Prueba

Citroën SpaceTourer XS: cuando el tamaño no lo es todo

36 fotos

Ampliar

09 de enero, 2018

Probamos el más compacto de los Citroën SpaceTourer, con capacidad para 8 pasajeros en una longitud similar a la de un Golf Variant. Entre lo más destacable de este modelo está el silencio de marcha y su comportamiento dinámico, características que uno no espera de un coche derivado de un vehículo industrial.

Citroën ofrece una gama muy completa de vehículos espaciosos y versátiles dentro de la familia Citroën SpaceTourer. Distintas longitudes, mecánicas, equipamientos, transmisiones… incluso la posibilidad de contar con tracción total en las versiones preparadas por Dangel. En esta ocasión hemos elegido la versión más compacta para esta prueba del Citroën SpaceTourer XS de 150 CV, que se conforma con sólo 4,6 metros de longitud para ofrecer un enorme espacio interior y capacidad para 8 pasajeros con amplitud.

Este modelo ha sido desarrollado en colaboración con Toyota (como pudimos ver en la presentación Toyota Proace) y fruto de ella han salido al mercado 3 vehículos de características muy similares pero con identidades claramente diferenciadas.

Los puntos fuertes del Citroën SpaceTourer XS

Este coche es una alternativa muy recomendable para aquellos que necesitan espacio, ya sea por su trabajo o por sus aficiones. Además, como podemos quitar y poner los asientos (aunque necesitaremos ayuda y espacio para hacerlo), la realidad es que contamos con dos coches en uno: un enorme furgón de carga o un práctico monovolumen familiar.

Gracias a sus compactas dimensiones, el día a día con este SpaceTourer no se hace nada incómodo, algo que sí sucede con modelos más grandes, que resultan incómodos para las tareas diarias, movernos por la ciudad, aparcarlo… o incluso encontrar una plaza de garaje en la que quepa.

Su motor de 150 CV diésel mueve con suficiente soltura este voluminoso automóvil y su comportamiento y facilidad de conducción sorprenden y hacen que sea todavía más placentero usarlo a diario. Sin duda es una excelente alternativa para familias numerosas, autónomos o personas con aficiones que requieran de mucho espacio (ciclismo, surf, naturaleza…).

 

Nuestra valoración: 7,3

Diseño 7

Motor 8

Comportamiento 8

Interior 7

Equipamiento 7

Consumos 7

Destacable

  • Aprovechamiento del espacio
  • Comportamiento en carretera
  • Aislamiento acústico

Mejorable

  • Consumo en autopista
  • Manipulación de asientos
  • Acceso demasiado alto

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Cubismo: para aprovechar cada centímetro

El diseño del SpaceTourer busca más el aprovechamiento que el enamoramiento.

36 fotos

Ampliar

En este tipo de vehículos prima la función frente a la forma. Si buscamos el máximo aprovechamiento del espacio lo que tenemos es una silueta prácticamente cúbica. No hay mucho margen para la imaginación y el poco que hay se ha destinado a diferenciar claramente a los 3 hermanastros (Toyota Proace, Peugeot Boxer y este Citroën).

Si quieres diferenciarte un poco más, los italianos de FC Automobili hacen un kit de carrocería con el que convertimos este soso SpaceTourer en una simpática réplica de los carismáticos Citroën Type H, con sus característicos paneles de chapa ondulada y su llamativo frontal avanzado.

Volviendo al modelo de esta prueba, lo más llamativo es el frontal, con unos grandes faros que, pese a no ser xenón ni led, proporcionan una iluminación excelente, lo que demuestra que un buen faro bien regulado puede dar mejor resultado que tecnologías más modernas pero peor resueltas.

Los ajustes son buenos y el color azul de esta unidad de pruebas le da un toque elegante y hace que parezca menos voluminoso de lo que en realidad es.

Las puertas son amplias y permiten un buen acceso al interior. Además, contamos con dos puertas laterales correderas, cuando algunos rivales sólo ofrecen esta alternativa en uno de los costados.

El portón trasero es de una sola hoja que se abre verticalmente, frente a las dos hojas de los modelos destinados al transporte de mercancías.

Esta versión XS cuenta con una carrocería muy compacta. Con sólo 4,6 m de largo, es más compacto que un Honda Civic Sedán, por poner un ejemplo. Eso sí, cuidado con la altura, pues llega a los 1,9 metros y puede ser un problema en algunos parkings, sobre todo al entrar por las rampas y al pasar bajo las canalizaciones de los sistemas de ventilación.

Interior: Te ahorrarás el gimnasio

El interior del SpaceTourer es amplio y versátil.

36 fotos

Ampliar

Aunque ha mejorado mucho frente a modelos precedentes, este tipo de vehículos no puede negar su origen derivado de un modelo industrial. No es una característica exclusiva de este Citroën, les pasa a todos sus rivales, desde los VW California a los Mercedes Clase V, salvo que nos vayamos a modelos de gamas especiales forrados en piel.

Los plásticos del salpicadero son de buena calidad pero son duros, lo mismo que los paneles de puerta y consola central.

También los cómodos asientos dejan claro que su origen es el de un vehículo pensado para un uso intensivo. La postura de conducción es muy cómoda y tenemos una excelente visibilidad desde él. Lo que resulta un poco incómodo es acceder a él, pues incluso yo, que mido 1,85 m, tengo que dar un pequeño salto para poner las posaderas en la banqueta, que está muy alta.

Gracias a la posición en la consola de la palanca de cambios, el suelo no tiene estorbos salvo la palanca del freno de mano, que debería ser de mando eléctrico. Pese a ella, es fácil moverse dentro de este coche y esto tiene una enorme ventaja cuando aparquemos en batería: aunque es un coche ancho y apenas deja espacio para abrir las puertas en la mayoría de las plazas, es fácil entrar por las puertas traseras correderas y sentarse a sus mandos.

La versatilidad del interior es sobresaliente. Sus 8 asientos se pueden desplazar longitudinalmente, podemos abatirlos e incluso sacarlos del coche para convertirlo en un verdadero furgón con más de dos metros cúbicos de capacidad. Eso sí, o somos unos tipos fuertes o necesitaremos ayuda para manipularlos, porque son muy pesados, sobre todo los del lado izquierdo que son de dos plazas, como puedes ver en la galería de fotos.

La ergonomía es buena y el SpaceTourer se convierte en un buen aliado para realizar viajes con poca fatiga. En este sentido me ha sorprendido muy positivamente su excelente aislamiento acústico, gracias al cual apenas se escucha la mecánica. Eso sí, escuchar a los pasajeros de la última fila es complicado, lo cual a veces también es una ventaja.

Con las 8 plazas desplegadas, esta carrocería XS apenas deja espacio para un portafolios en la parte trasera. Si queremos llevar equipaje tendremos que hacerlo en un remolque o en una aparatosa baca sobre el techo.

Motor: 150 CV que parecen más

El motor de 150 CV mueve con mucha soltura al SpaceTourer.

36 fotos

Ampliar

El motor de dos litros de cilindrada está puesto a punto para proporcionar lo mejor de sí en la zona baja e intermedia del cuentarrevoluciones. Entre las 1.000 y las 3.000 rpm su respuesta es excelente y, unido a una caja de cambios muy colaborativa, este SpaceTourer sorprende por sus formidables recuperaciones y aceleraciones, algo que a lo mejor no esperamos en un coche de este tamaño y 150 CV.

El sistema Star & Stop es muy eficiente y apaga el motor en cuanto bajamos de 20 km/h, de modo que pasamos mucho más tiempo con él apagado y, usándolo correctamente, podemos ahorrar mucho combustible en ciudad y recorridos cortos.

Equipado con filtro antipartículas y catalizador SCR, es necesario repostar AdBlue cada aproximadamente 20.000 km, lo cual se hace fácilmente a través de la toma de relleno que encontraremos al abrir la puerta del conductor.

La caja de cambios manual de 6 velocidades está muy bien elegida en cuanto a desarrollos para este motor. Su escalonamiento es más bien cerrado y algo cortos. Aunque a priori pueda parecer que esto penaliza los consumos, teniendo en cuenta que es un coche que puede ir muy cargado y cuya aerodinámica es pésima, unos desarrollos demasiado largos sólo harían que el motor fuese todavía más forzado y sólo en recorridos planos como un plato podríamos sacarles partido.

Comportamiento: Una plataforma estable

Gracias a su anchura y bajo centro de gravedad, el SpaceTourer va casi como un turismo.

36 fotos

Ampliar

Gratamente sorprendido, así me ha dejado este coche en cuanto a dinamismo, confort de viaje y facilidad de conducción.

Con la altura de su carrocería uno se espera un balanceo más acusado, pero su centro de gravedad se ha mantenido bastante bajo, con los órganos mecánicos más pesados ubicados muy abajo… tanto, que el motor es casi inaccesible desde la tapa delantera.

La enorme distancia entre ejes y la generosa anchura de vías hace que las ruedas estén colocadas casi en las esquinas del coche y proporcionan una plataforma muy estable sobre la que asentar el SpaceTourer.

En ciudad el mayor inconveniente es la anchura, tendremos que tener cuidado al aparcar entre columnas o al pasar por calles repletas de coches en doble fila. Sin embargo, encontrar plaza de aparcamiento es fácil gracias a que es más corto que un Passat, por ejemplo.

Las suspensiones filtran bien los baches pequeños y las tapas de alcantarilla. Tampoco los pasos de cebra elevados ni las bandas reductoras de velocidad provocarán rebotes bruscos, algo que no pueden decir muchos de los SUV que hay en el mercado.

En autovía su enorme plataforma hace que avance con seguridad en curvas rápidas. El problema aquí lo tendremos en situaciones de viento lateral. Por sus dimensiones y proporciones, el SpaceTourer es una enorme «vela» que tendremos que tener en cuenta cuando adelantemos a un camión o pasemos por zonas parapetadas por árboles o terraplenes, pues el viento lateral lo mueve bastante, algo razonable.

La dirección tiene el tacto típico de los coches industriales. No sé por qué los fabricantes siguen haciendo direcciones tan desmultiplicadas con las asistencias eléctricas que hay hoy en día. En parte me imagino que será para que uno no se pase de confianza con estos coches, que al final tienen el peso y el volumen que tienen. Con prácticamente 4 vueltas de volante entre topes, es demasiado indirecta y hace que el SpaceTourer resulte más torpe de lo que debería.

En carreteras viradas su agilidad es mucho mayor de lo que uno espera y permite ir con seguridad y confort a velocidades mayores de lo que pensabas. También los frenos cumplen muy bien, aunque si sacamos partido a todo su volumen de carga, las distancias se alargan considerablemente.

En esta ocasión no tuve oportunidad de meterlo en el circuito de pruebas para realizar los ensayos de frenada de emergencia ni de esquiva, pero sus reacciones en carretera me dejaron claro que es un coche con un comportamiento muy seguro y fácil de conducir.

Equipamiento: Más de lo esperado

El equipamiento de esta versión es completo.

36 fotos

Ampliar

Esta versión ofrece un buen nivel de equipamiento a un precio razonable. Cuenta con los elementos que uno espera en un coche familiar: control de crucero, climatizador bizona, navegador, manos libres, llantas de aleación… no echaremos en falta nada de lo imprescindible y contaremos con un enorme espacio interior como valor añadido.

En este tipo de coches la climatización es un punto crítico, precisamente por la cantidad de aire que cabe en su habitáculo. Por un lado hay mucho coche que llenar y, por otro, es difícil canalizar el aire por el suelo o en consolas centrales, puesto que son partes que se quieren dejar libres de estorbos para permitir una buena modulabilidad del espacio. En este caso las canalizaciones van por el techo y el sistema tiene potencia suficiente como para caldearlo y enfriarlo convenientemente, aunque los pasajeros de la tercera fila lo tienen algo peor.

El sistema multimedia funciona correctamente y sus menús son fáciles de comprender. Lo que se puede mejorar es la calidad del micrófono del manos libres. Durante la prueba recibí algunas llamadas y se quejaron de que apenas me oían.

Consumo: Penalizado por el aire

Mientras no abusemos de la autopista, los consumos se mantienen dentro de lo razonable.

36 fotos

Ampliar

El consumo de esta versión de 150 CV con la opción de carrocería más corta tiene un gran enemigo en la aerodinámica. En cuanto superamos los 100 km/h los consumos se disparan bastante, aunque tampoco a poca velocidad se cumplen los valores homologados.

Citroën declara un consumo urbano oficial de 5 l/100 km, un valor inalcanzable pese al excelente trabajo del Start & Stop, quedándose en los 6,8 l/100 km de gasto real en la urbe.

En carreteras, siempre que nos movamos entre los 70 y 90 km/h es posible ver medias de poco más de 5 l/100 km, pero los 4 l/100 km de valor homologado son muy difíciles de lograr, ni siquiera con poco tráfico y en una zona sin demasiados desniveles.

En autopista, con el control de crucero fijado a 120 km/h reales, el aire se convierte en un muro para este coche, que es incapaz de bajar de los 7,2 l/100 km aunque vayamos descargados.

Con estos valores y un depósito de 70 litros de capacidad, la autonomía de este Citroën SpaceTourer se queda alrededor de los 900 km.

Rivales: Rivales del Citroën SpaceTourer XS 150 CV 2017

Vehículo

Citroen SpaceTourer BlueHDI XS Feel 150

Ford Tourneo Custom 2.0TDCI Titanium 130

Mercedes-benz V 220d Compacto Avantgarde

Toyota Family Compact 1.6D 8pl. Advance 115

Precio Desde
40.875 €
Desde
37.850 €
Desde
55.538 €
Desde
37.454 €
Combustible Diesel Diesel Diesel Diesel
Cambio 6 marchas 6 marchas 6 marchas 6 marchas
Potencia (CV) 150 130 163 115
Aceleración 0-100 km/h (s) 11,0 - 11,8 13,4
Consumo Medio (l/100 km) 5,3 6,2 6,1 5,1
Emisiones CO2 (g/km) 139 159 159 133

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Ofertas en Autocasion.com

Aquí está tu coche