cubre el perímetro del tapizado del techo contra el cristal panorámico, que ha variado su diseño para evitar las arrugas que se producían con la de formato anterior.

Los Airbumps y los paragolpes siguen siendo realmente prácticos en el día a día, evitando las horribles marcas que producen nuestros vecinos de parking cuando abren las puertas o nosotros mismos al abrir contra una columna o bolardo.

Los faros delanteros, con las luces de marcha diurna separadas del proyector principal, tienen una buena iluminación gracias al tamaño de sus parábolas, independientes para la función de luz de cruce y de largo alcance. Los antinieblas están bien colocados en una parte baja y cerca de las esquinas, pero su iluminación es escasa.

En definitiva, pocos cambios en este modelo que ya es un viejo conocido y que cuenta con detalles prácticos que, además, le dan personalidad. Con otras pinturas resultan más llamativos los adhesivos específicos del Rip Curl, pero en este acabado blanco metalizado apenas se aprecian diferencias con el resto de gama.

 

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

0 Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba