Prueba del Abarth 124 Spider 201740

Prueba del Abarth 124 Spider 2017

12 Octubre, 2017 por

Abarth ha sabido recrear bastante bien al clásico de los años setenta tomando como punto de partida el descapotable más vendido de todos los tiempos. ¿Tiene alguna ventaja este Abarth frente al Miata original?¿En qué es mejor y en qué es peor?, vamos a verlo.

Nuestra valoración: 7,0 Bastante bueno

Diseño 8

Notable

Motor 7

Bastante bueno

Comportamiento 8

Notable

Interior 7

Bastante bueno

Equipamiento 6

Bueno

Consumos 6

Bueno

Destacable

  • Peso ajustado
  • Diversión al volante
  • Prestaciones

Mejorable

  • Suspensión trasera
  • Antena de la radio
  • Acabado mate delicado

Abarth rememora una de sus etapas de mayor esplendor con un modelo como el Abarth 124 Spider, la versión más extrema del Fiat 124 Spider y que evoca a los años dorados de la marca en el mundial de rallys. Desarrollado conjuntamente con Mazda, esta asociación ha hecho posible que existan en el mercado 3 roadsters con idéntico ADN pero de personalidades muy diferenciadas. El MX-5 es el más fiel a la idea original, con un buen equilibrio entre deportividad y facilidad de conducción, el Fiat 124 Spider con un enfoque más pensado para disfrutar de paseos al aire libre y el Abarth, en el que la vertiente sport es la más explotada.

En la actualidad no hay muchos coches en el mercado en el que se ha tenido claro que el protagonista debe ser el conductor y su pilotaje. Apenas hay aditivos que puedan desnaturalizar la conducción de este modelo. Tal vez los más cercanos por concepción sean los otros mellizos del mercado, el Toyota GT86-Subaru BRZ, coupés ligeros y con un excelente equilibrio entre sus prestaciones y su bastidor.

El Abarth 124 Spider es el más radical de todos ellos, tanto por estética como por prestaciones y puesta a punto y como tal hay que verlo. Si buscas un coche cómodo y repleto de gadgets ni te lo plantees. Si, en cambio, buscas un coche que te haga disfrutar tanto a sus mandos como mirándolo, entonces sí, éste puede ser tu coche.

El capó delantero negro es una herencia de la competición.El capó delantero negro es una herencia de la competición.40
El capó delantero negro es una herencia de la competición.

No todo el público comulga con el diseño del Abarth 124 Spider con el capó en negro mate y los detalles en rojo en las carcasas de los retrovisores, el faldón y las tapas de los cáncamos de remolcaje. A mí el capó delantero mate me hace gracia por lo que representa, pero el trasero lo veo innecesario. La razón por la cual estuvo de moda en los años setenta pintar los capós de color negro mate era porque en los coches de carreras se solía hacer esto para evitar que los reflejos del sol y de los faros adicionales en las etapas nocturnas pudieran deslumbrar al conductor y confundirle. De lo que se trataba era de mejorar la visión del conductor y la verdad es que es un método bastante eficaz, aunque no tanto en los coches actuales, pues en la mayoría de los modelos modernos el capó delantero no es visible desde el puesto del conductor.

Sin embargo, en el Abarth 124 Spider sí que se ve su largo morro desde el asiento del piloto y sí que se agradece tener una superficie que no produce reflejos. Además, también destacan más las nervaduras del capó delantero y le dan un aspecto más deportivo a esta carrocería.

Parece mentira que cambie tanto el aspecto de un coche simplemente montando diferentes parachoques y faros. Muy poca gente se da cuenta de que el Mazda MX-5 y éste son el mismo coche y que las únicas diferencias están en el capó, el paragolpes delantero y trasero y los grupos ópticos, además de las llantas- que van calzadas con idéntica medida (205/45-17).

Confieso que a mí me gusta más el frontal del Fiat/Abarth que el del Mazda, pero la parte trasera no me parece bien resuelta. Si el frontal sí me recuerda al clásico del que toma el nombre, los grupos ópticos traseros no se me parecen en nada a los de aquel y ese plástico del color de la carrocería en el centro de los mismos no me gusta, del mismo modo que no me agrada en los renovados Fiat 500.

En cuanto a los acabados, la pintura mate es difícil de aplicar pero su aspecto es bueno. Lo que ya no es tan bueno es su mantenimiento, pues se raya fácilmente y deberemos ser muy cuidadosos a lavarlo, secándolo lo antes posible pues, si dejamos que se seque al sol, enseguida se marcarán los cercos de cal que deja el agua al evaporarse.

Sigue sin gustarme la antena fija. Al igual que en el Mazda, es fácil darse con ella en la cara cuando vas a meter algo en el maletero. La capota, en cambio, me parece perfecta. Es ligera, cierra muy bien y su accionamiento manual es tan sencillo que podemos abrirla o cerrarla en un segundo, y no lo digo por decir, es el tiempo real que tardamos en descapotar o capotar este spider.

En cuanto a la comparativa obvia entre el MX-5 y el 124, los acabados son mejores en el japonés. Si te fijas en la galería de fotos, el capó delantero del 124 no ajusta perfectamente y no queda bien enrasado, sobre todo en el filo delantero. Tampoco la tapa del maletero, que tiene un pequeño spoiler de goma en el borde que es por donde lo tocamos para abrirlo y tiene un tacto que da sensación de fragilidad.

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba