Prueba

Prueba del Audi A7 Sportback 3.0 TDI 272 CV quattro: si yo fuera rico….

31 fotos

Ampliar

01 de marzo, 2018

En la recta final de su vida comercial, nos ponemos a los mandos del Audi A7 diésel de 272 CV. Diseño, confort, calidad, comportamiento… todo en este coche es superlativo.

Esta es una gran opción de compra en este momento, precisamente porque el modelo será puesto al día en breve. Lee la prueba del Audi A7 Sportback 3.0 TDI y quizás te enamores de él…

Siguiendo la estela del Mercedes CLS, el modelo que dio inicio a esta categoría de berlinas de corte coupé, la marca de Ingolstad presentó en 2010 la primera generación del Audi A7, que, por cierto, en breve dará paso en los concesionarios a la segunda entrega.

El A7 de Audi es un gran turismo con el que devorar kilómetros y kilómetros de carretera, ya que cuenta con un confort de marcha muy elevado, similar al de su hermano mayor, el A8. También ofrece un comportamiento muy eficaz con el que perderse por una carretera secundaria plagada de curvas.

Además, el motor diésel 3.0 TDI de 272 CV que montaba la unidad de pruebas arroja unas cifras de consumo muy contenidas, si tenemos en cuenta la prestaciones que ofrece a cambio y las dimensiones y peso del vehículo.

En cuanto al interior, nos encontramos con ajustes y materiales de auténtico lujo, como, por otra parte, cabe esperar en un coche de este importe, que no es precisamente bajo. Sin embargo, a diferencia de lo que pasa con algunos modelos de acceso de marcas premium, donde el precio no es acorde a la calidad, sino más bien al logo sobre el capó, en el Audi A7 parece que cada euro está justificado.

¿Tiene defectos? Pues dicen que en esta vida no hay nada perfecto y, claro, el A7, como todos, los tiene. Sin embargo, os puedo asegurar que los pecados que pueda cometer le serán perdonados, porque los apuntes en el haber son muy superiores a los del debe, arrojando un balance muy positivo. Si fuera una empresa, sus cuentas estarían saneadísimas, libres de acreedores y con miles de inversores dispuestos a dejar sus ahorros en ella sin el menor temor.

En definitiva, tras una semana de prueba con el Audi A7 Sportback 3.0 TDI 272 CV quattro, las sensaciones han sido sobresalientes, ya que el vehículo ofrece lo que promete y sientes que no te puede decepcionar en ningún apartado.

Nuestra valoración: 8,5

Diseño 9

Motor 9

Comportamiento 9

Interior 8

Equipamiento 8

Consumos 8

Destacable

  • Comportamiento
  • Motor y cambio
  • Consumo

Mejorable

  • Plaza central trasera
  • Mucho equipamiento en extras

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Amor a primera vista

El Audi A7 mide 4,97 metros de largo.

31 fotos

Ampliar

Entiendo que un fabricante no se puede estancar: cada cierto tiempo, tiene que renovar su gama y dar paso a nuevos modelos que incorporen los últimos avances tecnológicos desarrollados por la marca. Sin embargo, la primera generación del Audi A7 es tan acertada, desde el punto de vista estético, que podría haber seguido el mercado otros 20 años más.

Sí, me gusta y no puedo evitar parecer tan exagerado, pero es que, pese a que ha transcurrido casi una década desde su lanzamiento, me sigue pareciendo un diseño espectacular.

Con 4,97 metros de longitud y 1,91 metros de anchura, la figura del Audi A7 es imponente, pero también proporcionada, elegante y, gracias a una reducida altura de 1,42 metros, muy deportiva. La sensación que transmite es la de que estamos ante un coche grande y poderoso, pero no desmedido, algo que, a mí personalmente, sí me sucede con su primo hermano, el Porsche Panamera de primera generación.

La principal diferencia del Audi A7 frente a sus dos máximos rivales, el Mercedes CLS y el BMW Serie 6 Gran Coupé, se encuentra en el enorme portón trasero. Además de la evidente practicidad que ofrece respecto a la tapa del maletero de sus rivales, optar por un portón o quinta puerta ha permitido a los diseñadores crear una silueta muy fluida, alargando la línea descendente del techo hasta casi los pilotos traseros. Justo por encima de estos, se despliega automáticamente un pequeño alerón al superar los 130 km/h.

La única pega de este estilizado diseño se encuentra en el acceso a las plazas traseras, ya que la pronunciada caída del techo obligará a los pasajeros a tener que agachar la cabeza más de la cuenta, además de la evidente pérdida de espacio en el habitáculo.

Por otro lado, la pintura exterior verde Gotland, una de las novedades introducidas con el restyling, las enormes llantas de 21 pulgadas o detalles como el encendido secuencial de los intermitentes en el sentido del giro no hacen otra cosa que aumentar, más si cabe, la buena presencia del Audi A7.

En cuanto a la calidad de constructiva, no hay dudas posibles y cada euro está justificado: la tolerancia entre paneles es mínima; la calidad de la pintura, excelente; el tacto de las puertas o el portón, sensacional… Nada en este Audi A7 desentona.

En definitiva, si buscas una berlina de corte deportivo, cuentas con una abultada cuenta corriente y no te importa ser el centro de las miradas en los semáforos, el Audi A7 debería estar entre tus candidatos.

Interior: Precisión milimétrica

La piel del volante tiene un tacto exquisito.

31 fotos

Ampliar

Las buenas impresiones del exterior se trasladan al interior de forma inmediata en cuanto abrimos las puertas y nos ponemos al volante. El habitáculo del Audi A7, aunque cuenta con la habitual sobriedad de líneas germana, poco dada a tonos, texturas o, en definitiva, cualquier estridencia o línea más atrevida de lo habitual, es un alarde de precisión y cuidado por los detalles.

El puesto de conducción, que va situado bastante cerca del suelo, es magnífico por la comodidad y agarre que ofrece el asiento, por la sensación de espacio que tenemos y por la distribución y calidad de los mandos y botones. Además, la generosa regulación que permite tanto el asiento como el volante hace que cualquier conductor pueda encontrar su posición de conducción adecuada. el

Las plazas posteriores del Audi A7 están condicionadas por la caída del techo, por lo que personas de elevada estatura podrían no sentirse tan cómodas como, por ejemplo, en Audi A6. Teniendo en cuenta este detalle, las dos exteriores son muy cómodas y cuentan con espacio más que suficiente tanto para las piernas como para los hombros. Sin embargo, la plaza central se ve condicionada por el abultado túnel de transmisión y la prolongación de la consola central, que, por cierto, cuenta con salidas de aireación y mandos para la climatización.

El panel de instrumentos se compone de dos esferas analógicas para el cuentarrevoluciones y el velocímetro, con indicadores de temperatura y combustible a los lados, y una pantalla central de buenas dimensiones que ofrece multitud de datos e incluso permite visualizar el navegador. Asimismo, el manejo entre los menús y funciones está muy bien pensado, ya que se realiza de forma fácil, rápida y muy intuitiva.

El maletero del Audi A7 se beneficia respecto a sus rivales del portón, ya que permite un amplio y cómodo acceso. La capacidad de carga es de 535 litros y puede llegar hasta los 1.390 litros con los asientos traseros abatidos. La única pega en este apartado es la poca altura que ofrece, algo que deberemos tener en cuenta si vamos a transportar objetos voluminosos. Asimismo, cuenta bajo el piso del maletero con una rueda de repuesto, que, aunque de emergencia, es una mejor solución que el kit antipinchazos.

Como curiosidad, la unidad de pruebas del Audi A7 montaba unas molduras en negro con finísimas rayas blancas que a mí personalmente no me han gustado, pero para gustos los colores. Esta decoración se enmarca dentro del programa de personalización Audi Exclusive que permite configurar un coche prácticamente a la medida del conductor, ya que ofrece multitud de posibilidades para el color de la carrocería, las molduras, las llantas… Por cierto, este programa es tan exclusivo como costoso, claro.

En definitiva, al igual que el exterior, el habitáculo del Audi A7 merece pocos reproches. Los ajustes y la calidad de los materiales están a la altura de lo que uno espera en un coche de esta factura. Además, contamos con detalles que contribuyen a aumentar la sensación de que estamos ante un producto muy exclusivo, como los paneles de puerta forrados en Alcantara, la iluminación tipo led, los altavoces que emergen sobre el salpicadero al activar el contacto….

Motor: Audi A7 3.0 TDI 272 CV: de 0 a 100 km/h en 5,2 s

El Audi A7 Sportback 3.0 TDI de 272 CV tiene la velocidad limitada a 250 km/h.

31 fotos

Ampliar

Tras el restyling, Audi revisó y reestructuró su oferta mecánica. De esta manera, las variantes diésel siguieron manteniendo un bloque V6 de tres litros de cilindrada, pero aumentaron la potencia disponible en sus tres variantes a 218, 272 y 320 CV. Para la prueba del Audi A7, hemos contado con la opción intermedia, el de 272 CV, asociado a un cambio automático y la tracción quattro, la única disponible para las dos versiones más potentes.

Con un par de 580 Nm, esta mecánica destaca por su buena respuesta en todo el rango de revoluciones. Se comporta de manera lineal, entregando la potencia de forma suave y progresiva, lo que permite realizar una conducción tranquila y sin sobresaltos en ciudad. Al mismo tiempo, el nivel de aceleración y las recuperaciones son excelentes y prueba de ello son sus prestaciones: de 0 a 100 km/h en 5,2 segundos y velocidad máxima autolimitada de 250 km/h.

Por su parte, la caja de cambios automática S-Tronic, que es de doble embrague y siete relaciones, resulta muy agradable porque realiza los cambios de marcha de forma rápida y casi imperceptible para el conductor. Además, permite su manejo en modo secuencial a través de la palanca o con unas levas, que son pequeñas y giran solidarias con la dirección.

En cuanto a la tracción, contamos con el aclamado sistema quattro de Audi que en condiciones normales de adherencia envía un 40% del par al eje delantero y un 60% al trasero, pudiendo variar la distribución con una desviación de la fuerza de hasta un 85% hacia el eje trasero y hasta un 70% hacia el delantero.

Comportamiento: No quiero que acabe el viaje

El Audi A7 permite elegr entre 4 modos de conducción.

31 fotos

Ampliar

Sin rodeos, el comportamiento dinámico del Audi A7 es sobresaliente porque es capaz de adaptarse a cualquier tipo de trazado y conducción, respondiendo a las necesidades de la vía y el conductor.

En ciudad, nos penalizan las dimensiones y la mejorable visibilidad trasera, pero el radio de giro es bueno y nos permite maniobrar con agilidad en medio del denso tráfico urbano. Además, el generoso par que tenemos a nuestra disposición, unido a lo fácil que resulta dosificar la entrega de potencia con el acelerador, nos permiten rodar con mucha suavidad.

En autovía o autopista, que es su lugar natural, el Audi A7 ofrece un aplomo y seguridad notables, lo que unido al enorme confort de marcha que proporcionan sus asientos, insonorización y suspensión hace que los largos trayectos parezcan más cortos. En este sentido, se trata de un vehículo perfecto para realizar kilómetros y kilómetros sin que asome la fatiga.

Sin embargo, donde más me ha sorprendido el comportamiento del Audi A7 es en carreteras secundarias y plagadas de curvas y giros cerrados. Ya esperaba que el comportamiento en autovía fuera bueno, pero no esperaba una respuesta tan eficaz, no tanto al menos, en un trazado sinuoso, donde los casi 5 metros de longitud y 1900 kilogramos de peso deberían, a priori, pasarle factura. Obviamente, no es tan ágil como, por no salirnos de la casa, un Audi TT o un S1, pero aun así sorprende.

Estas buenas sensaciones se deben, entre otras cosas, a la tracción quattro y el diferencial trasero, que forma parte del equipamiento opcional y cuya misión es limitar tanto el subviraje como el sobreviarje repartiendo, en función de las circunstancias, la fuerza entre las dos ruedas traseras. Estos dos elementos resultan fundamentales en el paso por curvas cerradas, ya que notamos como nos ayudan a cerrar el giro, empujando al coche al interior incluso cuando hemos acelerado antes de lo que la técnica de conducción indica.

El único problema ante una conducción exigente y continuada lo encontramos en la suspensión adaptativa, ya que si, inmediatamente después de estar enlazando curvas a un ritmo elevado, paras, oirás como los muelles neumáticos y amortiguadores empieza a emitir unos sonidos que se deben a que el sistema se está recalibrando.

La dirección, por su parte, es precisa, rápida, directa y transmite el nivel de información adecuado para que conductor sepa lo que está pasando entre las ruedas y el asfalto.

Finalmente, tenemos que señalar que, a través del sistema Audi Drive Select, podemos elegir hasta cuatro modos de conducción: Efficiency, Confort, Auto y Dynamic. Además existe un quinto programa denominado Individual que nos permite ajusta de forma independiente los siguientes parámetros: motor y cambio, suspensión, dirección y diferencial.

En definitiva, el Audi A7 es un coche muy confortable y seguro para viajes largos por autovía, los suficientemente cómodo en ciudad y lo bastante ágil como para perdernos por carreteras nacionales.

Equipamiento: Una lista de opciones infinita

El avisador de cambio de carril es muy efectivo.

31 fotos

Ampliar

El Audi A7 se encuentra en lo más alto de la gama del fabricante, por lo que las posibilidades de equipamiento son tan grandes como lo sea tu cartera o ganas de gastar.

En el desplegable que encontrarás al final de este apartado, puedes ver todo el equipamiento de serie y opcional de este Audi, por lo que no vamos a enumerar todos los elementos de los que dispone, pero si destacar algunos de los dispositivos que equipaba.

La pantalla del sistema multimedia cuenta con una buena resolución y la navegación entre los distintos menús está muy bien estudiada, por lo que resulta fácil moverse entre ellos a través del mando giratorio y el touchpad que están colocados en la consola, justo por detrás de la palanca del cambio. Pese a todo, echo de menos que se pueda manejar de manera táctil.

Otro de los elementos que quiero destacar es el sistema de sonido firmado por Bang & Olufsen. Con 15 altavoces y 1.200 W de potencia, su calidad está fuera de toda duda. Además, los tweeter o o altavoces destinados a altas frecuencias son retráctiles, emergiendo sobre el salpicadero cuando arrancas, lo que da un toque aporta un punto más de sofisticación al interior. Lo malo es que hay que desembolsar la friolera de cerca de 7.000 euros por el equipo.

Otro de los sistemas que me ha agradado especialmente es el avisador de cambio de carril, ya que cuando detecta que un vehículo se acerca avisa mediante una luz parpadeante instalada en la carcasa del retrovisor. A diferencia de otros sistemas, que se valen de un pequeño indicador luminoso en la esquina del espejo, el del Audi A7 resulta muy visible, haciendo imposible que puedas pasar por alto la advertencia.

Hay que destacar también los faros con tecnología led, que forman parte del equipamiento de serie y ofrecen una iluminación excelente y fatigan menos al conductor.

En este apartado, la nota negativa la pone el hecho de que tengamos que acudir a la lista de opcionales para elementos como los sensores de aparcamiento, la cámara de visión trasera, el control de crucero adaptativo o los sistemas de conexión con el smartphone.

Consumo: El Audi A7 dispone de muy buena autonomía

En ciudad, es dificil bajar de los 8 l/100 km.

31 fotos

Ampliar

Puede que haya a quien le sorprenda que un coche de este porte monte un motor diésel, ya que si tienes el dinero suficiente como para adquirir este vehículo, no debería importante gastar uno, dos o tres litros más de combustible por cada 100 kilómetros recorridos.

Puede que ese razonamiento sea acertado, pero le falta una variable, la autonomía. Con un depósito de 73 litros de capacidad, esta oscila, dependiendo del tipo de conducción y vías más usadas, entre los 800 y 900 kilómetros, lo que permite realizar trayectos largos sin tener que parar a repostar.

El consumo real del Audi A7 diésel de 272 CV fue de aproximadamente 8 litros en ciudad, mientras que autovía y a una velocidad de 120 km/h nos movimos en torno a los 6,5 l/100 km.

Teniendo en cuenta las dimensiones y peso de este vehículo, nos parecen unos valores muy razonables.

Rivales: Rivales del A7 Sportback 3.0 TDI 272 CV quattro

Vehículo

Audi A7 Sportback 3.0TDI S line quattro ed. S-T

Kia Stinger 2.2CRDi GT Line 4x4 Aut. 200

Mercedes-benz CLS 350d 4M Aut.

Bmw 640dA Gran Coupé xDrive

Precio Desde
77.825 €
Desde
50.150 €
Desde
77.175 €
Desde
109.900 €
Combustible Diésel Diésel Diésel Diésel
Cambio 7 marchas 8 marchas 7 marchas 8 marchas
Potencia (CV) 272 200 252 313
Aceleración 0-100 km/h (s) 5,7 8,2 6,7 5,2
Consumo Medio (l/100 km) 5,4 6,4 6,3 6,0
Emisiones CO2 (g/km) 142 169 166 158

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

  • juan gomez

    comentario acertado,corroboro todo lo q comentas,una gozada de coche,lo tengo de esa generación octubre 2017 en color blue Riviera espectacular

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche