Prueba

Prueba Audi TT Roadster 20 aniversario 2019: adiós al TT

116 fotos

Ampliar

02 de octubre, 2019

Esta prueba nos ha dejado un sabor agridulce. El coche nos ha gustado, pero saber que ya no van a volver descapotables como éste ni coupés con los cuatro aros... Aquí va nuestro pequeño homenaje al Audi TT en esta prueba del modelo Roadster 20 aniversario.

Audi anunció hace unos meses que dejará de fabricar su llamativo coupé, así que hemos decidido hacerle una prueba a modo de homenaje/despedida examinando este Audi TT Roadster, que, además, no es uno cualquiera sino la edición 20 aniversario lanzada para conmemorar el origen del modelo.

Concretamente, el modelo probado dispone del motor de 2 litros de 4 cilindros sobrealimentado que rinde 245 CV, con cambio automático de 7 marchas y tracción total, un coche perfecto para disfrutar sin multitudes.

Un diseño llamativo, una buena calidad constructiva y unas prestaciones que permiten muchas alegrías son las grandes bazas de un descapotable que no tiene pecados imperdonables. Lo cierto es que lo más negativo de esta prueba es pensar que un coche así no tendrá sucesor.

Por qué Audi dice adiós al TT

Cuando se presentó la primera generación del Audi TT en 1998 fue un auténtico bombazo. El momento económico era propicio para este tipo de coches y su diseño era de lo más original, con detalles retro y futuristas conviviendo en armonía.

La gestación del primer Audi TT se prolongó durante más de 4 años. El primer prototipo se presentó en 1995 al público en el Salón de Frankfurt y en 1996 la versión roadster en Tokio. La versión definitiva que llegó al mercado en 1998 no difería demasiado de los prototipos previos y el público lo recibió con los brazos abiertos. Las ventas fueron excelentes, y eso que tuvo algunas críticas por un comportamiento demasiado vivo en conducción deportiva, lo que obligó a Audi a retocar algunos ajustes en las suspensiones y aerodinámica para asentar más el eje trasero.

La segunda generación llegó en 2007 y las ventas no fueron las esperadas. Toda la suerte que tuvo la primera generación con el momento económico le vino de vuelta a su sucesor, que se comió toda la crisis financiera del final de la primera década del milenio.

La tercera generación se presentó en 2014 y, aunque la situación económica de los mercados era más esperanzadora, le tocó lidiar con otro enemigo: los SUV. Las ventas siguen sin ser lo bastante buenas como para que Audi quiera seguir evolucionando este modelo, y menos en un momento de reconversión como el que está viviendo. La marca de los anillos quiere apostar por los modelos elitistas eléctricos y compartir todavía más sinergias con Porsche y en ese plan de negocio no hay espacio para un modelo como el TT.

Nuestra valoración: 7,2

Diseño 8

Motor 8

Comportamiento 7

Interior 7

Equipamiento 6

Consumos 7

Destacable

  • Detalles exclusivos
  • Calidad de la capota
  • Prestaciones

Mejorable

  • Llantas delicadas
  • Volante no redondo
  • Aireadores poco orientables

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: ¿Es un roadster?

El Audi TT Roadster tiene unas proporciones que no son las clásicas, con el puesto de conducción muy adelantado.

116 fotos

Ampliar

Pese a lo discreto que es el color Gris Nano de esta edición numerada, el Audi TT Roadster 20th Aniversary llama la atención por su imagen y detalles como las enormes llantas de 19 pulgadas (con neumáticos 245/35-19) o los pilotos traseros con tecnología OLED y efecto tridimensional.

En el frontal lo más llamativo es la máscara negra que bordea los faros (full led adaptativos de muy buen rendimiento, por cierto) y la calandra enmarcada en negro, a juego con las entradas de aire en el faldón y con las carcasas de los retrovisores.

En la vista lateral destacan las llantas, que sufren demasiado al aparcar cerca de las aceras debido al bajísimo perfil de los neumáticos y a que el diseño de sus radios sobresale demasiado, dejándolas muy expuestas a roces. Un detalle exclusivo de esta edición aniversario es el logotipo tras los pasos de rueda delanteros que nos lo recuerda.

La capota está muy bien resuelta desde el punto de vista práctico (es rápida de accionar, cierra muy bien y deja un espacio interior amplio) y también estético. Gracias a ella, el TT Roadster tiene un perfil muy bonito tanto cerrado como descapotado.

Un detalle sutil en la vista lateral es que tenemos «tatuados» los cuatro aros de Audi por delante de los pasos de rueda traseros.

En la parte trasera lo más llamativo lo tendremos en los pilotos OLED (puedes verlos en detalle en la galería de imágenes) que llevan inscrito el nombre del modelo y que tienen una iluminación que se ve muy bien. Lo siguiente que nos llamará la atención es el spoiler retráctil que se eleva de forma automática al superar los 100 km/h o bien manualmente mediante una tecla en el salpicadero.

Un detalle que me ha sorprendido muy gratamente es que la rigidez estructural de este descapotable es sobresaliente. Apenas se perciben torsiones de la carrocería y esto se traduce en una buena precisión en la respuesta dinámica, además de no tener que escuchar los molestos crujidos típicos de algunos descapotables.

La capota se puede accionar en marcha siempre que circulemos a menos de 50 km/h y la maniobra de apertura y cierre es muy rápida, apenas tarda 10 segundos en ejecutarse, ideal para aprovechar cualquier momento para disfrutar al aire libre.

La aerodinámica es un punto clave en los descapotables y también está bien resuelta. Si eres de los que no soporta el viento cuando conduce un cabrio, no te preocupes. Si subes las ventanillas y el cortavientos retráctil trasero (de accionamiento eléctrico), apenas se producen turbulencias en el interior y el confort es elevado.

Interior: Colorido y bien rematado

El interior del TT Roadster está muy bien resuelto desde el punto de vista ergonómico y estético.

116 fotos

Ampliar

Si fuera el color es discreto, dentro sucede lo contrario y nos encontramos con un tapizado de cuero de color arcilla que es elegante y llamativo. Los pespuntes en color amarillo y con ribetes de cuero imitando a las costuras de los guantes de béisbol son un guiño a los primeros TT Roadster y le sientan de maravilla.

También el volante tiene esas costuras de hilo grueso en forma de espiga y la piel tiene un tacto excelente. Lástima que haya sucumbido a la moda de achatar el aro en la parte baja, que hace bastante incómoda la conducción deportiva y que es un guiño más a la galería que a la efectividad.

En la consola central, por delante del selector del cambio, nos encontramos con una placa en la que se puede ver el número de la serie limitada de este ejemplar, que es el 089/999.

El cuadro de instrumentos digital presentado en esta generación del TT es todo un acierto porque permite eliminar de un salpicadero pequeño una pantalla que restaría visibilidad y espacio para los aireadores de la climatización. Lo malo de esta solución es que el copiloto no puede ver, por ejemplo, la emisora de la radio que quiera buscar, la canción o la carpeta en la que se mueve el sistema multimedia… sólo el conductor puede ver estos datos en el cuadro de instrumentos.

Otra solución inteligente para no llenar de mandos el salpicadero es el haber integrado los controles de la climatización en el centro de los aireadores. Se maneja muy bien y, además, queda muy «tecnológico» y llamativo.

En los aireadores de los extremos tenemos los mandos para controlar los asientos calefactados y el sistema «air scarf» que proyecta aire caliente desde los reposacabezas de los asientos para mantener un entorno cálido para los pasajeros cuando conducimos al aire libre un día fresco. Su funcionamiento es muy bueno.

Los asientos tienen una excelente ergonomía. Recogen bien el cuerpo en los tramos virados y reducen el cansancio en los viajes largos.

La calidad de acabados y materiales es muy elevada y no hay nada que desentone en un interior que resulta acogedor, llamativo y con cierto lujo.

Hay algunas críticas sobre la falta de huecos donde dejar cosas en este coche. Sinceramente, si tienes la costumbre de conducir un descapotable lo primero que aprendes es a no dejar nada en el habitáculo que pueda salir volando accidentalmente. Si quieres dejar cosas que te estorben tienes la guantera, un cofre entre los respaldos, el maletero y bajo el reposabrazos, más que suficiente.

Una buena noticia para los altos es que la capota deja mucho espacio para la cabeza y que también hay sitio para las piernas largas. Es un coche muy amplio para sus dos únicos pasajeros.

Con la capota cerrada la visibilidad no es del todo mala. La luneta trasera es amplia y entre los retrovisores y la cámara de marcha atrás más los sistemas de alerta de ángulo muerto y sensores de aparcamiento no tendremos problemas.

El maletero tiene una tapa de buen tamaño y un volumen aceptable para este tipo de coches. Podemos llevar sin problemas el equipaje de la pareja para un viaje placentero. Además, otra ventaja del maletero del Audi TT Roadster es que tiene el mismo volumen si vamos capotados o descapotados.

Motor: Perfecto para disfrutar

Esta versión de 245 CV tiene unas prestaciones más que de sobra para disfrutar plenamente.

116 fotos

Ampliar

Este ejemplar está equipado con el motor de 4 cilindros turbo de 245 CV que destaca por su contundencia en casi todo el rango de revoluciones. Desde apenas 1.500 rpm disponemos de un par motor sobresaliente que se traduce en buenas aceleraciones y en una respuesta viva aunque vayamos en marchas largas, lo cual beneficia los consumos.

Para darle un toque de pimienta, este TT equipa un sistema de resonancia en el motor que hace que tenga un sonido más deportivo. Está bien resuelto porque no resulta molesto y sí que anima el pulso.

La caja de cambios es la automática de doble embrague del grupo Volkswagen con 7 marchas. Su respuesta es muy buena, aunque en este modelo he vuelto a notar la brusquedad de reacciones en las maniobras de aparcamiento, algo que en los últimos DSG que he probado se había matizado bastante, pero que aquí vuelve a destacar negativamente.

Esta caja de cambios dispone de función de rueda libre, que se activa al elegir el modo Efficiency en el Drive Mode, y que ayuda a mejorar los consumos cuando llaneamos. Gracias a este sistema podemos variar el temperamento del Audi TT y hacerlo más confortable, deportivo, económico o personalizarlo a nuestro gusto.

El Drive Mode actúa sobre la asistencia de la dirección (más dura o más suave), la sensibilidad del pedal del acelerador, el reparto de tracción del sistema Quattro y la respuesta del cambio.

El sistema de tracción total es muy rápido a la hora de repartir par entre ambos ejes y es muy difícil llegar a perder rueda en las fases de aceleración aunque vayamos a destiempo o incluso seamos demasiado bruscos con el acelerador.

Comportamiento: Fácil y divertido

Las reacciones son nobles y es un coche muy fácil de conducir.

116 fotos

Ampliar

Fácil es la primera palabra que me viene a la mente a la hora de definir el comportamiento de este Audi TT. Me gustaría mucho más con unas llantas de menos pulgadas y unos neumáticos de más perfil que dulcificaran un poco las reacciones al límite y, sobre todo, que redujesen la sequedad de las suspensiones al pasar por cortes de asfalto y baches.

En ciudad es un coche muy agradable de conducir porque es compacto, vamos muy cómodos en él, el cambio automático nos quita mucho estrés y la dirección tiene un radio de giro que facilita mucho las maniobras. El problema lo tenemos en el apartado de la visibilidad, y es que es difícil ver lo que pasa dos coches por delante cuando vamos sentados con los ojos a la altura de la cadera del mar de SUV que nos rodean.

En carreteras viradas es una auténtica gozada conducirlo. Las reacciones son buenas, la motricidad excelente y los frenos aguanta bien, pero más que conducirlo con el cuchillo en los dientes, lo que de verdad es un nivel de disfrute superior es buscar una carretera bordeada de árboles, abrir la capota y disfrutar de los olores, el paisaje y la música, ya sea la del motor o la que elijamos en el excelente equipo de audio Bang & Olufsen que se oye de maravilla aunque vayamos en medio de un huracán con vientos de más de 120 km/h.

Si queremos viajar por autopistas y autovías también tendremos un buen aliado. Las curvas rápidas las traza de manera precisa y segura y no se descompone al pasar juntas de dilatación o badenes. Un detalle que me ha llamado la atención cuando lo conducía descapotado por autovía es una molesta turbulencia que generan los limpiaparabrisas si los accionas para limpiar los mosquitos. Cuando vuelven a su posición de reposo y están más o menos a 45 grados de inclinación se nota una corriente de aire en la frente.

Con la capota cerrada el aislamiento es excelente y no percibimos ruidos ni aerodinámicos ni de rodadura.

En el circuito de pruebas la respuesta en la maniobra de esquiva a 80 km/h la pasa con buena nota. Mantiene bien la trayectoria y tiene un paso rápido, aunque asistido por el ESP.

También la frenada de emergencia desde 140 km/h obtiene buena nota. La distancia de detención es ajustada y aguanta bien varios intentos sin que se alarguen demasiado.

En resumen, es un coche muy agradable de conducir, con una respuesta segura y que hace que cualquier conductor disfrute a sus mandos de forma segura. Una lástima que la historia se acabe aquí.

Equipamiento: Los sueños no son baratos

Las luces traseras incorporan tecnología OLED.

116 fotos

Ampliar

Esta edición 20 aniversario es un tope de gama y va equipado hasta el techo. Pintura exclusiva metalizada, faros full led adaptativos, pilotos traseros OLED, capota eléctrica, control de crucero (no adaptativo), sensores de ángulo muerto, cámara de marcha atrás con asistente de aparcamiento, volante multifunción, navegador, interior de cuero… no está nada mal, aunque tampoco está mal lo que hay que pagar por él: más de 11.000 euros sólo por los extras del 20th Aniversary, lo que hace que el ejemplar de esta prueba casi roce los 70.000 euros.

Teniendo en cuenta que se trata de un coche de una edición numerada y que no habrá continuidad, puede ser una buena oportunidad de conseguir un vehículo bastante exclusivo, bien equipado, con buenas prestaciones y una calidad constructiva que no está mal.

En cuanto al equipamiento en materia de seguridad activa y ayudas avanzadas a la conducción, faltan algunos elementos como el control de crucero adaptativo, pero no está mal servido y tenemos sistema de mantenimiento en el carril, alerta de ángulo muerto, alerta de colisión frontal… no está mal.

El sistema multimedia es compatible con Apple Car Play y Android Auto, pero se nota que no es de última generación y no dispone de algunas soluciones que ahora están muy de moda como poder conocer la localización del coche, consultar el nivel de combustible desde el móvil, abrir y cerrar las puertas sin la llave, etc.

Formidable el equipo de sonido Bang & Olufsen, tanto con la capota cerrada como con ella abierta, un sistema básico para disfrutar al máximo de un coche descapotable.

Teniendo en cuenta el tipo de coche del que se trata (exclusivo y de una marca de prestigio) y su equipamiento, el precio no es demasiado disparatado, además de tratarse de una serie numerada.

Consumo: Bueno dentro de la ley

Los consumos son muy buenos si mantenemos las velocidades legales.

116 fotos

Ampliar

Los consumos oficiales de este Audi TT Roadster son muy realistas, incluso en carretera es posible mejorar los 6,1 l/100 km si nos esforzamos un poco en lograrlo.

El único dato que se ha disparado más durante la prueba ha sido el consumo en ciudad, con una media real de 9,8 l/100 km en lugar de los 9,1 l/100 km homologados.

En carretera con cruceros entre 70 y 100 km/h el consumo medio ha sido de 6,5 l/100 km practicando una conducción normal, cifra que sube hasta los 7,4 l/100 km en autopista a 120 km/h si vamos capotados y 7,7 l/100 km descapotados pero con las ventanillas subidas y el cortavientos trasero desplegado.

Con estos consumos reales y un depósito de 50 litros, es fácil lograr autonomías alrededor de los 700 km en este Audi TT.

Rivales: Rivales del Audi TT Roadster 20 aniversario 2019

Vehículo

Audi TT Roadster 45 TFSI Black line quattro S tronic

Alpine A110 Legende

Ford Mustang Convertible 5.0 Ti-VCT GT Aut.

Bmw Z4 sDrive 30i

Precio Desde
64.151 €
Desde
62.700 €
Desde
57.400 €
Desde
56.700 €
Combustible Gasolina Gasolina Gasolina Gasolina
Cambio 7 marchas 7 marchas 10 marchas 8 marchas
Potencia (CV) 245 252 455 258
Aceleración 0-100 km/h (s) 5,5 4,5 - 5,4
Consumo Medio (l/100 km) 7,2 6,4 12,5 6,1
Emisiones CO2 (g/km) 165 144 273 139

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche