Prueba

Prueba Dacia Lodgy GLP 82 CV: mejor que diésel

43 fotos

Ampliar

09 de octubre, 2014

El Dacia Lodgy es el modelo mejor construido de la marca y el más espacioso. En esta ocasión, probamos la versión con la mecánica 1.6 de gasolina de 82 CV que también puede funcionar con gas GLP, algo realmente interesante en cuanto a coste de utilización. ¿Cuánto hace que no llenas un depósito con 26 €?

¿Qué es más rentable, una mecánica de gasolina-GLP o una diésel? Ésta es la eterna pregunta a la que hemos querido dar respuesta en Autocasion.com con la prueba del Dacia Lodgy 1.6 bi-fuel de hoy. Si atendemos al consumo de combustible en sí, la contestación es clara y se inclina a favor del 1.5 dCi, con una media en el entorno de los 6 l/100 km – en lugar de los 10 l/100 km del modelo de gas-. Sin embargo, con el litro de GLP a la mitad de precio que el de la gasolina o el del gasóleo, la cosa empieza a estar más reñida.

Para la prueba de “gasto” he tenido en cuenta el coste de la gasolina, pues aunque el Lodgy funciona con gas, siempre que lo ponemos en marcha el sistema “arranca” con gasolina hasta que alcanzamos una temperatura de unos 50ºC, de modo que también hay que tener en cuenta el consumo de esa gasolina.

La conclusión es que si tenemos en cuenta el “gasto” puro y duro de combustible, las diferencias son mínimas entre ambos, resultando más rentable el Lodgy de gas si vamos a realizar desplazamientos por ciudad (están casi empatados en viajes más largos). El motivo es que el motor 1.6 de gasolina de 82 CV va algo justo de potencia para afrontar los puertos de montaña con el coche cargado… y su rendimiento no es tan bueno como el del propulsor 1.5 diésel de Renault, de modo que no termina de ser todo lo “provechoso” que el favorable precio del carburante podría permitir.

Si en la hoja de cálculo añadimos el importe de partida de una y otra motorización (la versión GLP es 2.000 euros más barata que la diésel), el coste de mantenimiento (el aceite que necesita el modelo de gas es más asequible que el carísimo bajo en cenizas que exige el de gasóleo, gasta menos ruedas delanteras por el menor par y peso, etc) y la mayor fiabilidad -no tenemos el caro y delicado filtro antipartículas-, la balanza termina inclinándose clarísimamente a favor del modelo de gasolina y GLP.

Donde sí tiene una clara ventaja el Lodgy 1.5 dCi es en agrado de utilización, pues el mayor par motor de la mecánica sobrealimentada diésel hace que no tengamos que estar tan pendientes del uso del cambio y su autonomía es más elevada. Con un depósito de GLP podemos hacer sin problemas alrededor de los 340 km (a los que se pueden sumar otros 500 km con el depósito de gasolina, pero gastando más dinero), mientras que en la versión de gasóleo podemos recorrer 800 km de una sentada.

Personalmente, creo que pese a estas virtudes del motor dCi, si de ahorrar se trata, el Lodgy 1.6 GLP es todo un acierto.

Nuestra valoración: 6,7

Diseño 6

Motor 7

Comportamiento 6

Interior 7

Equipamiento 6

Consumos 8

Destacable

  • Espacio interior.
  • Precio.
  • Ahorro en combustible.

Mejorable

  • Falta de potencia.
  • Interior poco modulable.
  • Cinturón central plazas traseras.

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Dacia Lodgy GLP 82 CV: sin diferencias

El Dacia Lodgy tiene un mejor acabado que otros modelos de su marca.

43 fotos

Ampliar

Es imposible distinguir exteriormente el Dacia Lodgy bi-fuel de sus hermanos gasolina y diésel. Tan sólo si nos acercamos a a zaga y nos agachamos, podremos ver el depósito de gas donde debería ir la rueda de repuesto. Si levantamos la tapa de gasolina, encontraremos la boquilla para repostar.

No se puede decir que el Lodgy sea un coche atractivo… pero no está mal; especialmente la vista frontal y trasera tienen un aspecto agradable. El lateral resulta un poco más anodino, aunque cuenta con ventajas como poder abrir la tercera ventanilla, que es de tipo compás y da algo de aire a los pasajeros de la tercera fila.

Las llantas de aleación son un extra en este Dacia; en su lugar nos encontramos con unas de chapa de 15 pulgadas cubiertas por unos tapacubos de diseño correcto. Afortunadamente, va calzado con unos neumáticos en una medida muy sensata para las prestaciones y el peso del Lodgy: 185/65-15.

El Lodgy es uno de los Dacia de concepción más reciente y se nota en que la calidad de su fabricación es mejor que en la de algunos de sus hermanos de gama: mejores soldaduras y ajuste de las puertas, etc.

En definitiva, es un automóvil con un diseño sencillo en el que la prioridad ha sido el sentido práctico frente a los alardes estilísticos.

Interior: Dacia Lodgy GLP 82 CV: sólo un botón

El salpicadero en dos tonos tiene un diseño agradable y sencillo.

43 fotos

Ampliar

En el interior tampoco encontraremos diferencias respecto al resto de la gama Lodgy. Sólo el pulsador para alternar entre el funcionamiento a gas o a gasolina (que incorpora el indicador de nivel de gas en el depósito) nos advierte de que se trata de un modelo bi-fuel. Por cierto, podría ir ubicado en un lugar donde no fuese necesario apartar por completo la vista de la carretera para saber cuánto GLP nos queda: va delante de la palanca de cambios.

El salpicadero tiene un diseño funcional y práctico. Los materiales no son nada del otro mundo, pero al menos los ajustes son decentes y no hay “grillos” provocados por holguras. El verdadero lujo del Lodgy está en el espacio que ofrece en su interior y en eso cumple francamente bien, acomodando a 7 pasajeros adultos (aunque en ese caso apenas hay maletero para un portafolios).

El acceso a las plazas de la tercera fila es cómodo gracias a la gran puerta trasera y a que los asientos de la fila central se abaten fácilmente para dejar paso a la parte posterior. No me convence mucho el anclaje que fija el respaldo de las plazas centrales, un simple gancho de plástico (ver galería de fotos).

El interior del Lodgy no es muy configurable: pueden viajar 7 adultos y poco equipaje, 5 con mucho equipaje, 2 y casi un camión de mudanzas… pero las banquetas de la segunda y tercera fila no pueden abatirse por partes. Si, por ejemplo, queremos ir 6 pasajeros y transportar un par de maletas, no podremos plegar una de las plazas de la tercera fila. Como mucho abatiremos uno de los respaldos, pero eso no dejará espacio para llevar bien el bulto que queramos en ese lado.

Otro detalle que podría resolverse mejor es el cinturón de la plaza del medio de la fila central, que pasa entre las cabezas de los ocupantes de los asientos traseros y resulta molesto.

Motor: Dacia Lodgy GLP 82 CV: hecho en fábrica

El depósito de GLP está ocupando el espacio de la rueda de repuesto.

43 fotos

Ampliar

La conversión del motor de gasolina para su funcionamiento con gas GLP está hecha en fábrica y eso se nota en el buen acabado y la perfecta integración del sistema. En otros modelos en los que esta operación se hace o bien en el concesionario o en un taller independiente se ven peores ajustes, normalmente.

El propulsor elegido para esta adaptación a gas es el 1.6 de gasolina de 82 CV, que destaca por su fiabilidad… pero sus prestaciones son algo escasas, especialmente en cuanto a recuperaciones, debido a su bajo par motor. Con este nivel de potencia, si sacamos partido de las 7 plazas disponibles en el Lodgy, vamos a tener que trabajar duro con el cambio (de tacto muy mejorable, por cierto) cuando queramos movernos con algo de solvencia entre el tráfico.

Es una lástima que no cuente con una mecánica un poco más holgada y eficiente, porque sus consumos se disparan bastante y hacen que la rentabilidad no sea tan buena como debiera.

Para que no haya lugar a equívocos, la falta de potencia no se debe al uso del GLP como combustible. El problema persiste aunque seleccionemos el modo de funcionamiento con gasolina; de hecho, se nota más la pérdida de potencia que provoca el aire acondicionado que el cambio de alimentación de gas a gasolina.

Un detalle que me he encontrado en esta unidad y no en otros modelos bi-fuel es que al pasar de gasolina a GLP se nota un leve tirón, como si el motor se apagase durante unas décimas de segundo. Esto hace que a veces se nos cale el coche si por ejemplo coincide el cambio justo cuando iniciamos la marcha en un semáforo, etc. El Lodgy siempre se enciende funcionando con gasolina y pasa a GLP tras unos instantes -si el motor está caliente- o bien una vez alcanza la temperatura apropiada el refrigerante (alrededor de los 50ºC).

Comportamiento: Dacia Lodgy GLP 82 CV: ojo con las inercias

Los mandos para el equipo de audio están en la columna de dirección.

43 fotos

Ampliar

El Dacia Lodgy tiene un centro de gravedad elevado y esto pasa factura en su comportamiento. Aun así, gracias a su peso relativamente contenido y a unas ruedas con una medida muy lógica (185/65-15), el resultado es bastante aceptable. En cualquier caso, los 82 CV de su motor 1.6 no ponen en aprietos al bastidor de este monovolumen.

En ciudad, la postura de conducción algo más elevada y la buena visibilidad hacen que nos podamos anticipar bastante a las maniobras del resto del tráfico. Las suspensiones están claramente enfocadas al confort, aunque el eje trasero tiene unos rebotes un poco bruscos al pasar por las bandas reductoras de velocidad.

En carretera las inercias se notan, pero hay que tener en cuenta que ni el motor ni el planteamiento del vehículo nos “piden” rodar con agilidad, así que el problema no es acusado. Lo que se busca en el Dacia es un coche que nos lleve de A a B con cierto nivel de confort y espacio, algo que cumple.

En el circuito salen a relucir las reacciones típicas de un automóvil con un esquema de suspensión sencillo y un centro de gravedad alto. El “pero” viene a la hora de realizar maniobras bruscas como una esquiva o un cambio de dirección. Afortunadamente, el Lodgy cuenta con control de estabilidad -de lo contrario, cualquier aspaviento con el volante podría ponernos en un aprieto-.

En cuanto a los frenos, no hay queja: las distancias de detención son correctas y aguantan bien el trabajo, aunque no vendría mal algo más de mordiente cuando cargamos el coche hasta los topes.

Equipamiento: Dacia Lodgy GLP 82 CV: justo para su precio

Los faros dan una luz correcta.

43 fotos

Ampliar

El Lodgy no ofrece un equipamiento muy extenso, pero, si tenemos en cuenta su precio, lo cierto es que no echamos en falta nada importante. La unidad de pruebas posee aire acondicionado, faros antiniebla, pintura metalizada, sensores de aparcamiento detrás, pantalla táctil con navegador (de funcionamiento bastante lento, por cierto) y mandos en el volante.

Es cierto que no hay ningún rival en el mercado que proponga el espacio del Lodgy por su importe, pero tampoco que cuente con un equipamiento tan escueto. La realidad es que nadie regala nada en este mundo y este Dacia consigue un precio muy ajustado reduciendo el gasto en cosas prescindibles como los sensores de ángulo muerto, las llantas de aleación, el climatizador automático, etc.

Consumo: Dacia Lodgy GLP 82 CV: barato en euros

Exteriormente nada lo identifica como un modelo de GLP.

43 fotos

Ampliar

Aunque el consumo en litros es elevado (en el entorno de los 10 l/100 km), el coste en euros es realmente bajo debido al precio del GLP, justo la mitad que el de un litro de gasolina. Gracias a ello, con este Lodgy se pueden hacer 344 km con 25 euros de gas y 2 € de gasolina (el coche siempre enciende con gasolina y no pasa a gas hasta que el refrigerante alcanza los 50 ºC, de modo que siempre hay algo de consumo de gasolina).

Si bien el coste por kilómetro recorrido en combustible es casi idéntico al de sus hermanos diésel, el verdadero ahorro está en la mayor fiabilidad de esta mecánica frente a las de gasóleo, al carecer de los carísimos problemas que suelen tener los obligados filtros anti partículas para los motores diésel.

Por otro lado, el aceite y los costes de mantenimiento son también sensiblemente inferiores, por lo que sale más rentable este propulsor bi-fuel, sobre todo si la mayoría de tus desplazamientos van a ser urbanos (un entorno en el que los filtros anti partículas, insisto, sufren bastante).

La respuesta a la pregunta de si merece más la pena el modelo GLP que el diésel es “sí”… en la mayoría de los casos, especialmente si el uso va a ser principalmente en la ciudad. Ahora bien, si vas a circular con el Lodgy sobre todo por carretera y muy cargado, entonces te recomiendo el dCi de 90 CV, más que por el ahorro en combustible, por el agrado de utilización. Tiene un mayor par, que proporciona más seguridad a la hora de realizar adelantamientos, y no necesitaremos utilizar tanto el cambio.

Lo que es un auténtico gustazo en este coche es llenar el depósito con apenas 26 €; ¿cuánto hace que no te gastas menos de 50 euros en esta operación?.

Rivales

Vehículo

Dacia Lodgy 1.6 GLP Laureate 7pl. 62kW

Fiat 500L Living 1.3Mjt II S&S Lounge 85

Tata Aria 2.2D 4x2

Renault Grand Espace 2.0dCi Celsium

Precio Desde
13.030 €
Desde
20.450 €
Desde
19.975 €
Desde
39.250 €
Combustible Gas Diesel Diesel Diesel
Cambio 5 marchas 5 marchas 5 marchas 6 marchas
Potencia (CV) 85 85 150 150
Aceleración 0-100 km/h (s) 14,5 15,1 13,7 10,6
Consumo Medio (l/100 km) 6,7 4,2 7,2 5,7
Emisiones CO2 (g/km) 139 110 190 145

Comparte este artículo:

Comentarios

DOMINGO 9 octubre, 2014

buenas tardes, cuál es el precio del DACIA LODGI 82CV GLP? Gracias

Pablo 9 octubre, 2014

Hola, no termino de comprender por qué no se ofrecen estas cosas bien, me explico, parece que tienen al GLP marginado para sacarlo solo cuándo hay que ondear una bandera verde; en lugar de sacarlo con el 1.2 tce, que parece que se extiende por dacia, no, lo sacan en el 1.6 aspirado, pues claro, no es atractivo. La comparación con el diésel…en la práctica en una utilización razonable (2000-3000 rpm) el diésel tiene prácticamente un 70-80% más de potencia, por lo que veo normal que sea más caro. Otra cosa que me sorprende de Dacia es que toda su gama salga de un clio “desfasado´´ (no se si es verdad). Un saludo.

Rubén Fidalgo 10 octubre, 2014

Hola Domingo, el precio de tarifa del Dacia Lodgy GLP es de 11.900 para el acabado básico y 12.700 euros para el Lauréate, seguro que en el concesionario hay ofertas que reducen estas cifras. Un saludo y gracias por tu consulta.

Rubén Fidalgo 10 octubre, 2014

Hola Pablo, no es cierto que toda la gama Dacia nazca de un bastidor de una generación anterior del clio, tal vez el primer Logan, pero no el Sandero, ni el Lodgy, ni el Duster…
Respecto a lo de emplear un motor desfasado para el GLP, yo tampoco lo comprendo, sinceramente. Una mecánica moderna con un buen rendimiento, capaz de sacar un consumo bajo y con un combustible barato sería un caramelo…

Pablo 11 octubre, 2014

Hola Rubén, ¿entonces de dónde sale ese bastidor?. El antiguo logan familiar me parecía muy muy igual al megane familiar de unos años atrás, pero me parece que montaban suspensiones traseras distintas, brazos tendidos y barras de torsión el megane y eje torsional el logan. Gracias.

Pablo 12 octubre, 2014

Hola de nuevo Rubén, ¿sería posible que probaras el Renault Twingo en el circuito?. Digo el Twingo porque me parece más factible que el SMART fourfour o incluso que el fortwo. En especial me interesa saber cómo se comporta en la esquiva, porque estrecho, alto y motor/propulsión trasera…parece la combiación perfecta. Además creo que monta un eje de dion atrás…en definitiva, me parece una prueba interesante. Gracias

Rubén Fidalgo 13 octubre, 2014

Hola Pablo, lo intentaré. No creo que monte un eje de Dion trasero porque lleva el motor atrás, el eje de Dion se empleaba en modelos con el motor delantero y tracción trasera. Se lo propongo a los responsables del departamento de pruebas. Estate atento que seguro que lo haremos ;-). Un saludo.

Francisco Martins 4 agosto, 2016

Excelente value for Money!

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche