Prueba del Alfa Romeo Giulietta 1.7 Tb Veloce 240 CV 2017

Prueba del Alfa Romeo Giulietta 1.7 Tb Veloce 240 CV 2017

2 noviembre, 2017

El Alfa Romeo Giulietta es uno de los compactos más veteranos del mercado. Aunque su estética sigue enamorando, se notan los años en la ausencia de elementos que se están estandarizando en la categoría, como los ADAS. Esta versión de altas prestaciones, en cambio, apenas tiene rivales; verás por qué.

Nuestra valoración: 6,8 Bastante bueno

Diseño 7

Bastante bueno

Motor 8

Notable

Comportamiento 8

Notable

Interior 6

Bueno

Equipamiento 6

Bueno

Consumos 6

Bueno

Destacable

  • Prestaciones
  • Diseño exterior
  • Comportamiento

Mejorable

  • Veteranía
  • Diseño del salpicadero
  • Detalles de acabado

Alfa Romeo está en pleno proceso de relanzamiento como marca con productos completamente nuevos como el Giulia o el Stelvio. Frente a estas dos novedades, están dos de los modelos más veteranos de sus respectivos segmentos, el pequeño MiTo y el compacto Alfa Romeo Giulietta.

Como máximo exponente de esta saga está la versión probada, el Alfa Romeo Giulietta Veloce, que monta el impresionante motor del Alfa Romeo 4C que probamos en Autocasion y que lo convierte, junto con su formidable bastidor, en uno de los mejores GTi que hay en el mercado, superando en agrado de conducción y diversión a modelos que anuncian más potencia, como el Peugeot 308 GTi by Peugeot Sport de 270 CV. Parte del truco para lograr un comportamiento dinámico que se puede considerar de los mejores del mercado está en su diferencial electrónico vectorial Q2, pura magia, como verás a continuación.

Diseño Sigue siendo bonito

El Giulietta tiene ya sus años pero sigue siendo un coche atractivo.
El Giulietta tiene ya sus años, pero sigue siendo un coche atractivo.
Ampliar

El Giulietta lleva ya siete años en el mercado, una edad en la que la mayoría de sus rivales han sucumbido a las modas y ya han cambiado de generación. Pese a su veteranía, el diseño original de este Alfa es tan bueno que ha aguantado de maravilla el paso del tiempo y, sin más modificaciones que nuevas llantas y logotipos, sigue siendo uno de los compactos más atractivos del mercado.

Tal vez sea, junto con la mecánica y el formidable comportamiento dinámico, uno de los apartados más positivos de este coche.

El acabado Veloce cambia los perfiles cromados de la parrilla delantera, carcasas de los retrovisores, manillas de puerta y bigotes de los faldones por un acabado en color grafito que a mí personalmente me gusta menos que el cromo o el aluminio cepillado, pero muchos opinan que así tiene un look más sport, y de eso se trata.

Para rematar ese aspecto deportivo, tenemos unas atractivas llantas de estilo muy Alfa Romeo, formadas por una especie de cinco enormes anillos entrelazados de 18 pulgadas de diámetro. Son atractivas, son ligeras, permiten una buena refrigeración de los frenos y su único pecado es que quedan muy expuestas a golpes y roces en los aparcamientos por el bajo perfil de sus neumáticos 225/40-18.

El color Rojo Nuvola y las inscripciones Veloce sobre los pasos de rueda delanteros ponen la guinda en esta unidad, que tiene un aspecto que enamora.

Los faros delanteros pierden las piezas cromadas a cambio de un acabado en color negro imitando fibra de carbono que le sienta muy bien y, además, evita reflejos y luz dispersa, algo que agradeceremos si nos toca conducir con niebla. Su iluminación es buena, además de que su función dinámica adaptativa funciona francamente bien en los tramos virados, iluminando siempre hacia donde apuntemos con el volante.

En la zaga, los protagonistas son las dos enormes salidas de escape cromadas y el difusor de la parte inferior del paragolpes. La menor altura libre al suelo (el Veloce monta una suspensión deportiva con muelles más cortos y amortiguadores de mayor rigidez, además de otras estabilizadoras diferentes a las del resto de la gama Giulietta) y la forma de los grupos ópticos traseros y las “cachas” hacen que este Alfa parezca diseñado para agarrarse al asfalto.

Los acabados son buenos y han mejorado respecto a otras unidades que he probado en el pasado, especialmente en las soldaduras de las chapas que forman el hueco de acceso al maletero y el ajuste del portón contra éste.

La impresión que nos deja al verlo es muy positiva y el Alfa Romeo Giulietta se puede considerar un madurito de lo más seductor, en parte también por las pocas unidades que se han vendido frente a otros rivales que llegan a aburrir por su frecuencia en la calle.

Interior Una pena el salpicadero

En el interior del Giulietta es donde más se nota el paso de los años.
En el interior del Giulietta es donde más se nota el paso de los años.
Ampliar

Aquí sí que se le notan los años al Giulietta, sobre todo en detalles como el tamaño de la pantalla del sistema multimedia o la falta de huecos de tamaños apropiados para los teléfonos móviles que tenemos en la actualidad, que hacen que hasta los hombres nos veamos obligados a usar bolso para no romper los bolsillos.

El Veloce monta unos excelentes asientos de cuero que sujetan muy bien el cuerpo en la espalda y los muslos y que también tienen una banqueta larga que nos permite descansar sobre ella todo “el jamón”. Esto, unido a su agradable mullido y la buena calidad del cuero, hace que resulten muy cómodos pese a la deportividad de la suspensión y de los propios asientos.

La postura de conducción es muy cómoda gracias a los generosos reglajes del asiento y de la columna de dirección, pero el volante es demasiado grande y no deja ver bien los diales del cuadro de instrumentos. Además, las levas del cambio son demasiado pequeñas y van fijas al volante. También el pomo del cambio queda algo alejado, una pena, porque este coche invita a pilotarlo en modo manual.

Las plazas traseras tienen más espacio para las piernas del que parece en las fotos, ya que la banqueta trasera es larga también y parece que queda demasiado pegada al respaldo delantero.

Los pespuntes en rojo y los detalles de los logos de Alfa Romeo en los respaldos delanteros son la única nota de color en un interior que, por lo demás, es muy sobrio.

Los ajustes son correctos, pero algunos plásticos tienen un aspecto algo pobre, especialmente en los paneles de puerta y en la consola central, donde se agradece encontrar un freno de mano de palanca en lugar de la tecla para el accionamiento eléctrico de éste, que tiene más inconvenientes que ventajas, pero que se ha puesto de moda en los modelos actuales.

Un detalle de calidad que no me ha gustado lo he encontrado en los asientos delanteros. Sí, ya sé que dije que son una maravilla tanto por confort como por el tacto de su piel, pero es una lástima que hayan sido tan rácanos como para no haber pagado un tratamiento de cataforesis o de pintura para el armazón del respaldo, que se ve en chapa cruda (puedes verlo en detalle en la galería fotográfica), tal y como sale de la estampación.

Esta falta de protección suele acarrear problemas de óxido y averías con el mecanismo de reglaje de inclinación de los respaldos, especialmente cuando son eléctricos. Este fallo también me lo he encontrado en otros modelos, e incluso en asientos firmados por Recaro, como en la prueba del Opel Corsa OPC.

El maletero tiene una capacidad correcta y sus formas son muy regulares, de modo que podemos aprovecharlo bien. Los respaldos traseros se pueden abatir, pero no dejan un suelo plano y el umbral del portón queda algo elevado también.

Motor El alma del 4C

1.750 es una cilindrada con mucho carisma en Alfa Romeo.
1.750 es una cilindrada con mucho carisma en Alfa Romeo.
Ampliar

Llegamos a otro de los apartados en los que este Alfa Romeo no sólo está a la altura de sus rivales más modernos, sino que incluso se puede permitir el lujo de sonrojarlos. El motor 1.750 turbo de 4 cilindros es una verdadera joya. Responde al acelerador de maravilla, tiene una zona baja e intermedia mucho mejor de lo que su ajustada cilindrada podría hacernos pensar y no es demasiado turbo; aunque responde con la rotundidad propia de un motor sobrealimentado, se dosifica muy bien.

La verdad es que no sé de qué me sorprendo, porque Alfa lleva 60 años haciendo unos motores de 4 cilindros que son un prodigio y, además, la emblemática cifra de 1.750 tiene su propio carisma, pues era la que poseían los Giulia de finales de los sesenta, que eran de lo mejor que había en aquella época, con bloques de aluminio cuando no abundaban ni siquiera las culatas de ese material.

Este corazón es el mismo que nos encontramos en el impresionante Alfa Romeo 4C, y también su caja de cambios TCT de doble embrague, sólo que aquí van montados en posición transversal sobre el eje delantero y no tras los riñones del conductor como en el “mini Ferrari”.

Tal vez sea la caja de cambios lo peor del conjunto mecánico. Tiene 6 marchas y es obediente, pero resulta algo lenta en modo Sport y demasiado brusca en ciudad, aunque usemos el programa más suave del DNA de Alfa.

Este sistema actúa sobre la sensibilidad del pedal del acelerador, la gestión del cambio, la dureza de la dirección y las reacciones del control de estabilidad y otra bala que Alfa Romeo ha metido en la recámara del Giulietta Veloce: el diferencial activo Q2.

Los tres modos de funcionamiento varían estos parámetros y hacen que el Giulietta tenga 3 personalidades, pero claramente está pensado para que lo llevemos siempre en Dynamic. Una buena idea es que el modo que seleccionemos se queda en la memoria. Normalmente, en la mayoría de sus rivales, siempre que encendemos el coche, se hace con un modo predeterminado. Los modos disponibles son:

  • Dynamic: el pedal del acelerador es más sensible, el Q2 busca la máxima motricidad y direccionalidad del eje delantero, la dirección se vuelve más rígida y la caja de cambios reduce marchas como loca en las frenadas y estira bastante cada marcha, dejando el motor en la zona óptima de par al pasar a la siguiente.
  • Normal: el Q2 está desactivado, el acelerador tiene una respuesta normal y el cambio se adapta a la brusquedad con la que usemos el pedal del acelerador. Si somos suaves, buscará la marcha más larga posible. En cambio, si somos impetuosos, intentará mantener una marcha que conserve el motor en su zona buena de par.
  • Allweather: está pensado para ser suave y evitar pérdidas de motricidad sobre suelo mojado o nevado. La caja de cambios busca desarrollos largos, el pedal del acelerador es más remolón y el Q2 será suave corrigiendo las pérdidas de motricidad. Este modo también sirve como “económico”, pues la menor sensibilidad del pedal del acelerador nos ayudará a ahorrar combustible.

El sistema Q2 es una auténtica maravilla desde que se presentó en el Alfa Romeo 147. Es una especie de diferencial vectorial que, con la información de los sensores de ABS y el de posición del volante, frenará la rueda que patine más o menos para provocar que la que tiene motricidad provoque algo de efecto direccional y nos ayuda a llevar el morro hacia donde apuntemos con el volante… Así pues, ya sabes, hay que apuntar bien y sujetarlo bien, porque, como vayamos con una mano en la ventanilla y no sujetemos el aro con las dos manos, es fácil que este caballo nos tire por los suelos. Aquí se viene a conducir, no a matar moscas con el brazo.

Comportamiento Es un Alfa

Dinamicamente, el Veloce termina de enamorarnos.
Dinamicamente, el Veloce termina de enamorarnos.
Ampliar

Pese a que por su edad y potencia (la mayoría de sus principales rivales pasan de los 250 CV) podría parecer que el Giulietta está en inferioridad de condiciones, en la práctica no es así y se puede afirmar que éste es uno de los mejores compactos deportivos que hay en el mercado en la actualidad, así de claro. Es ágil, obediente, progresivo cuando lo sacamos de su zona de confort, frena de maravilla y corre una barbaridad… y para colmo no hace cosas raras ni es incómodo.

En ciudad me esperaba un coche mucho menos confortable. Con unas ruedas de tan poco perfil pensé que me iba a sentir como la princesa del cuento y a notar cada guisante que pisase con estos rodillos… pero no. A ver, no es el coche más confortable del mundo, pero es mucho más cómodo de lo que pensaba, a años luz de un Mini Cooper, un Cupra o un 308 GTi, por citar algunos ejemplos.

Gracias a la rapidez de su dirección y al buen par motor, el Giuletta es mucho más ágil en tráfico urbano de lo que esperaba y el único punto negativo lo pone la caja de cambios, que a veces nos sorprende con un “primerazo” cuando reducimos la velocidad al llegar a un semáforo o rotonda y, como casi todas las de doble embrague y robotizadas, es incómoda en las maniobras de aparcamiento, sobre todo si estamos en una calle en pendiente.

En autovía los asientos son definitivos para tirar millas sin que aparezca el cansancio y el coche se siente estable en todo momento, transmitiendo una agradable sensación de seguridad en curvas rápidas incluso aunque pasemos por juntas de dilatación o badenes. El truco está en una suspensión que sujeta muy bien el coche pero que no es una tabla y unas geometrías que mantienen siempre el neumático perpendicular sobre el asfalto para aprovechar bien todo el ancho de su banda de rodadura.

En carreteras secundarias es donde más disfrutaremos del Giulietta. El eje delantero es de los mejores que he probado en un tracción delantera, entrando sin titubeos en cada giro y con muy poco subviraje.

Algo con lo que debemos tener cuidado y saber cómo reacciona es con el Q2 cuando aceleramos a fondo para hacer un adelantamiento. Este sistema toma datos de la posición del volante y hace que la rueda exterior tire algo del coche para meterlo en el giro. Si pisamos a fondo para salir de detrás del  camión que vamos a adelantar, con el volante girado a la izquiera, el Q2 va a hacer que el coche vire hacia ese lado con más brusquedad e ímpetu de lo que esperamos. Si no sujetamos bien el  volante nos dará un latigazo y, aunque lo llevemos bien sujeto, notaremos una especie de “torque Steer” (par de dirección) pero que no es más que una orden mal dada por nuestra parte, pues le estamos diciendo con el volante y con el acelerador al Q2 que nos meta en una curva que no es tal, sólo es un cambio de carril.

En conducción deportiva impresiona la capacidad que tiene este coche de transmitir al suelo sus 240 CV y las pérdidas de tracción son mínimas sobre suelo seco. Al no desaprovechar ningún caballo, el Giulietta corre una barbaridad, dando la sensación de ser más rápido que algunos rivales que anuncian más potencia.

En el circuito de pruebas se constatan las sensaciones que transmite en carretera y es una delicia conducirlo entrelazando curvas gracias a sus cortos tiempos de espera y lo ágil que es reaccionando a lo que le digamos con el volante y los pedales, con un eje delantero bien asentado y una trasera que se muestra colaboradora cuando levantamos el acelerador o tocamos con suavidad el freno para descargar peso de atrás y que nos ayude a girar, todo con dulzura y sin reacciones extrañas.

Otro detalle muy positivo es que la suspensión no es una tabla y nos permite rodar muy rápido sobre asfaltos rugosos sin que las ruedas pierdan contacto con el asfalto y que el ABS nos dé sustos en estas situaciones en las que, al quedarse las ruedas en el aire, salta a la mínima y las distancias de frenado se hacen interminables.

Ya que hablo de los frenos, su aguante es excelente en la frenada de emergencia, aguantando varios intentos sin desfallecer, conservando un buen tacto de pedal y manteniendo siempre unas distancias correctas.

La maniobra de esquiva también la resuelve con nota, saliendo y entrando en el carril sin latigazos y sin perder velocidad. Sin duda, la seguridad activa de este coche es excelente.

Resumiendo; el Alfa Romeo Giulietta Veloce es un verdadero GTi que se disfruta conduciendo. Sus prestaciones son excelentes, su comportamiento dinámico también y es capaz de llevarnos con confort si así lo queremos. Muy recomendable.

Equipamiento Se notan los años

Lo importante del equipamiento del Giulietta Veloce es lo que trae para hacernos disfrutar conduciéndolo.
Lo importante del equipamiento del Giulietta Veloce es lo que trae para hacernos disfrutar conduciéndolo.
Ampliar

De nuevo estamos en un apartado en el que se notan los años en este compacto. Mientras que la mayoría de sus rivales ya incorporan elementos como puertos de carga inalámbricos, wifi, sensores de ángulo muerto, de pérdida de carril, controles de crucero adaptativos… aquí no hay nada de eso. Sí, ya sé que antes dije que éste es un coche destinado para los que les gusta conducir y no que el coche lo haga por ellos. Nada de distraerse con el móvil y mil aplicaciones, aquí hemos venido a otra cosa, pero algunos sistemas no están de más.

Desde luego, el equipamiento para disfrutar del coche de manera plena lo tiene todo: unos frenos con pinzas de 4 pistones en el eje delantero que muerden bien y que aguantan el calor de maravilla, una dirección directa y de tacto excelente, una suspensión que proporciona una excelente precisión, un motor turbo que es una delicia… ah, sí, y climatizador bizona, control de crucero, elevalunas eléctricos, faros bi-xenón, navegador, manos libres, sensores de aparcamiento.

En definitiva, sí crees que vas a echar de menos tener wifi o que te salten alertas por todas partes y te supervisen todo lo que haces en el coche porque sueles estar más atento a las musarañas que a la carretera busca otra alternativa, este Alfa no es para descargarse podcast ni cosas así, es un coche.

Seguridad

Equipamiento de Serie

  • ABS
  • ESP
  • Pack Visibility
  • Airbags laterales de cortina
  • ASR Control de tracción
  • Llave de desactivación del airbag del acompañante
  • Control de estabilidad con asistencia de arranque en pendiente
  • Anclajes ISOFIX para sillas infantiles
  • Pack Confort
  • Lavafaros
  • Faros xenón
  • Airbag laterales delanteros
  • Sensor presión neumáticos
  • VDC con Hill Holder (control de estabilidad con ayuda arranque en pendientes)
  • Corrector de altura de faros
  • TPMS Sensor de presión de neumáticos (Tyre Pressure Monitoring System)
  • Faros antiniebla
  • ABS con asistencia a la frenada
  • Airbag conductor

Confort

Equipamiento de Serie

  • Levas de cambio de marcha en el volante
  • Elevalunas eléctricos traseros
  • Volante y palanca de cambios en piel
  • Regulación en altura asiento de pasajero
  • Control de velocidad
  • Asiento trasero abatible asimétricamente 60/40
  • Toma de corriente 12v
  • Parabrisas con franja oscura, sensor de lluvia y crepuscular
  • Kit anti-pinchazos
  • Lunas traseras oscurecidas
  • Parachoques con inserciones deportivas y perfiles en rojo Alfa
  • Espejos retrovisores eléctricos calefactables
  • Spoiler posterior
  • Retrovisor interior electrocrómico
  • Compartimento portagafas/tarjetas
  • Salpicadero oscurecido y paneles de puertas con aspecto carbono
  • Salida aire plazas traseras
  • Pack Veloce
  • Moldura exterior de ventanilla en cromo
  • Alfombrillas textiles negras
  • Pomo cambio de aluminio
  • Cuadro de instrumentos con pantalla en color de 7´´
  • Elevalunas eléctricos delanteros
  • Limpiaparabrisas calefactable
  • Asientos deportivos en piel/Alcántara con costuras rojas
  • Dirección asistida
  • Luneta trasera térmica
  • Cierre centralizado
  • Climatizador automático bi-zona
  • Sistema Start&Stop
  • Reposabrazos en asientos traseros
  • Embellecedores cromados en marco inferior de puertas
  • Alfombrillas
  • Asistente a la frenada de emergencia
  • Kit reparación pinchazos
  • Toma corriente 12v
  • Alfa DNA
  • Peldaño puerta cromado
  • Manillas de puertas con tratamiento negro
  • Espejos retrovisores abatibles eléctricamente
  • Suspensión deportiva rebajada
  • Asiento trasero abatible y partido
  • Asiento trasero abatible

Equipamiento Opcional

  • 685.9 €Pintura metalizada gris
  • 623.56 €Pintura metalizada Azul
  • 338.8 €Asientos delanteros calefactables
  • 104 €Rueda de repuesto de tamaño reducido (Llantas 17 y 18)
  • 623.56 €Pintura metalizada plata
  • 623.56 €Pintura metalizada
  • 467.66 €Color negro pastel
  • 1506.93 €Asientos de piel
  • 416.01 €Llantas de aleación 18´´
  • 685.9 €Pintura metalizada gris perla
  • 2352.67 €Pintura metalizada extra roja
  • 1403.01 €Techo practicable eléctrico
  • 155.89 €Reposabrazos central delantero con compartimiento interior
  • 1247.11 €Asientos delanteros regulables eléctricamente con memoria
  • 228.64 €Regulación lumbar eléctrica conductor & pasajero
  • 623.56 €Pintura metalizada gris oscura
  • 467.66 €Pintura pastel blanca
  • 1039.26 €Pintura metalizada gris mate
  • 140.3 €Cierre doble seguridad
  • 685.9 €Pintura metalizada Azul Misano
  • 817.38 €Pack Carbon On Veloce

Multimedia y Audio

Equipamiento de Serie

  • Ordenador de a bordo
  • Pedales en aluminio (Sport)
  • Uconnect Radio Nav
  • Volante multifunción con controles de radio y teléfono
  • Ordenador de viaje con pantalla Matrix
  • Radio Uconnect 5¨
  • Volante multifunción forrado en cuero
  • Kit fumadores
  • Mandos de control de audio/teléfono al volante
  • Volante deportivo multifunción con pespuntes rojos
  • Pack Business
  • Pack Luxury

Equipamiento Opcional

  • 779.44 €Equipo Hi-Fi Bose con subwoofer
  • 1111.99 €Pack Tech
  • 987.14 €Radio Alpine 7´´

Otros

Equipamiento de Serie

  • Pinzas de freno anteriores y posteriores Brembo rojas
  • Acceso a servicios U-Connect Live vía móvil
  • A/C Refrigerante
  • Libro de instrucciones en español
  • Faros con acabado aspecto carbono
  • Guantera refrigerada
  • Doble tubo de escape
  • Cuentakilómetros
  • Tarjeta de Asistencia Alfa Romeo

Equipamiento Opcional

  • 51.96 €Segunda llave con mando
  • 104 €Extintor

    Consumo No tan sediento

    Los consumos del Veloce son buenos si tenemos en cuenta sus excelentes prestaciones.
    Los consumos del Veloce son buenos si tenemos en cuenta sus excelentes prestaciones.
    Ampliar

    Aunque este deportivo no cumple con las cifras oficiales, lo cierto es que sus consumos no son malos si tenemos en cuenta su formidable forma de andar y el rendimiento prestacional de su motor turbo de gasolina.

    En concreto, el Giulietta Veloce homologa un consumo urbano de 9 l/100 km, cifra que se va hasta los 10,5 l/100 km en uso real, en parte debido a la ausencia de Start & Stop y a la brusquedad de funcionamiento de su cambio TCT en ciudad.

    En carretera, la cifra oficial de consumo es de 5 l/100 km, un valor que sólo alcanzaremos con viento y pendiente favorables. Aunque seamos exquisitos con el trato al acelerador, lo normal es que nos movamos en el entorno de los 6,5-7 l/1oo km en uso real en carretera.

    En autopista, con el control de crucero a 120 km/h el consumo real se estabiliza en el entorno de los 8 l/100 km, un valor aceptable.

    Con estos datos de consumo y un depósito de 60 litros de capacidad, la autonomía del Alfa Romeo Giulietta Veloce es ronda los 700 km, siempre que no abusemos del turbo o de su uso en ciudad.

    Rivales Rivales del Alfa Romeo Giulietta 1.7 TB Veloce

    Giulietta 1.7 TB Veloce TCT 240

    Desde
    37.902 €

    Gasolina

    Automático
    marchas

    308 1.6 GTi 250

    Desde
    33.650 €

    Gasolina

    Manual
    6 marchas

    250

    6,2

    6,0

    139

    Mégane S.T. 1.6 TCe Energy GT EDC 151kW

    Desde
    31.029 €

    Gasolina

    Automático
    7 marchas

    205

    7,4

    6,0

    134

    León 2.0 TSI S&S Cupra 300

    Desde
    34.500 €

    Gasolina

    Manual
    6 marchas

    300

    5,8

    6,9

    158

    Comparte este artículo

    Suscríbete a nuestra newsletter

    Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

    * He leído la Política de privacidad

    Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

    Te puede interesar...

    Comenta este artículo

    * He leído la Política de privacidad

    Ir arriba