Probamos el Toyota Rav4 AutoDrive Executive 2013 de 150 CV27

Probamos el Toyota Rav4 AutoDrive Executive 2013 de 150 CV

23 Agosto, 2013, modificada el 26 Agosto, 2013 por

El nuevo Toyota Rav4 Autodrive se ha civilizado bastante respecto a su predecesor, ganando mucho en versatilidad y aptitudes para el día a día ya que es más suave y cómodo. Por contra, carece de ese puntito aventurero que lo caracterizaba.

No valorado

Destacable

  • Confort de marcha
  • Amplitud interior
  • Imagen de marca

Mejorable

  • Interior soso
  • Consumos elevados
  • Calidad de los plásticos

Hace relativamente poco que os mostrábamos las cualidades del nuevo Toyota Rav4 durante su presentación en España y, casualidades de la vida, nos han dejado la misma unidad para realizar una prueba a fondo del modelo durante una semana en la que he podido recorrer casi 2.000 km a sus mandos.

La versión de prueba es la equipada con la transmisión automática y sistema de tracción total con reparto variable adosada al motor diésel 2.2 de 150 CV y con el nivel de equipamiento más alto.

Prueba Toyota Rav4 diesel 150 CV automático 2013, Rubén Fidalgo27
El diseño del frontal es algo anodino.

Exteriormente el cambio es más que notable. El nuevo Toyota Rav4 tiene los rasgos de los Toyota más modernos, de hecho, casi parece un Auris con el chasis elevado y ruedas más grandes, sobre todo en la vista frontal y trasera, con unos faros y grupos ópticos muy similares.

Resulta llamativo ver como mientras sus rivales, particularmente los coreanos, están reduciendo las cilindradas de sus motores para reducir consumos y emisiones, Toyota insiste en emplear un motor 2,2 litros para entregar 150 CV donde sus contrincantes se conforman con mecánicas 1.7 o como máximo 2 litros. A priori debería verse beneficiado con una mayor cifra de par y fiabilidad, pero no lo tengo tan claro.

El Toyota Rav4 en el día a día

Sigo sin encontrar claras ventajas en una carrocería de todo terreno para circular principalmente por la ciudad, y eso que el nuevo Rav4 está particularmente bien dotado para el día a día sobre el asfalto. Tan sólo su mayor visibilidad y facilidad de acceso al interior para ciertas tallas son ventajas claras en este tipo de carrocerías.

El habitáculo de este Toyota es muy amplio y confortable. El diseño es muy sobrio, con preponderancia para las líneas rectas, lo que le da un toque algo retro, además deja algunas teclas muy ocultas para el conductor, especialmente las de la consola central.

Prueba Toyota Rav4 diesel 150 CV automático 2013, Rubén Fidalgo27
El maletero tiene huecos donde guardar la cortinilla trasera.

El maletero es muy bueno y por fin contamos con un portón de apertura vertical que ocupa mucho menos espacio una vez abierto respecto al de apertura lateral de versiones precedentes.

El equipamiento de la unidad de pruebas es completísimo: sensor de ángulo muerto, asistente de cambio de carril, asientos de cuero calefactados, xenón (parece que a los japoneses les cuesta abandonar las lámparas halógenas para la luz de carretera…), navegador, volante multifunción, cambio automático, manos libres, control de crucero… de todo, eso sí, la factura se aproxima peligrosamente a los 50.000 euros, una cifra que me resulta excesiva para un coche con tal profusión de plásticos en el interior.

La visibilidad es muy buena y el cambio automático definitivo a la hora de movernos por la ciudad. El motor es bastante ruidoso y los consumos algo elevados. El arrastre de la tracción total, el peso y las pérdidas del convertidor de par suponen un lastre importante y nos movemos en cifras que rondan los 8 l/100km en ciudad.

Prueba Toyota Rav4 diesel 150 CV automático 2013, Rubén Fidalgo27
El Rav4 es algo más largo que el anterior.

En carretera el Rav4 mantiene las buenas sensaciones generales aunque, con el paso de los kilómetros, los asientos acaban fatigando bastante, con una banqueta muy horizontal que hace que carguemos demasiado la parte baja de la espalda. Una lástima que no sea regulable en inclinación.

Pese a carecer de xenón para las largas, la iluminación de la carretera es bastante buena y no lo echaremos demasiado en falta.

La potencia del motor es suficiente y la caja de cambios no va mal en autovía, pero si empezamos a subir un puerto o necesitamos realizar un adelantamiento, lo mejor es que cambiemos de forma manual. El quick down es muy exagerado y nos dejará el motor casi a régimen de corte, algo absurdo en un diésel, lo que hará que no tengamos mucho par para iniciar el adelantamiento y además obliga a realizar un cambio de marcha en mitad de la maniobra. Mejor poner el selector en modo manual y bajar una marcha o dos para quedarnos cerca de las 2.000 rpm al iniciar la maniobra. Así contaremos con todo el par.

Los consumos en carretera siguen sin ser buenos aún teniendo en cuenta su condición de tracción total, manteniéndonos en todo momento por encima de los 7,4 l/100km.

Prueba Toyota Rav4 diesel 150 CV automático 2013, Rubén Fidalgo27
La carrocería de este Rav4 está bien proporcionada.

Si decidimos aventurarnos fuera del asfalto, el sistema de tracción total con reparto variable funciona bastante bien. Da preponderancia al eje delantero, pero es suficientemente rápido transfiriendo par al eje trasero cuando se necesita, por lo que la motricidad del Rav4 es lo bastante buena como para sacarnos de muchos apuros. Los límites nos vendrán impuestos por los neumáticos 100% de asfalto y unas cotas todo terreno algo precarias.

El Toyota Rav4 en la pista de pruebas

Como todos los SUV, la dinámica del Toyota Rav4 está muy condicionada por la mayor altura de su centro de gravedad, así como por el tipo de neumáticos que deben incorporar. En el caso de la unidad de pruebas, gracias al buen guiado de su eje trasero y el acertado tarado de las suspensiones, estamos ante uno de los mejores en su categoría, aunque ganar puntos en asfalto frente a su antecesor ha reducido sensiblemente sus cualidades 4×4.

Prueba Toyota Rav4 diesel 150 CV automático 2013, Rubén Fidalgo27
El interior es luminoso.

El sistema de tracción total con reparto variable funciona muy bien y el Rav4 cuenta con una motricidad muy buena incluso sobre el asfalto mojado, esto permite una buena salida de las curvas. Los frenos también funcionan muy bien y podemos detener este Toyota en distancias bastante cortas y de forma bastante estable.

El mayor punto negativo en cuanto a su comportamiento dinámico lo tendremos en su caja de cambios automática, con unas decisiones de cambio un tanto erráticas, es frecuente que tenga que dar la orden de deshacer un cambio que ha ordenado previamente y, además, es algo lento de reacciones comparado con otras transmisiones automáticas.

El motor cumple bien en cuanto a prestaciones pero sus consumos son algo superiores a los de otros rivales y el sonido se cuela con cierto descaro, aunque ha mejorado mucho respecto a su antecesor.

Conclusión

El Toyota Rav4 ha ganado bastantes enteros en el uso diario y se ha civilizado. Por desgracia en esta evolución ha perdido parte de sus buenas cualidades en el campo, pero lo cierto es que vamos a agradecer muchas más veces que el portón se abra hacia arriba y no lateralmente que el no poder llegar a la cima por algún camino, algo que cada vez está más restringido.

Su evolución estética es más que patente, con una imagen muy llamativa que lo asemeja a su hermano, el Toyota Auris, sobre todo en la vista frontal y trasera.

Prueba Toyota Rav4 diesel 150 CV automático 2013, Rubén Fidalgo27
Los japoneses se resisten a abandonar las lámparas alógenas para las largas.

Me ha gustado más su aspecto exterior que el interior, con algunos plásticos mejorables y con una forma un tanto retro que deja en una ubicación muy incómoda algunos de los mandos, bajo la repisa central. Tampoco el motor diésel es una referencia en su segmeto, aunque se ha reducido notablemente su rumorosidad, sigue siendo de los más cantarines del mercado y los consumos tampoco destacan por su economía.

En conjunto es un producto muy interesante, pero mientras que hace unos años campaba a sus anchas, hoy en día es la categoría reina y la competencia es feroz.

¿Buscas un coche como éste?

¿Te interesa el Toyota RAV4, pero quizás con otra motorización o acabado? En la sección Coches nuevosde Autocasion.com puedes encontrar interesantes ofertas: utiliza el buscador para localizarlas por marca y modelo o por carrocería. Por ejemplo, en el caso del Toyota Rav4 puedes consultar su oferta más destacada y también las de sus rivales.

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

14 Comentarios

jose 23 Agosto, 2013

Me llama la atención como algunas marcas entienden la modernidad con diseños de líneas más rectas, como es el caso de Toyota, y otras hacen todo lo contrario, con nuevas carrocerías que apuestan por las curvas

Rubén Fidalgo 23 Agosto, 2013

Los trazos rectos son, generalmente, más baratos de producir y que ajusten con calidad que los redondeados… tal vez sea uno de los motivos…

mike 9 Septiembre, 2013

La línea recta no sabe de modas y siempre es elegante. La curva en la mayoría de diseños es temporal y pasa de moda.

Rubén Fidalgo 9 Septiembre, 2013

Hola Mike, en el fondo una recta es en realidad una curva, pero de radio infinito… así nos lo enseñaban en dibujo técnico cuando nos hablaban de las homotecias, inversiones, etc.
Por otro lado no estoy muy de acuerdo contigo… uno de los coches más atemporales que hay es el VW escarabajo y está lleno de curvas…

Bingen Aizporua 19 Diciembre, 2013

Efectivamente, los trazos rectos, son mas baratos de producir o fabricar,
para el fabricante de automoviles, pero una carrocería igualmente, que
una casa, hecha con demasiadas rectas, resulta sosa y anodina, como
es el caso, en los automoviles de Toyota en su mayoría !
Pero hay casos en que no se confirma esta regla ! Por ejemplo en el
caso del Citroen DS3, que tiene un diseño precioso !
¿Y que la curva en la mayoría de diseños es temporal y pasa de moda?
Tampoco es verdad ! Y si no, quedandonos en la casa Citroen, solo
hay que ver el diseño de un Citroen DS, Deese o tiburón , que fue lanzado al mercado francés y europeo en los años 50 y cuyo diseño,
sigue siendo moderno y actual ! Un diseño, que jamas pasara de moda,
un diseño vanguardista, que tiene la caducidad del plutonio
(Se refiere a las radicaciones que emite este mineral, que son eternas,
practicamente !) Y que bonito es !

Rubén Fidalgo 19 Diciembre, 2013

Hola Bingen Aizporua, muchas gracias por tu comentario. Efectivamente la recta es más barata, una razón con mucho peso a la hora de diseñar un coche. Un saludo.

guachi 14 Agosto, 2014

probamos este vehículo en pendientes mayores a los 12%, no reacciona se vuelve una tortuga, tuvieron ese problema? nosotros si, tampoco con la caja secuencial

Rubén Fidalgo 14 Agosto, 2014

Hola Guachi, la caja de cambios no es lo mejor de este coche. De todos modos, una pendiente de un 12% debería coronarla sin problemas, aunque tampoco se puede pretender que sea un rayo con semejante inclinación.

Sergio Jofré 17 Enero, 2015

Es mi segundo Toyota y la verdad lo elegí por su calidad en el tiempo, pero es un vehículo muy desabrido, RAV4-2.0 no tiene velocidad crucero, el reloj no se ve de día en carretera, no se ven los comando para desbloquear las puerta de noche,tiene una pantalla digital frente al volante sin ninguna gracia y tiene una amortiguación muy dura, solo calidad.

Rubén Fidalgo 17 Enero, 2015

Hola Sergi, efectivamente estos coches son sosos como ellos solos. Sobre la calidad… personalmente creo que Toyota ya ha tenido más calidad que la que ofrece en sus modelos actuales. Un saludo y gracias por compartir con nosotros tu experiencia.

Daniel Martín 17 Agosto, 2015

Rubén Fidalgo, qué manera de desprestigiar un coche y una marca como Toyota, me parece lamentable. Y decir que las líneas rectas son más baratas y de ahí la elección del diseño de este Rav4…en fin. Como se nota que no has tenido un Toyota

Rubén Fidalgo 17 Agosto, 2015

Hola Daniel Martín, efectivamente no tengo un Toyota, pero he probado varios y de otras marcas y puedo comparar, es parte de mi trabajo ser crítico… y sí, las formas rectas son mucho más baratas de fabricar que las curvas, porque los ajustes son mucho más sencillos de hacer y los moldes también. En cuanto a la calidad, como digo, Toyota a levantado bastante el pie, cierto que no es la única, pero eso no significa que no sea cierto. Un saludo y gracias por tu comentario, aunque lamento que te haya desagradado la prueba.

Rubén Fidalgo 18 Agosto, 2015

No me ha desagradado la prueba, de hecho me ha parecido bueno el análisis. Es en los comentarios donde creo que te pasas un puntito. No dudo que las líneas rectas sean más económicas en la producción, eso es un dato objetivo, lo que no creo (viendo toda la flota Toyota en la que sí hay modelos con curvas) que la elección sea para abaratar costes, para mi y para muchos, el diseño exterior es todo un acierto. Dónde hay unanimidad es en el interior, que no acaba de convencer a nadie.
Saludos

Rubén Fidalgo 18 Agosto, 2015

Hola Daniel, disculpa si me excedo en los comentarios. Ciertamente el tema de las líneas es cuestión de gustos, hay a quien le gustan más las formas rectas y clásicas de Toyota que las redondeces y abombamientos de otras. Un saludo!

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba