Probamos el Volkswagen Amarok, un pick-up “de lujo”31

Probamos el Volkswagen Amarok, un pick-up “de lujo”

7 Noviembre, 2012, modificada el 8 Noviembre, 2012 por

“De vehículo de trabajo a pick-up de lujo”. Así reza uno de los apartados del dossier de prensa que te explica los rasgos más importantes del Volkswagen Amarok. Nosotros hemos querido comprobarlo en uno de los eventos más “glamourosos” a los que hemos asistido en el último mes: una boda. ¿Te vienes?

No valorado

Destacable

  • Motor "poco sediento".
  • Amplitud interior.

Mejorable

  • Rumorosidad motor.
  • Rebote del eje trasero.

A falta de invitación a un evento “de alfombra roja”, decidimos coger nuestro Volkswagen Amarok con motor 2.0 TDI de 163 CV y llevárnoslo de boda. Has leído bien: asistimos a un enlace matrimonial con un vehículo que, a priori, está muy lejos del coche en el que esperarías acercarte a la iglesia, enfundado en tus mejores galas… Pero, si lo piensas, no tiene por qué ser así: ¿acaso las “celebrities” no acuden a entregas de premios en impresionantes Hummer convertidos en limusina? Ésta ha sido nuestra particular forma de ver si la frase “de vehículo de trabajo a pick-up de lujo”, una de las que primero llamó mi atención en el dossier de prensa del modelo, era cierta.

Espacio para las maletas y los trajes -bien estirados, que no se arruguen- no va a faltar. Este Amarok de doble cabina, con cuatro puertas, tiene una caja enorme, de 2,52 metros cuadrados, en la que meter las bolsas de viaje. Por suerte, la unidad de pruebas cuenta con un “extra” imprescindible en estos casos: un techo rígido que cubre el área destinada, en mi caso, al equipaje (a los útiles de campo, si estás en “modo trabajo”, o a las bicicletas, canoas o un completísimo equipo de escalada, si lo tuyo es la aventura). Subimos el cristal, bajamos el portón -cuidado, porque pesa bastante- y empezamos a meter bultos. Permíteme un consejo: hazte con unos pulpos o cuerdas para pasarlos por las anillas presentes en el suelo de la caja y asegurar así las maletas: evitarás que vayan “dando tumbos” y que choquen continuamente contra las paredes o se deslicen por el suelo.

Un Volkswagen Amarok… “de representación”

Volkswagen Amarok, lateral31
El Volkswagen Amarok, con cabina doble y carrocería de cuatro puertas, te permite llevar a la familia o los amigos. Además, ofrece mucho espacio...

Me alejo un par de pasos antes de empezar el viaje. Lo cierto es que llegar a la puerta de la iglesia con esta “mole” va a causar impresión: mide 1,83 metros de alto, casi dos de ancho y más de cinco metros de longitud. Si estás pensando en las dificultades para aparcarlo, ahí va otro dato: cuidado con la bola de remolque, un “extra” incluido en nuestro protagonista.

La verdad es que no puedo dejar de mirarlo con una sonrisa. Me gustan los vehículos grandes y robustos y éste es ambas cosas: líneas tensas, superficies planas y bien definidas, pasos de rueda ensanchados y musculosos… y un peso de 1.985 kilos. Según reza en la ficha técnica, tiene consideración de camión. Yo, para ser feliz, quiero un… Amarok.

Abro la puerta, me subo a los estribos (otro de esos elementos opcionales que yo pagaría, con el fin de facilitar la vida a las personas que tengan que subir al vehículo a menudo… y porque queda “pintón”, para qué negarlo) y entro en la doble cabina de este Volkswagen. El acabado Highline añade al climatizador, al control de velocidad de crucero y a los cristales traseros tintados una suave tapicería de cuero, que tiene pinta de limpiarse fácilmente si se mancha con barro o tierra.

Lo mismo ocurre con el resto de los materiales que hay en el habitáculo: abundan los plásticos duros, pero hay que tener en cuenta que es más sencillo mantenerlos “presentables”; estamos ante un vehículo pensado para al trabajo duro y, ocasionalmente, para alguna excursión con un poco más de “glamour”, no al revés.

Volkswagen Amarok, asientos delanteros31
La tapicería de cuero forma parte del equipamiento de serie en el acabado Highline.

Otro de los aspectos llamativos del habitáculo del VW Amarok es su espacio. El “copiloto” está lejos, su codo no interfiere en tu puesto de conducción. Aquí, tú eres el rey… de la carretera: asientos cómodos y con múltiples reglajes, mandos que están donde la mano va a buscarlos, una visibilidad muy buena de la vía y de lo que te rodea (además de ir en una posición elevada, los retrovisores son enormes)… Hasta se echa de menos que el cambio o alguno de los botones no tenga un tacto algo más tosco, más “auténtico”. Pero no: todo está correctamente afinado para que no haya que “pelear” ni con el volante, ni con la transmisión… ni con los pasajeros, cada uno “a sus anchas” -sí, también en las plazas traseras, con una amplitud correcta para las piernas y la cabeza-.

Viajando en el Volkswagen Amarok

Aunque te lo habrás imaginado al hablarte de maletas, te confirmo que la boda incluye un trayecto de casi 450 km hasta Asturias. No se me ocurre mejor escenario para una pick-up que esas carreteras resbaladizas y caminos embarrados (efectivamente, el enlace va a ser “pasado por agua”), pero llegar hasta allí… En principio, el Amarok no parece el mejor coche para viajar por autopista. Sorpresa.

Iniciamos nuestro recorrido llenando el depósito -lo que te costará poco menos de 120 euros-, con el fin de calcular la autonomía. Este Volkswagen no tiene mucho a su favor para ser declarado un “vehículo eficiente”: casi dos toneladas de peso, un motor potente, formas cuadradas… Sin embargo, la marca homologa un gasto medio de carburante de 7,9 l/100 kilómetros, una cifra razonable para este tipo de automóvil. Te confieso que no fui capaz de bajar de los 8,2 l/100 km, pero también es un valor respetable, si tienes en cuenta que no sólo estuve en autopista: pasé por puertos de montaña, recorrí caminos una y otra vez y me metí en un atasco tremendo cuando regresaba a la capital. Precisamente, este embotellamiento fue lo que terminó de truncar mi objetivo: recorrer 900 kilómetros con un solo depósito. Pero te aseguro que me quedé muy cerca…

Volkswagen Amarok, carretera31
Con un depósito, casi llegamos a completar 900 km. Lo habríamos conseguido de no ser por un inoportuno atasco.

El motor biturbo con inyección common-rail que da vida a este Amarok, asociado a una caja de cambios manual de seis marchas (fundamental para que el consumo se mantenga en unos límites más que tolerables), muestra fuerza en todo el recorrido del cuentavueltas; no es para menos, con un par de 400 Nm desde 1.500 rpm. Ten en cuenta el peso que tiene que mover -incluido el del sistema de tracción total conectable-; sus prestaciones, sobre el papel, no son “de récord”: 179 km/h de velocidad máxima y 10,9 segundos para pasar de 0 a 100… Ahora, piensa de nuevo en el tipo de coche del que estamos hablando. No está mal, ¿verdad?

Es evidente que no todo son parabienes en este Volkswagen; también tiene sus “defectillos”. Para empezar, la rumorosidad del propulsor es alta y se amplifica con el “efecto eco” de la cabina y la caja, por lo que se deja oír más de lo deseable en el habitáculo. Además, el eje trasero cuenta con ballestas como sistema de suspensión, lo que significa que puede cargar con muchísimo peso, pero que rebota bastante al pasar por cualquier bache o junta de dilatación. Si el espacio para el equipaje está vacío, esto se multiplica.

En los puertos de montaña hay que trabajar un poco con el cambio, pero, gracias a la fuerza que proporciona su mecánica, el VW Amarok sale del paso “sacando pecho”. Lógicamente, el ritmo no es alto y las reacciones del coche no son ágiles (aquí volvemos a hablar de sus dimensiones), pero su comportamiento es más que correcto.

Otro cantar son los caminos no asfaltados. Aquí, nuestro protagonista cambia de cara completamente. Conectamos la tracción total (existe un Amarok sólo 4×2, con propulsión trasera, y otro 4×4 permanente) y ya estamos listos para “subir por las paredes”. Si el piso es bueno, podremos rodar francamente deprisa. Si no, nos divertiremos sorteando trialeras -ojo al ángulos de ataque y a la longitud del vehículo-, subiendo y bajando laderas y atravesando riachuelos (siempre, sin sobrepasar los límites del sentido común).

El Volkswagen Amarok no está hecho para la ciudad

Volvemos a la “civilización” y empezamos a notar miradas del resto de los conductores, extrañados ante un vehículo tan grande “invadiendo” las calles. El VW Amarok no se encuentra a gusto en este ambiente; está claro que prefiere los espacios abiertos. En la ciudad es algo torpe, no tiene sitio para moverse (menos mal que el radio de la dirección permite giros bastante cerrados), se siente “enclaustrado”. Buscar aparcamiento es toda una aventura, facilitada, por suerte, por el asistente Park Pilot. Su ayuda fue inestimable para “encajarlo” ante el salón del banquete… Por cierto, ni siquiera el coche de los novios levantó tanta expectación.

¿Será el Volkswagen Amarok tu próximo coche?

Volkswagen Amarok, maletero31
La mañana "post-boda", el Amarok nos llevó hasta esta playa. Por el camino, probamos sus capacidades off-road.

Si viviera en el campo o practicase algún deporte ” de aventura” -cualquier circunstancia que me obligara a transportar material voluminoso-, lo único que me pensaría sería el desembolso de más de 36.500 euros. A cambio, me llevaría un pick-up robusto, llamativo y con un motor que “engancha” por sus prestaciones y su consumo. La rumorosidad es alta, cierto, pero en este tipo de coche casi tiene que ser así. Has de escuchar el sonido de la mecánica e ir  traqueteando por los caminos, con la radio puesta, mientras buscas el mejor sitio para ver la puesta de sol…

¿Buscas un coche como éste?

¿Te interesa el Volkswagen Amarok, pero quizás con otra motorización o acabado? En la sección Coches nuevos de Autocasion.com puedes encontrar interesantes ofertas: utiliza el buscador para localizarlas por marca y modelo o por carrocería. Por ejemplo, en el caso del Volkswagen Amarok puedes consultar su oferta más destacada y también las de sus rivales.

Te puede interesar...

5 Comentarios

Noemí Alonso 7 Noviembre, 2012

No puedo negarlo: el VW Amarok me ha encantado. ¡Hacía tiempo que no me lo pasaba tan bien probando un coche!

Rubén Fidalgo 8 Noviembre, 2012

Las ópticas delanteras me recuerdan a las del Dacia Duster…
No me extraña que te gustase, desde luego para quien necesite un pick up es una gran baza.

ALEXIS CAMPI 31 Marzo, 2013

EN HONOR A LA VERDAD PUEDO DECIR QUE HE TENIDO VARIAS CAMIONETAS DE VARIAS MARCAS PERO NINGUNA ME HA DADO TANTA SATISFACION COMO ES LA COMODIDAD, SEGURIDAD, NO ME FATIGO AL CONDUCIRLA, HAA Y QUE ECONOMICA Y SILENCIOSA.

Campo Elias Rodriguez M. 17 Abril, 2013

Tengo dos camionetas Amarok 2012 doble cabina para trabajo una tiene 20.000 kms. y la otra 10.000 que han presentado fallas como son el control de luces, batería, bomba y bloqueo se ha llevado a la garantía y es un complique para que respondan y hagan los arreglos oportunos y no hay concesionarios ni talleres autorizados en la Guajira no se en el resto del país.

Eduardo Carvajal 13 Octubre, 2013

El limpiaparabrisas, como en todos los vehículos, tiene distintas velocidades de funcionamiento que se adaptan a la cantidad de lluvia. En la Amarok el primer punto demora entre limpieza 10 segundos, pasando en el segundo punto a ser continuo, lo que no permite un manejo de acuerdo a la intensidad de la precipitación.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba