Prueba

Prueba Cupra Ateca Limited Edition 2020: ¿quién da más?

56 fotos

Ampliar

08 de septiembre, 2020

Probamos el Cupra más especial hasta la llegada del Formentor: el Ateca Limited Edition. Así se ha portado este Cupra durante nuestro ensayo.

Cupra ha lanzado esta versión especial del Cupra Ateca justo antes de que el modelo cambie ligeramente de apariencia con la llegada del nuevo año modelo. Ta en su día, cuando probamos el Cupra Ateca normal, nos pareció un producto excelente, pero ahora queríamos saber si merece la pena lo que cuesta de más el Cupra Ateca Limited Edition y si es algo más que un Ateca con pinturas de guerra.

Durante la semana que lo hemos podido disfrutar nos ha dejado claro que su estética diferenciada realmente llama la atención. La gente se para a mirarlo y muchos señalan hacia el logo o hacia las llantas mientras caminan con sus amigos. Dinámicamente no hay grandes diferencias y éstas vienen más marcadas por la diferencia de calzado de sus espectaculares llantas de 20 pulgadas que por ninguna otra causa.

En cuanto al sistema de escape Akrapovic del Cupra Ateca, otro de sus grandes imanes, lo cierto es que su sonido es más bien discreto, lo cual es (en mi humilde opinión) todo un acierto. Nada de escandalosos petardeos ni de estruendosos rugidos. Suena bien y nos da ese toque extra de adrenalina en conducción deportiva, pero no molestamos al resto de personas que comparten espacio con nosotros a diario.

Con un precio de partida de más de 50.000 euros, es en la actualidad el modelo más caro de la gama Cupra y muchos se plantearán si merece la pena invertir esa suma en un Cupra. La respuesta es que muy probablemente sí compense. Si ponemos en la lista todo lo que ofrece este coche (300 CV, frenos gordos, escape deportivo, un chasis que va de maravilla, tracción total, equipamiento muy completo…), la lista de rivales se va quedando desierta y no es fácil encontrar nadie que ofrezca esto por este precio.

Vídeo prueba del Cupra Ateca Limited Edition

Nuestra valoración: 7,2

Diseño 7

Motor 8

Comportamiento 8

Interior 7

Equipamiento 7

Consumos 6

Destacable

  • Prestaciones
  • Versatilidad
  • Personalización

Mejorable

  • Carnet por puntos
  • Llantas muy expuestas
  • Frenos

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: La era del cobre

El Cupra Ateca llama la atención sobre todo desde el frontal.

56 fotos

Ampliar

Este Limited Edition se desmarca del resto de Cupra Ateca desde el primer golpe de vista por sus elementos exclusivos. No hay cambios radicales, en esencia es el mismo coche, pero sí que lo que se añade resulta muy llamativo, especialmente las llantas de 20 pulgadas en color negro mate con acabados en color cobre que destacan.

Detrás de las llantas veremos claramente los enormes discos de freno con núcleo de aleación ligera y pinzas de 4 pistones firmados por Brembo y que son exclusivos de esta edición y una de sus principales razones de ser.

Además de las llantas, el Limited Edition cuenta con una serie de elementos acabados en fibra de carbono con detalles en color cobre, como los espejos retrovisores o el labio del spoiler sobre la luneta trasera. Su calidad es muy buena y hacen que tengamos claro que estamos ante un coche especial.

Sin duda, en la parte trasera lo más llamativo son las 4 colas de escape firmadas por Akrapovic y que emiten un sonido diferente al del resto de Atecas, pero que no resulta estridente ni demasiado estruendoso, lo cual es de agradecer.

Por lo demás, es el mismo Cupra Ateca que ya conocemos, con unos buenos acabados, unas formas que gustan y que, además, resultan prácticas y hacen que sea uno de los deportivos más utilizables del mercado.

Interior: Excelentes asientos

Los asientos son lo mejor del interior de este Cupra Ateca.

56 fotos

Ampliar

Para mi gusto, son más atrayentes los cambios que tiene el Ateca Limited Edition en el interior que los exteriores. Las llantas exageradamente grandes no me gustan casi nunca, ni la fibra de carbono me chifla. Sin embargo, al abrir las puertas de esta edición especial del Ateca me encuentro con unos asientos que me gustan y que me gustan todavía más cuando me siento en ellos.

El tapizado en Alcantara con las costuras en color cobre y el material con una textura imitando a la fibra de carbono hacen que el aspecto de los asientos sea impecable, como también lo es la postura de conducción que proporcionan. Además de sujetarnos bien, hacen que la fatiga tarde en aparecer cuando viajamos en el Cupra Ateca.

También hay detalles en fibra de carbono en las molduras que enmarcan el cuadro de instrumentos y la consola central. Ya sé que acabo de decir que no me encanta la fibra de carbono, pero la prefiero mil veces al plástico negro brillante «madera de piano», sobre todo si, como es el caso, está acabada en tono mate y no produce los molestos destellos del plástico del resto de Atecas. Tampoco se raya con tanta facilidad ni se quedan marcadas las huellas de los dedos a la mínima, así que este detalle estético es todo un acierto.

Todo lo demás es común con el resto de la gama. El mismo espacio interior bastante amplio para que viajen con absoluto confort 4 adultos (atrás tres adultos irán apretados), un buen maletero (con toma de corriente de 230V) que podremos ampliar abatiendo los respaldos.

En definitiva, el Cupra Ateca Limited Edition deja claro que es un deportivo, pero muy utilizable a diario y un bien coche familiar para viajar, cómodo, seguro y espacioso.

Motor: Repleto de par

Los escapes Akrapovic dan su toque de emoción al 2.0 turbo de 300 CV.

56 fotos

Ampliar

A nivel mecánico el Cupra Ateca Limited Edition no varía respecto al resto de sus hermanos, salvo en el caso de tratarse de la versión Akrapovic, como es el caso, en el que sustituye su sistema de escape por este deportivo que suena mejor, pero que no es molesto en ningún caso. De hecho, resulta bastante discreto, lo cual agradecerán nuestros vecinos.

También los frenos varían, con unos discos de mayores dimensiones y pinzas de 4 bombines firmadas por Brembo. Confieso que con esta marca muchas veces me he sentido defraudado y creo que está muy sobrevalorada. En este caso no puedo criticar su potencia de frenado ni su aguante a la temperatura, aunque sí molestos ruidos. Tras dos días aparcado, al iniciar la marcha al principio hacían un molesto ruido, probablemente porque las pastillas se quedaron algo pegadas al freno. El día de la sesión de fotos, con bastante castigo por las pasadas, frenar, esperar, repetir… poco tiempo para refrigerar… aunque no desfallecieron, después de ir algo calientes también estuvieron un buen rato haciendo bastante ruido al circular a baja velocidad en ciudad, entre 20 y 40 km/h.

En cuanto al motor no hay cambios. Sigue siendo el 2 litros TSi de 300 CV unido al cambio DSG de 7 marchas y al sistema de tracción total de reparto variable del grupo Volkswagen. La verdad es que tampoco hace falta más, porque es un conjunto que funciona muy bien y no hay queja posible en lo referente a sus prestaciones.

Disponemos de varios modos de funcionamiento que podemos variar con la ruleta del Drive Select entre los asientos. Es una lástima que no haya un modo Eco directo y que tengamos que configurarlo en el modo «Individual» porque ese modo es el que yo reservo para la conducción deportiva. En el Cupra Ateca, el Drive Select actúa sobre la sensibilidad del acelerador, la respuesta del cambio DSG, el tarado del sistema de reparto de par de la tracción total, la dureza de la dirección y la amortiguación y las reacciones del control de estabilidad y del sistema XDS que frena las ruedas interiores para reducir el subviraje natural de esta plataforma.  Los modos disponibles son:

  • Confort: busca un compromiso entre prestaciones y consumos, con unos tarados intermedios y suspensión blanda.
  • Sport: pone el cambio, el acelerador y la suspensión/dirección en modo sport.
  • Cupra: pone todo en el modo más sport, con una suspensión excesivamente dura que hace que, salvo que el asfalto sea una alfombra de terciopelo, las ruedas vayan rebotando y perdiendo constantemente el contacto con el asfalto.
  • 4×4: simula una especie de bloqueo del diferencial central con un reparto del 50% del par en cada eje de forma constante.
  • Nieve: hace más sensible al control de tracción y reduce el par motor para evitar las pérdidas de motricidad.
  • Individual: podemos personalizar cada parámetro a nuestro gusto. Si queremos que sea Eco, podemos elegir en él que la respuesta del motor sea la Eco, pero también es el truco que he encontrado para hacer más eficaz al Cupra Ateca en carretera en conducción deportiva. Seleccionando todos los parámetros en modo Cupra menos la suspensión, que la dejo en modo Comfort. Sí, como lo lees, la suspensión en su modo más blando es como más eficaz es este coche en carretera abierta.

En modo Sport y Cupra la suspensión es tan seca que tiene demasiados rebotes y el ABS nos alarga las frenadas una barbaridad, además de que, al perder contacto con el suelo, las trazadas en curva son imprecisas y el ESP se vuelve loco.

Comportamiento: Entre los mejores

El Ateca sorprende por su agilidad pese a su altura.

56 fotos

Ampliar

Ya el Cupra Ateca convencional me sorprendió muy gratamente por su eficacia y éste no me ha defraudado. Sorprende que un coche SUV tenga este nivel de eficacia en conducción deportiva y, además, sin resultar incomodísimo cuando viajemos con la familia.

En ciudad es un coche muy fácil de conducir porque el cambio automático nos hace todo mucho más sencillo. Los asistentes de aparcamiento y las cámaras nos ayudarán a evitar las columnas y los roces, aunque deberemos tener especial mimo con las llantas, que sufren mucho contra los bordillos y al pasar por los frecuentes baches en el tráfico urbano, y es una pena estropearlas y rayarlas, o incluso doblarlas o cortar un neumático.

Precisamente por sus neumáticos con tan poco perfil, aunque el Cupra Ateca Limited Edition sea un SUV, he preferido no sacarlo del asfalto ni probarlo siquiera en una pista forestal. Es facilísimo cortar un neumático con una piedra y, además, no es su entorno.

Donde de verdad se disfruta este coche es en una carretera de montaña revirada, donde nos sorprenderá por lo fácil que es su conducción. La dirección es bastante precisa y el sistema que frena las ruedas interiores en cada giro reduce mucho la tendencia subviradora del chasis MQB. Apuntas con el volante y él va a donde le digas. Lo malo de depender tanto de este sistema es que despista un poco. Primero porque vamos más rápidos y con una sensación de seguridad que nos puede engañar ligeramente, pero también porque los frenos tienen un tacto que se hace difícil de dosificar.

Como el sistema actúa activando los frenos de las ruedas de un lado o de otro, a veces al frenar ligeramente para descargar un poco el eje trasero y que nos ayude a girar, como el circuito está trabajando con presión previamente, con solo acariciar el pedal frena una barbaridad. Otras veces vamos a frenar y pensamos que la reacción va a ser igual de brusca y no lo es, lo cual nos desorienta.

Aunque el coche se deja hacer y podemos pedirle que nos ayude en los giros con la trasera a base de transferir peso a la parte delantera, en ningún caso la zaga se llega a soltar del todo, su reacciones son bastante neutras y todo sucede de forma que es muy fácil para cualquier conductor, aunque a esto resulta poco estimulante para algunos.

En autopista y autovía en las curvas rápidas transmite mucha confianza y el Cupra Ateca parece ir sobre raíles. Si tenemos que hacer alguna maniobra brusca o frenar a alta velocidad, también todo sucede con seguridad y de forma muy natural.

Lamentablemente, esta vez no pude probarlo en el circuito de pruebas, pero en su día sí probé la versión normal y todo lo que he sentido en este Limited Edition me hace pensar que las diferencias van a ser mínimas.

En resumen, es un coche muy fácil de conducir, de reacciones seguras y que en ningún momento nos pondrá en un compromiso pese a que eso de «300 CV» pueda impresionar.

Equipamiento: El tope de la gama

Las llantas son otro elemento diferenciador de esta versión.

56 fotos

Ampliar

Es complicado justificar un sobreprecio respecto al resto de la gama Ateca de Cupra de casi 15.000 euros en el Limited Edition. Siendo sinceros, no es tan exclusivo ni es de esperar que se revalorice como una serie que vaya a ser muy cotizada por coleccionistas. Sus prestaciones no son muy superiores a las de cualquier Ateca de 300 CV y sus detalles exclusivos tampoco justifican este precio extra, pero bueno, esto no significa que no sea recomendable este coche, al contrario. Sigue siendo muy difícil encontrar en el mercado un rival con estas cualidades por este precio, así que el Cupra Ateca Limited Edition es un caramelo muy apetecible.

Como tope de gama, esta versión equipa todo lo que está disponible en el catálogo de Cupra, que es bastante, así que no echaremos de menos nada.

En seguridad disponemos de todos los asistentes avanzados a la conducción que hay en el mercado: asistente de mantenimiento en el carril, faros full led con asistente de luz de carretera, alerta de colisión con frenado de emergencia, sistema de detección de ángulo muerto, alerta de fatiga, sistema de mitigación de colisiones múltiples, control de crucero adaptativo… en fin, de todo.

El sistema multimedia dispone de Apple Car Play y Android Auto, con puerto de carga inalámbrico por inducción y una buena calidad de sonido del equipo de audio. Donde se notan un poco los años es en los menús que ofrece y en que no dispone de servicios conectados que nos permitan, por ejemplo, abrir o cerrar las puertas desde el movil, consultar dónde lo hemos dejado aparcado, etc. Elementos que poco a poco sus rivales más modernos empiezan a ofrecer casi como un estándar y que dejan algo atrás al Ateca.

En cuanto a confort, nada que objetar. Tenemos un sistema de climatización multizona muy eficaz, la tapicería en Alcantara, volante de piel deportivo y multifunción, espejos fotocromáticos, sistema de apertura del portón manos libres, llave inteligente… nada mal.

En resumen, el Cupra Ateca Limited Edition posee una buena relación precio/producto aunque sea el modelo más caro de la marca.

Consumo: Lo esperable

No hay milagros y, aunque no demasiado, los 300 caballos tienen sed.

56 fotos

Ampliar

Con una aerodinámica condicionada por su formato SUV y unos neumáticos tan anchos, tracción total y un peso en orden de marcha que supera la tonelada y media, no son de esperar unos consumos frugales. Sin embargo, tampoco son cifras disparatadas, aunque sí han sido algo superiores a las que obtuve en su día con el Cupra Ateca «normal», seguramente debido al mayor calzado de esta versión limitada.

En concreto, el consumo urbano real del Cupra Ateca ha sido de 11 l/100 km, cuando el homologado es de 8,9 l/100 km.

En carretera, manteniendo cruceros entre 70 y 90 km/h y con una conducción normal, el consumo medio ha sido de 7,6 l/100 km, siendo el homologado de 6,5 l/100 km.

Si subimos nuestra velocidad hasta los 120 km/h en autovías, el consumo medio sube hasta los 9,9 l/100 km.

Con estos valores de consumo y un depósito de 55 litros, la autonomía del Cupra Ateca ronda los 500 km, siempre que no nos volvamos locos en un puerto de montaña, entonces las cifras se disparan bastante, como es de esperar.

Rivales: Rivales del Cupra Ateca Limited Edition 2020

Vehículo

Cupra Cupra Ateca 2.0 TSI 300 Limited Ed. con Akrapovic DSG 4Drive

Volkswagen T-Roc 2.0 TSI R 4Motion DSG7 221kW

Audi SQ2 TFSI quattro S tronic 221kW

Mini Mini Countryman John Cooper Works ALL4 Aut.

Precio Desde
58.644 €
Desde
51.025 €
Desde
54.865 €
Desde
49.000 €
Combustible Gasolina Gasolina Gasolina Gasolina
Cambio 7 marchas 7 marchas 7 marchas 8 marchas
Potencia (CV) 300 300 300 306
Aceleración 0-100 km/h (s) 5,2 4,8 4,8 5,1
Consumo Medio (l/100 km) 7,4 7,5 7,2 6,9
Emisiones CO2 (g/km) 168 179 160 156

Comparte este artículo:

Comentarios

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche