Prueba de larga distancia Toyota Yaris 1.4D-4D Active Navi+ 90 CV 2011

Prueba de larga distancia Toyota Yaris 1.4D-4D Active Navi+ 90 CV 2011

Te contamos todo lo que debes saber de este Toyota Yaris diésel, donde destaca su homogeneidad. No es el mejor en nada, pero está entre los mejores en casi todo. Cómodo, bien rematado y con arrestos como para enfrentarse a kilómetros y kilómetros de carretera si es necesario.

Nuestra valoración: 7,2 Notable

7

7

7

7

8

7

Destacable

  • Capacidad rutera.
  • Confort interior.
  • Imagen de marca.

Mejorable

  • Rumorosidad en frío.
  • Calidad de algunos plásticos.
  • Iluminación pantalla central.

A lo largo de los 2.000 km de pruebas en el Toyota Yaris diésel de esta prueba me queda claro que es un coche que se atreve con todo. Es lo bastante pequeño como para desenvolverse con desparpajo en el congestionado tráfico urbano, pero también resulta un coche cómodo para realizar viajes. Y precisamente es en carretera abierta donde mejor provecho se puede sacar de su mecánica 1.4 turbo diésel de 90 CV.

Su interior es bastante amplio para el tamaño de su carrocería. Y el maletero, si aprovechamos el doble fondo, cuenta con capacidad suficiente para el equipaje. Gracias a unos asientos bastante cómodos, una mecánica que en marcha es bastante silenciosa y el tacto general del coche, el Yaris es un buen compañero de viajes.

Sin duda, una de las cosas que más me ha gustado de este coche es su equilibrio general. No es el mejor absolutamente en nada, pero es muy bueno en muchas cosas, por lo que hace que convivir con él sea muy cómodo. Rápidamente nos sentimos en el Yaris como en casa. Por todo ello creo que este modelo concreto es una buena opción de compra a tener en cuenta.

Diseño Toyota Yaris diésel 90 CV: sobriedad japonesa

Prueba Toyota Yaris diésel 1.4D-4D 90 CV, Vigo, Rubén Fidalgo
Gracias a sus compactas dimensiones el resto parece más grande.
Ampliar

Los trazos maestros del Yaris empiezan a acusar el paso de los años, aunque no están mal del todo ya que son bastante convencionales y clásicos. En esta versión se han añadido los pilotos traseros LED que aparecieron con la llegada del Yaris Híbrido, y que comparte con el especial Yaris Soho que también hemos probado en Autocasion.com.

Gracias a unas formas relativamente cuadradas, el Yaris ofrece un interior amplio para su tamaño, en parte también gracias a la compacidad de su mecánica, que roba poco espacio en el habitáculo. En la parte delantera, las nervaduras del paragolpes y la forma de la “nariz”, presidida por las tres elipses que forman el logo de Toyota, le dan al Yaris un aspecto simpático.

En el interior la sobriedad lo preside todo, con un tono negro un poco triste, pero que sin embargo proporciona una mayor calidad percibida que con el acabado blanco del Yaris Soho. Y, aunque parece muy sobrio, la verdad es que me convence mucho más, resultando más acogedor y menos chillón.

Las llantas en color grafito ponen mucho de su parte para darle un aspecto elegante y de categoría al Yaris, siendo además muy fáciles de limpiar, con una construcción bastante robusta y unas medidas muy lógicas para este tipo de coches, con un diámetro de 15 pulgadas.

Interior Toyota Yaris diésel 90 CV: en la media

Prueba Toyota Yaris diésel 1.4D-4D 90 CV, interior, Rubén Fidalgo
El puesto de conducción es cómodo.
Ampliar

Como decía, me ha gustado mucho más el interior de esta versión que el de la serie especial Soho probada hace unos meses. El diseño es poco vistoso, pero no por ello es menos acogedor y, en líneas generales, es un coche cómodo, con una postura de conducción fácil de acomodar. Aunque no estaría de más que el volante tuviese algo más de regulación en vertical (apenas se mueve unos pocos centímetros) y en profundidad (carece de este ajuste).

Las plazas traseras están bien dentro de esta categoría y, gracias a sus amplias puertas, es fácil acceder a ellas. La cifra más justa es en anchura, como siempre, dos van bien, pero tres irán apretados.

La visibilidad es buena gracias a sus amplia superficie acristalada y al generoso tamaño de los retrovisores.

En cuanto al maletero, cuenta con doble fondo. Personalmente me lo ahorraría, porque con la tablilla que oculta el doble fondo el suelo del maletero queda enrasado con la apertura del portón, pero deja muy poca altura hasta la bandeja y sólo podremos llevar bultos pequeños. Si eliminamos la tablilla del doble fondo ya disponemos de unas proporciones más útiles para llevar el equipaje o la compra semanal.

Motor Toyota Yaris diésel 90 CV: desarrollos largos

Prueba Toyota Yaris diésel 1.4D-4D 90 CV, motor, Rubén Fidalgo
La construcción del motor 1.4 es robusta.
Ampliar

Aunque el pequeño motor 1.4 tiene unas buenas dosis de par, lo cierto es que los largos desarrollos del cambio hacen que rápidamente nos pida una marcha menos en cuanto la pendiente comienza. La ventaja es que podemos llanear por autovía a 120 km/h con muy poco consumo y ruido al llevar el motor apenas a 2.500 rpm. Pero las recuperaciones son eternas y en ciudad notaremos vibraciones porque el motor enseguida está incómodo.

El motor 1.4 tiene un buen rendimiento y apunta maneras, aunque no me ha gustado mucho la vibración que se produce en cuanto estamos por debajo de las 2.000 rpm. Es como si los tacos que soportan el motor fuesen demasiado rígidos y transmitiesen todos los cabeceos de la mecánica a la estructura del coche.

El tacto de la palanca de cambios y del embrague son buenos, con recorridos cortos y precisos la primera, y suave y dosificable el segundo.

En cuanto a rumorosidad, el Yaris es un coche silencioso en cuanto la mecánica está a temperatura y si no dejamos caer mucho de vueltas el motor. Por fuera tampoco se oye mucho la mecánica, algo que se agradece y que no es frecuente en esta categoría.

Comportamiento Toyota Yaris diésel 90 CV: fácil y equilibrado

Prueba Toyota Yaris diésel 1.4D-4D 90 CV, Vigo, Rubén Fidalgo
Las llantas en tono grafito son atractivas y con medidas lógicas.
Ampliar

Hasta ahora el Yaris me parece un coche muy equilibrado, y ese equilibrio se demuestra también en la puesta a punto de su bastidor, consiguiendo un buen compromiso entre confort y comportamiento. Es un coche muy fácil de conducir, con el que enseguida te sientes cómodo. Frena bien (me llama la atención el enorme tamaño de los discos de freno traseros, casi con el mismo diámetro que los delanteros, pero macizos en vez de ventilados), y se sujeta al asfalto bien. En este apartado ayudan las medidas de sus neumáticos, con 175 mm de ancho, más que suficiente para su peso y prestaciones.

En el día a día es un coche muy cómodo. La verdad es que me ha sorprendido su capacidad para afrontar largos viajes sin cansar a sus pasajeros y sin tener nunca la sensación de que vamos en un coche tan compacto.

La prueba de esquiva la pasa sin el menor contratiempo, balancea bastante pero en ningún momento hay reacciones raras ni la más mínima intención de volcar. Una vez más achaco a la buena elección de la medida de neumáticos parte de este buen comportamiento al límite.

En definitiva, el Yaris es un coche muy noble. No es el más cómodo ni el más rápido, pero está en un excelente punto intermedio que lo hace muy agradable de conducir.

Equipamiento Toyota Yaris diésel 90 CV: bien dotado

Prueba Toyota Yaris diésel 1.4D-4D 90 CV, Vigo, Rubén Fidalgo
Las luces LED no se ven bien desde los laterales.
Ampliar

Esta versión del Toyota Yaris cuenta con un buen nivel de equipamiento, aunque el precio también sube en consonancia. Me sorprende encontrar elementos como el climatizador bizona. Honestamente, ¿de verdad se pueden crear dos ambientes distintos en un habitáculo tan pequeño como el del Yaris?, no lo veo algo útil, la verdad, pero bueno, lo cierto es que este Yaris lo equipa.

Navegador, control de velocidad de crucero, ordenador de abordo, radio con reproductor multimedia y manos libres, unos buenos asientos regulables en altura, control de estabilidad… el Yaris Active viene bien equipado y no echaremos nada en falta. Incluso los faros, que son simples con lámpara de doble filamento, dan muy buena luz sin necesidad de xenón ni LED.

Tan sólo echo en falta el sistema de repetición de los indicadores de dirección, que con un solo toque dan tres destellos. Es muy práctico para señalizar los adelantamientos, etc. y, aunque parezca una chorrada, la verdad es que acostumbrado a que casi todos los coches actuales lo montan, se echa de menos en el Yaris. Toyota extrañamente se resiste a montarlo, porque ni siquiera el Auris o el Verso lo equipan de serie.

Seguridad

Equipamiento de Serie

  • Airbag de cortina delantero y trasero
  • ABS + EBD + BA
  • Airbag frontal conductor y acompañante
  • Inmovilizador electrónico
  • Airbag lateral conductor y acompañante
  • Airbag de rodilla para conductor
  • VSC + TRC
  • 2 anclajes Isofix 3 puntos, plazas exteriores traseras
  • VSC + TRC Control de estabilidad y tracción

Confort

Equipamiento de Serie

  • Elevalunas eléctricos traseros
  • Aire acondicionado
  • Elevalunas eléctricos delanteros
  • Luneta térmica trasera
  • Asiento acompañante con memoria de posición
  • Asientos traseros: plegables 60:40
  • Tapicería Tela
  • Cierre centralizado de puertas y maletero
  • Alfombrillas de velour
  • Doble bandeja en el maletero
  • Control de crucero
  • Retrovisores exteriores eléctricos
  • Dirección asistida eléctrica EPS
  • Asiento conductor regulable en altura
  • Mando a distancia apertura y cierre de puertas
  • Indicador cambio eficiente marcha
  • Columna dirección regulable altura y profundidad
  • Rueda de repuesto temporal T125/70 D15 BS

Equipamiento Opcional

  • 500 €Techo panorámico skyview
  • 599.99 €Pack Cool
  • 175.01 €Pintura Rojo Classic
  • 700 €Pack Cool+
  • 350 €Pintura metalizada

Multimedia y Audio

Equipamiento de Serie

  • Display multi-información con ordenador de viaje
  • Radio CD MP3, 6 altavoces, USB y entrada auxiliar
  • Bluetooth manos libres
  • Toyota Touch
  • Volante en cuero con mandos de audio y teléfono

Consumo Toyota Yaris diésel 90 CV: los hay más ahorradores

Prueba Toyota Yaris diésel 1.4D-4D 90 CV, interior, Rubén Fidalgo
La instrumentación es algo pobre, pero muy legible.
Ampliar

Los consumos de esta versión del Yaris son buenos, pero en su mismo segmento no está entre los mejores, superado incluso por algunos hermanos de gama. De hecho, dependiendo del uso principal que vayamos a hacer del coche puede ser mucho más interesante adquirir el híbrido HSD.

Mientras que en carretera es fácil sacar mejores medias de consumo con esta versión diésel (y más confort gracias a su silenciosa marcha), en ciudad es claramente más eficaz el híbrido.

Si circulamos por autovías y autopistas con el control de crucero a 120 km/h, el consumo medio registrado en el ordenador de abordo del Yaris es de 6,2 l/100 km. No está mal, pero lejos de los 5 l/100 km de otros modelos como el Nissan Note, por ejemplo.

En las condiciones más favorables, circulando por carreteras a velocidades entre 70 y 90 km/h, la media de consumo baja hasta los 5 l/100 km, que no está mal, pero tampoco es la mejor de su categoría.

En ciudad, sin Start&Stop, el Yaris se queda en los 6,7 l/100 km, un dato que se puede mejorar con el sistema híbrido del Yaris HSD.

En definitiva, aunque el Yaris 1.4D-4D es un coche bastante ahorrador, cuenta con rivales que lo superan en este apartado.

Rivales

Toyota Yaris 1.4D-4D Active

Desde
17.500 €

Diesel


6 marchas

90

10,8

3,9

99

Alfa Romeo MiTo 1.3JTDm S&S MiTo 95

Desde
16.645 €

Diesel


5 marchas

95

11,6

4,3

112

Volkswagen Polo 1.6TDI Advance 90

Desde
18.085 €

Diesel


5 marchas

90

11,5

4,2

109

Peugeot 208 1.6e-HDi Allure

Desde
18.780 €

Diesel


5 marchas

92

10,9

3,8

95

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Te puede interesar...

Comenta este artículo

Jose Luis Castillejo 4 abril, 2014

Un coche de los llamados \”honestos\”. Coincido contigo, que no sea necesario bloquear el intermitente para realizar un adelantamiento es algo que debería incluirse de serie en todos los modelos. Parece una tontería pero yo lo valoro mucho.

Rubén Fidalgo 4 abril, 2014

Hola Jose Luis, es cierto, es un elemento que ya viene en prácticamente todos los modelos y que resulta muy práctico y ayuda a que la gente señalice las maniobras. Por lo demás es un buen producto, sin grandes defectos y con muchas virtudes.

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba