Prueba BMW Serie 1 116i Sport

Prueba BMW Serie 1 116i Sport

12 abril, 2016

El nuevo BMW Serie 1 es un vehículo más maduro y atractivo que su anterior diseño, mantiene sus grandes virtudes en carretera y el confort de conducción es muy elevado. El motor, sin embargo, apenas tiene empuje por debajo de las 2.000 vueltas.

Nuestra valoración: 7,8 Notable

9

6

9

8

8

7

Destacable

  • Buen chasis
  • Diseño acertado
  • Confort

Mejorable

  • Interior sobrio
  • Motor limitado
  • Túnel central muy alto

El BMW Serie 1 ha madurado de una manera brutal, solo hay que ver el mejorado diseño, que le hace un coche más adulto. Su mayor atractivo le ayudará a enfrentarse a sus principales rivales: el Audi A3 y el Mercedes Clase A.

Por otro lado, me ha gustado mucho las calidades de su interior y la gran cantidad de recovecos que tiene para guardar objetos, aunque sigue pecando de sobrio y eso le resta puntos. Pese a ello, si eres amante de los coches poco recargados, esta es una gran opción.

A nivel de comportamiento, su tremendo chasis está a años luz del motor tricilíndrico que monta. Me ha gustado mucho su comportamiento en carretera, pero no las reacciones del propulsor en bajas revoluciones. En esta ocasión, el coche necesita subir por encima de las 3.000 rpm para tener un rendimiento óptimo o activar el modo sport, que dispara el gasto de combustible.

En definitiva, es un coche premium para usarlo en ciudad, pero también capaz de ser utilizado para hacer viajes o recorrer tramos revirados con una sonrisa en la cara. Estamos ante un coche divertido, pero también seguro y estable en carretera, por lo que su versatilidad es muy alta.

Diseño El Serie 1 se hace mayor

BMW ha cambiado el diseño de su Serie 1 con un acertado restyling que, bajo mi punto de vista, da más empaque y seriedad a su compacto. Aunque a grandes rasgos el coche mantiene cierta continuidad -no deja de ser alemán-, los cambios en el frontal y la trasera hacen que el Serie 1 se parezca más a los últimos modelos lanzados por la marca, con una nueva línea de diseño inaugurada por el Serie 5 y que poco a poco se ha ido extendiendo a todos los modelos de BMW.

Ese nuevo aire de familia se ha logrado, principalmente, con los nuevos faros delanteros y los pilotos traseros de mayor tamaño, que, además, cuentan con tecnología LED, algo que consigue acrecentar su personalidad y, sobre todo, su visibilidad en carretera. Su brillo ahora es más intenso y su dibujo característico, más distinguible por la noche.

Por el día, sus luces diurnas se aprecian con claridad y por la noche la visibilidad es excelente. Al conducir por una carretera, veremos muy bien las líneas y el trazado de la vía. De hecho, en las zonas más oscuras, apenas tendremos que recurrir a las largas para poder percibir con claridad por dónde circulamos.

Las tomas de aire inferiores también han cambiado: de una fina entrada de aire que recorría toda la parte de abajo del frontal a tres con más peso dentro del diseño. Con estos cambios, el nuevo frontal del Serie 1 resulta más rotundo visualmente, con un aspecto más deportivo y la sensación de ser más ancho y pegado al asfalto.

La altura de los faldones del vehículo es óptima para no comerse bordillos al aparcar en batería y el sonido de sus puertas al cerrarse transmite robustez: sin duda, en el aspecto de diseño, BMW ha dado un gran salto que lo sitúa, bajo mi punto de vista, por delante de sus competidores.

Interior Muy sobrio, pero práctico y con grandes calidades

ades

Este BMW Serie 1 me ha gustado mucho por su practicidad, pero no tanto por su sobriedad. Al montarse en una versión sport de un coche premium, uno espera algo más de vistosidad y cuidado en los detalles. No hay reproche posible respecto a la calidad percibida, tanto por materiales como por los ajustes, pero resulta algo aburrido. Aunque no deja de ser bonito, en este aspecto pierde frente al Audi A3 y el Mercedes Clase A, que tienen un diseño interior más llamativo.

BMW insiste en la iluminación del cuadro de instrumentos en un tono rojo anaranjado que fatiga en conducción nocturna y hace que destaquen menos los posibles testigos de advertencia. En el lado positivo está la luz ambiental del habitáculo y la consola, que logra una sensación acogedora en los viajes nocturnos.

Otro detalle positivo es que hay multitud de espacios en los que dejar nuestras cosas: bajo la consola central, tras la palanca de cambios (un lugar muy práctico, pues este hueco está compartimentado y se pueden acomodar fácilmente elementos como el teléfono, las gafas de sol o la llave inteligente), en las puertas… resultará fácil tener nuestras cosas organizadas.

A nuestra derecha encontraremos un apoyabrazos, ubicado a una altura ideal y, bajo él, tendremos un espacio para guardar objetos. En este aspecto, el Serie 1 no solo tiene muchos huecos donde dejar objetos, sino que además son de cómodo acceso y de un tamaño ideal.

El volante también goza de un buen tacto, tiene un tamaño adecuado para maniobrar y una adherencia muy buena. Los botones situados sobre él nos permitirán utilizar con comodidad múltiples funciones del coche, como el display situado en el cuadro de mandos.

En él, además de visualizar datos tan habituales como el consumo, kilometraje o la autonomía, nos será posible ver la música que llevamos, las indicaciones del GPS o seleccionar una emisora de radio sin despegar en exceso la vista de la carretera.

Esta unidad equipa el paquete M, es decir, que cuenta con elementos de aspecto más deportivo. Los asientos son un ejemplo: sin ser un baquet, su apariencia es deportiva y su ergonomía, muy buena. Son muy cómodos y sentirnos abrazados por la butaca transmite una sensación de seguridad muy agradable.

Además, de serie, las dos plazas delanteras son regulables eléctricamente y, en el caso del asiento del conductor, tiene dos memorias para que el coche recuerde la posición de conducción y la adopte en pocos segundos con tan sólo pulsar un botón.

Las plazas traseras también gozan de esa ergonomía, aunque el abultamiento del túnel central situado en el suelo de la parte de atrás es muy alto, algo que resultará incómodo para el que ocupe el asiento central. Sin embargo, ese mismo ocupante encontrará cierta comodidad a la altura de los hombros. El espacio para las rodillas es muy adecuado.

En cuanto al maletero, cuenta con un tamaño correcto para hacer viajes (360 litros). Está casi igualado con el Audi A3 (365 litros) y supera con claridad al portamaletas del Clase A (341 litros). Su umbral de entrada está a una altura conveniente y permite colocar nuestros enseres con suma comodidad. Para reclinar los asientos y colocar más carga, deberemos recurrir al clásico tirador a la altura del hombro. La superficie no queda plana al final de la maniobra.

Por otro lado, en la zona de la rueda de repuesto, encontramos la batería y el panel de fusibles. Al llevar ruedas ‘runflat’, no es necesario guardar una y, de este modo, BMW consigue un reparto de pesos ideal: 50% delante y 50% detrás.

Motor Algo limitado entre las 2.000 y las 3.000 vueltas

ltas

Estamos ante un motor turbo de tres cilindros en línea herencia de Mini. Tiene 109 CV de potencia y un par de 180 Nm más que correcto que se desarrolla entre las 3.000 y las 4.000 vueltas en su máximo esplendor. Por debajo de ahí, hay poco que ver: a la hora de acelerar, notaremos que el motor está algo ‘muerto’.

Tiene varios modos de conducción que notaremos en el comportamiento del motor:

  • Eco Pro: el motor responde con mucha timidez al pisar el acelerador y nos obligará a jugar con el cambio para mantenerlo alto de revoluciones y que responda con celeridad. Eso sí, en largas distancias, viene muy bien para ahorrar combustible. Que en el cuadro podamos ver la autonomía que vamos ganando será muy gratificante para los más ahorradores.
  • Modo Confort: lo consideramos el modo neutro y notaremos que la inyección es muy parecida a la del modo anterior, aunque no es tan palpable. Está hecho para tener un equilibrio perfecto entre el ahorro, la potencia y la comodidad a la hora de conducir.
  • Modo Sport: En este caso, el coche se transforma y desata todo su potencial para mostrarnos lo que es capaz de hacer. Esto afecta a los consumos, que suben, pero merece la pena para disfrutar el motor de este coche. También a la suspensión, que notamos cómo se endurece levemente.
  • Modo Sport+: Es similar al modo Sport, pero desactiva el control de tracción, lo que permite que las ruedas patinen para ofrecernos una conducción más pura y menos asistida por las ayudas que trae el coche. El control de estabilidad es más flexible, pero se mantiene conectado. Debido a su escaso par, es difícil cruzar el coche incluso sin controles.

En los modos deportivos, desde bien abajo (desde las 2.000 vueltas), el coche responde con alegría al toque del acelerador y es una auténtica maravilla hacer tramos de montaña con él. El aumento de las prestaciones en la zona baja en estos modos es directamente proporcional al incremento en el consumo, pero, si nos apetece disfrutar un rato, podremos hacerlo. Por contra, en el modo Eco Pro, la respuesta más lenta al acelerador y la menor presión de sobrealimentación hacen que por debajo de las 3.000 rpm no haya mucha chicha, aunque los consumos salen beneficiados.

En cuanto al cambio manual, me ha gustado mucho su tacto. Tanto la ubicación de la palanca de cambios como sus recorridos y la precisión con la que entran las marchas animan a usarlo, algo que deberemos hacer para sacar todo el partido de su compacta mecánica.

BMW ha querido bajar el consumo al mínimo en esta versión. Para ello, ha buscado unos desarrollos tirando a largos si tenemos en cuenta el par motor disponible (180 Nm). Esto es ideal para llanear con un consumo mínimo, pero deberemos usar el cambio con frecuencia en cuanto la orografía se complica o si queremos realizar un adelantamiento. En este último escenario, es conveniente anticiparnos y seleccionar el modo Sport para mejorar la respuesta del motor y que no sea tan remolón a la hora de iniciar la maniobra.

Comportamiento Buen chasis y sensación de seguridad, lo mejor

Éste es el apartado en el que BMW siempre ha querido destacar y desmarcarse del resto de competidores con detalles como, por ejemplo, la tracción trasera (aunque esto parece que va a dejar de ser así en la próxima generación del Serie 1) o su reparto de pesos del 50% sobre cada eje. Estas cualidades dotan a los productos bávaros de un tacto especial, aunque la electrónica cada vez enmascara más estos apartados.

En ciudad, el BMW 116i probado destaca por su confort de marcha, con un silencio notable y una respuesta suficientemente viva al acelerador. Pese a tratarse de un 3 cilindros, no se notan vibraciones y resulta cómodo y de funcionamiento fino. Una ventaja de su tracción trasera es que el motor va colocado longitudinalmente, lo que deja más espacio en los pasos de rueda para que giren en buen ángulo con la dirección, lo cual nos facilita la vida a la hora de maniobrar en espacios reducidos. También la visibilidad es buena, aunque las esquinas delanteras del coche no se perciben bien, por lo que el asistente de aparcamiento se convierte en un aliado estupendo.

Con los neumáticos de medidas 205/55-16, tenemos un buen perfil de goma para evitar sequedad en la respuesta de las suspensiones a la hora de pasar por las bandas reductoras de velocidad, tapas de alcantarilla, baches… y, además, evitaremos estropear las preciosas llantas contra los bordillos en cada aparcamiento.

En carretera, la falta de respuesta en baja de esta mecánica hará que debamos estar algo atentos al uso del cambio para disponer de cierta alegría. Precisamente, esta falta de par y potencia hace que sea muy difícil poner en aprietos al bastidor del BMW 116i, pensado para poder lidiar con mecánicas mucho más potentes.

El poco peso de la mecánica y su posición casi por detrás del eje delantero hace que el coche reaccione de manera casi instantánea a la dirección y que resulte muy agradable para perdernos por zonas reviradas. Si queremos apurar un poco el ritmo, podemos elegir el modo Sport o el Sport  + y hacer más inmediata la respuesta del motor a nuestras órdenes con el pie derecho, pero tampoco obra milagros; la potencia es la que es y el par, también.

A la hora de realizar un adelantamiento, es conveniente estar atento al uso del cambio, lo cual no es un inconveniente, pues cuenta con un buen tacto y precisión.

En autovía, los largos desarrollos son unos buenos aliados para lograr bajar los consumos y el ruido en el interior, aunque con el coche cargado necesitaremos recurrir de nuevo al cambio para superar las pendientes en los puertos.

Este BMW es muy cómodo, con unas suspensiones que tienen un buen compromiso entre estabilidad y confort, algo a lo que también contribuye el equipar una medida de neumáticos bastante lógica y acorde con las prestaciones de esta mecánica.

Los frenos tienen un buen tacto y detienen el BMW en unas distancias correctas.

En definitiva, esta versión convence por su coherencia, con unas prestaciones dignas, unos consumos ajustados (a costa de perder algo de vivacidad) y un chasis que va sobrado para esta potencia, por lo que resulta un coche muy fácil de conducir en todo momento y de reacciones seguras.

Equipamiento Mejora el equipamiento de serie, pero los extras siguen siendo caros

BMW quiere quitarse el sambenito de ser una marca que vende coches ‘pelados’ para después equiparlos a base de inyecciones de dinero. Ahora, la marca ha hecho diversos ‘packs’ para que esa fama cambie, aunque aún deberá esforzarse más para conseguirlo.

En este caso, el Serie 1 equipa el paquete Sport. En él, podemos encontrar el sensor de aparcamiento trasero, los faros LED o el volante multifunción, pero, para contar con todos los elementos que tiene la unidad de pruebas, hay que invertir.

El navegador funciona a las mil maravillas, no se queda colgado y tiene una lectura muy sencilla. Además, con la ayuda en el display, es difícil perderse. Por otro lado, el sensor de aparcamiento PDC es genial: detecta con suma precisión los objetos que están delante y detrás del coche.

La llave inteligente pierde algo de sentido si nos obliga a sacarla del bolsillo para abrir y cerrar el coche: una vez la tengamos en la mano, ya nos da igual arrancar como toda la vida o sin introducirla en una ranura. Por otro lado, el climatizador debería ir de serie en un coche de estas características.

En total, esta unidad cuesta 34.597 euros, ya que hemos tenido que añadirle el climatizador (641 euros), el control de distancia de aparcamiento PDC (236,71 euros), el lector de señales de tráfico (378,73 euros), el sistema de navegación business (1.124 euros), la llave inteligente (343 euros), cristales tintados traseros (414 euros) y el asistente de luz en carretera (153 euros).

De serie, aunque BMW ha mejorado notablemente su nivel de equipamiento, se queda algo escaso… y, en cuanto tengamos que añadir extras, el precio sube como la espuma. Es el caso del climatizador, algo que muchos coches llevan de serie, pero que en este caso cuesta más de 600 euros.

Seguridad

Equipamiento de Serie

  • Desactivación del airbag del acompañante
  • Faros antiniebla
  • Faros de LED
  • Indicación de presión de neumáticos
  • Airbag de cabeza para 1ª y 2ª fila de asientos
  • Llamada de emergencia inteligente
  • Control de tracción
  • Sistema de regulación dinámica de conducción
  • Sistema de retención
  • Airbag conductor y acompañante

Equipamiento Opcional

  • 307.3 €Lavado de faros
  • 798.62 €Faros LED autoadaptables
  • 149.05 €Asistente de luz de carretera
  • 548.36 €Dispositivo de alarma
  • 241.06 €Faros antiniebla tipo LED
  • 592.52 €Driving Assistant
  • 456.35 €Cámara para marcha atrás
  • 741.57 €Control distancia aparcamiento (PDC)
  • 171.13 €Asistente de aparcamiento
  • 68.09 €Reposacabezas traseros, abatibles

Confort

Equipamiento de Serie

  • 5 asientos
  • Servotronic
  • Sensor de lluvia
  • Reposabrazos delantero, deslizable
  • Dirección asistida electrónica
  • Paquete de fumadores
  • Elevalunas eléctrico
  • Neumáticos con funcionamiento en caso de avería
  • Ajuste de la columna dirección
  • Climatizador automático
  • Volante cuero
  • Volumen CO2
  • Volante deportivo cuero
  • Alfombrillas de velours
  • Tomas de corriente adicionales de 12 V
  • Molduras interiores Satinsilber mate
  • Tela Move
  • Llantas aleación 16´´ radios en estrella (estilo 654)
  • Paquete de compartimentos
  • Sistema de cierre con cierre centralizado
  • Acristalamiento de protección solar y térmica
  • Función Auto Start/Stop

Equipamiento Opcional

  • 1814.38 €Cuero Dakota Schwarz / Schwarz
  • 1814.38 €Cuero Dakota Korallrot/acentuación Schwarz / Schwarz
  • 171.13 €Tela Corner Anthrazit/acentuación Grau/Schwarz
  • 787.58 €Pintura metalizada Saphirschwarz
  • 787.58 €Pintura metalizada MineralweiB
  • 787.58 €Pintura metalizada Estoril Blau
  • 787.58 €Pintura metalizada Mineralgrau
  • 787.58 €Pintura metalizada Platinsilber
  • 320.19 €Soporte lumbar en los asientos delanteros
  • 331.23 €Acceso confort
  • 193.21 €Retrovisor interior, con ajuste automático antideslumbramiento
  • 228.18 €Sistema de carga de objetos largos
  • 388.26 €Suspensión deportiva M
  • 171.13 €Cuadro de instrumentos con contenido ampliado
  • 1254.98 €Chasis M adaptativo
  • 1085.68 €Reglaje de los asientos, eléctrico, con memoria
  • 627.49 €Climatizador
  • 217.13 €Volante calefactable
  • 331.23 €Molduras interiores Aluminium rectificado longitudinal fino moldura acentuación Oxidsilber mate
  • 171.13 €Molduras interiores en negro de brillo intenso con moldura de acentuación Oxidsilber mate
  • 331.23 €Molduras interiores Aluminium rectificado longitudinal fino molduras acentua
  • 399.31 €Dirección deportiva variable
  • 375.39 €Calefacción de los asientos delanteros
  • 193.35 €Guarnecido interior techo BMW Individual antracita
  • 1254.98 €Suspensión M adaptativo
  • 1822.11 €Línea Sport
  • 785.79 €Pintura metalizada Melbourne Rot
  • 1814.38 €Cuero Dakota Schwarz/acentuación Rot / Schwarz
  • 1814.38 €Cuero Dakota Oyster / Schwarz
  • 616.45 €Combinación tela/cuero Path /Silver/Schwarz/Schwarz
  • 787.58 €Pintura metalizada Glaciersilber
  • 787.58 €Pintura metalizada Valencia Orange
  • 787.58 €Pintura metalizada Midnight Blue
  • 787.58 €Pintura metalizada Sparkling Brown
  • 787.58 €Pintura metalizada Mediterranean Blue
  • 559.41 €Espejos retrovisores interiores y exteriores con ajuste antideslumbramiento automático
  • 912.72 €Techo de cristal, eléctrico
  • 559.41 €Asientos deportivos conductor y acompañante
  • 399.31 €Acristalamiento de protección solar
  • 103.04 €Franja gris en el parabrisas
  • 879.59 €Enganche de remolque con cabezal esférico
  • 193.21 €Red de separación del maletero
  • 114.09 €Volante M de cuero
  • 513.4 €Revestimiento de madera noble Fineline Stream con moldura de acentuación Oxidsilber mate
  • 228.18 €Línea cromada exterior
  • 228.77 €Shadow Line brillo intenso BMW Individual
  • 759.88 €Pintura metalizada
  • 1822.11 €Línea Urban
  • 1582.97 €Cuero Dakota Schwarz/pespunteado de contraste en color Blau / Schwarz
  • 3644.24 €Paquete Deportivo M

Multimedia y Audio

Equipamiento de Serie

  • Dispositivo manos libres con interfaz USB
  • Volante multifuncional
  • Radio BMW Professional

Equipamiento Opcional

  • 366.19 €Sintonizador DAB
  • 572.28 €Telefonía de confort con conexión ampliada para smartphone
  • 331.23 €Sistema de altavoces Hi-Fi
  • 2112.49 €Sistema de navegación Professional
  • 1439.9 €Paquete Business Sistemade navegación Business PDC delantero y trasero Control de crucero
  • 1085.68 €Sistema de navegación Business
  • 114.09 €Internet
  • 901.67 €Sistema de altavoces HiFi Harman Kardon

Otros

Equipamiento de Serie

  • Versión de idioma español
  • Tornillos antirrobo para las llantas
  • TeleServices
  • Velocímetro con totalizador kilométrico

Equipamiento Opcional

  • 445.32 €Entretenimiento online Acceso ilimitado a millones de títulos musicales directamente en el vehículo como nueva fuente en multimedia
  • 455.53 €Sistema de telefonía con carga inalámbrica
  • 700 €Paquete de servicios ConnectedDrive
  • 366.19 €Speed Limit Info
  • 684.53 €Freno deportivo M
  • 341.64 €Preparación para Apple CarPlay

Consumo Adecuados, pero alejados de los oficiales

El coche registra consumos dentro de la media y es algo sorprendente ver que otros coches, que se sienten más cómodos entre las 2.000 y 3.000 rpm y no obligan a trabajar tanto al motor registran cifras similares. El tener que subir de forma habitual por encima de las 3.000 vueltas nos hace empeorar las cifras, pero, en carretera, conduciendo en sexta marcha a una velocidad sostenida, el coche es capaz de ahorrar mucho combustible.

En autopista, a 120 km/h con el control de crucero activado, el BMW Serie 1 registra 6,8 l/100 km, unas cifras muy buenas dentro de su categoría y nivel de prestaciones. Además, dominando la conducción en el modo Eco Pro, se pueden reducir por debajo de esa cifra.

En ciudad, la cosa cambia: los consumos se van hasta los 7,6 o 7,7 l/100 km utilizando el modo confort. Si activamos el modo sport, suben por encima de los ocho litros, un valor claramente superior al de los 6,3 l/100 km declarados por el fabricante, pero que están dentro de lo normal en un modelo de gasolina de este segmento y que, pese al start & stop, tiene que poner en movimiento tras cada parada su masa de casi 1.400 kg en orden de marca.

En cuanto al consumo en carretera, BMW homologa un gasto de 4,2 l/100 km, una cifra que podemos llegar a obtener si somos sumamente cuidadosos en nuestra conducción, pero que en uso real va a estar más cerca de los 5,2 l/100 km, siempre y cuando no demos rienda suelta a nuestro pie derecho.

Con todos estos datos resulta que sus 52 litros de combustible proporcionan una autonomía de entre 700 y 1.000 km, un valor francamente bueno.

Rivales

Bmw 116i

Desde
26.450 €

Gasolina


6 marchas

109

10,9

5,0

116

Audi A3 1.2 TFSI Advanced 110

Desde
24.009 €

Gasolina


6 marchas

110

9,9

5,0

117

Mercedes-benz A 180

Desde
26.525 €

Gasolina


6 marchas

122

8,9

5,6

127

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba