Prueba del Alfa Romeo Stelvio Q4 de 280 CV 2017

Prueba del Alfa Romeo Stelvio Q4 de 280 CV 2017

3 octubre, 2017

Para los que ansiaban la llegada de un Alfa Romeo Giulia SW la respuesta es el Stelvio. La marca italiana sabe que los SUV son la clave para ganar cuota de mercado y ser rentables, así que se ha subido al carro. Alfa siempre ha destacado por diseño y dinamismo, veamos si su primer SUV es lo bastante bueno para luchar contra rivales como el Mercedes GLC.

Nuestra valoración: 7,0 Bastante bueno

Diseño 6

Bueno

Motor 8

Notable

Comportamiento 9

Sobresaliente

Interior 7

Bastante bueno

Equipamiento 7

Bastante bueno

Consumos 5

Correcto

Destacable

  • Comportamiento dinámico
  • Iluminación
  • Diseño interior

Mejorable

  • Falta de personalidad
  • Levas del cambio intrusivas
  • Visibilidad de la pantalla multimedia

Alfa Romeo entra de lleno en el reñido segmento de los SUV medianos con el Alfa Romeo Stelvio, un modelo que destaca por su halo de exclusividad, su dinamismo en carretera y una gama con mecánicas de lo más exóticas en cuanto a potencia.

Entre sus rivales, los primeros que nos llegan a la mente son los Audi Q5 y BMW X3, pero ninguno de ellos tiene una versión de gasolina con una potencia similar a los 280 CV de nuestro protagonista (o se pasan por mucho o se quedan muy cortos), de modo que el más cercano es el Mercedes GLC Coupé y otro exótico, el Subaru Forester 240 CV, que tiene un comportamiento dinámico muy cercano al del Stelvio (aunque el japonés es capaz de ser casi un auténtico 4×4, algo que el italiano ni siquiera intenta).

El Stelvio convence por su comportamiento en carretera, capaz de enamorarnos, un diseño atractivo (aunque algo carente de personalidad) y un interior llamativo y acogedor. En la parte negativa están unos consumos elevados y un uso urbano algo incómodo por el mal funcionamiento del Start & Stop y la brusquedad de su cambio automático.

Motor Falta personalidad

Aunque el frontal está presidido por la coraza de Alfa Romeo, al Stelvio le falta personalidad propia.
Aunque el frontal está presidido por la coraza de Alfa Romeo, al Stelvio le falta personalidad propia.
Ampliar

Los italianos siempre han destacado en este apartado. Su historia está llena de automóviles tan bellos como el Fiat Argenta, el Lancia Trevi, Alfa Romeo 90, Lancia 2000 Berlina… Bromas aparte, nadie puede discutir que Italia es la cuna del diseño industrial y que casi todos los coches más bellos de la historia del automóvil tienen apellido italiano, ya sea por su marca o por su diseñador.

Tal vez por ello, las expectativas creadas alrededor del primer SUV de Alfa Romeo eran algo elevadas, sobre todo viendo el trabajo que han hecho en sus últimas creaciones (Alfa Romeo 4C y Giulia). Si a ello sumamos que el nombre del protagonista es Stelvio (uno de los más sugerentes y evocadores del mundo), me esperaba un coche ante el que apeteciese pasar horas mirándolo… y no ha sido así.

No es que sea un coche poco agraciado, en absoluto, el Alfa Romeo Stelvio es llamativo y atractivo, pero le falta algo de carisma. Sus líneas recuerdan a las del Mazda CX-5 (más todavía en la unidad probada, con un color rojo que se parece mucho al Soul Red de Mazda), las llantas son prácticamente idénticas a las que puedes encontrar en algunos modelos de BMW… salvo por la coraza delantera- que es innegablemente Alfa- el resto del Stelvio podría estar diseñado en Alemania o en Japón.

En cuanto a la calidad de ajustes y acabados, esta unidad tenía algunos detalles mejorables, pero en su defensa he de aclarar que es probable que fuese debido a algún golpe anterior, porque me he parado a mirar otras unidades que me he encontrado y en ninguna encontré los desajustes del portón trasero que tenía ésta.

La parte con más personalidad es, obviamente, el frontal. Además de la parrilla típica de Alfa, los faros del Stelvio también recuerdan a los de la berlina de la que toma su esqueleto, el Giulia. Son de tecnología led y cuentan con luz dinámica de curva y asistente de luz de carretera. Su iluminación es muy buena y el asistente es muy rápido bajando a cruce en cuanto hay tráfico para no deslumbrar a los demás conductores.

Alfa Romeo ha hecho un buen trabajo con el Stelvio en cuanto a calidad de ajustes, acabados y diseño, pero es que sus rivales no están mancos y, además, tiene que luchar en el segmento más competido en este momento.

Interior Un Giulia más amplio

El interior tiene un diseño acogedor y los acabados son correctos.
El interior tiene un diseño acogedor y los acabados son correctos.
Ampliar

Al entrar en el Stelvio, te gusta lo que te encuentras. El diseño del habitáculo es acogedor y armonioso. Nada de pantallas sobresaliendo como si se hubiesen acordado a última hora de que había que ponerle un navegador y el sistema multimedia. El salpicadero tiene unas formas elegantes, la instrumentación se ve bien, la ergonomía es buena, es elegante… no hay mil texturas y materiales de distintos brillos combinados como en los modelos japoneses; todo es sutil y agradable y está donde esperamos que esté.

Los asientos son algo duros, pero esto suele ayudar a fatigarnos menos en los viajes largos. Personalmente echo en falta algo más de apoyo lateral, para evitar que nuestra espalda se desplace lateralmente en cada curva.

Delante se viaja con un buen nivel de confort y el espacio es bueno. Detrás, hay una de cal y otra de arena. Nuestras piernas y nuestras cabezas irán a sus anchas, pero no nuestros hombros. Como en casi todos los coches actuales, el Stelvio no permite viajar a 3 adultos con confort en las plazas traseras y también es casi imposible poner tres sillas de seguridad infantil en ellas.

El interior es silencioso y cómodo para viajar. Aunque el motor suena (y no de forma muy agradable, por cierto), a partir de 40 km/h pasa desapercibido y la rodadura y la aerodinámica son las que cobran protagonismo.

La visibilidad hacia delante es buena y los retrovisores exteriores nos ayudan a controlar lo que pasa alrededor, pero la luneta trasera es muy pequeña y la cámara de marcha atrás es de mala calidad. La imagen que transmite a la pantalla apenas tiene resolución y, además, la vista es muy pequeña, pues el display se divide en dos: la parte izquierda muestra el diagrama con los sensores de ultrasonidos y la derecha, la visión de la cámara.

La calidad de los materiales es correcta y no hay desajustes. Las molduras imitando a madera en color ceniza son agradables a la vista y al tacto y los mandos principales transmiten una buena sensación cuando los manipulas.

Un detalle que creo que se podría mejorar lo encontramos en las levas del cambio. Su tamaño es bueno, van fijas a la caña de la dirección y se accionan fácilmente tengamos las manos donde las tengamos. El problema es que las palancas de los intermitentes y limpiaparabrisas se quedan algo cortas y la mitad de las veces que queramos accionarlas tropezaremos con las levas.

En cuanto al maletero, su capacidad es buena y sus formas son muy regulares y permiten aprovechar bien el espacio disponible. También es cómodo para abatir los respaldos traseros, simplemente tirando de unas palancas en el maletero o en la banqueta de los propios asientos, de modo que podemos abatirlos también desde el habitáculo.

Motor Anda mejor que suena

El motor turbo de gasolina tiene una respuesta muy buena, pero los consumos son superiores a los de algunos de sus rivales.
El motor turbo de gasolina tiene una respuesta muy buena, pero los consumos son superiores a los de algunos de sus rivales.
Ampliar

Para esta prueba hemos elegido la versión con el motor de 2 litros turbo de 280 CV asociado al cambio de 8 marchas automático y al sistema de tracción total Q4 de Alfa Romeo. Su respuesta es muy agradable y puede ser dócil o regalarnos un empuje contundente si se lo pedimos.

Su sistema de inyección directa de gasolina hace que tenga un sonido poco agradable, especialmente en frío. Si le sumamos que, al tratarse de un turbo, no le gusta mucho girar en la parte alta del cuentavueltas, es posible que, al ponerlo en marcha y ver el tacómetro con la zona roja empezando a sólo 5.500 rpm, pensemos que tenemos un diésel delante de nosotros. No hay problema: en cuanto coge temperatura y lo conducimos, nos deja claro que es un fino motor de gasolina.

La respuesta al acelerador es muy buena, empuja muy bien desde abajo, tiene una zona media impresionante y en alta no va nada mal, aunque el corte llega pronto. Con un margen de uso repleto de par en una amplia gama de revoluciones y una caja de cambios de 8 marchas, este Alfa Romeo empuja con decisión en todo momento y nos enamorará en cada adelantamiento.

Lo que no nos gustará tanto es usarlo en ciudad. El sistema Start&Stop es de los peores que he probado. Reacciona con mucho retraso, tarda en poner en marcha el motor y lo hace con una sacudida de la carrocería (de nuevo pensaremos que es un pesado motor diésel). La opción: desconectarlo con la tecla oportuna.

La caja de cambios es muy rápida (de las más rápidas con convertidor de par) y el escalonamiento del cambio, correcto. Las dos últimas marchas tienen un desarrollo muy largo, con una octava de nada menos que 60 km/h por cada 1.000 rpm. Si fuese capaz de tirar de este desarrollo hasta el corte de inyección, la velocidad máxima del Stelvio sería de 360 km/h. Con ello se logra que el consumo en autovía baje, llevando el motor a apenas 2.000 rpm a 120 km/h. Pese a ello, los consumos en autopista son peores que los de sus rivales más directos.

En cuanto al sistema de tracción total, su respuesta es una delicia y marca en gran medida el buen comportamiento dinámico del Stelvio. Se adapta con mucha rapidez y corta de raíz las pérdidas de tracción, y eso que tenemos un buen par motor que dosificar con el acelerador.

Calzado con unas ruedas de perfil muy bajo en llantas de 20 pulgadas, no he querido comprobar sus reacciones fuera del asfalto, pues es muy fácil cortar un neumático de estas características con una pequeña piedra algo afilada.

Por supuesto, el Stelvio cuenta con el sistema DNA, que modifica la respuesta del coche adaptando la sensibilidad del acelerador, la gestión del cambio automático y la dureza de la dirección asistida eléctrica:

  • Dynamic: el pedal del acelerador es muy sensible, el cambio de marchas busca mantener el motor en el régimen de par máximo y baja marchas como un loco cuando frenamos para contar con más retención.
  • Normal: es el modo básico, con una respuesta natural.
  • Allweather: además de ser el más apropiado cuando la adherencia no es buena (suelo mojado, nieve, gravilla…), también hace la función del modo “Eco”, al reducir la sensibilidad del pedal del acelerador.

Comportamiento Lo mejor del coche

El Stelvio puede presumir de ser de los mejores de su segmento en comportamiento dinámico.
El Stelvio puede presumir de ser de los mejores de su segmento en comportamiento dinámico.
Ampliar

Sin duda, éste es el punto fuerte del Stelvio y se puede afirmar que pone contra las cuerdas a una marca que el subconsciente de la mayoría identifica como adalid de la deportividad y el dinamismo: BMW. Sí, el Alfa Romeo Stelvio va de maravilla en carretera, es cómodo, fácil de conducir y, si queremos apurar los vértices, preciso y divertido.

En ciudad es donde peor nota saca este coche, pero me imagino que se podrá solucionar, ya que es un problema de programación de la caja de cambios. Por algún motivo, a los responsables del Stelvio les parece buena idea que el cambio sea demasiado brusco en ciudad. A medida que nos acercamos lentamente a un semáforo, la caja va reduciendo marchas, pero lo hace con brusquedad y, cuando casi estamos parados, da un golpe más brusco, el típico “primerazo” que lo hace muy incómodo para circular por el tráfico.

Si a esto le sumamos una visibilidad hacia atrás muy reducida, al final tenemos un coche que no es muy agradable en la urbe… y es una pena, porque las suspensiones son confortables, está bien aislado de los ruidos y la dirección gira mucho. Simplemente con una reprogramación de la gestión del cambio, el Stelvio ganaría mucho en agrado de uso urbano.

En autovía es una delicia rodar con el Stelvio, porque es silencioso y su rodar es agradable. En curvas rápidas tiene una buena pisada y no se descompone aunque pasemos por un badén o una junta de dilatación en pleno apoyo.

Si nos perdemos por una carretera secundaria, es donde más podemos disfrutar, si queremos, con el Stelvio. En las zonas reviradas sorprende por sus rápidas reacciones, su agilidad y las sensaciones que nos transmite… Lástima que los asientos no sujeten un poco más nuestra espalda.

La suspensión tiene un tarado perfecto. Contiene bien las inercias de la carrocería, pero no es dura y mantiene las ruedas copiando la superficie del asfalto en vez de rebotando sobre las crestas. Esto se traduce en un nivel de adherencia muy bueno.

La tracción total tiene una buena gestión y nos ayuda mucho a redondear los giros, con un eje trasero muy colaborativo.

La caja de cambios es muy rápida, aunque no sea de doble embrague y, con el convertidor de par bloqueado, no hay deslizamientos, de modo que su efectividad es muy elevada.

En el circuito de pruebas también saca una nota excelente. En las zonas lentas con curvas enlazadas sorprende con unos tiempos de espera muy cortos para tratarse de un SUV, mientras que en las rápidas destaca su estabilidad.

La maniobra de esquiva a 80 km/h la salva sin problemas, aunque el ESP actúa incluso con el suelo seco para contener un posible latigazo de la parte trasera al tratar de volver a nuestro carril. Sin embargo, apenas nos frena y, además, nos devuelve a nuestro carril con una trayectoria limpia, sin provocar un subviraje exagerado como en otros rivales.

En cuanto a los frenos, que no te asusten las imágenes. Sí, los discos delanteros parecen ridículamente pequeños, pero es que están detrás de una llanta enorme de 20 pulgadas. En la prueba de frenada de emergencia desde 100 km/h las distancias han sido muy buenas y han aguantado muy bien el esfuerzo sin apenas alargarlas tras varios intentos.

Equipamiento Opciones caras

Las llantas de 20 pulgadas tienen un diseño que recuerda a las de BMW.
Las llantas de 20 pulgadas tienen un diseño que recuerda a las de BMW.
Ampliar

Alfa Romeo ha puesto toda la carne en el asador para que el Stelvio sea un recién llegado muy peligroso para modelos ya plenamente asentados como el Audi Q5 o el BMW X3. Con el acabado First Edition, el precio de partida es de algo menos de 58.000 euros, por los que tendremos un coche muy bien equipado. Si igualamos sus dotaciones, los dos alemanes superan la barrera de los 60.000 euros y no tendremos a cambio un coche claramente mejor que este italiano, de modo que sí se puede decir que el Stelvio es un rival muy serio, además de que trae algo de serie en lo que sus rivales no son muy generosos: estilo.

Navegador, cámara de marcha atrás (aunque de muy mala calidad), faros adaptativos con asistente de luz de carretera, luces traseras led, asientos de cuero, pintura metalizada (el rojo Nuvola no tiene sobreprecio), climatizador bizona, control de crucero, sensor de lluvia, alerta de colisión… no echaremos nada en falta en esta versión.

En cuanto al sistema multimedia, sus menús son algo complicados y su usabilidad es algo más engorrosa que en sus rivales, cuyo manejo es más intuitivo.

La calidad del sistema de audio es correcta y también el manos libres del teléfono se escucha (y nos escuchan) bien y sin ruidos parásitos.

En definitiva, el equipamiento el Stelvio First Edition es bueno en relación a su precio y no defrauda.

Seguridad

Equipamiento de Serie

  • Faros antiniebla
  • Sensor aparcamiento posterior
  • Corrector de altura de los faros
  • Sensor de presión de neumáticos (TPMS)
  • ABS
  • Desactivación airbag pasajero
  • Freno de emergencia autónomo
  • Sistema isofix
  • Sensor de parking delantero
  • Airbag conductor
  • Aviso de colisión frontal (FCW)
  • Airbags laterales delanteros
  • Sensor de luces
  • Electronic Stability Control (ESC)
  • Control de tracción
  • Luces traseras de LED
  • Front Seat-mounted Side Airbags
  • Avisador cambio involuntario de carril
  • Cámara trasera de aparcamiento con guías activas
  • Pack Lighting
  • Luces adaptativas
  • Asistente de frenada de emergencia
  • Airbag acompañante
  • Tercer reposacabezas trasero
  • Bi-xenón Lighting Package

Confort

Equipamiento de Serie

  • Dirección asistida
  • Elevalunas eléctricos
  • Control de descenso en pendiente
  • Portón trasero con apertura automática
  • Retrovisores plegables eléctricamente
  • Travesaños de puertas cromados o negros
  • Levas de cambio al volante
  • Cristales traseros oscurecidos
  • Pedales deportivos en aluminio
  • Tapicería en piel
  • Asientos delanteros eléctricos con 8 posiciones y función memoria
  • Pack Luxury Super Grey Wood
  • Inserciones interiores en aluminio
  • Cristales tintados
  • Kit de reparación de neumáticos
  • Cierre centralizado con mando a distancia
  • Limpiaparabrisas con sensor de lluvia
  • Climatizador Bi-zona
  • Alfombrillas
  • Start&Stop
  • Llantas de aleación de 20´´ con neumáticos 255/45R20
  • Contorno exterior puertas en acabado cromado o negro
  • Retrovisor interior electrocromado
  • Pinzas de freno en color negro
  • Gris Stromboli
  • Salpicadero con inserciones en madera
  • Luxury Package Super Grey Wood
  • Luneta Térmica
  • Llantas de aluminio de 20´´
  • Cruise control

Equipamiento Opcional

  • 1181.76 €Negro Vulcano
  • 1177.84 €Gris Vesuvio
  • 1177.84 €Imola Titanium
  • 1177.84 €Verde Racing
  • 2479.92 €Rojo Competizione
  • 472.86 €Llantas de aluminio sport 1 de 19´´
  • 3268.75 €Pack Luxury Super Walnut Wood
  • 1831.59 €Techo panorámico practicable
  • 723.99 €Blanco Alfa
  • 1177.84 €Gris Silverstone
  • 1177.84 €Gris Stromboli
  • 1177.84 €Azul Montecarlo
  • 1224.66 €Marrón Tierra
  • 2479.92 €Blanco Trofeo
  • 1224.66 €Marrón Basalto

Multimedia y Audio

Equipamiento de Serie

  • Volante de cuero con mandos al volante
  • Navegador 3D
  • Pack Mid Level Audio
  • Cuadro de instrumentos con pantalla a color TFT de 7¨
  • Mid Level Audio Package
  • Toma USB
  • Pantalla a color de 8
  • Sistema de radio digital
  • Radio digital (DAB)
  • Sistema de audio con 8 altavoces
  • Radio + Navegador 8,8¨

Otros

Equipamiento de Serie

  • Libro de instrucciones en español
  • Pack Convenience
  • Convenience Package
  • Sistema de frenos integrados (IBS)

    Consumo Los hay más eficientes

    Los consumos del Stelvio de 280 CV son elevados.
    Los consumos del Stelvio de 280 CV son elevados.
    Ampliar

    Calzado con unas enormes ruedas de 20 pulgadas de diámetro y 255 mm de ancho y los kilos que añade el extenso equipamiento de esta unidad (especialmente el techo panorámico), los consumos del Alfa Romeo Stelvio Q4 son más elevados de lo que sería deseable y me han sorprendido en el lado negativo, con cifras en autopista superiores a las del Ford Mustang 5.0 que probé la semana anterior y eso que su motor es el doble de grande, con el doble de cilindros y casi 200 CV más.

    Además, la desviación respecto a los valores oficiales también ha sido grande. En ciudad, esta versión del Stelvio declara un consumo de 8 l/100 km, cifra que se va hasta los 10,2 l/100 km en uso real.

    En carretera se pueden conseguir los 5 l/100 km homologados si no hay tráfico, el recorrido es absolutamente llano y no pasamos de 70 km/h, pero en cuanto hagamos una conducción natural, con cruceros entre 70 y 100 km/h y tengamos tráfico o alguna rampa, lo normal es moverse alrededor de los 7 l/100 km, y eso con e modo Allweather activado para que el acelerador no sea muy sensible.

    En autovía, con el control de crucero a 120 km/h el consumo ha sido de 9,4 l/100 km, un valor muy elevado aunque se trate de un coche de 280 CV de gasolina. En las mismas circunstancias y en idéntico recorrido, el V8 americano del Mustang se conformó con 8,8 l/100 km.

    Con estos consumos y un depósito de 64 litros de capacidad, la autonomía del Stelvio está en el entorno de los 700 km.

    Ficha Ficha técnica del Alfa Romeo Stelvio Q4 280 CV

    Carrocería

    • Largo 4.687 mm
      Ancho 1.903 mm

      Alto
      1.671 mm

    • Batalla (mm)
    • Capacidad del maletero min/max (l) /
    • Peso (kg)2.300
    • CarroceríaTodo Terreno
    • Número de puertas5
    • Número de plazas5

    Motor

    • CombustibleGasolina
    • Cilindrada (cm3)1.995
    • Número de cilindros4
    • SobrealimentaciónTurbo de geometría variable

    Transmisión

    • TracciónTodo terreno tracción total permanente
    • Tipo de transmisiónAutomática secuencial
    • Número de marchas8

    Prestaciones

    • Potencia (kW)206
    • Potencia (CV)280
    • Par (Nm)400
    • Velocidad máxima (km/h)230
    • Aceleración 0-100 km/h (s)5,7

    Consumos y emisiones

    • Urbano (l/100 km)8,9
    • Carretera (l/100 km)5,9
    • Medio (l/100 km)7,0
    • CO2 (g/km)161
    • Depósito de combustible (l)64

    Rivales del Alfa Romeo Stelvio Q4 280 CV

    Stelvio 2.0 First Edition I Q4 Aut. 280

    Desde
    62.040 €

    Gasolina

    Automático
    8 marchas

    280

    5,7

    7,0

    161

    GLC Coupé 250 4Matic Aut.

    Desde
    53.150 €

    Gasolina

    Automático
    9 marchas

    211

    7,3

    6,9

    159

    Forester 2.0 XT Executive Plus CVT

    Desde
    42.599 €

    Gasolina

    Automático
    6 marchas

    240

    7,5

    8,5

    197

    F-Pace 2.0 i4 Pure Aut. AWD 300

    Desde
    63.000 €

    Gasolina

    Automático
    8 marchas

    300

    6,8

    7,7

    174

    Comparte este artículo

    Suscríbete a nuestra newsletter

    Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

    * He leído la Política de privacidad

    Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

    Te puede interesar...

    Comenta este artículo

    * He leído la Política de privacidad

    Ir arriba