Prueba del BMW 320d 201661

Prueba del BMW 320d 2016

11 Marzo, 2016, modificada el 2 Octubre, 2016 por

La Serie 3 cumple 40 años y ha llegado el momento de analizar a su última generación en esta prueba del BMW 320d con el motor diésel de 190 CV. El avance tecnológico es casi tan llamativo como el que ha habido en su tamaño y peso, que prácticamente se ha duplicado.

Nuestra valoración: 7,2 Notable

Diseño 7

Bastante bueno

Motor 8

Notable

Comportamiento 7

Bastante bueno

Interior 7

Bastante bueno

Equipamiento 7

Bastante bueno

Consumos 7

Bastante bueno

Destacable

  • Imagen de marca.
  • Interior más atractivo.
  • Eficiencia de la mecánica.

Mejorable

  • Precio excesivo.
  • Plaza central trasera.
  • Tamaño diferente de los neumáticos.

El BMW Serie 3 de esta generación rinde homenaje a los 40 años de historia del modelo más importante (desde el punto de vista económico) de la marca bávara y en Autocasion.com hemos querido rendirle un pequeño tributo enfrentándolo al que dio origen a esta saga: el BMW 2002 tii.

El primer BMW Serie 3 (denominado E21) sólo estaba disponible con carrocería de 2 puertas (las versiones de 4 puertas llegarían con la generación E30), un concepto que nació con la saga de modelos **02, cuyos últimos dos dígitos hacían referencia al número de puertas y los dos primeros a la cilindrada. De este modo, teníamos los 1502, 1602, 1802 y 2002. Los ejemplares que puedes ver en la galería de fotos frente al último Serie 3 son ambos de 1971 (primera serie, con pilotos traseros redondos) y son las versiones más potentes con el motor 2 litros de 4 cilindros con la compleja (y delicada) inyección Kügelfischer que rendía ya 130 CV. Esta cifra y un peso de 1.100 kg hacen que, pese a los 190 CV del BMW 320d de la prueba de hoy (que se tienen que pelear con 1.500 kg de masa), se me hiciera difícil seguir la estela de sus abuelos en los primeros metros. Sin embargo, en cuanto ganamos algo de inercia, el turbo (otro concepto en el que BMW es pionera y que introdujo en el BMW 2002) y la aerodinámica del nuevo modelo imponen su ley y arrasan.

Como es lógico, el nuevo Serie 3 es el mejor de todos los tiempos; no podía ser de otra manera después de 40 años mejorando el modelo progresivamente. En mi opinión, el mayor paso adelante y el más evidente está en la calidad aparente que ofrece este modelo, especialmente en cuanto te sientas en él.

Vídeo prueba BMW 320d 2015

Prueba del BMW 320d 2016, Vigo, Rubén Fidalgo61
El diseño y las dimensiones han cambiado mucho en 40 años.

La nueva línea de diseño inaugurada con el BMW Serie 5 (código F18) presentado en 2013 se ha ido extendiendo al resto de la gama de la marca alemana y se nota en esta última generación del Serie 3. El resultado es que esta versión parece un Serie 5 a escala, especialmente en la vista trasera, donde resulta difícil distinguir al hermano mayor del mediano.

La evolución del frontal está muy condicionada por la necesidad de mantener los característicos “riñones de BMW” y unos grupos ópticos que imitan los dobles faros redondos que llevan décadas identificando a la marca bávara. Esta generación del modelo rinde un curioso homenaje a los 40 años de historia del BMW Serie 3 y lo hace con un guiño (nunca mejor dicho, porque lo parece) al modelo que dio origen a esta saga: los BMW **02 (1502, 1602, 1802 y 2002). Desde que en 1975 se presentó el BMW Serie 3 E21 diseñado por Paul Bracq (el genio que creó obras como el Mercedes “Pagoda” o el impresionante concept BMW Turbo que inspiró al mítico BMW M1), los intermitentes delanteros pasaron a estar en el borde exterior del faro (salvo en los E30), y en el nuevo modelo vuelven a la posición del BMW 2002 que puedes ver en la galería fotográfica, con el indicador de dirección a modo de ceja sobre los faros.

La aerodinámica está muy cuidada en esta generación, con unas entradas en el faldón delantero que canalizan el aire y facilitan su salida por el paso de rueda delantera. De este modo se reduce la superficie frontal expuesta al viento y  los rebufos aerodinámicos que se producen en las ruedas.

En la vista lateral queda patente que la mecánica longitudinal va montada casi por detrás del eje delantero, lo que permite un voladizo muy corto, pero también retrasa mucho la posición del habitáculo. Las llantas de 18 pulgadas llenan los pasos de rueda y tienen un diseño atractivo, además de ser fáciles de limpiar, pero ojo con los bordillos, porque con tan poco perfil de neumático las rozaremos a la mínima.

Un detalle importante que han tenido en cuenta en este BMW es que las puertas abren en un ángulo de casi 90º, lo que deja un cómodo acceso al interior, especialmente en las plazas traseras, algo muy de agradecer.

La calidad de fabricación es buena y tanto los ajustes como el acabado de la pintura destacan en este sentido. Aunque su diseño es muy continuista (algo típico de BMW y de los alemanes en general), en esta edición han incorporado una serie de elementos que logran darle un aspecto más futurista y tecnológico. Los faros delanteros tienen una luz de marcha diurna muy llamativa (ver detalle en la galería fotográfica) casi como de cañón láser de película de ficción científica.

Ya que hablamos de los faros, la iluminación de esta unidad, con el sistema bi-led inteligente adaptativo es francamente buena, de los mejores LED que he podido probar, con mucha cantidad de luz y muy bien distribuida. Sin embargo, el sistema de cambio automático de largas a cortas tiene el mismo fallo de siempre: no detecta las luces de gálibo de los camiones que circulan de frente y deslumbramos a sus conductores, si no pasamos nosotros manualmente a cruce.

La tecnología LED también está presente en las ópticas traseras y proporciona una buena iluminación, además de hacer que el coche se reconozca rápidamente como un BMW desde lejos.

Contemplando al BMW 2002 y al último Serie 3 juntos, se ve claramente la evolución del diseño en casi medio siglo. No sólo han cambiado las formas, también las proporciones. El nuevo Serie 3 crece en todas las dimensiones, especialmente en anchura y altura, y también su peso. De los apenas 1.000 kg del 2002 pasamos a más de 1.500 en el modelo actual, un 50% más.

Puedes ver todos los detalles en la galería de fotos del BMW 320d.

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

0 Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba