Prueba del Alfa Romeo Stelvio Q4 de 280 CV 201752

Prueba del Alfa Romeo Stelvio Q4 de 280 CV 2017

3 Octubre, 2017 por

Para los que ansiaban la llegada de un Alfa Romeo Giulia SW la respuesta es el Stelvio. La marca italiana sabe que los SUV son la clave para ganar cuota de mercado y ser rentables, así que se ha subido al carro. Alfa siempre ha destacado por diseño y dinamismo, veamos si su primer SUV es lo bastante bueno para luchar contra rivales como el Mercedes GLC.

Nuestra valoración: 7,0 Bastante bueno

Diseño 6

Bueno

Motor 8

Notable

Comportamiento 9

Sobresaliente

Interior 7

Bastante bueno

Equipamiento 7

Bastante bueno

Consumos 5

Correcto

Destacable

  • Comportamiento dinámico
  • Iluminación
  • Diseño interior

Mejorable

  • Falta de personalidad
  • Levas del cambio intrusivas
  • Visibilidad de la pantalla multimedia

Alfa Romeo entra de lleno en el reñido segmento de los SUV medianos con el Alfa Romeo Stelvio, un modelo que destaca por su halo de exclusividad, su dinamismo en carretera y una gama con mecánicas de lo más exóticas en cuanto a potencia.

Entre sus rivales, los primeros que nos llegan a la mente son los Audi Q5 y BMW X3, pero ninguno de ellos tiene una versión de gasolina con una potencia similar a los 280 CV de nuestro protagonista (o se pasan por mucho o se quedan muy cortos), de modo que el más cercano es el Mercedes GLC Coupé y otro exótico, el Subaru Forester 240 CV, que tiene un comportamiento dinámico muy cercano al del Stelvio (aunque el japonés es capaz de ser casi un auténtico 4×4, algo que el italiano ni siquiera intenta).

El Stelvio convence por su comportamiento en carretera, capaz de enamorarnos, un diseño atractivo (aunque algo carente de personalidad) y un interior llamativo y acogedor. En la parte negativa están unos consumos elevados y un uso urbano algo incómodo por el mal funcionamiento del Start & Stop y la brusquedad de su cambio automático.

Aunque el frontal está presidido por la coraza de Alfa Romeo, al Stelvio le falta personalidad propia.52
Aunque el frontal está presidido por la coraza de Alfa Romeo, al Stelvio le falta personalidad propia.

Los italianos siempre han destacado en este apartado. Su historia está llena de automóviles tan bellos como el Fiat Argenta, el Lancia Trevi, Alfa Romeo 90, Lancia 2000 Berlina… Bromas aparte, nadie puede discutir que Italia es la cuna del diseño industrial y que casi todos los coches más bellos de la historia del automóvil tienen apellido italiano, ya sea por su marca o por su diseñador.

Tal vez por ello, las expectativas creadas alrededor del primer SUV de Alfa Romeo eran algo elevadas, sobre todo viendo el trabajo que han hecho en sus últimas creaciones (Alfa Romeo 4C y Giulia). Si a ello sumamos que el nombre del protagonista es Stelvio (uno de los más sugerentes y evocadores del mundo), me esperaba un coche ante el que apeteciese pasar horas mirándolo… y no ha sido así.

No es que sea un coche poco agraciado, en absoluto, el Alfa Romeo Stelvio es llamativo y atractivo, pero le falta algo de carisma. Sus líneas recuerdan a las del Mazda CX-5 (más todavía en la unidad probada, con un color rojo que se parece mucho al Soul Red de Mazda), las llantas son prácticamente idénticas a las que puedes encontrar en algunos modelos de BMW… salvo por la coraza delantera- que es innegablemente Alfa- el resto del Stelvio podría estar diseñado en Alemania o en Japón.

En cuanto a la calidad de ajustes y acabados, esta unidad tenía algunos detalles mejorables, pero en su defensa he de aclarar que es probable que fuese debido a algún golpe anterior, porque me he parado a mirar otras unidades que me he encontrado y en ninguna encontré los desajustes del portón trasero que tenía ésta.

La parte con más personalidad es, obviamente, el frontal. Además de la parrilla típica de Alfa, los faros del Stelvio también recuerdan a los de la berlina de la que toma su esqueleto, el Giulia. Son de tecnología led y cuentan con luz dinámica de curva y asistente de luz de carretera. Su iluminación es muy buena y el asistente es muy rápido bajando a cruce en cuanto hay tráfico para no deslumbrar a los demás conductores.

Alfa Romeo ha hecho un buen trabajo con el Stelvio en cuanto a calidad de ajustes, acabados y diseño, pero es que sus rivales no están mancos y, además, tiene que luchar en el segmento más competido en este momento.

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba