Probamos el Volkswagen Touareg V6 TDi Bluemotion41

Probamos el Volkswagen Touareg V6 TDi Bluemotion

23 Julio, 2012, modificada el 24 Julio, 2012 por

Resulta paradójico que, en un mercado cada vez más castigado, uno de los segmentos que menos nota la caída sea el de los todo terreno, cuyos gastos de mantenimiento son claramente superiores a los de una berlina equivalente… O no: puede que este Volkswagen Touareg Bluemotion ajuste más las cifras de lo que pueda parecer. Vamos a verlo.

No valorado

Destacable

  • Baja rumorosidad.
  • Caja de cambios 8 velocidades.
  • Calidad de ajustes.

Mejorable

  • Acabados en negro brillante.
  • Altura de acceso.
  • ABS no desconectable.

Los touaregs son una tribu nómada autosuficiente. Su gran secreto para sobrevivir en unas condiciones muy duras es llevar consigo lo imprescindible para la vida, ni más, ni menos. La raíz de su nombre parece provenir de la palabra “camino” en árabe (tariga).

Recientemente, el Volkswagen Touareg ha sido sometido a una cura de adelgazamiento de nada menos que 200 kg, dejando su peso en 2.100 kg. También se ha dado una vuelta de tuerca a su mecánica y transmisión para reducir los consumos. Puede que ahora sea más “touareg” que nunca. No le sobra nada, pero tampoco le falta y, aunque su enfoque es claramente “asfáltico”, sus cualidades en campo abierto sorprenden.

El primer VW Touareg nació en un momento muy propicio para este tipo de automóviles: tras él llegaron (podemos decir que nacieron de él) el Porsche Cayenne y el Audi Q7. Sobre todo, el Porsche ha sido el que más protagonismo le ha “robado”, y eso que sus carrocerías salen de la misma fábrica, al igual que sus motores diésel.

Prueba VW Touareg V6 TDi Bluemotion 204 CV, Labajos, Rubén Fidalgo41
¿Quién no ha jugado a buscar los toros en la carretera?

Reconozco que, pese a ser casi hermanos, las diferencias entre el Porsche y el Volkswagen, especialmente si hablamos de la dinámica, eran grandes en la primera generación. Sin embargo, esa distancia se ha acortado muchísimo con el paso del tiempo: ahora están más cerca que nunca.

Estéticamente, esta generación del Touareg ha sido muy “tradicional”. La vista lateral es casi idéntica a la del modelo precedente, lo mismo que la trasera. Donde más cambios ha experimentado es en el frontal (recuerda a su hermano pequeño, el Tiguan, parecido acentuado aún más por la forma de las luces LED diurnas en forma de “U”) y, por supuesto, en sus entrañas.

El interior es muy sobrio, casi aburrido, pero no cabe reproche alguno sobre su calidad y acabados. Tal vez los únicos “pero” posibles son el tacto de la ruleta de plástico que acciona el sistema de control de la velocidad de descenso y el poco intuitivo (pero ya todo un clásico en los modelos del grupo VAG) mando del control de crucero.

VW Touareg V6 TDi 204 CV, tablero de a bordo, Rubén Fidalgo41
La presentación es sobria e impecable.

Los asientos tienen una imagen muy sencilla, pero resultan cómodos y sentarse en ellos es fácil… Aunque para las personas de cierta edad no lo será tanto, ya que han de “trepar” hasta ahí arriba y no tienen ningún asa para ayudarse. Por cierto, se echan en falta las “agarraderas” que posee el Cayenne en la zona de la consola central para que el pasajero se pueda sujetar un poco cuando salimos al campo.

Llega el momento de ponernos en marcha: es muy sencillo, ya que todos los mandos están a la vista. El motor V6 diésel cuenta con potencia suficiente como para mover el Touareg con mucha solvencia… y en medio de un silencio destacable.

Por la ciudad nos sentiremos muy cómodos, salvo cuando nos toque aparcar o avanzar por una calle con coches en doble fila. Aquí desearemos un dispositivo a lo James Bond, que encoja la considerable anchura del Touareg, ya que plegar los retrovisores, en muchos casos, no será suficiente para pasar.

[auto_quote quote=”Un régimen estricto” quote_title=”El peso y la transmisión” quote_description=”Marcar 2.100 kg de peso para un 4×4 de este tamaño es todo un récord que se nota en los ajustados consumos.”]

Los consumos no son de utilitario, pero tampoco resultan mucho mayores que los de una berlina de igual potencia. Difícilmente los dispararemos por encima de los 10 l/100 km: si desistimos de salir los primeros del semáforo, nos moveremos en unas cifras muy razonables.

En carretera empezamos a ver la verdadera vocación de este automóvil: es un rutero extraordinario. Los viajes a lomos del VW Touareg son una delicia. Es silencioso, el motor responde muy bien y la caja Tiptronic S de 8 relaciones siempre tiene un as en la manga para sacarnos de la situación. El “matrimonio” con el propulsor V6 TDi es perfecto.

Las suspensiones se tragan todas las irregularidades y, aunque permiten un paso por curva muy seguro, tampoco son tan rígidas como para provocar rebotes cuando el asfalto está muy roto.

VW Touareg V6 TDi 204 CV, faro delantero, Rubén Fidalgo41
Los faros bi-xenón direccionales dan una luz excelente.

La iluminación de los faros bi-xenon adaptativos es, como siempre, muy buena. Además, al ir sentados en una posición alta, dominamos perfectamente el horizonte.

En autovía, si nos mantenemos dentro de cruceros legales, seguimos con unos consumos muy buenos, rozando los 8 litros. Aquí la aerodinámica se nota y el Touareg se vuelve muy “sediento”: la gran superficie frontal pasa factura si elevamos el ritmo. Sin embargo, el viento no le afecta tanto como podría hacernos pensar su amplia superficie lateral: el aplomo de este Volkswagen es destacable.

Los kilómetros se suceden sin que sintamos la menor fatiga física. La unión de un buen depósito de combustible y el contenido consumo nos permitirían realizar casi 1.000 km sin parar, pero 10 horas de conducción seguidas serían demasiadas para lo que recomienda el sentido común: antes de que el Touareg nos lo pida, hacemos un alto en el camino.

El Volkswagen Touareg fuera del asfalto

Se rumorea que el genial Groucho Marx decía que el matrimonio es como un submarino. Puede flotar, pero está hecho para hundirse”. A este Volkswagen le pasa un poco lo mismo. Puede meterse campo a través, pero está pensado para el asfalto. Sin embargo, no se puede decir que esté incómodo en el campo, ni mucho menos. Los límites están más impuestos por sus dimensiones y los neumáticos que por sus suspensiones o cualidades mecánicas.

VW Touareg V6 TDi 204 CV, Playa de Lagos, Rubén Fidalgo41
Pese a la espectacularidad de la imagen, es fácil salir de la trinchera gracias a los controles electrónicos.

Sin la opción de la suspensión neumática, la altura libre al suelo es fija y busca un compromiso asfalto/tierra más enfocado al primero (algo lógico, ya que el 99% del tiempo estará sobre este elemento). En campo, la larga batalla hace que sea relativamente fácil “empanzar” -la parte central del suelo del coche pega contra el terreno-; las estabilizadoras harán que las ruedas se queden en el aire en zonas trialeras.

La falta de reductora está bastante bien solventada. La caja de cambios de 8 relaciones tiene una primera bastante corta; además, al ser una transmisión automática, es fácil subir pendientes muy pronunciadas. Aquí hay que tener cuidado, ya que podemos pegar en el suelo con los tubos de escape.

El sistema de control de descenso funciona muy bien y evita que nos embalemos tanto hacia delante, como hacia atrás. Controlar el descenso marcha atrás es muy importante: muchos de los vuelcos que se producen en la conducción 4×4 son al intentar dar la vuelta cuando no podemos continuar por una fuerte pendiente. Si no puedes seguir subiendo, baja marcha atrás.

VW Touareg V6 TDi 204 CV, Vigo, Rubén Fidalgo41
Aunque su terreno es el asfalto, fuera de él va francamente bien.

El siguiente problema en conducción 4×4 es no poder desconectar el ABS. Sobre superficies deslizantes o muy bacheadas, este sistema nos puede dar un susto al entrar en acción constantemente. Pese a esto, es espectacular ver avanzar el Volkswagen Touareg en zonas bastante complicadas, donde otros SUV no llegarían. En las trialeras, aunque nos quedemos con dos ruedas en el aire, los controles electrónicos frenarán el giro de dichas ruedas y nos sacarán del apuro. Al final, lo que más te va a impedir marchar campo a través es el temor a rayar o estropear una carrocería tan bonita.

Rodando en el circuito con el Volkswagen Touareg

Lógicamente, el circuito no es territorio propicio para un vehículo de estas dimensiones, peso (ojo, que 2.100 kg no están tan lejos de los 1.900 del Opel Insignia OPC) y, sobre todo, con un centro de gravedad tan alto. Pero como lo que me interesa no es “hacer tiempos”, sino comprobar cómo son sus reacciones al límite y el comportamiento de los sistemas de seguridad activa sin riesgos para nadie, de nuevo nos fuimos al trazado con el Touareg.

Lo primero que me sorprende es el enorme límite de adherencia que tiene. Este Volkswagen equipa llantas de 18″ con ruedas de un perfil bastante alto; en mi opinión, son las perfectas para este coche. Tienen suficiente “goma” como para no cortar los flancos aparcando contra un bordillo o saliendo del asfalto, pero no tanto como para que la deriva en los giros sea preocupante.

VW Touareg V6 TDi 204 CV, circuito, Rubén Fidalgo41
El balanceo de la carrocería no es excesivo para el tipo de vehículo que es.

El paso por curva es muy seguro, aunque el elevado centro de gravedad hace que la carrocería se balancee bastante. Las ruedas van por su sitio; el Volkswagen Touareg es relativamente ágil y nos deja trabajar con las transferencias de peso. Es fácil trazar las curvas con el acelerador y el freno. Por cierto, éste aguanta bastante bien el duro esfuerzo, el tacto es bueno y las distancias no se desmadran demasiado al ir cogiendo temperatura.

El ABS y el control de estabilidad en asfalto tienen un tarado muy bueno. El ESP es típico del grupo VAG: aunque lo desconectes, siempre está latente y en cuanto la deriva pasa de unos pocos grados, se rearma y te pone en su sitio.

El Touareg se merece una buena puntuación en esta parte de la prueba. No es un misil, pero sorprende que un coche de estas dimensiones tenga esta agilidad.

Conclusión

Personalmente, no encuentro sentido en adquirir un coche de estas características si no se necesita un todo terreno, ya sea por motivos laborales o de ocio. Sin embargo, reconozco que me ha gustado mucho convivir con el Volkswagen Touareg estos días y lo he dejado con cierta pena. En ciudad, la posición elevada y la sensación de robustez dan la impresión de dominar las calles. Pese a sus dimensiones, la dirección gira muchísimo y podremos aparcar y maniobrar en sitios donde algunas berlinas algo menos voluminosas no lo harían, ya que sus radios de giro son mayores.

VW Touareg V6 TDi 204 CV, La Mota del Marqués, Rubén Fidalgo41
Este VW queda bien en cualquier lugar.

En carretera se viaja comodísimo y con unos consumos que, a velocidades legales, no pasan de los 8 litros cada 100 km. Gracias a su caja de cambios de 8 relaciones, a 120 km/h apenas se oye cómo “ronronea” el motor.

En definitiva, es como una navaja suiza. Posee una versatilidad asombrosa y, comparado con oponentes como los Range Rover, Volvo XC90, Mercedes ML o GLK… les supera en algunos aspectos como el consumo, pero, sobre todo, en lo equilibrado que es.

Respecto al Porsche Cayenne, con el que comparte muchos componentes, la diferencia de precio entre versiones equivalentes no justifica el salto a la mítica marca, especialmente en las versiones diésel equipadas con la misma mecánica.

¿Buscas un coche como éste?

¿Te interesa el Volkswagen Touareg, pero quizás con otra motorización o acabado? En la sección Coches nuevos de Autocasion.com puedes encontrar interesantes ofertas: utiliza el buscador para localizarlas por marca y modelo o por carrocería. Por ejemplo, en el caso del VW Touareg puedes consultar su oferta más destacada y también las de sus rivales.

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

1 Comentario

Pedro 24 Agosto, 2012

Me gusta el nuevo frontal del Touareg

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba