*

Prueba completa del Renault Scénic Xmod 1.6 dCi 130 CV Bose Edition MY 201337

Prueba completa del Renault Scénic Xmod 1.6 dCi 130 CV Bose Edition MY 2013

28 Octubre, 2013, modificada el 9 Agosto, 2017 por

El Renault Scénic Xmod aporta un punto de color a un modelo que, pese a su reciente puesta al día, es uno de los más veteranos en su categoría. Aunque carece de algunos detalles de última hornada como el techo panorámico, etc., lo cierto es que sigue siendo uno de los coches más versátiles para el uso diario.

No valorado

Destacable

  • Soluciones prácticas.
  • Rendimiento mecánico.
  • Imagen SUV.

Mejorable

  • Postura de conducción.
  • Posición de algunos mandos.
  • Ubicación de luces diurnas.

Renault ha puesto al día en 2013 su Scénic con un nuevo frontal y mejoras en su dotación, aprovechando para introducir una versión en la gama que da al monovolumen un cierto aire de “todocamino”: el Renault Scénic Xmod.

Nuestra unidad de pruebas monta la mecánica 1.6 dCi de 130 CV y presenta el acabado Bose Edition, situándose en la parte más alta de la gama Scénic actual. Pese a ello, su precio sigue siendo bastante asequible, teniendo en cuenta el generoso equipamiento y las prestaciones que ofrece.

Exteriormente, las nuevas defensas y molduras en color negro contrastan con el blanco metalizado de la carrocería y la verdad es que no queda nada mal: hace que el coche parezca algo más bajo y robusto.

Las luces de marcha diurna se han integrado en las esquinas inferiores del faldón, junto a los faros antiniebla, una ubicación que no me convence por dos motivos:

  • Prueba Renault Scenic MY 2013 Xmod 1.6 dCi 130 CV Bose Edition, Vigo, Rubén Fidalgo37
    Las luces diurnas se manchan fácilmente y dejan de ser visibles.

    Están muy expuestos a los golpes y no tiene pinta de ser un recambio barato.

  • Si rodamos por zonas con barro o nieve, se van a manchar enseguida, dejando de ser visibles.

Las llantas también ponen su granito de arena a la hora de “vestir” el Scénic Xmod y, además, tienen una medida bastante lógica.

Aunque nada más verlo se sigue reconociendo como un Renault Scénic, lo cierto es que el resultado no está mal; el Xmod tiene cierto atractivo y un puntito diferenciador que le sienta bastante bien. Ya puedes transmitir que no eres el típico padre/madre de familia: te van los deportes al aire libre, ir a esquiar, hacer excursiones…

Al abrir las puertas, tampoco se aprecian demasiados cambios. La mayor parte de ellos se centra en la consola central, con un acabado pintado en color titanio y un freno de mano de palanca en lugar de la tecla del sistema accionado automáticamente.

Los asientos tienen una buena presencia, negros y en dos materiales. Resultan acogedores a la vista, pero son excesivamente calurosos y algo blandos para mi gusto.

El Renault Scénic Xmod, en el día a día

El Scénic es un viejo conocido para mí, así que me ahorro el preámbulo de leer el manual de instrucciones y empiezo la prueba.

Prueba Renault Scenic MY 2013 Xmod 1.6 dCi 130 CV Bose Edition, interior, Rubén Fidalgo37
Las plazas delanteras son amplias.

El acabado Bose Edition tiene un equipamiento muy completo: navegador (Tomtom Live con un funcionamiento excelente), climatizador bi-zona, control de crucero y limitador de velocidad, faros de niebla, volante multifunción, start&stop… y un equipo de audio firmado -lógicamente- por Bose que ofrece una gran calidad de sonido y “llena” su generoso habitáculo.

El motor diésel 1.6 de 130 CV se pone en marcha sin demasiado ruido: comenzamos el viaje. La postura de conducción es un poco incómoda, ya que es similar a estar en una silla; como los pedales se accionan pisándolos hacia delante, fuerza un poco la postura del pie. El selector del cambio tiene un pomo metálico que, tras unos minutos aparcado al sol, quema bastante. En cuanto se enfría, ofrece un buen tacto.

Por ciudad, la buena visibilidad (vamos sentados muy erguidos y la superficie acristalada es generosa) y el carácter de la mecánica facilitan las cosas. Los consumos son muy buenos, con cifras por debajo de los 7 l/100 km…y eso que no es sencillo iniciar la marcha con el Xmod, debido a su peso. Por suerte, el motor tiene bastante empuje y no es necesario forzar las cosas aunque estemos en una cuesta, donde el sistema de arranque en pendiente nos ayudará a no tener que trabajar con el embrague.

Prueba Renault Scenic MY 2013 Xmod 1.6 dCi 130 CV Bose Edition, La Bañeza, Rubén Fidalgo37
Apetece perderse con el Scénic Xmod.

Un detalle que me gusta es que el sistema de climatización analiza la calidad del aire y nos indica -con un icono en el cuadro de mandos en forma de humo o de hojas- si hay polución o no, obrando en consecuencia con la recirculación. El dispositivo es bastante sensible; en ciudad es normal ver constantemente la nube de humo en el display… Y en carretera, tras unos pocos segundos detrás de un camión, también.

Acomodar a los críos en las plazas traseras independientes para salir de viaje es muy sencillo. La anchura no está mal y podremos colocar las sillas de seguridad sin problemas. El maletero, además, es amplio y fácil de cargar.

Los asientos posteriores se pueden regular individualmente, aumentando el espacio para los pies y las piernas o para el maletero, según nos convenga. Otra ventaja es que si solemos viajar con 4 pasajeros, tenemos la posibilidad de quitar una de las banquetas y eliminar peso en el día a día o dejar hueco para cargas más largas.

Los asientos traseros se sacan más o menos de forma sencilla, haciendo que la modularidad del interior del Xmod sea formidable: 5 plazas y un buen maletero, 2 y una enorme amplitud para la carga, 3 y espacio para tres tablas de surf, 4… no cabe duda de que es un coche muy bien pensado desde el punto de vista práctico.

Los consumos en carretera son sorprendentemente bajos para un vehículo con una superficie frontal tan grande. A las velocidades máximas legales, con el control de crucero a 120 km/h, el gasto medio de carburante ha sido de sólo 5,8 l/100km, excelente.

Prueba Renault Scenic MY 2013 Xmod 1.6 dCi 130 CV Bose Edition, La Bañeza, Rubén Fidalgo37
El Scénic aguanta bien el paso de los años.

Las suspensiones son bastante confortables y los asientos nos ayudan a hacer varios kilómetros sin cansarnos, pero no muestran la comodidad suficiente para completar de un tirón -tampoco lo aconsejan el sentido común y las pautas de seguridad- los más de 900 km de autonomía que consigue este Renault gracias a su ahorradora mecánica. Este motor permite unas buenas prestaciones y adelantamientos seguros mediante 130 CV y una buena cifra de par.

Sigue sin gustarme el tacto que la marca francesa logra en sus frenos, con un pedal muy esponjoso y un asistente de emergencia sensible, que hace difícil dosificar la frenada.

Si su aspecto nos convence para salir del asfalto, debemos tener presente que la altura libre al suelo es la que es y que contamos con tracción delantera. Las suspensiones tienen un buen recorrido y nos permiten ciertas licencias si somos cuidadosos en las maniobras; las molduras de plástico negro son prácticas porque reducen de manera eficaz las salpicaduras al pasar por zonas con barro y charcos… pero no es un todo terreno (en realidad, prácticamente ningún SUV lo es).

La iluminación no es mala: aunque no dispongamos de faros de xenón, las ópticas tienen un buen tamaño y, con un reglaje adecuado, iremos bastante seguros en los viajes nocturnos.

Una cosa que no me agrada demasiado del Scénic es que la visera que cubre la instrumentación es muy grande; al circular por zonas adoquinadas o con el asfalto estropeado vibra bastante y da una sensación de fragilidad que desmerece el acabado general del coche.

El Renault Scénic Xmod, en la pista de pruebas

Con un enfoque claramente destinado a llevar de forma confortable y segura a una familia, está claro que el Renault Scénic no se va a encontrar excesivamente cómodo en el circuito de pruebas, pero está bien saber qué tal se comporta ante errores del conductor y situaciones de riesgo.

Prueba Renault Scenic Xmod 1.6 dCi 130 CV 2013, Rubén Fidalgo37
El Scénic balancea bastante, pero es muy noble y previsible.

El Renault Scénic Xmod tiene una ventaja frente a muchos SUV y es que la altura de su centro de gravedad no es excesiva. Su suelo está relativamente cerca del asfalto, algo que lo penaliza a la hora de recorrer caminos y pistas, pero que en carretera (que es donde suelen rodar los SUV) es una ventaja.

Esta característica se nota en la maniobra de esquiva, prueba que supera sin demasiados problemas y con más solvencia que el Renault Captur, por ejemplo. En las curvas hay un claro subviraje -tiende a irse de morro-, pero se soluciona rápidamente ya sea frenando con suavidad o dejando que haga su trabajo el control de estabilidad, bastante eficaz.

Los frenos cumplen bien su cometido; me gusta el hecho de que hayan prescindido del freno de estacionamiento eléctrico en esta versión. Personalmente, creo que no aporta demasiadas ventajas y sí incrementa el coste de mantenimiento.

El Xmod es un coche muy fácil de conducir y con reacciones previsibles. Balancea bastante, pero no resulta incómodo y es raro que el eje trasero pueda ponernos en aprietos, siempre que tengamos los neumáticos en buen estado.

Prueba Renault Scenic MY 2013 Xmod 1.6 dCi 130 CV Bose Edition, maletero, Rubén Fidalgo37
El interior es muy modulable y amplio.

La prueba del Renault Scénic Xmod, en vídeo

Conclusión

El Renault Scénic Xmod ofrece una imagen llamativa, similar a la de un SUV, pero sin perder ni un ápice de utilidad real y versatilidad. En el fondo, es todo un veterano con varios años de experiencia en el mercado, algo que se nota en la madurez de sus soluciones.

Carece de sistemas de última hornada que empiezan a ser frecuentes entre sus competidores: asistentes de aparcamiento, techos panorámicos, alertas de cambio de carril… elementos que son muy útiles, pero para nada imprescindibles. Lo que ofrece son soluciones como la modularidad de su interior, con asientos independientes, huecos en el suelo -que es plano completamente- un buen maletero…

Prueba Renault Scenic MY 2013 Xmod 1.6 dCi 130 CV Bose Edition, La Bañeza, Rubén Fidalgo37
Las molduras negras son prácticas y quedan bien.

El acabado exterior, con las defensas y molduras laterales en plástico negro, es atractivo y además práctico, aguantando mejor los roces que las defensas pintadas en el color de la carrocería.

El motor 1.6 dCi de 130 CV tiene unas prestaciones excelentes y unos consumos muy ajustados gracias al desahogo con el que mueve el Scénic, aportando una buena seguridad en los adelantamientos a la hora de afrontar un viaje por carretera.

¿Buscas un coche como éste?

¿Te interesa el Renault Scenic, pero quizás con otra motorización o acabado? En la sección Coches nuevos de Autocasion.com puedes encontrar interesantes ofertas: utiliza el buscador para localizarlas por marca y modelo o por carrocería. Por ejemplo, en el caso del Renault Scenic puedes consultar su oferta más destacada y también las de sus rivales.

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

3 Comentarios

Rubén Fidalgo 28 Octubre, 2013

El Renault Scénic es todo un pionero abriendo nuevos senderos que han sido copiados por muchas marcas.

Diana 4 Abril, 2014

Acabamos de comprar una, la version XMOD bose pero el motor de 1.5.
Una delicia… muy bonita, la versatilidad de asientos y espacio es impresionante, tenemos dos hijos, y se nota muchisimo la diferencia

Rubén Fidalgo 4 Abril, 2014

Hola Diana, muchas gracias por tu comentario. Ya nos irás contando tu convivencia con este coche, seguro que lo disfrutáis mucho. Un saludo.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba