Prueba: Citroën C4 PureTech 130 S&S EAT6 Exclusive

22 diciembre, 2015

Después de casi 5 años, llega la actualización del Citroën C4 PureTech 130 S&S EAT6 Exclusive. Analizamos todas sus novedades. entre ellas el motor 1.2, el cambio automático y un sorprendente equipo de sonido. ¿Será suficiente para repetir pódium en la lista de los más vendidos?.

Nuestra valoración: 6,5 Bastante bueno

7

8

7

6

7

4

Destacable

  • Motor
  • Equipo de sonido
  • Calidad del techo panorámico

Mejorable

  • Altura en plazas traseras
  • Altura de los pedales
  • Ausencia cámara trasera

El segmento al que pertenece el nuevo C4, compactos, es el que mayor porcentaje de ventas proporciona a las marcas, y por mucha diferencia.

Los responsables de Citroën tienen una gran dedicación e interés para que el producto funcione y capte mayor número de clientes durante toda la vida del modelo: quedarse por detrás o pasados de moda supondría un fracaso para la marca.

Una forma de alargar la vida del C4 y mantenerlo joven hasta que se lance la nueva generación, quizá se presente en el próximo Salón Internacional de París en octubre del 2016, es lanzar un “restyling” y ante eso esetamos. Después de 4 años desde su última renovación, Citroën actualiza su modelo más rentable en nuestro mercado. Estéticamente las novedades se encuentran mayoritariamente en los grupos ópticos, tanto delanteros como traseros.

En cuanto a su mecánica, este C4 ofrece el motor 1.2 PureTech del grupo PSA, ya conocido en modelos más pequeños de Peugeot y Citroën en los que ofrece 82 CV, pero, gracias a la incorporación de un turbocompresor, accede a modelos más exigentes del grupo con dos potencias, 110 CV o 130 CV; en este caso, el bloque del Citroën C4 es el de mayor potencia.

Se trat de un motor de 1,2 l que, pese a ser tricilíndrico, es todo un ejemplo de suavidad y progresión. Desde bajas revoluciones empuja sin parar hasta que, a 5.500 rpm, consigue su mayor cifra de potencia, la anunciada 130 CV. Todo ello dentro de unos niveles de rumorosidad más que aceptables, se nota el esfuerzo y el trabajo realizado para rebajar la rumorosidad interna.

Al eficaz bloque de Citroën se le une un cambio automático por convertidor de par de 6 velocidades que aumenta más aún, si cabe, la suavidad y confort que ofrece el motor.

Con un renovado interior y un equipamiento de lo más completo, que incluye masaje en los asientos delanteros y techo panorámico, el renovado Citroën C4 PureTech 130 S&S EAT6 quiere mantener el liderazgo en ventas, aunque sus competidores no se lo pondrán fácil.

El Citroën C4 PureTech 130 S&S EAT6 Shine tiene un precio de salida desde los 22.870 euros, pudiendo acercarse a los 30.000 euros si lo equipamos con todo, más o menos como el que probamos, y eso sin contar con las suculentas ofertas y descuentos que por campañas ofrecen las marcas. No es barato, pero en la relación calidad / prestaciones / equipamiento / precio, considero que el producto merece la pena.

Diseño Pocos cambios en el nuevo C4

C4-frontal-lateral
El techo panorámico le aporta mucha luz al habitáculo
Ampliar

Podemos llegar a decir que el nuevo C4 es una pequeña actualización del modelo anterior. Los cambios estéticos realizados se pueden enumerar fácilmente, por lo que el nuevo C4 consigue dos objetivos: estar al día, recordemos que se puso a la venta en el 2010, y no dejar obsoleto al modelo que reemplaza.

Los faros principales han sido renovados interiormente, tienen la misma forma y medida, pero la diferenciación de las dos parábolas, la de la luz de carretera y la de cruce, quedan más marcadas, lo que le otorga una gran personalidad y mayor deportividad. Y donde anteriormente se alojaba la luz del intermitente ahora se encuentran las nuevas luces diurnas LED.

Los faros antiniebla se mantienen igual, poseen la función “corner” y se iluminan cuando giramos el volante, normalmente para tomar una curva y poder ver mejor la trayectoria tomada por el conductor.

Se han aumentado los elementos decorativos cromados, tanto en la zona de los faros antiniebla como en el marco de calandra inferior, de manera que ofrece una imagen más elegante y atractiva.

Lateralmente no encontramos ninguna diferencia significativa. Ahora las manillas de apertura son más distinguidas, incluyen acceso al vehículo inteligente y están pintadas en negro brillante con una línea cromada.

En la parte trasera del C4, volvemos a comprobar el nuevo diseño de los grupos ópticos, mucho más atractivos y modernos, ya que incluyen efectos 3D. Tienen exactamente las mismas medidas, lo que significa que no han modificado la carrocería, pero cambian la ubicación de las luces que lo integran y siguen la tendencia de Citroën en sus modelos.

Interior Espacio generoso, pero sin altura detrás

s

Los asientos delanteros disponen de regulación lumbar, masaje y calefacción
Ampliar

La impresión que da entrar en el nuevo C4 en cuanto a calidad y confort es notable. Se ha realizado una limpieza visual significativa en la consola central. Al incluir una nueva pantalla táctil, la botonera existente del modelo anterior ha desaparecido y genera una visión más relajada dentro de un concepto minimalista.

La nueva fila de botones incluye el ordenador de viaje en primer lugar, cercano al conductor, pero consideramos que su accionamiento y consulta es más propia del piloto, por lo que debería estar en los mandos del volante o interruptores, mucho más cercano y más a mano, sin que se tenga que levantar la vista de la carretera para consultar la información del viaje.

Sin embargo, para poder resetear la información del ordenador, tuve que buscar a fondo. Resultó estar en el mando del limpia parabrisas, el botón del extremo de la palanca que se acciona hacia dentro. Y -digo yo- ¿no podría estar el mando del ordenador de viaje en el mando de los intermitentes, en el opuesto al que resetea el mismo?.

Por otra parte, el concepto estético aplicado a la consola central,se aprecia también entre los asientos, donde el freno de mano es eléctrico y se ubica el botón de arranque.

La calidad de los materiales empleados es muy buena, con un salpicadero de textura blanda y muy agradable. Todos los asientos están tapizados en piel, al igual que el volante multifunción.

Las butacas delanteras ofrecen una gran cantidad de posiciones para encontrar la postura ideal y logran un alto grado de confort y comodidad. Tanto el del conductor como el del pasajero incorporan calefacción con 3 niveles de intensidad, ajuste lumbar a través de un cojín hinchable y función masaje. También cuentan con reposacabezas regulables. El del conductor es totalmente automático y tiene 2 memorias. Tiene la posibilidad de regular la altura del asiento de dos formas, la parte delantera y la trasera del mismo, consiguiendo altura y diferentes ángulos de inclinación. Actualmente esta opción no se puede configurar, deja de existir el acabado Exclusive por el acabado Shine, y sólo se puede conseguir si alguna unidad del stock de Citroën lo llevara.

Sin embargo, una vez iniciada la marcha, encontré unos pedales incómodos de accionar. Por un lado, el muelle del acelerador es demasiado blando, se hunde con la más mínima presión, y, por otro, el pedal del freno está a una altura excesiva respecto a la del acelerador.

En cuanto a la habitabilidad, el interior del C4 tiene una amplitud adecuada en la parte delantera, aunque el acceso al puesto de conductor conlleva un pequeño problema para conductores altos. La columna de dirección molesta bastante al pasar por debajo del volante la pierna derecha.

De nuevo, los pasajeros altos deben tener cuidado con la cabeza al acceder a las plazas traseras y no golpear con el pilar C. Aun así, las plazas traseras no cuentan con la altura suficiente para que una persona alta vaya cómodamente, su cabeza dará con el techo, sobre todo si va en el medio, ya que está más elevado. Eso sí, los asientos traseros incluyen reposabrazos y un práctico hueco para los esquís.

Al mirar el vano motor, comprobamos que el capó no dispone de barras telescópicas, aunque el grado de apertura del mismo es impresionante y facilitará a los mecánicos realizar su trabajo.

El maletero tiene una buena disposición para organizar los bultos, ya que dispone de numerosas perchas y gomas para colgar bolsas y sujetar la carga. Posee una capacidad total de 408 litros, convirtiéndose en una de las más altas entre las de su segmento. Sólo es ganado por su hermano el Peugeot 308 y por el Honda Civic.

Dentro del habitáculo del maletero nos encontramos con 2 fuentes de iluminación. Una de ellas es la característica linterna de batería recargable presente en los modelos de Citroën. También incluye rueda de repuesto tipo galleta, un acierto contar con ella.

Motor De momento, el gasolina más potente de la gama

a

La apertura del capo ofrece un ángulo muy abierto
Ampliar

Ahora mismo el motor tope de gama y con mayor potencia de gasolina es el que tiene nuestra unidad de prueba: el PureTech 130 S&S. A la espera de poder montar un posible motor más potente, quizá alguno de los que monta el DS4, el 1.2 turboalimentado con 130 CV cumple perfectamente su función y no hemos echado de menos una versión con más caballos.

Como ya hemos comentado en otras ocasiones, la eficiencia de los motores es cada vez mayor y dentro de la técnica denominada “downsizing” (conseguir potentes motores con menor cilindrada para reducir los consumos está a la orden del día).

En este sentido, los cada vez más evolucionados motores de gasolina están consiguiendo mayor aceptación en el mercado, ya que la mecánica diésel no está en su mejor momento, pese al apoyo que existe aún por ella en nuestro continente.

Precisamente uno de los pilares de ventas dentro del grupo PSA -Citroën y Peugeot- es la mecánica diésel, por lo que este tipo de solución es una aportación y apuesta inteligente dentro del grupo.

La cilindrada del motor del C4 es reducida, exactamente 1.199 cm3 y cuenta únicamente con 3 cilindros. Con esta configuración, en principio cabe esperar que aporte un mayor nivel de rumorosidad y rudeza, pero no es el caso. El motor gira con plena suavidad y consigue una cifra de par nada despreciable de 230 Nm a un régimen de 1.750 rpm, lo que permite tener a nuestra disposición todo el empuje necesario para que suba de vueltas con bravura.

El cambio es automático del tipo tradicional de convertidor de par con 6 relaciones, una de las alternativas más fiables y aconsejables para los motores potentes. La mayor pega que tiene es provocar un mayor consumo, por lo que aumentar el número de velocidades puede suponer reducir las revoluciones del motor y así reducir el consumo, pero, a cambio, es imprescindible tener una buena cifra de par. En la actualidad, tanto Mercedes como Land Rover usan este cambio con 9 velocidades.

El funcionamiento del cambio es rápido y suave. En el modo manual, si empujas la palanca hacia delante, sube de velocidad. Tiene un escalonado adecuado entre velocidades con una relación más bien cerrada y unos desarrollos no demasiados cortos: podremos alcanzar los 120 km/h en 6ª velocidad mientras el motor gira a tan solo 2.200 rpm.

Su grado de obediencia es escaso, ya que, si estamos en modo manual y apuramos alguna velocidad, antes de llegar al corte de inyección el mismo cambio se protege de un posible error del piloto y provoca el cambio a una velocidad superior.

Existe un botón sport, modo de conducción deportiva, que, al ser presionado, provoca que el motor alargue más las marchas y que gire en un rango más alto de revoluciones por minuto para poder disponer de todo su potencial. Eso significa que, si se está rodando a un régimen bajo, al presionarlo reduce una o incluso dos velocidades (recordemos que la mayor potencia la adquiere a las 5.500 rpm). El otro modo de funcionamiento es el de “nieve”, en el que, para reducir el par en las ruedas motrices, en este caso las delanteras, el cambio arranca el coche en segunda y el acelerador es menos sensible.

Comportamiento Como sobre raíles y sin perder comodidad

d

La suspensión del C4 está bien equilibrada entre deportividad y confort
Ampliar

Desde que arrancamos hasta que nos bajamos del C4 no notamos en ningún momento que sean tres cilindros lo que esconde el bloque ni que tenga sólo cerca de 1.200 centímetros cúbicos.

Contar con un número impar de cilindros en el motor puede provocar más vibraciones en el habitáculo y más ruidos, son motores más complejos de equilibrar.

El motor del grupo PSA pasa perfectamente por un tetracilíndrico aunque, quizá, en un momento de alta sensibilidad del piloto y en un régimen alto de revoluciones, podemos llegar a sentir ciertas características extrañas, distintas a las que aportaría un motor de 4 cilindros, alguna vibración y un sonido poco convencional.

En ciudad destaca por la suavidad de marcha. Este agrado de conducción viene dado por el gran equilibrio entre las dimensiones de las ruedas (225/45-17), suspensión, cambio y motor. Quizá un poco más de balón en los neumáticos conseguiría una mejor absorción de las irregularidades que existen en las ciudades, pero, en cuanto saliéramos a carretera, las echaríamos en falta, aparte de que estéticamente le aportan un plus de belleza.

A la hora de maniobrar, sus dimensiones de 4.329 x 1.789 mm, de las más bajas de su categoría, le ofrecen capacidad para circular por todos los rincones. Su dirección hace el resto y consigue que en la ciudad se mueva como pez en el agua.

Si en un momento dado necesitamos un derroche de potencia, salir fuertes o apurar una velocidad, su vigor sale a la luz a partir de las 1.750 rpm, y no parará de empujar hasta rebasar las 5.500 rpm. La progresión en la velocidad es muy gradual, sin tirones ni golpes en los cambios de velocidad.

En carretera llegamos a obtener la misma sensación, parece que llevamos un motor con otra configuración, más cilindros y mayor cilindrada.

Obtenemos una buena impresión general en el comportamiento del bastidor con unos tarados de amortiguación algo blandos en pro del confort de los ocupantes. Sin embargo, el chasis tiene ciertos balanceos al tener unas ruedas tan anchas. Conduciendo por curvas, la fuerza lateral aumenta, por lo que, al contar con tanta superficie de goma en los neumáticos, el coche se siente atado al asfalto y consigue que la carrocería tenga mayor inclinación y balanceo (las ruedas tienen una anchura de 225 mm). Esto demuestra que los neumáticos son demasiado anchos o que la suspensión está desequilibrada para esas ruedas.

El control de estabilidad actúa sin agresividad y de una forma continuada si sobrepasamos las leyes físicas.

La dirección transmite un tacto agradable sin llegar a ser de excesiva asistencia en tramos rápidos, por lo que no perderemos “tacto” en el volante y tampoco tendremos una sensación de que el morro vaya flotando.

El pequeño bloque turboalimentado tira con firmeza de los 1.315 kg que pesa el Citroën C4 y se ajusta perfectamente a las exigencias que le encomendemos diariamente, mientras sean razonables.

Particularmente, me gusta el volante un poco achatado en la parte inferior; por un lado, ayuda a pasar la pierna derecha al acceder al vehículo y, por otro, al conducir con mayor precisión y de manera deportiva, me aporta una referencia geométrica y ayuda a dar con mayor precisión ese golpecito de volante para corregir y obtener mejor trazada en alguna curva.

Equipamiento Sólo le falta la cámara trasera

a

El C4 Exclusive incluye numerosos automatismos
Ampliar

Lo primero que tenemos que comentar es que el acabado de la unidad de prueba era el denominado Exclusive, pero, al intentar configurarlo, bien en el concesionario o a través de la página web de Citroën, este acabado no está disponible y tenemos que recurrir al Shine.

Tecnológicamente el nuevo C4 es un alarde de modernos sistemas, mecanismos y automatismos: detector de cambio involuntario de carril, sistema de vigilancia de ángulo muerto, asientos eléctricos con masaje, ayuda al estacionamiento, apertura, encendido y freno de mano eléctrico, Star and Stop, etc.  Sobre todo han tenido en cuenta algo a lo que yo le doy una gran importancia: el equipo de música.

Nada más entrar en el coche, podemos ver altavoces con vías separadas tanto delante como detrás y, al ver la firma de los mismos, queremos rápidamente confirmar nuestra expectación.

El trabajo realizado en este sentido es fantástico, el sonido es muy claro y tiene la limpieza de un equipo Hi-fi doméstico; no olvidemos que el espacio acústico de un vehículo, tanto por tamaño como por forma, es muy complicado de resolver.

Los diseñadores de DENON ofrecen dentro de las posibilidades de configuración del audio colocar al conductor como un único oyente, orientando las frecuencias sonoras y ganancias de cada altavoz de una forma específica para que el conductor se sienta el protagonista de la audición, en medio del concierto.

La calidad sonora es intachable, la presencia de cada una de las frecuencias queda perfectamente despejada. Es cierto que aún se podría perfeccionar más con mayor separación de vías aumentando el número de altavoces, pero el equilibrio conseguido por los filtros y el conjunto de altavoces del vehículo, más el subwoofer y el amplificador del maletero, consigue uno de los mejores sistemas de audio que he probado hasta ahora en un coche. Después de todo este análisis sonoro, y tras varias conversaciones con directivos y concesionaros de Citroën, he de comentar que actualmente no se puede configurar un C4 con este maravilloso equipo de música, en ninguno de sus acabados. En las unidades ya existentes, a través del mercado de segunda mano, kilómetro cero o en el propio stock de Citroën, se puede encontrar alguna unidad que lleve la opción del equipo Hi-fi, que, por cierto, sólo tenía un sobrecoste de cerca de 500 euros.

Sin embargo, por 670 euros podemos incluir el techo panorámico de 1,3 m2 que lleva nuestra unidad de prueba. La claridad y luz que entra con este techo es notable y pudimos comprobar la calidad del cristal, que aísla perfectamente de las temperaturas exteriores.

En el mismo sitio donde encontramos el mando para manejar la trampilla del techo panorámico se ubica el servicio de llamadas de urgencia y asistencia localizada. A través del Citroën Connect Box y gracias a una tarjeta SIM integrada, el sistema puede recibir y realizar llamadas de socorro, e incluso  enviar nuestra localización automáticamente en caso de accidente para que puedan intervenir los servicios de socorro.

Disponemos de una solución muy práctica. Al seleccionar la marcha atrás, R, el espejo se inclina para favorecer el ángulo de visión de la acera, por ejemplo, y no rayar las llantas. Este ángulo se puede incluso regular con la inclinación que mejor consideremos.

Sin embargo, algo que sí echamos de menos a la hora de introducir la marcha atrás fue la ausencia de la cámara trasera, que, con la buena claridad que ofrece la pantalla, hace que aparcar sea un mero juego de niños.

Podemos realizar un largo viaje con muchas comodidades. Ya hemos hablado de los asientos, la regulación y el masaje lumbar, pero aún nos lo puede facilitar más el hecho de contar con una guantera refrigerada y poder mantener alimentos o bebidas frescos. Incluso podemos disponer de una toma de electricidad de 230 v situada en el cofre entre los asientos delanteros para enchufar cualquier aparato eléctrico, muy útil para calentar el biberón del pequeño de la familia, por ejemplo. Aun así, existen tomas de 12V en todos los espacios, en las plazas delanteras, en las traseras y en el maletero.

Debemos esperar a la creación de un nuevo modelo C4 para poder contar con el control de velocidad adaptativo, ya que, al ser un modelo concebido con anterioridad a la estandarización de dicho dispositivo, solo lleva el control de velocidad normal.

En la consola central existe un botón “noche” que anula la iluminación de la pantalla y reduce la del cuadro de mandos; sólo informa de las funciones básicas, así como de las del gps si está activado y de los avisos que puedan surgir, como el chivato del estado de combustible si se está acabando y entra la reserva, por ejemplo.

El climatizador no tiene botón dual para automatizar la misma temperatura en ambos lados, ya que es bizona. Sin embargo, cuenta con una tecla “rest”, que, una vez apagado el motor, deja en funcionamiento durante 5 minutos el sistema de aireación; no es aire acondicionado, ya que el compresor se apaga cuando desconectamos el motor, peronos puede venir muy bien no tener que bajar las ventanillas al echar gasolina y dejar algún pasajero o mascota en el interior.

Algo que me gusta mucho de los coches europeos, y en este caso del C4, es que todos los elevalunas son de un solo toque.

Por último, quiero destacar como opción, con un coste de 310 euros, la alarma volumétrica. Los sensores de movimiento, que pueden ser desconectados,  están fijados a los pilares A de una forma demasiado básica y estéticamente disminuyen el nivel del conjunto.

Seguridad

Equipamiento de Serie

  • ABS + ayuda frenada emergencia + repartidor electrónico de frenada
  • Fijación ISOFIX en asientos laterales traseros
  • Antiniebla delanteros con iluminación adicional en curva
  • Pack funciones automáticas
  • Control de Tracción Inteligente
  • Sensor de aparcamiento trasero
  • Cinturones delanteros con pretensores pirotécnicos y limitador de esfuerzo
  • 3 apoyacabezas traseros escamoteables
  • ESP + Hill Assist (ayuda a la salida en pendiente) + control de tracción inteligente
  • Sistema de vigilancia del ángulo muerto
  • Detección neumáticos poco inflados
  • Luces diurnas LED delanteras
  • Iluminación trasera LED con efecto 3D
  • 6 Airbags (frontales, laterales y de cortina)
  • Citroën Connect Box
  • Sensor de aparcamiento delantero

Equipamiento Opcional

  • 940 €Faros Bi-Xenón direccionables
  • 500 €Alerta de cambio involuntario de carril
  • 310 €Alarma
  • 940 €Faros de xenon

Confort

Equipamiento de Serie

  • Asientos delanteros altura regulable
  • Elevalunas eléctricos delanteros
  • Luna portón trasero sobretintada
  • Alfombrillas delanteras y traseras
  • Cierre centralizado con mando a distancia
  • Elevalunas eléctricos traseros
  • Retrovisores exteriores abatibles eléctricamente, con iluminación lateral bajo retrovisores
  • Lunas traseras sobretintadas
  • Volante de cuero
  • Dirección asistida
  • Asiento conductor reglaje lumbar
  • Llantas aleación 17´´
  • Climatizador automático bizona
  • Retrovisores exteriores eléctricos y térmicos
  • Regulador y limitador velocidad programable
  • Banqueta trasera abatible 2/3 - 1/3
  • Apoyabrazos central delantero
  • Retrovisores exteriores orientables con la marcha atrás
  • Retrovisores interior electrocromo
  • Tapizado mixto cuero
  • Tapicería tela

Equipamiento Opcional

  • 1335.01 €Asientos Cuero + asientos delanteros calefactados y asiento conductor reglaje eléctrico y función masaje
  • 670 €Techo panorámico de alta protección térmica
  • 120 €Toma 220V
  • 80.01 €Llantas aluminio 17´´ + Rueda Galleta
  • 470 €Pintura Gris Galet
  • 470 €Pintura Azul Borrasca
  • 185 €Pintura blanco banquise
  • 560 €Pintura Blanco Nacarado
  • 470 €Pintura Gris Aluminio
  • 470 €Pintura metalizada
  • 400 €Acceso manos libres
  • 120 €Toma 230V
  • 470 €Pintura Azul Encre
  • 380 €4 llantas aluminio 18´´ + Rueda de galleta
  • 99.99 €Llantas aluminio 17´´ + Rueda repuesto 16´´
  • 470 €Pintura Gris Shark
  • 560 €Pintura Rojo Babilonia
  • 470 €Pintura Gris Platino
  • 1335.01 €Asientos cuero CLAUDIA
  • 470 €Pintura Hickory
  • 470 €Pintura Gris Artense
  • 185 €Pintura carroceria blanco banquise
  • 560 €Pintura Rojo Babylone/Blanco nacarado
  • 670 €Techo panorámico
  • 560 €Pintura nacarada

Multimedia y Audio

Equipamiento de Serie

  • Ordenador de abordo
  • Radio CD MP3 con toma de audio
  • Pantalla táctil de 17,8 cm (7´´)

    Equipamiento Opcional

    • 500 €Navegador en pantalla táctil
    • 200 €Wifi + Mirror Screen (Mirror Link + Car Play)
    • 600 €HiFi System Denon

      Otros

      Equipamiento de Serie

      • Indicador de cambio de marcha en caja manual
      • Freno de mano automático eléctrico
      • Cierre automático de puertas y maletero al iniciar la marcha

      Consumo El cambio automático penaliza el consumo y las emisiones

      s

      La iluminación del cuadro se puede cambiar, tanto la interior como la circular exterior
      Ampliar

      Las cifras oficiales de consumo para el C4 eran impensables hace años en un motor de gasolina con 130 CV. Consumir en ciudad 6,2 litros a los 100 km era solo posible en motores diésel,  y no digamos los 4,4 litros en carretera o los 5,1 litros como consumo medio.

      Si las cifras oficiales prometían una gran expectación, al comprobar el consumo que hizo nuestro modelo de pruebas llegó la cruda realidad.

      En recorrido por ciudad, utilizando el star&stop y sin fuertes aceleraciones, con una conducción normal, obtuve una cifra de 9,4 litros a los 100 km.

      Al circular por autopista con el control de velocidad fijado a 120 km/h, dentro de los límites legales de velocidad, obtuve un consumo de 5,9 litros, que reduje a 5 l cuando circulé a 90 km/h.

      Y, por último, circulando por tramos de autopista, carreteras secundarias y ciudad, obtuve una cifra de consumo de 7,8 litros, un poco lejos de la ofrecida por Citroën de 5,1 de consumo medio.

      Por otra parte, cuando visité la gasolinera para repostar, fui a abrir el depósito de gasolina y me encontré con que no tenía tapón de cierre, muy cómodo a la hora de repostar. El tapón que cierra el conducto del depósito de gasolina va incorporado a la propia tapa de la carrocería que se abre desde el interior.

      Ficha

      Carrocería

      • Largo 4.329 mm
        Ancho 1.789 mm

        Alto
        1.489 mm

      • Batalla (mm)
      • Capacidad del maletero min/max (l) /
      • Peso (kg)1.810
      • CarroceríaBerlina
      • Número de puertas5
      • Número de plazas5

      Motor

      • CombustibleGasolina
      • Cilindrada (cm3)1.199
      • Número de cilindros3
      • Sobrealimentación--

      Transmisión

      • TracciónTracción delantera
      • Tipo de transmisiónAutomática secuencial
      • Número de marchas6

      Prestaciones

      • Potencia (kW)96
      • Potencia (CV)130
      • Par (Nm)230
      • Velocidad máxima (km/h)197
      • Aceleración 0-100 km/h (s)11,4

      Consumos y emisiones

      • Urbano (l/100 km)6,2
      • Carretera (l/100 km)4,4
      • Medio (l/100 km)5,1
      • CO2 (g/km)117
      • Depósito de combustible (l)60

      Rivales

      C4 1.2 PureTech S&S Shine EAT6 130

      Desde
      25.210 €

      Gasolina

      Automático
      6 marchas

      130

      11,4

      5,1

      117

      Mégane 1.2 TCE Bose EDC

      Desde
      24.500 €

      Gasolina

      Automático
      6 marchas

      132

      9,7

      5,6

      129

      Mazda3 2.0 Luxury Safety+Nav. Aut. 120

      Desde
      27.565 €

      Gasolina

      Automático
      6 marchas

      120

      10,4

      5,8

      129

      Focus 1.0 Ecoboost Auto-S&S Titanium 125

      Desde
      22.525 €

      Gasolina

      Manual
      6 marchas

      125

      11,0

      4,7

      108

      Astra 1.4T S/S Excellence 125

      Desde
      23.425 €

      Gasolina

      Manual
      6 marchas

      125

      9,5

      5,1

      117

      Comparte este artículo

      Suscríbete a nuestra newsletter

      Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

      * He leído la Política de privacidad

      Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

      Te puede interesar...

      Comenta este artículo

      j.a 22 diciembre, 2015

      una gran chapuza el no incluir una aguja que mida la temperatura del motor……..ya que se ha hecho un restyling deberían haberlo modificado en este aspecto…pues eso en mi modesta opinión una ” chapuza”

      Rubén Fidalgo 23 diciembre, 2015

      Hola j.a., por desgracia es una práctica cada vez más frecuente no incluir un termómetro del motor en la instrumentación. UN saludo y gracias por tu comentario.

      * He leído la Política de privacidad

      Ir arriba