*

Prueba del Audi A3 Sportback 1.6 TDi 110 CV S-Tronic 201640

Prueba del Audi A3 Sportback 1.6 TDi 110 CV S-Tronic 2016

6 Abril, 2017, modificada el 7 Abril, 2017 por

Sometemos a un examen completo al Audi A3 con el motor 1.6 TDi de 110 CV y el cambio S-Tronic de 7 velocidades, un modelo que ha ganado en atractivo, tanto por su renovada imagen como por las mejoras en equipamiento y calidad percibida que ha recibido hace unos meses.

Nuestra valoración: 7,7 Notable

Diseño 8

Notable

Motor 7

Bastante bueno

Comportamiento 8

Notable

Interior 9

Sobresaliente

Equipamiento 6

Bueno

Consumos 8

Notable

Destacable

  • Imagen de marca
  • Calidad percibida
  • Equilibrio general

Mejorable

  • Opciones caras
  • Llantas demasiado grandes
  • Mecánica ruidosa

El Audi A3 se mantiene entre los compactos más deseados del mercado, con un caché algo superior a la media. En esta ocasión sometemos a examen a la que se puede considerar como la alternativa más racional, aunque la popularidad de las mecánicas diésel está en caída libre.

Con el motor 1.6 TDi de 110 CV y el cambio S-Tronic de 7 marchas, este Audi ofrece un nivel de prestaciones más que suficiente, unos consumos contenidos y su precio de partida no se dispara demasiado (aunque 26.780 euros de tarifa son una cifra abultada). Sin embargo, la unidad probada sube hasta nada menos que 38.005 euros con extras como el cambio automático S-Tronic, el paquete de Virtual Cockpit o la carísima pintura “azul palacio efecto perla” (2.705 euros).

Otro de los elementos que suben su precio es que se trata de la versión S-Line Edition. Ésta incluye elementos que, si se tuviesen que pagar por separado, supondrían un coste más de tres mil euros mayor, por lo que se podría decir que este “pack” sale a cuenta. Entre los elementos más llamativos que se suman al hacerse con un S-Line Edition están las llantas de aleación de 18 pulgadas -con diseño imitando a radios cruzados- y los asientos deportivos (muy recomendables por su confort).

Con Virtual Cockpit

El Virtual Cockpit es una de las características más llamativas de su equipamiento.40
El Virtual Cockpit es una de las características más llamativas de su equipamiento.

Una de las características más llamativas de la unidad probada es el cuadro de instrumentos virtual de Audi. En él, los tradicionales relojes analógicos son sustituidos por una pantalla TFT de alta resolución en la que podremos elegir cómo queremos que se nos muestre la información. La configuración más llamativa hace que los “relojes” queden en un segundo plano y se le dé mayor protagonismo a la información de fondo (podemos elegir entre el navegador, el ordenador de viaje, el teléfono…). La vista es espectacular, pero lo cierto es que llega a distraer bastante, especialmente si seleccionamos el navegador como imagen principal.

En general resulta más cómodo tener los diales en su tamaño normal y la parte central destinada a la del navegador. Así se ve perfectamente y no distrae tanto la atención ni deslumbra al conducir por la noche.

El Audi A3 se puso al día hace unos meses con unos rasgos más marcados.40
El Audi A3 se puso al día hace unos meses con unos rasgos más marcados.

Audi ha actualizado ligeramente la estética del A3 con cambios sutiles pero que logran darle un aspecto más moderno y atractivo. Las principales diferencias están en la parrilla delantera, con las aristas de su forma hexagonal más marcadas para asemejarlo más a los de modelos de más reciente lanzamiento, como el R8 o el Q7.

También los faros cambian ligeramente sus formas y, sobre todo, su tecnología, mejorando la iluminación en viajes nocturnos. En la parte trasera los pilotos también varían la firma de luz, aunque las formas del conjunto del grupo óptico son similares a las del anterior.

Esta unidad de pruebas cuenta con unas atractivas llantas de 18 pulgadas que recuerdan a los radios cruzados. Su imagen es atractiva pero tienen dos inconvenientes: son difíciles de limpiar y no son simétricas. Si vemos el coche por el lado izquierdo, la inclinación de los radios es en sentido horario, mientras que si lo hacemos por el lado derecho parecen querer rotar en contra de las agujas del reloj.

Otro detalle llamativo de esta unidad es el color “azul palacio perlado”. Según la luz que ilumine el coche, habrá momentos en que nos parecerá gris oscuro, otras veces lo veremos como azul marino y, sin embargo, con una luz directa del sol al atardecer nos parecerá que es verde. La verdad es que le sienta bien, pero pagar más de dos mil euros por este extra es excesivo, por no hablar de los quebraderos de cabeza que vendrán en el futuro si tenemos que reparar un arañazo o repintar el coche.

Por todo lo demás es el Audi A3 de siempre, con una carrocería bien rematada. Aunque se comercializa como “la versión familiar del A3”, la verdad es que el Sportback ofrece menos espacio que el Golf Variant o el Seat León ST; en realidad es la versión de 5 puertas del compacto de Audi.

Ya que hablamos de puertas, su tamaño y apertura son correctos para facilitar un acceso cómodo al interior y llama la atención el peso que se siente de éstas y la sensación de robustez percibida al cerrarlas.

Las barras del techo en aluminio pulido a juego con los embellecedores de las ventanillas laterales y el techo solar practicable terminan por definir el aspecto exterior de este compacto.

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba