Prueba de larga duración del Tata Vista 201232

Prueba de larga duración del Tata Vista 2012

17 Junio, 2013, modificada el 3 Octubre, 2016 por

El Tata Vista supone una revolución, comparado con su predecesor. Aunque su diseño es algo “continuista”, su calidad y esmero de fabricación están claramente en otra liga. Aunque los modelos europeos lo superan en calidad, su precio puede convertirlo en una alternativa interesante.

No valorado

Destacable

  • Avance en calidad.
  • Financiación.
  • Asientos confortables.

Mejorable

  • Seguridad activa.
  • Acabados.
  • Precio de reventa.

Sin lugar a dudas, Tata es uno de los fabricantes con un futuro más prometedor. Sabe hacer las cosas bien: basta echar un vistazo a lo que está logrando con Jaguar y Land Rover, marcas pertenecientes al grupo Tata y que hace décadas que no gozaban del éxito actual.

Los modelos de la propia Tata pretenden la máxima economía; son un medio de transporte práctico y barato (tanto para adquirir como para mantener). Pero también tienen que ser agradables al ojo, y eso es lo que se ha buscado con el nuevo Tata Vista, que toma el relevo del Indica y que quiere hacerse con su cuota de mercado en España, donde intenta vender 700 unidades anuales.

Prueba Tata Indica Vista Safire 1.4, Caion, Rubén Fidalgo32
El Tata Vista tiene un diseño claramente europeo.

Sus argumentos son una imagen atractiva, un buen equipamiento, un habitáculo amplio y luminoso, una mecánica fiable y un precio rompedor.

Estéticamente, el resultado no es malo. Se nota la mano del estudio de diseño italiano Idea, con unas líneas muy europeas y típicas en este tipo de vehículos: trazos redondeados, grandes grupos ópticos, una mirada agresiva y parachoques integrados. Para conseguir un habitáculo espacioso han creado una carrocería bastante alta, que permite ir sentado en una postura algo erguida y que, gracias a los enormes ventanales, tiene mucha luz interior, proporcionando una confortable sensación de amplitud.

En cuanto al equipamiento, es cierto que es completo: parachoques y retrovisores en el color de la carrocería, faros principales de doble parábola, antiniebla, cierre centralizado con mando a distancia, asientos con regulación lumbar, elevalunas eléctricos en todas las puertas, limpiaparabrisas con pantógrafo, luces de cortesía y de lectura, llantas de aleación, aire acondicionado, una excelente dirección asistida, radio CD con bluetooth… no está mal. Desde luego, cualquiera de sus oponentes con el mismo equipamiento cuesta casi 1.500 euros más, lo que, teniendo en cuenta la cantidad en la que nos movemos, es un porcentaje de casi el 20%.

Prueba Tata Indica Vista Safire 1.4, Mera, Rubén Fidalgo32
El Tata Vista es bastante alto.

Sobre la mecánica no hay duda posible. El motor es el conocido 1.4 de gasolina con inyección multipunto de la serie Fire (que en Tata pasa a llamarse Safire) que se utiliza en el Fiat Punto y que en nuestro protagonista cuenta con la enorme ventaja de tener que arrastrar algo menos de peso, por lo que mejora sus prestaciones y consumos.

Así llegamos al último apartado: un precio rompedor. Está claro que nadie da duros a cuatro pesetas, como decía mi abuela; disponer de un buen equipamiento, un interior amplio, una mecánica robusta y probada, etc. por poco más de 7.000 euros tiene que venir de alguna parte. En el Tata Vista no puedes esperar los ajustes que hay en un Seat Mii, por ejemplo, o en un Chevrolet Aveo. Tampoco la calidad de algunos componentes. El Vista monta un radio-CD con Bluetooth de la marca JVC. No es el mejor de la firma, pero no está mal. Sin embargo, está acompañado de unos altavoces que distorsionan tanto el sonido que acabas por apagar la radio y disfrutar del silencio de rodadura de este coche, que me ha sorprendido gratamente.

Prueba Tata Indica Vista Safire 1.4, llantas, Rubén Fidalgo32
Las llantas de aleación son opcionales.

Detalles de este tipo empañan el producto, de modo que ese precio que parece tan rompedor, una vez analizado en profundidad, no lo es tanto. Otra cosa es que el equipamiento, aunque es completo, sea el adecuado. Personalmente, prefiero prescindir de las defensas y retrovisores pintados en el color de la carrocería, las llantas de aleación, los antinieblas y los elevalunas traseros y contar con el control de estabilidad, elemento que no está disponible ni como opción.

El Tata Vista, en el día a día

Estéticamente, el Tata Vista es un coche bastante agraciado dentro de su segmento. Me gusta su frontal y sus pilotos traseros verticales, que se ven bien en el tráfico al ir altos y quedan alejados de golpes de aparcamiento.

El interior tiene un diseño que me parece atractivo. Es sencillo, pero bonito, y resulta muchísimo más acogedor que los habitáculos a los que Tata me tenía acostumbrado.

Los asientos son muy cómodos, cuentan con regulación de apoyo lumbar en las dos plazas delanteras y sigo sorprendiéndome con detalles como los espejos de cortesía iluminados o las luces de lectura, elementos que incluso en berlinas compactas no me encuentro… y que en el segmento de este Tata son una rara avis.

De nuevo, una de cal y otra de arena. Han diseñado unos asientos muy confortables pese a su sencillez, sin embargo, la postura de conducción es incómoda debido a la ausencia de un hueco donde dejar el pie izquierdo cuando no uso el embrague. Para los que tengan la mala costumbre de llevar el pie en el pedal es la excusa perfecta, pero a mí me fuerza a una postura “antinatural”, con la pierna izquierda doblada y el pie en la vertical de la rodilla, lo que hará que los kilómetros pasen factura.

Prueba Tata Indica Vista Safire 1.4, luces, Rubén Fidalgo32
La luz que se refleja en el techo produce autodeslumbramientos con niebla.

La visibilidad es muy buena gracias a los amplios cristales y los retrovisores. Metemos la llave y encendemos el motor, tras lo cual me llevo una grata sorpresa: apenas suena en el interior.

Empezamos el viaje como siempre, con bastante tráfico por la ciudad. El Vista es un coche cómodo aquí: un correcto dominio de la carretera es muy importante durante la circulación en la urbe. El motor Fiat mueve con cierta alegría este liviano Tata y la caja de cambios, aunque tiene un tacto peculiar, cuenta con un escalonamiento perfecto. La dirección es muy rápida y pone la guinda a un pastel que no me desagrada en absoluto.

En carretera, las prestaciones nos permiten rodar a la velocidad máxima legal con soltura, aunque los adelantamientos conviene hacerlos con margen de sobra. Sigue sin ser muy ruidoso, y eso que el cambio tiene un desarrollo más bien corto y a 120 km/h voy a 4.000 rpm en quinta.

La noche se me echa encima y los grandes faros ofrecen una buena iluminación, aunque en cuanto me encuentro con bancos de niebla producen muchísimo “autodeslumbramiento”. Están bien regulados, pero la parábola del faro origina mucha luz dispersa, algo que compruebo maniobrando en el garaje y que puedes ver en la galería de fotos.

Prueba Tata Indica Vista Safire 1.4, motor, Rubén Fidalgo32
El motor de origen Fiat mueve muy bien al Tata.

El consumo es bastante contenido. No tengo ordenador de viaje y, por lo tanto, debo medirlo haciendo “topes” en los repostajes. En el viaje por carretera he gastado de 7,3 l/100 km al máximo legal. No está mal, teniendo en cuenta la aerodinámica de este coche y la escasa potencia para subir 3 puertos de montaña en 610 km de viaje.

Por ciudad, el consumo se queda por debajo de los 7 l/100 km, también bastante aceptable para un motor de gasolina que no es de última generación.

El maletero es pequeño y de formas irregulares y el portón trasero apenas levanta 1,75 m del suelo: cada vez que intento coger algo o meterlo en el maletero, he de tener cuidado con la cabeza…

El Tata Vista, en la pista de pruebas

Aunque la calidad general de este Tata y sus frenos es claramente mejorable, me ha sorprendido muy gratamente lo bien que se puede viajar a bordo del Vista y el tacto de su dirección, rápida y con un buen nivel de asistencia.

Una de las diferencias respecto a su predecesor es el tamaño de los neumáticos, que han aumentado su perfil una medida, pasando de 175/60-14 a 175/65-14. Me imagino que el cambio habrá sido más por un tema de costes de mantenimiento que técnico, pero lo cierto es que la nueva cubierta es más común y mucho más barata como recambio (algo que se agradece). El coche no ha perdido en precisión y ha ganado mucho en confort, al tener un mayor “colchón de aire” entre la suspensión y el asfalto.

Prueba Tata Indica Vista Safire 1.4, interior, Rubén Fidalgo32
El maletero es algo pequeño y poco aprovechable.

La dirección tiene una desmultiplicación bastante directa y un buen tacto que ayuda a la precisión, pese a la mayor deriva de sus neumáticos. Gracias a ello, el Tata Vista enlaza bien las curvas. El balanceo es muy acusado y los cambios bruscos de masas lo desestabilizan bastante, pero es inevitable en este tipo de coches, pensados más para vivir en la ciudad que para largos recorridos.

El ABS funciona correctamente, el tamaño de los neumáticos y el contenido peso del Vista no lo ponen en apuros, pero los frenos deberían tener algo más de mordiente. Los discos delanteros son muy pequeños y, aunque son autoventilados y aguantan decentemente la temperatura, su superficie de fricción es muy limitada, lo que obliga a pisar el pedal sin miramientos si de verdad queremos detenernos en una distancia lo más corta posible.

En la frenada asimétrica, el ABS mantiene el coche estable, pero necesita unos cuantos metros más que otros modelos como el Aveo o el Ibiza, terminando la frenada fuera de la marca de la pista de pruebas.

En la maniobra de esquiva, el límite lo ponen unos neumáticos con mucha deriva y unas suspensiones blandas y con bastante recorrido. Al carecer de ESP, es muy difícil mantener estable el Tata Vista en esta prueba. Por suerte, la buena dirección se convierte en un aliado importante para salir con solvencia de esta situación.

En realidad, el Tata Vista no tiene un mal comportamiento comparado con modelos de similar planteamiento. Aunque no es un coche efectivo, no es inseguro entre los modelos sin ESP, pero se echa de menos no disponer de este dispositivo ni como opción. Lo que sí que deberían mejorar son los frenos, con unas distancias de frenado mayores que las de otros rivales.

Vídeo del Tata Vista

Conclusión

El salto hacia delante que representa el Tata Vista frente a su predecesor es más que notable. Sus ajustes, su diseño, su equipamiento… absolutamente todo es mejor en este nuevo modelo, algo muy positivo y que deja claro que habrá que estar muy atento a esta marca en un futuro cercano.

Prueba Tata Indica Vista Safire 1.4, Mera, Rubén Fidalgo32
Las ópticas traseras son grandes.

Su precio es interesante, pero no rompedor. Es cierto que su equipamiento es muy completo y que para igualarlo sus competidores necesitan unos cuantos cientos de euros más, pero en su segmento la competencia es muy dura y hay ofertas muy buenas que reducen esa diferencia inicial.

En definitiva, el Tata Vista pone al gigante hindú en la senda correcta gracias a su salto cualitativo y a la incorporación de elementos como el ABS, doble airbag, etc. Sin embargo, sigue estando un peldaño por debajo en lo que a calidad respecta, algo que no queda del todo reflejado en su precio.

Si buscas un coche para utilizarlo principalmente en ciudad, sin que te duela dejarlo dormir al raso, y te aburre ver tu calle llena con los modelos de siempre, el Tata puede ser una opción interesante, sobre todo, gracias a su agresiva política de financiación.

¿Buscas un coche como éste?

¿Te interesa el Tata Vista, pero quizás con otra motorización o acabado? En la sección Coches nuevos de Autocasion.com puedes encontrar interesantes ofertas: utiliza el buscador para localizarlas por marca y modelo o por carrocería. Por ejemplo, en el caso del Tata Vista puedes consultar su oferta más destacada y también las de sus rivales.

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

3 Comentarios

Rubén Fidalgo 17 Junio, 2013

Aunque su precio es atractivo, el diferencial de calidad sigue siendo mayor que el de precio respecto a sus competidores europeos.

angeles lopez 9 Abril, 2016

Totalmemte decepcionada. Gasta 10 L/100Km tanto en ciudad como en carretera, la radio que trae es nefasta, acabados chapuceros, etc, por no hablar de la pésima atención que tuve en el concesionario Fiat en el periodo de garantia. Deseando terminar de pagarlo para comprarme otro coche.

Rubén Fidalgo 10 Abril, 2016

Hola Angeles, en cuanto a la calidad del coche ya lo comento en la prueba y en el comentario anterior, que no compensan en precio la peor calidad constructiva de este coche frente a rivales europeos. Sobre el consumo, los datos que yo conseguí fueron mejores, pero es un factor que depende mucho de la forma de conducir, si llevas el coche cargado o no, etc. UN saludo y gracias por compartir con nosotros tu experiencia como usuaria. Lamento que no estés satisfecha con tu coche y entiendo tu malestar.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba