Prueba

Prueba del Citroën C3 Aircross diésel BlueHDi de 120 CV: un SUV práctico, cómodo y con un diseño original

51 fotos

Ampliar

14 de abril, 2020

El Citroën C3 Aircross es uno de esos coches que te acaban gustando porque son muy cómodos para usar a diario. Estéticamente tiene su público también, con un diseño en el que los colores lo hacen llamativo. Vamos a ver cuáles son sus debilidades y fortalezas.

Citroën es una de esas marcas que ha contado entre sus modelos con coches de diseño muy original y, aunque a veces algo «estrafalarios» como los Ami o los Mehari, muy prácticos y con personalidad. El Citroën C3 Aircross ha buscado en cierta medida ese toque diferente en la estética, pero sin perder de vista la practicidad. Hemos querido comprobar por qué es uno de los modelos que mejor se venden de la marca de los chevrones en la actualidad y para ello hemos elegido a la versión con el motor diésel BlueHDi de 120 CV con el cambio automático EAT6.

Era cuestión de tiempo que en Europa también empezásemos a darnos cuenta de que eso de pisar un embrague y mover una palanca es cosa de otras épocas. Si somos honestos, la mayoría de los conductores gestiona el cambio de marchas peor que los sistemas automáticos de la actualidad, de modo que estas versiones suelen ser más eficientes y seguras, ya que le quitan mucho estrés al conductor, que puede centrarse en otras cosas.

En un coche como éste, en el que las prestaciones y el disfrute de la conducción están en un tercer plano, el consumo y la facilidad de uso son prioridades y la verdad es que, tras una semana de prueba, nos ha gustado este Citroën para el uso diario.

¿Es mejor el Citroën C3 Aircross que sus rivales?

El Citroën C3 Aircross milita en la categoría más reñida que hay en el mercado actualmente, la de los SUV del segmento B. Creciendo en cuota de mercado y número de modelos disponibles, no hay tregua y, buena prueba de ello, es la apabullante mejora que ha recibido la nueva generación del Renault Captur. Si con la generación anterior el C3 Aircross ganaba de calle al francés, frente al nuevo Captur tiene pocas opciones, la verdad. Sólo gana al del rombo en el confort que brinda a sus pasajeros y es que el Renault es demasiado seco y no llega a filtrar tan bien como el C3 Aircross las irregularidades y los obstáculos artificiales como los guardias tumbados .

Otro rival muy duro es el Seat Arona, el más vendido en nuestro mercado. El Citroën ofrece algo más de espacio y es más práctico, pero la calidad aparente de los materiales y el diseño están algo por detrás del español.

El tercero en discordia es el Opel Crossland X, un modelo con el que comparte plataforma, mecánicas… incluso la línea de montaje en la que se fabrican. Podríamos decir que son básicamente el mismo coche, aunque cada uno de ellos con un diseño diferenciado y propio de cada marca. Entre estos dos modelos, la elección es más una cuestión de gustos.

Nuestra valoración: 6,7

Diseño 7

Motor 7

Comportamiento 7

Interior 6

Equipamiento 6

Consumos 7

Destacable

  • Confort de suspensiones
  • Espacio interior y maletero
  • Personalización

Mejorable

  • Calidad de plásticos
  • Manejo climatizador

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: alegre y colorido

El Citroën C3 Aircross mide 4,1 metros de largo.

51 fotos

Ampliar

Los diseños de Citroën han solido destacar por huir de las modas y atreverse con ideas muy arriesgadas. A veces ha salido bien la jugada y otras no tanto. En la actualidad no hay tanto margen para la imaginación con las limitaciones por temas de seguridad y eficiencia y, si además sumamos el hecho de que debe compartir componentes, plataforma y línea de montaje con otro modelo, las variables son todavía menores.

En este sentido, es digno de elogio que el C3 Aircross tenga una imagen tan diferente de su hermanastro de Opel, con un diseño bastante original en el que se juega mucho con los colores para destacarlo.

El frontal sigue las pautas del C4 Picasso presentado en 2013, con los faros delanteros deslocalizados en tres niveles de arriba a abajo: luces diurnas, faros principales y antiniebla. El resultado es llamativo y, como se puede jugar con los colores para personalizarlo, tiene su gracia.

En la vista lateral es donde uno se da cuenta de que es un coche muy alto, lo cual es muy cómodo para entrar y salir y, además, hace que se pueda aprovechar mejor el espacio dentro. En realidad es más un monovolumen que un SUV, pero con los pasos de rueda en negro y las protecciones en los faldones y laterales se le ha dado ese toque un poco campero, tan de moda en la actualidad.

El cristal de custodia con esas franjas de color en las versiones más altas son un guiño a los que encontrábamos en los primeros Citroën BX, que eran traslúcidos.

La vista trasera es tal vez algo desangelada. Los pilotos son cuadrados y hacen que parezca que el C3 Aircross sea algo estrecho para su altura. Lo bueno de esa disposición de las luces traseras es que permiten un amplio portón, muy práctico para cargar y descargar el maletero.

Las llantas de 17 pulgadas tienen un diseño llamativo y se pueden elegir en varios tonos, lo mismo que las barras del techo, de modo que el C3 Aircross es muy personalizable.

A nivel de acabados y calidades, este Citroën no está mal. Los plásticos tienen buen aspecto, aunque son tal vez demasiado abundantes.

Interior: práctico y llamativo

El interior del Citroën C3 Aircross presenta un diseño juvenil y desenfadado.

51 fotos

Ampliar

Al igual que el exterior, en el interior del Citroën C3 Aircross también encontramos notas de color en algunos detalles como los perfiles de las salidas de aire, la tapicería y molduras, que le restan solemnidad. También el diseño es bastante juvenil y, además, muy práctico, con huecos donde dejar las cosas que nos estorban, porta latas, gavetas muy amplias en las puertas, etc.

Los asientos son cómodos, aunque falta apoyo lateral y la banqueta resulta algo corta, tanto en las plazas delanteras como en las traseras. La tapicería también es confortable y no resulta muy calurosa en verano.

El conductor se encuentra cómodo y cuenta con buena visibilidad porque va sentado algo elevado y muy erguido. Frente a él se presenta una instrumentación muy sencilla y legible. El copiloto también viajará cómodo y con un espacio muy holgado.

Las plazas traseras son de las más amplias de la categoría, sobre todo en lo que atañe al espacio para las piernas. En anchura las cosas no son tan optimistas y tres adultos irán con estrecheces, pero esto es algo que pasa en casi todos los modelos que se comercializan. Además, la banqueta se puede desplazar longitudinalmente.

El maletero del Citroën C3 Aircross tiene una buena capacidad y, sobre todo, es muy práctico porque es casi cúbico y tiene un acceso muy cómodo. Si necesitamos más espacio, podemos abatir los respaldos traseros.

En cuanto a la calidad de materiales y ajustes, el C3 Aircross no está mal, pero abusa demasiado de los plásticos duros en la consola central y los paneles de puerta, lo que le resta algunos puntos.

Motor: cumplidor

Gracias al par motor, tenemos un buen nivel de recuperaciones en el itroën C3 Aircross.

51 fotos

Ampliar

El motor de este ejemplar es el conocido 1,6 diésel de la familia BlueHDi que rinde 120 CV y que destaca por su suavidad de funcionamiento y por las buenas recuperaciones que consigue gracias a su buena cifra de par, con nada menos que 300 Nm.

Está asociado a una caja de cambios EAT6 de 6 marchas automática con convertidor de par que hace muy fácil la conducción y, sobre todo, muy suaves las maniobras, un punto a favor de los convertidores frente a las de doble embrague y robotizadas.

Esta nueva caja de cambios es infinitamente mejor que la robotizada que ofrecía la marca hasta no hace mucho y se merece que al menos la pruebes antes de decirte por ella o por la manual. Por facilidad de uso y comodidad es mucho más recomendable que la manual y, además, los consumos son también muy buenos.

Como no podía ser de otra manera, este motor equipa el sistema de tratamiento de gases de escape con AdBlue para eliminar casi el 100% de los NOx contaminantes. No está de más que eches un vistazo a nuestro vídeo práctico sobre cómo repostar el AdBlue para conocer más de este sistema.

Comportamiento: más cómodo y fácil que eficaz

El Citroën C3 Aircross ofrece un buen nivel de confort de marcha.

51 fotos

Ampliar

El Citroën C3 Aircross es un coche muy fácil de conducir y también muy confortable. Si buscas sensaciones al volante te defraudará, pero es que nunca ha pretendido ser un coche apasionante. De lo que se trata aquí es de viajar seguro, de no complicarnos la vida y de llevarnos de un sitio a otro y eso lo hace de maravilla.

La dirección es muy suave y esto nos ayudará en ciudad, donde también es un punto a favor la buena visibilidad y las compactas dimensiones, que nos ayudarán a maniobrar y a encontrar un espacio para aparcarlo.

La caja de cambios es definitiva para lograr esa facilidad de uso y que sea un coche ideal para la ciudad, ya que nos quitará mucho estrés poder olvidarnos del embrague y la palanca de cambios. También la insonorización de la mecánica, que no se oye demasiado en el habitáculo.

A la hora de realizar un viaje, el Citroën C3 Aircross proporciona un buen nivel de confort a los pasajeros, con unas suspensiones suaves que aíslan bastante bien nuestra espalda de las irregularidades del asfalto. En autopista y autovía se puede rodar con solvencia a los máximos legales y sólo el viento lateral exige que prestemos un poco más de atención, ya que la superficie lateral del coche es generosa en comparación con su anchura de vías.

En vías secundarias el tarado confortable de las suspensiones hace que sea un poco más torpe que rivales como el Arona, pero ganamos más en comodidad de lo que perdemos en eficacia. En zonas con curvas enlazadas, notaremos que tiene unos tiempos de espera un poco elevados, pero es coherente con el planteamiento del coche, así que no lo veo como un defecto.

No es un coche apasionante, pero es muy fácil de conducir y muy cómodo, que es lo que buscan la mayoría de los conductores, no nos engañemos.

Equipamiento: actual y completo

La interfaz del sistema multimedia no resulta muy llamativa.

51 fotos

Ampliar

El acabado Shine es el más alto de la gama C3 Aircross y cuenta con elementos diferenciadores como las carcasas de los faros, las barras del techo, los marcos de los faros o el cristal de custodia en color, además de las llamativas llantas que puedes ver en la galería de imágenes.

En materia de confort no va mal servido y dispone de un eficaz sistema de climatización, volante multifunción, elevalunas de un solo toque, sensor de lluvia y luz, varias tomas de carga y USB, control de la velocidad de crucero…

El apartado multimedia y de conectividad lo salva con un equipo de infoentretenimiento que dispone de Apple CarPlay y Android Auto. Su manejo es algo engorroso, con unos menús de iconos poco vistosos y algo anticuados. Como elemento llamativo, Citroën ofrece el hecho de que la cámara que emplea el coche para los asistentes a la conducción pueda tomar fotografías.

La seguridad activa está salvaguardada por elementos como los sensores de ángulo muerto, alerta de fatiga del conductor, alerta de colisión, etc.

En definitiva, no está nada mal para su precio la dotación de serie del C3 Aircross.

Rivales: Rivales del Citroën C3 Aircross

Vehículo

Citroen C3 Aircross BlueHDi S&S Shine EAT6 120

Opel Crossland X 1.5D Ultimate Aut. 120

Renault Captur Blue DCi Zen EDC 85kW

Seat Arona 1.6TDI CR S&S Xcellence DSG 95

Precio Desde
25.300 €
Desde
27.180 €
Desde
26.440 €
Desde
26.640 €
Combustible Diesel Diesel Diesel Diesel
Cambio 6 marchas 6 marchas 7 marchas 7 marchas
Potencia (CV) 120 120 115 95
Aceleración 0-100 km/h (s) 9,8 11,5 11,0 12,8
Consumo Medio (l/100 km) 4,0 4,0 4,1 4,1
Emisiones CO2 (g/km) 114 105 108 107

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche