Prueba

Prueba del Citroën C3 Aircross: un SUV que tiene bien claras sus raíces

39 fotos

Ampliar

18 de enero, 2018

El nuevo Citroën C3 Aircross viene a sustituir al desaparecido C3 Picasso. El espacio interior, su aspecto de SUV y los consumos ajustados de esta versión diésel de 120 CV son las bazas con las que juega. ¿Será mejor que su antecesor? Te contamos nuestras impresiones al volante...

La moda manda y por ella Citroën tuvo que jubilar con una corta vida al C3 Picasso para trasladar su misma esencia a un nuevo coche con un aspecto más «campero». De esta manera, la acogida del público sería mayor y la marca de los chevrones se metería de lleno en lo que más se está demandando en el mercado -hoy en día todas las marcas tienen un modelo B-SUV-. Es así como nace este pequeño fabricado en Figueruelas (Zaragoza) que, pese a su cierta imagen fornida y compacta, guarda en su interior un espacio para los ocupantes digno de todo un monovolumen. En esta prueba del Citroën C3 Aircross te vamos a desgranar cada punto del análisis al que le hemos expuesto.

Prueba del Citroën C3 PureTech GLP

La unidad: Citroën C3 Aircross 1.6 BlueHDi 120 CV manual 6 vel.

En concreto, nuestra unidad de pruebas monta el motor diésel más potente que hay disponible en la gama. Se trata del 1.6 BlueHDi de 120 CV que se asocia como única alternativa a un cambio manual de seis relaciones. Además, cuenta con el nivel de acabado más alto, el Shine. En conjunto, como veremos a lo largo de la prueba, esta motorización me parece la más sensata y equilibrada si se pretende hacer kilómetros fuera de la ciudad y con frecuencia. Sus reducidos consumos y la buena respuesta del motor juegan como bazas positivas. Sin embargo, si queremos un SUV del segmento B para circular generalmente por la ciudad y de vez en cuando hacer alguna escapada a la sierra o por autovía, quizá sea mejor que elijas entre la paleta de gasolina. De cualquier modo, es mejor que entremos a repasar con detalle cada aspecto del C3 Aircross…

Nuestra valoración: 7,5

Diseño 8

Motor 7

Comportamiento 7

Interior 8

Equipamiento 7

Consumos 8

Destacable

  • Opciones de personalización
  • Interior espacioso y modulable
  • Consumos ajustados

Mejorable

  • Asientos duros
  • Mandos de la climatización e infoentretenimiento
  • Cinturón de la plaza trasera central poco ergonómico

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Atractivo, personalizable y robusto

Los protectores de plástico le dan un toque más SUV.

39 fotos

Ampliar

Salta a primera vista que este Aircross deriva del utilitario C3, sus característicos detalles como los faros delanteros y traseros son calcados. Sin embargo, algunos elementos delatan su personalidad de crossover: símiles de protectores en el cárter y en el ángulo de salida, pasos de rueda más marcados, una altura y una longitud considerablemente mayores, la incorporación de barras de techo y la pérdida de los representativos Airbumps.

Para heredar la habitabilidad del C3 Picasso, que era un monovolumen compacto, y dar esa imagen robusta de SUV ha crecido 159 mm a lo largo, 156 mm en altura, 227 mm en anchura y tiene ahora una altura libre al suelo de 175 mm, en comparación con el C3 utilitario.

En el frontal nos encontramos un capó alto y recortado, con el fin de que en la posición del conductor se note la vena aventurera, y una pieza que simula ser un protector de cárter, sin embargo es solo decorativa, ya que no llega hasta la zona inferior del coche. Los mismos faros exagerados y cuadrados centran el protagonismo de la cara de este Aircross, que incorporan además antinieblas. El marco que lo recubre puede ser personalizado en unos determinados colores llamativos. Si bien ni la versión más alta del nuevo SUV de Citroën permite añadir xenón o led, tan solo esto último en las pestañas de las luces diurnas, la iluminación de los halógenos es correcta.

La vista lateral engloba unos pasos de rueda de plástico trapezoidales que le acentúa el carácter de todocamino y que solo si se escoge el Pack Shine (Grip Control y Hill Descent Assist) por 1.000 euros más cubren unas llantas de 17 pulgadas como las de nuestra unidad. Si no, el diseño de las llantas cambiará y su tamaño también a las 16 pulgadas. Las cuatro puertas de los pasajeros son amplias y posibilitan un buen acceso al interior, con el único cuidado de no golpearse la cabeza al entrar si se es demasiado alto (más de 1,80 m).

La zaga también adopta los grupos ópticos del C3 con el típico efecto en 3D. En la zona baja, como en el frontal, integra un protector cromado con tres formas que evocan los Airbumps que le han quitado del perfil. El umbral del maletero queda en una posición bastante baja, lo que facilita la carga que se quiera hacer por el amplio portón trasero.

Los encajes y ajustes son correctos, así como las pinturas de las aletas, que no se diferencian del resto de la carrocería. No obstante, hay que tener especiales precauciones con los plásticos negros que rodean el coche, puesto que pueden rayarse con facilidad y estos arañazos se pueden notar mucho.

Interior: Espacio de monovolumen compacto

En general, goza de una buena ergonomía para el conductor.

39 fotos

Ampliar

Tan solo con abrir la puerta nos damos cuenta del espacio que hay en el habitáculo del C3 Aircross. Bien, no es el de un C4 Picasso, pero es que estamos ante un SUV de apenas cuatro metros y lo común en este segmento es que cojeen en este punto. Sin embargo, la marca de los chevrones ha sabido sacar todo el potencial a la altura y a la distancia entre ejes de 2,6 metros para hacer de este aspecto uno de los puntos fuertes del Aircross.

Desde la posición del conductor, situada como buen todocamino en una posición alta y sin opción de rebajarla demasiado ni con reglajes, vemos los mismos elementos que componen el interior del utilitario hermano. El volante tiene el diseño y los mandos iguales que el C3, también un gran tamaño pero es cómodo y ergonómico y tiene un tacto suave bastante agradable. Entre tope y tope se cuentan alrededor de tres vueltas y aun haciendo maniobras de estacionamiento no resulta cansado de girar.

En la consola central es donde apreciamos algo menos de ergonomía, sobre todo en la pantalla del infotainment. El Grupo PSA se empeña en hacer un «todo en uno» con los controles, de manera que agrupan todas las funciones en la pantalla central para despejar la zona de botones «innecesarios». La cuestión es que hay algunos botones que resultan francamente necesarios. Es el caso de los mandos de la climatización, por ejemplo. En la pantalla táctil, pulsando los signos que la rodean, se proyecta cada una de las funciones para su configuración. No obstante, si tienes el navegador o la lista de reproducción activada en medio de un trayecto y quieres bajar un punto la velocidad del ventilador o modificar la temperatura, estás obligado a perder algunos segundos de atención a la carretera para salirte del menú en el que estés, meterte dentro del que quieras cambiar los parámetros y hacerlo. Además, la pantalla está por debajo de la doble salida de aireación, lo que implica perder todavía más el campo de visión de la carretera y la atención. Ya no te cuento lo que puede suponer acceder al menú de teléfono, buscar un contacto y llamar si no eres amigo de los comandos de voz…

Quitando ese tema, pocos «peros» más se le pueden poner al interior del C3 Aircross. Quizá -dependerá de la persona y de su tamaño- la palanca del cambio puede quedar algo adelantada, lo que implica que despegues la espalda del asiento al meter quinta, y el retrovisor central puede entrometerse un poco en la vista del conductor, pero en ningún caso llegan a ser problemas graves en la conducción. Aunque parece tener pocos huecos para dejar objetos, lo cierto es que cuenta con el cargador inalámbrico de smartphone donde dejar el móvil y un pequeño hueco entre el freno de mano -muy al estilo palanca de avión- y la palanca de cambios. Por si esos os parecen pocos, siempre podréis ocupar los huecos de las puertas y la guantera.

Los materiales usados corresponden a plásticos duros y rugosos en zonas que van a estar poco expuestas al usuario, como la guantera o los paneles interiores de las puertas, pero el salpicadero cuenta con una calidad percibida mejor debido a un diseño y un tacto mucho más agradable y suave. Por lo general, los ajustes también están bien acabados y la imagen en conjunto es buena. La insonorización del ruido exterior podría ser mejor en un coche que acaba de ser diseñado y desarrollado, pero lo que entra tampoco llega a resultar algo desagradable o molesto.

Los asientos en esta unidad corresponden a la tapicería Tejido 3D Quartz y a mí, personalmente, me ha parecido que eran algo duros en la espalda y que la recogían demasiado poco. De cualquier modo, existen otras cuatro tapicerías disponibles, aunque la elección de otra ya te cambiaría el color del salpicadero y algunas molduras. El espacio en las plazas traseras continúa siendo de alabanza, hasta el punto de que tres adultos viajarán con un cierto confort y, desde luego, sin las dificultades que nos encontramos en la mayoría de los rivales de este C3 Aircross. Eso sí, al que se siente en el centro le tocará revolverse para coger del techo del maletero su cinturón de seguridad con dos puntos, algo que resulta demasiado engorroso sobre todo para ancianos y niños. Aun con eso, se supone que las versiones que no equipen techo solar panorámico -esta sí lo llevaba- ganarán unos 3 cm más de altura dentro.

A la hora de cargar el maletero agradeceremos muchísimo la maleabilidad de los asientos, que se pueden abatir o deslizar en profundidad hasta 16 cm. Incluso se puede abatir el asiento del copiloto, lo que permite transportar objetos con unos tres metros de longitud.

El maletero tiene un doble fondo y cuenta con una capacidad inicial de 410 litros, que puede aumentar hasta los 520 litros si mantenemos la segunda fila de asientos deslizada hacia delante. Si optamos por abatir los respaldos de las plazas traseras, la cifra llega hasta los 1.290 l -uno de los mejores del mercado en su segmento-. Además, el umbral del maletero está en una posición baja y el portón es lo bastante amplio como para que la carga se realice lo más fácilmente posible.

Motor: El diésel más potente de la gama

Motor 1.6 Blue HDI de 120 CV.

39 fotos

Ampliar

En esta prueba hemos examinado el motor 1.6 BlueHDi que desarrolla 120 CV a 3.500 rpm y 300 Nm de par a 1.750 rpm. Es un cuatro cilindros en línea que da buenos resultados en cuanto a relación ahorro de combustible y prestaciones. También ofrece una buena y directa respuesta al acelerador, pero es más contundente cuando llega al turbo pasando las 1.500 rpm. En ese punto es cuando empuja con un poco más de garra y es en un régimen más bajo cuando le cuesta contestar.

No es un bloque diseñado para hacer que se estire en demasía. Puede conseguir unos consumos ajustados rodando en el entorno de las 2.000 – 2.300 vueltas con suficiente holgura. Citroën asegura que entrega su potencia máxima a las 3.500 rpm. Sí notamos que, a pesar de que la zona roja del cuenta revoluciones comienza en las 5.500 rpm, una vez pasamos de esas 3.500 rpm y nos acercamos a las 4.000 parece no haber mucho más motor. De todas formas ya nos ha entregado antes todo su poderío. Para ser honestos, con el usuario común que vaya a llevar este C3 Aircross -si es un poco amable- probablemente las agujas del cuenta revoluciones no lleguen a tocar las 4.000 vueltas ni en el 10% de su vida útil.

Además, no es un motor muy ruidoso para tratarse de un diésel. Tampoco produce fuertes vibraciones o agitaciones fuera de lo común, ni en aceleraciones ni al ralentí. La sensación que da durante la conducción es que es un bloque muy coherente y sensato para el coche que es. Al fin y al cabo, estos 120 CV son más que suficientes para arrastrar unos 1.400 kg con conductor.

Es verdad que pagar 1.300 euros más por un diésel algo menos potente que un gasolina que también puede dar buenos resultados, según como están las cosas en las principales ciudades del país, puede hacerte replantear la idea de optar por esta versión. Lo que sí es seguro que con poco que te muevas por fuera de la urbe al mes y con algún viaje extra que le hagas al C3 Aircross 1.6 BlueHDi 120 en vacaciones, notarás un ahorro anual en combustible que te irá rentando en comparación al gasolina de 130 CV.

Este motor 1.6 BlueHDi está asociado a una caja de cambios manual de seis velocidades. La caja automática EAT6 sólo puede ir combinada con el motor de gasolina PureTech 110. En nuestro caso, las sensaciones con esta transmisión fueron buenas: la palanca no tiene unos recorridos demasiado largos. Los desarrollos de las marchas tienden a ser medio – largos; en las autovías al límite legal rodamos a 2.000 vueltas y así obtenemos un ahorro de combustible mayor que si el motor rodase más revolucionado y un margen también mayor para alcanzar la entrega de potencia máxima del motor.

Por último, como hemos dicho en la entradilla, nuestra unidad equipaba el Pack Shine que incorpora Grip Control y Hill Descent Assist. Este último es simplemente un asistente para descensos pronunciados con el que puedes llegar a bajar cuestas a 5 km/h en punto muerto y sin tocar un solo pedal -si quieres ir más rápido bien puedes darle una punta de gas en primera-. El Grip Control es un selector de terrenos que optimiza la motricidad en superficies resbaladizas o de baja adherencia transfiriendo más par motor a la rueda que más lo necesite del eje delantero y actuando sobre el sistema de frenado. Tiene cinco modos: Standard (para circular normal por carreteras), Arena (que funciona hasta los 120 km/h), Barro (hasta los 80 km/h), Nieve (hasta los 50 km/h) y ESP off (que desactiva el control de estabilidad).

Comportamiento: Más SUV que familiar

C3 Aircross dinámicas.

39 fotos

Ampliar

El comportamiento dinámico del Citroën C3 Aircross sorprende una vez que tomas contacto con él. He de confesar que a priori me esperaba un coche bastante más blando y «torpón» en carretera. Sí pensaba que podría ser un coche orientado para hacer algunos kilómetros en autovía sin acumular fatiga e incluso para entrar en caminos de tierra no demasiado quebrados sin dificultades. Pero durante la prueba que hemos hecho me ha convencido con argumentos fuertes que es capaz de más.

Como decimos, en vías rápidas puedes llegar a hacer 300 km sin notar nada de cansancio. El ruido por rodadura y aerodinámica que entra al habitáculo, pese a sus casi 1,65 m de alto, no llega a ser incómodo y con el equipo Hi-Fi System casi ni se percibe. La suspensión, aunque entraremos ahora con más detalle en ello, ofrece confort a los pasajeros de manera que logra filtrar bien algunas irregularidades que se encuentren por el camino pero no se convierte, como la mayoría de monovolúmenes, en un barco.

La ciudad es uno de los entornos de donde viene. Sí, es algo más largo que un C3, pero también es como 10 cm más corto que un Golf 5 puertas -aunque este juegue en un segmento mayor, la tendencia de los utilitarios es la de adaptarse cada vez más a los compactos-. Esto quiere decir que no vamos a tener más dificultades en buscar aparcamiento al aire libre de los que ya de por sí presentan las grandes ciudades. Tampoco con su altura tendremos complicaciones en párquines subterráneos. Por otro lado, el 90% del tiempo no pasaremos de cuarta aun siendo eficientes rodando en vías urbanas.

En gran medida, lo anterior viene encadenado a la relación de desarrollos que tiene esta caja de cambios, que como decíamos en la parte del motor, son más bien marchas largas. La dirección es asistida y algo indirecta, pero teniendo en cuenta que estamos a medio camino entre un SUV y un familiar tampoco es como para verlo desde un punto de vista negativo. Lo sería si en la circulación la imprecisión fuese muy acusada, pero no es el caso.

La suspensión de este C3 Aircross, como apuntábamos, fue algo que me asombró. Me lo esperaba muy suave y blando, sin embargo, al salir de la ciudad y subir puertos -aunque ya en la propia ciudad uno se da cuenta- se siente firme y no hace balancear al coche más de lo imprescindible. No obstante, en alguna curva más cerrada si se entra con algo de alegría sí puede notarse un pequeño subviraje, nada que no se corrija rápido.

Fuera del asfalto es quizá donde se echa un poco en falta algo más de suavidad en los muelles, aunque no es de esos SUV que hacen rebotarte hasta el techo cuando pisan una piedra. Además, esta versión como equipa el Pack Shine venía calzada con unos Hankook Kinergy 4S M+S de 215/50 R17 -solo están disponibles con esta opción- que mejoraban la motricidad en zonas húmedas junto al Grip Control. En este terreno, si la superficie no está demasiado escarpada, el Aircross te permite jugar un poco con ese cierto punto indirecto del giro y con el reparto de pesos para pasar una tarde divertida. Antes de empezar, recuerda desactivar el ESP porque en estas circunstancias -como es normal, por otra parte- se vuelve demasiado intrusivo.

Equipamiento: Full equipe por unos 26.000 euros

Las llantas de 17 pulgadas y neumáticos M+S vienen con el Pack Shine de 1.000 euros.

39 fotos

Ampliar

Nuestra unidad de pruebas contaba con el nivel de acabado superior, Shine, y con la gran mayoría de opciones disponibles. Aun así, algunas otras como el techo en distinto color al de la carrocería que tiene un precio de 400 euros o la tapicería en símil de cuero que cuesta 600 euros (300 euros más que la tapicería que equipa este C3 Aircross) no las llevaba.

Con todo eso, según el catálogo actual de la marca, nuestra unidad está disponible por un precio de 25.800 euros, que son 3.250 euros más que el precio base de la versión con este motor y este acabado. En concreto, contábamos con la pintura Gris Bruma (450 euros) y la tapicería citada (300 euros), techo panorámico (950 euros), Park Assist (600 euros), Pack Shine (1.000 euros), Head-Up Display (400 euros), Pack Family Safety (cortinillas en las ventanas traseras, faros inteligentes, alerta de atención al conductor, asiento delantero abatible y ASB; 250 euros) y Pack Techno (recarga inalámbrica del móvil y Hi-Fi System; 300 euros). Además, podríamos aprovecharnos de una oferta promocional de 1.000 euros.

Gastar 3.250 euros en extras que tienen que ver con la seguridad, con obtener una teórica mejor tracción y un sistema de navegación, entre otras cosas, no resulta gastar demasiado dinero; sobre todo acostumbrados a las escandalosas cifras que se manejan en la actualidad por las opciones en otros vehículos de segmentos o gamas superiores. Lo que ocurre es que pagar en total casi 26.000 euros por un B-SUV, con las infinitas opciones que hay, se puede antojar difícil… Un nuevo Ford EcoSport 1.5 TDCi ST Line -ya bien equipado-, por ejemplo, te cuesta 23.800 euros (350 euros más que si prefieres el maravilloso 1.0 Ecoboost de 140 CV); un Renault Captur dCi de 110 CV en el acabado superior X-Mod ronda los 20.000 euros y el nuevo y duro rival Kia Stonic, en su variante 1.6 CRDi Tech (la más equipada), parte con campaña desde los 18.700 euros.

Consumo: Un punto fuerte

C3 Aircross estáticas.

39 fotos

Ampliar

Citroën homologa un consumo para este motor de 4,7 l/100 km en consumo urbano, 3,8l/100 km en extraurbano y un combinado de 4,1 l/100 km. Como siempre, los datos oficiales distan mucho de parecerse a los reales, pero aun así son números que permiten poder designar a este C3 Aircross como un SUV no tragón.

Durante la prueba, nuestras mediciones apuntaron que en autovía se fijó una media de 5,3 a los cien; en carreteras secundarias, 6,4 litros / 100 km y durante un uso urbano, alrededor de 7,5 litros con tráfico más o menos denso y el Start&Stop trabajando en semáforos y parones. La media total de todo el análisis habiendo recorrido unos 1.300 km quedó en poco más de 6 litros.

Con estos apuntes y teniendo en cuenta que en su depósito de combustible le caben 45 litros, se podría prever una autonomía entre repostaje y repostaje de unos 714 km, que no está nada mal en un vehículo pequeño…

Rivales: Rivales del Citroën C3 Aircross 1.6 BlueHDi 120

Vehículo

Citroen C3 Aircross BlueHDi Shine 120

Peugeot 2008 1.6 BlueHDI S&S GT Line 120

Fiat 500X 2.0Mjt Cross 4x4 103kW

Ford EcoSport 1.5TDCi Titanium 95

Precio Desde
22.550 €
Desde
23.350 €
Desde
28.200 €
Desde
20.520 €
Combustible Diésel Diésel Diésel Diésel
Cambio 6 marchas 6 marchas 6 marchas 5 marchas
Potencia (CV) 120 120 140 95
Aceleración 0-100 km/h (s) 9,8 9,6 9,5 -
Consumo Medio (l/100 km) 4,1 3,7 4,9 4,6
Emisiones CO2 (g/km) 107 96 130 115

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche