Prueba

Alfa Romeo Stelvio Q4 Veloce diésel 2020: si lo pruebas, te encantará

57 fotos

Ampliar

09 de diciembre, 2020

Sometemos a examen al Alfa Romeo Stelvio con el motor diésel de 210 CV, tracción total y acabado Veloce, uno de los SUV que más enamorará a los conductores que de verdad quieren disfrutar de la conducción.

Alfa Romeo es una marca que por desgracia parece que sólo tienen entre sus candidatos los fanáticos, lo cual hace que muchos conductores se pierdan el disfrutar de modelos como el Alfa Romeo Stelvio, uno de los SUV con una conducción más adictiva. Entre las mejores opciones de compra está la versión que hemos sometido a examen, este Alfa Romeo Stelvio Q4 Veloce con el motor diésel de 210 CV y cambio automático.

Su nivel de potencia es más que suficiente como para sacarnos una sonrisa cada vez que lo conducimos. Su tracción total aporta seguridad los días de lluvia y cuando las condiciones de adherencia no son las mejores, además de ayudarnos a justificar la compra de un Stelvio en lugar de un Giulia, y su acabado Veloce combina a la perfección el estilo deportivo inconfundible de Alfa y la elegancia del diseño italiano.

A lo largo de esta semana de pruebas nos ha encantado su conducción, sus asientos y su diseño, y no nos han gustado tanto otros aspectos como la brutal depreciación que sufren los modelos de la marca italiana, el sonido poco refinado de su mecánica o algunos detalles de ergonomía que iremos viendo en la prueba.

¿Alfa Romeo Stelvio o BMW X3?

El Alfa Romeo Stelvio milita en una de las categorías más reñidas del mercado. Los SUV han desterrado por completo a las berlinas a estas alturas y los que pensaban en un Audi A4 o Serie 3 ahora se plantean un X3, un Audi Q5, Mercedes GLC… o un Alfa Romeo Stelvio.

Por planteamiento y perfil del conductor, lo más probable es que el gran rival del Stelvio sea el BMW X3, dos marcas muy apreciadas por los apasionados por la conducción dinámica. Frente al BMW X3, el Alfa Romeo ofrece una mejor postura de conducción, una dirección más directa y precisa y un tacto más sport, con una conducción muy agradable. El alemán, en cambio, gana al italiano en aspectos como la conectividad y las ayudas electrónicas a la conducción, con asistentes más evolucionados.

Nuestra valoración: 7,2

Diseño 7

Motor 7

Comportamiento 9

Interior 7

Equipamiento 6

Consumos 7

Destacable

  • Diseño
  • Comportamiento dinámico
  • Postura de conducción

Mejorable

  • Depreciación
  • Levas del cambio que estorban
  • Sonido de la mecánica

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Con mucho estilo

El Stelvio es uno de los SUV más elegantes que hay.

57 fotos

Ampliar

El Stelvio se ha sometido a una actualización con el nuevo año modelo que apenas ha afectado a su diseño. Lo cierto es que el estilo de este Alfa no necesita muchas mejoras, con una imagen que seduce al ojo. Su perfil está repleto de relieves y formas que marcan su musculatura y, como siempre en Alfa Romeo, sus llantas tienen un estilo que le sientan como unos zapatos elegantes al mejor traje.

Los cambios estéticos son mínimos, así que lo comentado en esta prueba de la versión de 280 CV del Alfa Romeo Stelvio sigue vigente con nuestro protagonista.

Personalmente lo que más me seduce del Stelvio es el frontal, con la coraza típica de Alfa Romeo y unos faros muy rasgados que encajan a la perfección y proporcionan una buena iluminación. Dispone de asistente de luz de carretera y su funcionamiento es correcto a la hora de detectar el tráfico que circula en sentido contrario.

Para darle un toque más sport, esta versión con el acabado Veloce tiene las molduras y marcos de las ventanillas en color negro satinado en vez de cromados y unido al color negro metalizado le da un aspecto de lo más agresivo a este Stelvio.

En cuanto a los acabados y ajustes, no hay queja en esta unidad, con todos los paneles bien rematados y con los tonos de pintura perfectamente igualados entre las piezas metálicas y los paragolpes y partes plásticas.

Interior: El conductor es el amo

El interior tiene un aire Alfa inconfundible y buenos materiales.

57 fotos

Ampliar

El cambio más importante que vamos a ver en el interior lo tenemos en la consola central, con un nuevo selector del cambio y también con cambios en las prestaciones del sistema multimedia que, pese a la gran mejora, sigue por detrás de lo que ofrecen sus rivales alemanes, pero aquí hemos venido a conducir, no a compartir música.

Al abrir la puerta nos encontramos con unos excelentes asientos que recogen muy bien el cuerpo y tienen un cuero de buena calidad. La postura de conducción en el Stelvio es excelente, de las mejores que hay en un SUV y uno se acopla a este coche como un guante. El volante tiene un tacto excelente y el salpicadero esas formas que recuerdan a las de los míticos Giulia 1750 de finales de los sesenta y primeros setenta.

Lo único que no me gusta del puesto de conducción son las levas del cambio en el volante. Son muy grandes y se manejan bien, pero la mitad de las veces que voy a poner los intermitentes los dedos de la mano izquierda me tropiezan con ellas.

Las plazas traseras del Stelvio son correctas. No vamos sobrados ni en espacio para las piernas ni en anchura, pero tampoco son mejores las del Audi Q5, Mercedes GLC o BMW X3. Todos tienen el mismo problema debido a que sus motores en posición longitudinal se comen varios centímetros en el habitáculo.

El maletero tiene unas formas regulares muy utilizables y un acceso cómodo gracias al gran portón, aunque preferiría que abriese algo más rápido, sobre todo los días de lluvia, en los que acabas calado hasta los huesos esperando a que abra o cierre el portón automático.

La calidad de materiales y ajustes del interior no admite reproche, con detalles muy buenos como el tacto de las piezas de plástico que imitan aluminio en la zona de la consola central y en la cenefa del salpicadero.

Motor: Falta carácter

Esta versión de 210 CV tiene unas buenas prestaciones.

57 fotos

Ampliar

Bajo el capó delantero de este Alfa Romeo Stelvio tenemos un motor de casi 2,2 litros diésel sobrealimentado que rinde 210 CV y un par máximo de 470 Nm de par que proporciona un buen empuje y cuyo principal punto débil es que tiene un sonido indigno de un coche italiano con el biscione en la coraza delantera.

Este motor va colocado longitudinalmente para mandar la potencia al eje trasero en las versiones de dos ruedas motrices, aunque el modelo ensayado es de tracción total con reparto variable entre ambos. La potencia se reparte entre ellos en función de las necesidades y condiciones de adherencia.

La caja de cambios de 8 marchas tiene un buen funcionamiento y su manejo en conducción deportiva es muy agradable, lo mismo que en modo automático. La tracción total es rápida de reacciones y es capaz de aprovechar toda la potencia disponible.

El sistema DNA de Alfa Romeo nos permite elegir entre tres modos de conducción:

  • Dynamic: el pedal del acelerador es más sensible y la caja de cambios apura más las marchas para proporcionar unas reacciones más inmediatas y mejores prestaciones, manteniendo al motor en la zona de máximo par.
  • Natural: es el modo en el que arranca por defecto y busca un compromiso entre consumos y prestaciones.
  • Allweather: reduce la sensibilidad del acelerador y el cambio procura ir en la marcha más larga posible. Además de evitar así que las ruedas patinen en superficies con adherencia limitada, también nos sirve como modo Eco para reducir los consumos.

Comportamiento: Probablemente el mejor

El Stelvio enamora por su conducción.

57 fotos

Ampliar

El Stelvio es uno de los SUV con un mejor comportamiento dinámico. La dirección es una delicia por tacto y rapidez de respuesta. El nivel de asistencia es perfecto, no es ni dura ni demasiado blanda y es muy directa: apenas giramos el volante y el eje delantero ya apunta a la nueva trayectoria.

En ciudad esta rapidez de respuesta nos ayudará a esquivar sin problemas a los peatones que tienen la costumbre de esperar a que el semáforo se ponga en verde dos pasos dentro de la calzada, así como a los que tienen alergia a usar los intermitentes. El cambio automático nos facilita el día a día y nos quitará mucho estrés en los atascos y su radio de giro hace que sea fácil maniobrar con él, además de un tamaño que no es nada escandaloso.

En autopista es un coche cómodo para viajar y que transmite mucha confianza en curvas rápidas por la precisión de su dirección y el aplomo que se siente.

Sin duda, donde más lo disfrutaremos es en carreteras secundarias y puertos de montaña, donde no se nos quitará la sonrisa de la cara enlazando curvas. Sorprende que un coche de tipo SUV sea tan ágil y transmita las sensaciones casi de una berlina deportiva. Claramente tiene un tacto más sport, ágil y dinámico que rivales como el BMW X3.

En esta prueba no tuve ocasión de someterlo a examen en la pista de pruebas de PTC Escuela, pero ya he sometido al slalom y a la maniobra de esquiva y frenada de emergencia en otras ocasiones y con otras motorizaciones y esta vez no tendría por qué obtener diferentes resultados.

El Stelvio tiene unas reacciones seguras, su conducción es muy agradable y sí tiene ese tacto que sólo Alfa consigue.

Equipamiento: Hemos venido a conducir

El acabado Veloce tiene un buen nivel de equipamiento.

57 fotos

Ampliar

El equipamiento de esta versión Veloce del Stelvio es muy completo, con bastante dotación en el apartado de confort, donde dispone de techo panorámico abatible, clinatizador de doble zona, asientos de cuero calefactados y con reglaje eléctrico, volante multifunción, sensor de lluvia, portón con apertura eléctrica, llave manos libres, etc.

En el campo de los asistentes avanzados a la conducción también está dentro de la media, con elementos como la alerta de salida del carril, control de crucero adaptativo, sistema de reconocimiento de señales, asistente de luz de carretera… no está mal, pero también es cierto que todos estos elementos se están convirtiendo ya en un estándar y prácticamente vienen de serie en casi todos sus rivales.

La gran novedad en 2020 está en el sistema multimedia, que mejora su pantalla táctil y sus menús, así como su compatibilidad con los smartphones y el sistema Android Auto y Apple Car Play, mejor calidad de imagen en la cámara de marcha atrás, etc. Sí que ha mejorado respecto a su antecesor, pero sigue estando claramente por detrás de lo que ofrecen sus rivales principales, especialmente Mercedes, que ha marcado un abismo con la competencia gracias a su MBUX con asistente de inteligencia artificial.

Para muchos clientes este puede ser un fallo imperdonable, pero en el fondo es coherente con el espíritu deportivo del Stelvio, en el que lo importante es disfrutar de la conducción, no de la charla con una máquina.

Consumo: Parco en gasto

Los consumos de esta versión diésel son muy contenidos.

57 fotos

Ampliar

Los consumos de esta versión del Alfa Romeo Stelvio son bastante ajustados si tenemos en cuenta sus prestaciones y porte. Además, se aproximan bastante a los valores oficiales. Lo mejor es que gracias a su depósito de 58 litros, podemos hacer 700 km sin agobiarnos porque se encienda la luz de reserva.

En concreto, los consumos medidos durante la prueba del Alfa Romeo Stelvio Q4 Veloce han sido los siguientes:

  • Urbano: 7 l/100 km reales frente a los 6,4 l/100 km oficiales.
  • Carretera: 5,8 l/100 km reales frente a los 5 l/100 km oficiales.
  • Autopista: 6,7 l/100 km.

Se trata de cifras de consumo en la media de la categoría y buenos valores para un coche con tracción total y este tamaño y peso.

Rivales: Rivales del Alfa Romeo Stelvio Q4 Veloce diésel 2020

Vehículo

Alfa Romeo Stelvio 2.2 Veloce Q4 210 Aut.

Bmw X3 xDrive 20dA

Audi Q5 40 TDI quattro-ultra Black line S tronic 150kW

Jaguar E-Pace 2.0D I4 Chequered Flag AWD Aut. 180

Precio Desde
63.575 €
Desde
53.350 €
Desde
62.131 €
Desde
58.310 €
Combustible Diésel Diésel Diésel Diésel
Cambio 8 marchas 8 marchas 7 marchas 9 marchas
Potencia (CV) 210 190 204 180
Aceleración 0-100 km/h (s) 6,6 8,0 7,6 9,3
Consumo Medio (l/100 km) 5,6 4,8 5,3 5,6
Emisiones CO2 (g/km) 146 126 143 158

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche