*

Prueba al detalle del nuevo Honda Civic 1.0 VTEC Turbo 201752

Prueba al detalle del nuevo Honda Civic 1.0 VTEC Turbo 2017

8 Junio, 2017 por

Tras la breve toma de contacto en su presentación, ahora llega el momento de examinar a fondo al compacto más peculiar del mercado, tanto por su estética como por su tamaño (es el más grande del segmento) y soluciones técnicas. Si estás pensando en comprar un compacto te interesa esta prueba del Honda Civic.

Nuestra valoración: 7,8 Notable

Diseño 7

Bastante bueno

Motor 8

Notable

Comportamiento 10

Excelente

Interior 6

Bueno

Equipamiento 8

Notable

Consumos 8

Notable

Destacable

  • Amplitud interior
  • Personalidad
  • Seguridad en carretera

Mejorable

  • Consola central incómoda
  • Cubierta del maletero
  • Aristas expuestas a roces

Pudimos contaros nuestra primera impresión hace unos meses y ahora examinamos pormenorizadamente el nuevo Honda Civic en su versión con el motor 1.0 turbo VTEC que rinde 129 CV. Esta potencia lo convierte en el motor de 1 litro de cilindrada más potente del mercado, pero no sólo es la potencia lo que destaca de este motor, que sobresale por lo agradable que es de usar y porque realmente consigue unos consumos ajustados en uso real, algo de lo que no pueden presumir otros rivales de 3 cilindros con turbo y tan poco cubicaje.

Honda ha vuelto a dar una vuelta de tuerca más al diseño del Civic, que en las tres últimas generaciones se ha salido de lo normal con estéticas muy arriesgadas que desatan pasiones en ambos extremos: o lo amas o lo odias.

Frente a sus rivales, el Civic destaca por su espacio interior (no podría ser de otra manera siendo el más grande) y por su eficiente mecánica, pero algunos detalles pasan factura en la puntuación final, como iremos viendo a lo largo de cada uno de los apartados.

Su estética es cuestión de gustos, pero que es una excelente alternativa dentro del segmento de los compactos no tiene discusión y es un hecho objetivo. Es un buen coche, práctico, con una buena mecánica y con un equilibrio que le permite satisfacer tanto a los que buscan confort como a los que quieren un coche capaz de sacarnos una sonrisa en una carretera de montaña.

Honda Civic 2017: a caballo entre dos categorías

El Civic cubre el hueco dejado por el Accord.52
El Civic cubre el hueco dejado por el Accord.

Con una longitud en el entorno de los 4,5 m, el Honda Civic es el compacto más grande del segmento (casi mide lo mismo que un Accord de hace una década) y lo deja a caballo entre el segmento C y el D. Pese a que el Accord ha sido en todas sus generaciones un coche excelente, Honda ha decidido que no tendrá continuidad en nuestro mercado, lo cual deja un hueco importante que será cubierto en parte por este Civic, pero sobre todo por la versión sedán, que se va hasta los 4,6 metros, lo que lo convierte en el Honda Civic más grande de todos los tiempos.

La ventaja de su tamaño es evidente en el espacio interior del Civic, especialmente en las plazas traseras, que tienen un espacio para las piernas más propio de una berlina media que de un compacto. Esto hace que, por ejemplo, no sea necesario recurrir a la versión SW como sí sucede en rivales como el Peugeot 308 (el 308 SW tiene más distancia entre ejes que el 308 y gana unos centímetros preciosos en las plazas traseras) si queremos espacio para unos pasajeros traseros relativamente altos.

La contrapartida es que es un coche grande y hay gente a la que esto le puede tirar para atrás, ya sea porque su plaza de garaje es reducida o porque simplemente se le hace cuesta arriba maniobrar con un modelo que es casi 20 cm más largo que la media de su segmento, que suele moverse en el entorno de los 4,3 m.

 

El Honda Civic puede presumir de no copiar a sus rivales estéticamente.52
El Honda Civic puede presumir de no copiar a sus rivales estéticamente.

Las tres últimas generaciones del Honda Civic han destacado sobre sus rivales del segmento C (compactos) por una estética claramente diferenciada y arriesgada, pero que funcionó relativamente bien- especialmente en la octava generación, presentada en 2006.

Con la llegada de la décima generación del Civic (sí, es una saga con nada menos que 10 generaciones y 45 años de historia), los de Honda han hecho un cambio radical de lo que se ve y de lo que no se ve, con una plataforma completamente nueva y una estética todavía más transgresora que en las generaciones anteriores, hasta el punto de polarizar a los que lo ven. No hay término medio, es el típico coche que te apasiona o lo detestas a nivel estético.

En el frontal, hay algunos guiños al nuevo Honda NSX, como los faros y las enormes entradas de aire en el faldón delantero, que se repiten en el paragolpes trasero como si de un espejo se tratase. Si ves las fotos de la galería en las que se muestra el frontal y la trasera, verás que los trazos del parachoques son idénticos.

La coraza delantera en negro brillante, a juego con las llantas y la mitad inferior de los retrovisores, le da un aspecto deportivo que se reafirma con esas formas angulosas y con las generosas tomas de aire (falsas, pues no tienen abertura) del frontal y la zaga.

La carrocería está repleta de superficies que se entrecruzan, nervaduras, aristas… casi como si buscase ser un avión indetectable para los radares.

Los faros delanteros son full led y con una buena iluminación, incluso los antinieblas proporcionan bastante luz. Lo que no me ha gustado tanto es el asistente de luz de carretera, muy lento de reacciones, lo cual provoca deslumbramientos a los demás conductores. Honda debería mejorar este apartado.

Los pilotos traseros son de buen tamaño y están muy esquinados en la carrocería, siendo visibles desde el lateral, lo cual es una ayuda importante para nuestra seguridad, al hacernos muy visibles en las incorporaciones. Los pilotos naranjas por delante de los pasos de rueda delanteros resultan muy prácticos en este sentido. Es una pena que en Europa no sean obligatorios como en los EE.UU., porque realmente nos hacen destacar en los cruces.

Si el frontal está repleto de aristas, la parte trasera casi lo está más, con el ya característico portón con la luneta cortada por el spoiler (que se ha bajado mucho, ahora ya no coincide en mitad de la vista del retrovisor, lo que ha obligado a hacer otro alerón en el techo), un rasgo presente en el el Civic desde los míticos CRX de los años ochenta.

En cuanto a la calidad de fabricación, no hay queja posible. Todo ajusta correctamente y no hay diferencias de tonalidad en la pintura aplicada sobre diferentes materiales, al menos no en el color blanco de la unidad de pruebas (los colores metalizados y los rojos son más delicados en este aspecto). Lo único destacable aquí es la resistencia de los japoneses y asiáticos a hacer los paneles de puerta estampados en una pieza. Sólo el Hyundai i30 lo hace así, el resto de marcas asiáticas siguen soldando el marco de la ventanilla como hace 20 años, algo que ya no se hace en Europa.

Las puertas son de buen tamaño y abren casi 90 grados, de modo que el acceso al interior del Honda Civic es muy cómodo, incluso para las plazas traseras, claramente más accesibles que en rivales como el citado 308 o el Mégane, en los que la puerta es muy corta en la parte baja y dificulta meter los pies.

Las formas angulosas de la carrocería hacen que tengamos muchos puntos ciegos a la hora de aparcar, de modo que los sensores de aparcamiento y la cámara de marcha atrás se convierten en elementos casi imprescindibles si no queremos rozarlo. Por cierto, la pantalla del sistema multimedia se atenúa cuando bajamos la intensidad de la luz del cuadro, lo cual es excelente para conducir por la noche, pero debería eliminar ese atenuado al meter la marcha atrás, porque la imagen de la cámara no se ve, lo cual nos obliga a volver a dar intensidad de luz a todo el cuadro si queremos ver la maniobra.

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

Rubén Fidalgo

Vinculado con el mundo del automóvil desde la infancia, ha trabajado como restaurador de coches clásicos, gerente de concesionario oficial, responsable de posventa en servicio multimarca y monitor en escuela de perfeccionamiento de técnicas de conducción. Lo sabe todo en esto del motor... y sigue aprendiendo cada día.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com