Prueba del BMW 118d 5p 150 CV M Sport 201681

Prueba del BMW 118d 5p 150 CV M Sport 2016

5 Mayo, 2017 por

Hemos sometido a examen al más pequeño de los BMW con un aspecto deportivo, el compacto Serie 1 diésel de 150 CV con acabado M, y estas son nuestras sensaciones.

Nuestra valoración: 7,2 Notable

Diseño 8

Notable

Motor 7

Bastante bueno

Comportamiento 8

Notable

Interior 7

Bastante bueno

Equipamiento 7

Bastante bueno

Consumos 6

Bueno

Destacable

  • Diseño exterior con acabado M Sport
  • Único compacto con tracción trasera
  • Maletero

Mejorable

  • Plaza central trasera
  • Interior sobrio
  • Consumos

Estamos ante el más pequeño de la gama BMW, un compacto que, tras presentar su segunda generación y, sobre todo, después del restyling que experimentó la misma, ha ganado cada vez más adeptos a su diseño. En concreto, nuestra unidad de pruebas es la motorizada con un propulsor de 2,0 litros y 150 CV con acabado estético M Sport. Y sí, esta peculiaridad enamora en el Serie 1. Pero os damos más detalles a continuación.

Antes, es conveniente hablar de cifras y, concretamente, de la pelea que disputa este muniqués en la comercialización del segmento en el que se engloba con respecto a sus rivales. Es cierto que, como decimos, a partir del modelo desvelado en 2015 -el actual-, la aceptación en el público ha sido mayor.

Sus coherentes formas lo han hecho ahora más atractivo. Pero esto no ha sido suficiente para evitar que su archirrival, el Audi A3, cope las ventas de los compactos premium a nivel europeo el pasado 2016.

Único compacto de tracción trasera, pero por poco tiempo

La batalla ha aumentado levemente con respecto al modelo anterior.81
La batalla ha aumentado levemente con respecto al modelo anterior.

No obstante, a nosotros nos da igual que no sea el líder de ese ranking o que continúe la diferencia en cuanto a preferencias de los clientes por la criatura de Ingolstadt -3.106 a 1.815 unidades-. ¿Por qué? Simplemente porque hay algo que caracteriza al BMW Serie 1 en todas sus variantes, algo que lo hace exclusivo en relación a la competencia: su tracción trasera.

Al menos, lo hace único ahora mismo, porque no es menos cierto que esta propiedad va a cambiar con la próxima generación del Serie 1, que eliminará la motricidad en el eje trasero para adaptarse a la demanda de un mayor espacio interior en plazas traseras y maletero, algo que da, en gran parte, la tracción delantera y el motor en disposición transversal que muy probablemente montará el nuevo compacto alemán -cuya presentación apunta al Salón de Frankfurt en septiembre-.

De cualquier modo, en cuanto a su propulsión, cabe destacar la polivalencia que tiene para dar el máximo confort en carreteras convencionales y autovías -donde su propulsión no te propina ningún intento de sobreviraje- y transformarse radicalmente en otro coche mucho más divertido al conducirlo en zonas reviradas, con ayuda, eso sí, de los modos Sport y Sport+.

M Sport, el acabado más deportivo

El umbral de las puertas cuenta con el logo de la división deportiva M.81
El umbral de las puertas cuenta con el logo de la división deportiva M.

Otro aspecto a destacar es la gran paleta de opciones en su equipamiento. La unidad que hemos probado puede considerarse como un auténtico full equipe. Esto explica perfectamente la extensa diferencia de precio entre un modelo base y esta versión. Un 118d de cinco puertas tiene un precio de 24.061,49 euros. Sin embargo, la cifra del coche del que hablamos aquí rondaría los 46.100 euros, casi el doble.

Eso sí, en este plus entran relevantes opciones, como el citado paquete deportivo M, el cambio automático de ocho marchas, los faros led adaptativos y una larga lista de extras vinculados a la tecnología. Después veréis.

Una última advertencia antes de ponernos con la prueba a fondo: debes saber, en caso de que vayas a ser un futuro usuario de una pieza exacta a esta, que te van a mirar. Y mucho. Perdonad por insistir en el diseño, pero, si equipa el paquete M y este característico color Estoril Blue, te vas a sentir el centro de todas las miradas. El llamativo color azul unido al diseño deportivo con las dilatadas tomas de aire del frontal hacen que guste a una gran mayoría de gente. Yo mismo he notado cómo se giran a mirarte cuando conduces por entornos urbanos. Al coche, mejor dicho.

El frontal contiene las modificaciones exteriores más notorias del restyling y del paquete M.81
El frontal contiene las modificaciones exteriores más notorias del restyling y del paquete M.

Ya hemos subrayado que el restyling de 2015 le viene al pelo al Serie 1. Si sumamos eso al paquete M Sport y al color de nuestra unidad de pruebas denominado Estoril Blue -una especie de azul vivo y penetrante-, el atractivo estético es enorme. Dado que es una variante destinada a una clientela joven, deportiva y -hablando en plata- que quiere vacilar de coche, cumple con esos cánones y lo hace con nota.

Comenzando por el frontal -donde más se nota el lavado de cara-, percibimos la radicalización con respecto a sus hermanos de gama en la larga entrada de aire situada en la parte central del parachoques, bajo los riñones típicos de la marca, que en esta última versión se han visto acrecentados, y en sus extremos, que terminan con dos grandes simulaciones trapezoidales de tomas con panal de abeja en las que se ubican las luces antiniebla.

Los grupos ópticos, equipados en esta unidad con tecnología led adaptativa, acentúan más ese estilo sport con un diseño más agresivo, refinado y menos tosco que su antecesor.

La zaga tiene una línea muy horizontal reforzada con la forma en la que se distribuyen los nuevos faros traseros en configuración de “L”, también compuestos por leds. La parte baja del parachoques en un tono negro que contrasta con el de la carrocería, pretendiendo emular un difusor, le otorga más distinción deportiva a la trasera. Esta diferenciación se rompe en añicos con la solitaria, redondeada y pequeña salida del escape.

En una vista lateral, se aprecian algunas distinciones en cuanto a dimensiones con el modelo de la primera generación. Este Serie 1 es 90 mm más largo y 17 mm más ancho. Guarda la misma altura que su predecesor y aumenta 30 mm más en batalla. También, en este perfil observamos la seña del Serie 1 con su alargado capó y un final de habitáculo terminado en línea hatchback.

Pese a sus más de 4,30 metros de largo, tiene ambos voladizos bastante cortos y en ellos resalta el final de los faros, que comen el lateral. Esto da un máximo protagonismo a la cabina -además del motor, evidentemente- y, por ende, se ve traducido en un buen espacio interior.

Las llantas de cinco radios dobles son de 18 pulgadas, exclusivas del paquete M y pintadas en un color gris plomo. Montan unos neumáticos de 225/40 R18 delante y 245/35 R18 detrás. El emblema de la división deportiva M está presente tanto en la zona que queda entre el paso de rueda y la puerta delantera como en los umbrales de las puertas de conductor y copiloto.

Los ajustes exteriores -al igual que la pintura azul- están muy bien igualados, de modo que se adaptan con total acierto en las zonas de convergencia. Las puertas se acoplan correctamente en el cierre, dejando las molduras que abarcan los cristales perfectamente igualadas con las traseras. Además, dejan un buen acceso al interior del coche, tanto al habitáculo del conductor y del acompañante como a las plazas traseras.

Los acabados de esta versión en concreto son maravillosos; las zonas de los parachoques con materiales plásticos están bien pintadas, de tal forma que se camuflan impecablemente con la chapa y dan gran sensación de calidad. Estas consecuciones son, por otra parte, algo de esperar en una marca premium como BMW.

Te puede interesar...

Christian García

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba