Prueba del Citroën C3 PureTech GLP: ahorrar a todo gas

Prueba del Citroën C3 PureTech GLP: ahorrar a todo gas

14 agosto, 2017

Si quieres ahorrar mucho dinero en combustible cada día, el Citroën C3 con GLP puede ser una de las mejores alternativas. Date prisa, antes de que el Gobierno decida gravar con más impuestos a estos combustibles alternativos, que ahora cuestan la mitad que los convencionales.

Nuestra valoración: 7,3 Notable

Diseño 8

Notable

Motor 6

Bueno

Comportamiento 7

Bastante bueno

Interior 7

Bastante bueno

Equipamiento 7

Bastante bueno

Consumos 9

Sobresaliente

Destacable

  • Ahorro en uso diario
  • Soluciones prácticas
  • Confort

Mejorable

  • Falta de potencia
  • Tecla de GLP poco visible
  • Sin rueda de repuesto

Citroën ha añadido una versión bifuel a la gama del Citroën C3 y nos hemos decidido a probar esta alternativa, cada vez más interesante. Mientras los coches eléctricos e híbridos enchufables siguen siendo caros y la red de recarga en España tercermundista, los coches con GLP son una alternativa muy interesante.

El hecho de ser bi-fuel (funciona con gasolina y/o GLP) supone pagar un extra de 1.500 euros (diferencia entre el C3 PureTech 82 y el GLP), mientras que, al pasar del motor de gasolina al diésel con el mismo acabado (Feel), la diferencia es de 1.600 euros frente al HDi de 75 CV y de 2.500 € frente al de 100 CV. La comparativa más justa es con el de 75 CV, pues, debido al turbo y al mejor par motor, sus prestaciones son incluso mejores que las del PureTech 82, que se queda algo justo de empuje.

Si pensamos en ahorrar en consumo puro y duro, la cosa está muy igualada entre el HDi y el GLP: en ambos casos deberemos hacer alrededor de 15.000 km anuales para que empecemos a amortizar la diferencia de precio. La ventaja del GLP es que su coste de mantenimiento es menor y su fiabilidad mayor, sin el complicado y caro sistema de filtro de partículas imprescindible en el diésel. La otra gran ventaja es que el de GLP está considerado más ecológico, de modo que tendremos menos problemas tal y como se está poniendo la legislación con los “petroleros”.

Concluyendo, el C3 GLP nos compensará si hacemos los kilómetros suficientes y, si la duda es si diésel o GLP, si tus recorridos suelen ser cortos y urbanos, te recomiendo el de gas. Si, por el contrario, la mayoría de tus recorridos van a ser interurbanos y por carretera, el diésel es más ahorrador y tiene más “punch” en los adelantamientos y rampas.

No te pierdas estos artículos relacionados con los coches de gas:

Diseño Tan resultón como cualquier C3

Nada en el exterior nos indica que se trata de una versión bi-fuel.
Nada en el exterior nos indica que se trata de una versión bi-fuel.
Ampliar

No hay nada en el exterior que nos sugiera en ningún momento que estemos ante una motorización distinta al ponernos frente a este C3. Para saber que se trata del C3 bi-fuel de GLP, hay que abrir la tapa del depósito de combustible, donde veremos la boca de repostaje de gasolina y la de autogás.

Por todo lo demás, es un Citroën C3 con el acabado Feel y algunos detalles de personalización, como las llantas, el techo en otro color y las carcasas de los antiniebla a juego con los retrovisores.

Poco que añadir, pues, en este apartado a lo ya comentado en la prueba del Citroën C3 PureTech. Es un coche atractivo, ligero, con detalles prácticos y con unos acabados correctos para su precio, aunque en esta unidad concreta hay un molesto ruido aerodinámico que proviene de la puerta delantera derecha, probablemente debido a un mal ajuste de la misma.

Interior Más espacioso de lo que parece

El interior del C3 es amplio y cómodo.
El interior del C3 es amplio y cómodo.
Ampliar

Si por fuera no hay diferencias, dentro del Citroën C3 GLP tampoco encontraremos ninguna; bueno, sí, una: el pulsador que activa el sistema de alimentación por gas, situado a la izquierda de la columna de dirección (ver galería de fotos).

Frente a otros modelos bi-fuel, este Citroën muestra más cuidado en la instalación. El pulsador está bien integrado y, además, tanto el ordenador de viaje como el aforador son funcionales con ambos combustibles. En otros modelos de gasolina y gas, la tecla que activa la función de gas no está bien integrada y el ordenador de viaje sólo es funcional cuando usamos la gasolina.

La otra diferencia en el interior la descubriremos al encender el motor. Cuando funciona con gas, se oyen con más descaro los inyectores, más ruidosos y con un “toque” parecido al de los motores diésel, pero mucho menos sonoro.

Por lo demás, de nuevo estamos en un Citroën C3 con acabado Feel, con un interior espacioso para sus dimensiones, unos asientos cómodos y un cuadro de instrumentos completo y fácil de leer. La única desventaja de esta versión frente a las de gasolina o diésel es que perdemos la posibilidad de llevar una rueda de repuesto; su hueco está ocupado por el depósito de gas, que tiene un volumen de 40 litros, aunque en su interior caben poco más de 30 litros de autogás (hay que dejar espacio para la expansión del gas licuado y mantener su presión).

 

Motor El gas está perfectamente adaptado

El motor PureTech tiene un funcionamiento suave, pero le falta pecho.
El motor PureTech tiene un funcionamiento suave, pero le falta pecho.
Ampliar

Otra gran ventaja de esta versión bi-fuel, además del ahorro en el uso diario por usar un combustible que cuesta la mitad, es que tenemos mucha más autonomía. El motivo es que tenemos dos sistemas de alimentación para el motor, el convencional de gasolina y el de gas.

En el motor se han hecho cambios mínimos para poder adaptar la mecánica 1.2 PureTech de 82 CV al uso de gas. A la vista, la única diferencia es el sistema de alimentación de gas, cuyos inyectores puedes ver en la imagen que encabeza este apartado (esos tres puntos verdes, que son los conectores eléctricos de los mismos). A nivel interno se han revisado los asientos de válvula y la junta de culata, para garantizar que la temperatura del gas al quemarse y su peor capacidad de lubricación y refrigeración de las válvulas no supongan un problema.

Las prestaciones entre el uso de gas y el de gasolina son casi idénticas. Se nota mucho más la pérdida de potencia cuando se acciona el compresor del aire acondicionado que por el uso de gas. Un buen detalle que deja claro que han tenido todo en cuenta a la hora de integrar el sistema de gas en este C3 lo encontramos en que, si vamos pisando el acelerador a tope, no nos dejará pasar de gasolina a gas. Evita las transiciones cuando estamos solicitando toda la potencia, una forma eficaz de evitar problemas y quedarnos sin fuerza por cualquier problema justo cuando más la necesitamos.

En el uso diario, lo mejor es usar siempre el combustible más barato, el gas. Si se nos acaba el gas en medio del viaje, el coche nos avisa varias veces de que el nivel de combustible es crítico y, cuando se agote por completo uno u otro, el sistema activa automáticamente el otro depósito,  no tenemos que hacer nada nosotros.

La caja de cambios de 5 marchas tiene unos desarrollos un poco largos para un motor que se queda algo justo de potencia y par. Mientras nos movamos por zonas con una orografía poco accidentada, es una buena elección, pero como usemos el coche en una ciudad con pendientes (como Vigo) o en viajes en los que atravesemos puertos de montaña, tendremos que usar de manera intensiva el cambio.

Pese a que anuncia una potencia de 82 CV que deberían ser más que suficientes para mover un coche con poco más de una tonelada, lo cierto es que, para mantener los 120 km/h en los puertos, tendremos que bajar a cuarta e incluso a tercera.

Comportamiento El confort manda

El C3 tiene un comportamiento noble y fácil de llevar.
El C3 tiene un comportamiento noble y fácil de llevar.
Ampliar

No hay diferencias en cuanto a comportamiento entre el C3 PureTech de gasolina y esta versión bi-fuel. La diferencia de peso entre uno y otro es mínima y tampoco varía demasiado el reparto de masas, por lo que estamos ante el mismo coche en ambos casos.

El Citroën C3 busca el confort y la facilidad de conducción por encima de todo. El tarado de la suspensión es blando, lo cual se agradece a la hora de conducir por la ciudad y por carretera. El problema vendrá cuando carguemos el coche o si aligeramos el paso. En el primer caso, las suspensiones harán tope fácilmente en los badenes y ondulaciones. En el segundo, el C3 deja claro que no se siente cómodo y acabaremos por no insistir y bajar el ritmo, aunque el nivel de prestaciones de esta mecánica tampoco da para poner en muchos aprietos al bastidor.

Me ha llamado mucho la atención lo rápido que este C3 deja de funcionar con gasolina tras los arranques en frío. Lo normal es que no funcionen con gas hasta que el refrigerante alcanza unos 60ºC, lo cual lleva unos 3 minutos más o menos. El C3 activa el GLP apenas 20 segundos después de haber puesto el motor en marcha, lo cual contribuye a ahorrar más en combustible.

En el circuito de pruebas no se aprecian diferencias de comportamiento ni en la maniobra de esquiva ni en la frenada de emergencia respecto a la versión de gasolina, con unas reacciones nobles y que no nos podrán en aprietos, pero que tampoco destacan por su agilidad.

Equipamiento Con todo lo necesario

El Citroën C3 tiene un buen nivel de equipamiento para su precio.
El Citroën C3 tiene un buen nivel de equipamiento para su precio.
Ampliar

Esta versión del Citroën C3 tiene un precio de partida de 15.000 euros a los que deberemos sumar otros 3.060 euros en diversos packs para darle la imagen que ves en la galería de fotos: color azul cobalto con el techo en blanco, el pack de cámara conectada, el pack feel (llantas, airbumps y consola central interior) y el interior con el acabado “Capsule rojo” que le da un toque de color al habitáculo.

Por 18.060 euros tenemos un coche en el que no echaremos nada en falta (climatizador automático, control de crucero y limitador de velocidad, buena iluminación, navegador, llantas de aleación, sensor de lluvia y luz, faros antiniebla…) y además hay buenas ofertas siempre disponibles, de modo que es una buena alternativa si buscamos un coche práctico para el día a día a un precio razonable.

El control de crucero se combina con el sistema de reconocimiento de señales. Si fijamos una velocidad, por ejemplo, de 120 km/h y pasamos por un tramo con otra velocidad genérica, el display del cuadro nos parpadea sugiriendo la velocidad de ese tramo y, si la aceptamos, el control de crucero memorizará esa nueva cifra. Muy práctico para evitar multas.

En cuanto a su conectividad, el C3 está a la última. Con el pack Connected Cam contamos con wifi y una cámara frontal con la que podremos compartir lo que vemos a través del parabrisas… una función practiquísima ;-).

Lo mejor del sistema es que es muy fácil de manejar, con unos menús muy sencillos y una pantalla táctil que reacciona bastante rápido a nuestras órdenes.

Seguridad

Equipamiento de Serie

  • 6 Airbags (frontales, laterales y de cortina)
  • Indicador de descanso recomendado
  • Detección neumáticos poco inflados
  • ESP
  • ABS
  • Luces diurnas LED delanteras
  • Faros antiniebla
  • Alerta de cambio involuntario de carril
  • Isofix plazas laterales traseras y pasajero delantero

Confort

Equipamiento de Serie

  • Retrovisores exteriores abatibles eléctricamente y calefactables
  • Elevalunas eléctricos delanteros
  • Asiento conductor de altura regulable
  • Regulador y limitador velocidad
  • Aire acondicionado
  • Kit antipinchazo
  • Hill Assist (ayuda a la salida en pendiente)
  • Banqueta trasera fraccionable 2/3 1/3
  • Reconocimiento del límite de velocidad
  • Cierre centralizado
  • Dirección asistida
  • Tapicería tela
  • Volante regulable altura y profundidad

Equipamiento Opcional

  • 300 €Techo bitono, coquillas de los retrovisores exteriores y decoración antinieblas en Blanco Ópalo
  • 500 €Techo panorámico
  • 200 €Tejido Capsule
  • 410 €Gris Shark
  • 410 €Beige Arena
  • 410 €Gris Aluminio
  • 180 €Blanco Banquise
  • 200 €Armonia interior rojo urban Tejido capsule rojo(implica 4 elevalunas elécticos secuenciales y antipinzamiento y volante de cuero)
  • 1500 €Pack Feel2
  • 300 €Techo bitono, coquillas de los retrovisores exteriores y decoración antinieblas en Negro Onyx
  • 300 €Techo bitono, coquillas de los retrovisores exteriores y decoración antinieblas en Rojo Aden
  • 1650 €Pack Feel
  • 200 €Tejido Stripe
  • 410 €Naranja Power
  • 410 €Negro Perla
  • 410 €Azul Cobalto
  • 410 €Verde Almond
  • 200 €Armonía interior gris metropolitan Tejido stripe gris(implica 4 elevalunas eléctricos secuenciales y antipinzamiento y volante de cuero)
  • 120 €Rueda de repuesto 15´´

Multimedia y Audio

Equipamiento de Serie

  • Ordenador de abordo
  • Radio Bluetooth USB
  • Toma USB

Equipamiento Opcional

  • 500 €Connected Cam Citroen

    Consumo Gastar la mitad

    Válvula y depósito de gas integrado en el hueco de la rueda de repuesto.
    Válvula y depósito de gas integrado en el hueco de la rueda de repuesto.
    Ampliar

    Hay dos consumos distintos y unos precios muy diferentes al hablar del uso de este coche, así que los dividiré en GLP y gasolina.

    Consumos con GLP

    El depósito de 40 litros de volumen tiene una capacidad efectiva de 33 litros. Llenarlo cuesta apenas 20 euros que nos llegarán para recorrer 300 km en autopista, donde el consumo real es de 10 l/100 km a 120 km/h de velocidad continuada.

    Si nos movemos por carretera, el consumo de GLP ronda los 7 l/100 km, mientras que, en ciudad, el consumo es de 10 l/100 km.

    Consumos con gasolina

    Citroën declara un consumo urbano y en carretera de 5 y 4 l/100 km respectivamente. Ambas cifras son muy optimistas. En ciudad es difícil bajar de los 7 l/100 km, mientras que en carretera lo normal será movernos en el entorno de los 5,5 l/100 km, cifra que sube hasta los 8 l/100 km si viajamos a los máximos legales por autovía.

    La escasa potencia de la mecánica hace que a esas velocidades llevemos un alto nivel de exigencia al motor. Con estos valores de consumo y un depósito de gasolina de 45 litros de capacidad, la autonomía con este combustible está en el entorno de los 600 km.

    En total, la autonomía máxima del Citroën C3 bi-fuel puede llegar a los 1.000 km, aunque esto es poco razonable, ya que de lo que se trata aquí es de ahorrar, de modo que lo lógico es usar siempre que se pueda el GLP.

    Rivales Rivales del Citroën C3 GLP

    Citroen C3 1.2 PureTech GLP Feel 82

    Desde
    16.299 €

    Gas

    Manual
    5 marchas

    82

    13,6

    4,9

    102

    Fiat 500L 1.4 T-Jet GLP Cross

    Desde
    22.600 €

    Gas

    Manual
    6 marchas

    120

    11,3

    6,7

    142

    Ford B-Max 1.4 Autogas (GLP) Titanium

    Desde
    19.500 €

    Gas

    Manual
    5 marchas

    86

    0,0

    7,6

    123

    Dacia Sandero 0.9 TCE GLP Laureate 66kW

    Desde
    10.094 €

    Gas

    Manual
    5 marchas

    90

    11,3

    4,9

    98

    Comparte este artículo

    Suscríbete a nuestra newsletter

    Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

    * He leído la Política de privacidad

    Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

    Te puede interesar...

    Comenta este artículo

    * He leído la Política de privacidad

    Ir arriba