BMW Serie 5 520d 4p: lo amas o… lo amas18

BMW Serie 5 520d 4p: lo amas o… lo amas

14 Marzo, 2012, modificada el 15 Marzo, 2012 por

Antes de que empieces a leer la prueba de este BMW 520d Automático, te diré que soy una enamorada de la marca, así que no puedo ser muy objetiva. Nadie lo es cuando se trata de coches que aceleran el pulso y que despliegan una apabullante tecnología a su alrededor como tarjeta de presentación. El Serie 5 abruma con sus dimensiones y su diseño, pero recompensa a su conductor, te lo aseguro.

No valorado

Destacable

  • Facilidad de conducción.
  • Dinamismo en carreteras de montaña.
  • Consumos ajustados.

Mejorable

  • Precio elevado.
  • Acceso al maletero.
  • Plaza trasera central.

Soy consciente de que la imagen del BMW Serie 5 tiene muchos admiradores, pero también algún detractor. “La zaga es un poco rara”, “Es parecidísimo a cualquier otro BMW” o “Es muy aparatoso” son algunos de los comentarios que provoca a su paso. Pero nadie se queda indiferente y todos vuelven la cabeza para mirarlo. Por algo será.

En fin, para gustos, los colores. Yo me quedaría con él en mi garaje sin problemas, aunque eso me obligaría a apurar al máximo una plaza de 5 metros de longitud (el Serie 5 mide 4,90 m). No es precisamente manejable, pero a la hora de salir o entrar en el aparcamiento es donde empieza el despliegue tecnológico de este BMW: un sistema de cámaras periféricas, que da incluso una visión lateral delantera para sitios muy estrechos o con poca visibilidad, permite que las columnas no sean un peligro para la carrocería. Con un botón, cambia la visión a un “plano cenital” en el que un Serie 5 a escala, “dibujado” por el dispositivo, ayuda en nuestras maniobras.

¿Un BMW Serie 5 o el “Entreprise”?

BMW Serie 5 520d, consola central18
La consola y el túnel central ponen a disposición del conductor múltiples tecnologías. Fotos: Raúl de San Antonio.

Quizá te resulte un poco extraño que comience la prueba destacando la tecnología del BMW 520d y no su potente motor o su amplio habitáculo… Pero es que lo primero que llama la atención al ponerse al volante son todos los botones con los que podemos “jugar”. Desde el ya “clásico” mando redondo, situado en el túnel central, que maneja los sistemas de “infoentretenimiento” (radio, navegación, conexiones a Internet…), hasta el pulsador que configura el chasis -de Comfort a Sport +, pasando por todos sus estados intermedios-, sin olvidar el Head-Up display, que proyecta las señales de velocidad de la carretera (sí, también las “lee”, aunque tarda un poco en reconocerlas), nuestra velocidad o las indicaciones del navegador.

¿Y no distrae tanto botón? Pues no. El manejo es tan intuitivo que habremos resuelto lo que queríamos hacer en un par de pasos y sin apenas desviar la vista de la carretera. Con todo configurado a tu gusto (posición de los comodísimos asientos incluida), ya puedes empezar tu viaje.

La ciudad no es para el BMW Serie 5

Bien, resulta evidente que un BMW de casi cinco metros no es lo mejor para darte un paseo por el centro de Madrid, pero hay que probar un coche en cualquier situación, así que, allá vamos. Una dirección muy suave y con una asistencia notable facilita mucho las maniobras, pero no esperes una agilidad rabiosa: recuerda que mueve 1.625 kilos. El Serie 5 se encuentra demasiado encorsetado en las calles y pide a gritos algo más de espacio.

BMW Serie 5 520d, dinámica18
Los kilómetros pasan sin que se acuse el cansancio. Fotos: Raúl de San Antonio.

Se lo damos saliendo a la autopista, donde empieza a “respirar”. Coge aire y los 184 CV de su motor dos litros diésel se lanzan a la mínima insinuación sobre el acelerador, “bebiéndose” de un trago las ocho marchas de su cambio automático. Y todo, sin que le haya costado el más mínimo esfuerzo. Su tonelada y media desaparece de golpe y te encuentras sentado en un coche que podría llevarte muy, muy lejos sin acusar el cansancio… Y sin obligarte a parar cada poco tiempo en una gasolinera, ya que el programa EfficientDynamics cumple a la perfección. El resultado es un consumo medio oficial de 5,2 l/100 km, una cifra nada desdeñable… Aunque optimista, pues el gasto medio de carburante durante la prueba ha sido algo más alto. Tampoco mucho, apenas medio litro más, lo que habla muy bien de este Serie 5.

En cualquier caso, estos dígitos suben si nos adentramos en carreteras más complicadas, en las que brilla el chasis del BMW 520d. Las distintas configuraciones nos permiten llegar a la opción Sport + y disfrutar de un aplomo y un dinamismo impropio de vehículos de este tamaño: aquí gana por goleada a rivales como el Mercedes Clase E o el Audi A6, muy cómodos, muy correctos, pero sin el punto de emoción de su compatriota alemán. Entra en cualquier curva con una facilidad pasmosa, sin aspavientos, permitiendo disfrutar de su agilidad y de su potencia y elevando la sensación de seguridad a cotas muy altas.

¿Cómo se siente un pasajero del Serie 5?

BMW Serie 5 520d, asientos traseros18
En las plazas traseras el espacio es correcto. Fotos: Raúl de San Antonio.

Como un niño mimado. El BMW 520d trata a sus ocupantes con unos modales exquisitos: en su configuración más deportiva, las suspensiones sujetan la carrocería con la fuerza de tenazas para evitar que se bambolee más de la cuenta. En la opción más confortable, la amortiguación neumática se vuelve suave como la seda para evitar que los baches importunen a nuestros acompañantes.

No acaban aquí las atenciones para los pasajeros. Además de la alta calidad percibida en el habitáculo, forrado de materiales como el cuero, plásticos blandos y con un nivel de ajuste y remates excepcional, los cómodos asientos proporcionan espacio incluso en las plazas traseras (con una batalla de tres metros, hay bastante amplitud para las piernas). Un maletero de 520 litros acoge equipaje, bolsas de golf -¿te acuerdas cuando los fabricantes las utilizaban como medida?- y… lo que quieras.

¿Este BMW será tu próximo coche?

Si tienes 44.000 euros, no veo por qué no. Pero hay que tener 44.000 euros, que es lo que cuesta el BMW Serie 5 520d Automático. ¿Merece la pena? Desde mi falta de imparcialidad, te digo que sí, porque muy pocos coches se conducen como un BMW (de hecho, puedes ahorrarte 3.500 euros si decides disfrutar de su delicioso cambio manual). Si trato de distanciarme un poco… también, porque –insisto- muy pocos coches se conducen como un BMW. Sé que su precio es elevado, desde luego, y que existen opciones algo más asequibles en su segmento que cumplirán su papel a la perfección. Aunque, si te gusta conducir…

¿Buscas un coche como éste?

¿Te interesa el BMW Serie 5, pero quizás con otra motorización o acabado? En la sección Coches nuevos de Autocasion.com puedes encontrar interesantes ofertas: utiliza el buscador para localizarlas por marca y modelo o por carrocería. Por ejemplo, en el caso del BMW Serie 5, puedes consultar su oferta más destacada y también las de sus rivales.

Y si lo prefieres de ocasión… Consulta la oferta de BMW Serie 5 usados en Autocasion.com.

Te puede interesar...

2 Comentarios

carlos 12 Junio, 2015

Lo has descrito a la perfección, tengo uno cinco años y verdaderamente es espectacular, siempre con ganas de salir de viaje con el. No me habia pasado con ningun otro coche. Elegante, fugaz, divertido, le caben todos los adjetivos. De lujo

Victor 31 Diciembre, 2015

Ciertamente las sensaciones a conducir no las he encontrado en otra marca. Disfruto de un 530dX Touring desde 2012 con 8 velocidades y cambio aut deportivo. Amplio, siempre con reserva de par, seguro, cómodo, ayudas a la conducción útiles y atractivas, el 6 cilindros un placer al oído y al resto de sentidos…UN PLACER. Antes tuve entre otros un X5, y debo decir que como el serie 5 ninguno. Se me caba el renting en 2016, y el modelo nuevo no sale hasta el 2017, me enfrento a un serio pero feliz dilema 😉

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba