Probamos el Skoda Scout 2.0 TDI sobre el asfalto… y fuera de él

Probamos el Skoda Scout 2.0 TDI sobre el asfalto… y fuera de él

Y cuando digo “fuera de él” no me refiero a llevarlo a una pista de tierra por la que pasaría cualquier turismo y constatar que, gracias a la tracción total, voy más deprisa, espoleada por el plus de seguridad que dan las cuatro ruedas motrices. No, señores, me lo he llevado a una carretera helada y…

Nuestra valoración: 8,0 Notable

7

8

9

8

8

8

Destacable

  • Comodidad para los pasajeros.
  • Gasto de combustible contenido.
  • Facilidad de conducción.

Mejorable

  • Interior espartano.
  • Diseño "continuista".

Te confesaré algo que, hasta ahora, no le había dicho a nadie: posiblemente, éste será mi próximo coche. Al menos, esos son los planes de mi pareja, que , prendado de su comportamiento, sueña con él para “poder viajar con mis padres, que ya son mayores”… Seguro que tienes ideas mejores que ir de vacaciones con tus suegros y te aseguro que también puedes llevarlas a cabo con el Skoda Scout, que “vale para todo”: asfalto y tierra, ciudad y carretera, uso diario y de fin de semana… Siempre con “buena cara” y por 32.250 euros, en los que están incluidos el control de descenso de pendientes o los lavafaros. Para mí, perfecto.

Diseño El Skoda Scout y su "traje para todo"

Skoda Scout, frontal
Podrás adentrarte por los caminos y sentirte "todo un explorador" con tu Skoda Scout. Fotos: Jordi Villanueva.
Ampliar

Me gustó que tuviera tracción total y que la “camuflara” bajo una apariencia de vehículo familiar, sin necesidad de irse al diseño de un aparatoso monovolumen. Este rasgo no ha cambiado: siguiendo la remodelación de su “hermano”, el Skoda Octavia, cuenta con una parrilla con 19 tiras verticales en un marco cromado. Se han renovado los faros delanteros, más grandes, y todo sirve para destacar los elementos de protección, que te serán más o menos útiles según el uso que des a este Scout. Te recomiendo que sea intensivo.

Comportamiento El Skoda Scout, tu fiel compañero

ro

Skoda Scout, lateral
Ni SUV, ni monovolumen, este 4×4 elige la forma de un versátil familiar. Fotos: Jordi Villanueva.
Ampliar

Sé que el Skoda Scout tiene rivales de gran (y merecida) fama, como su “primo”, el Audi A4 Allroad -con algunos centímetros más de longitud-, o el Peugeot 508 RXH, con su sistema híbrido por bandera. Pero ambos son más caros y, si le das una oportunidad al modelo checo, te demostrará de lo que es capaz. Te cuento.

Todos sus contrincantes prometen ser perfectos para el uso diario y vacacional, y no mienten. Pero el Scout, con sus dimensiones más contenidas, es el que mejor se mueve por la ciudad. Cuando lo necesites el fin de semana para hacer la compra, un enorme maletero de 580 litros (ampliables hasta los 1.620) acogerá todas las bolsas que quieras. Y, si lo que vas a llevar a cabo es una “escapadita”, te encantará saber que su motor diésel de 140 CV consume una media de 6,2 l/100 km, una cifra nada descabellada para su potencia, su sistema de tracción total y –“directamente proporcional” a éste- sus casi 1.600 kilos.

En cuanto lo sacas a carretera, empieza a regalar una conducción sencilla, sosegada. El Skoda Scout es un tipo que sabe lo que hace, como un guía de viajes de aventura, preparado para todo. Así, en la autopista se muestra aplomado, va exactamente donde le ordenas con la dirección, mientras su cambio DSG pasa con extrema suavidad de una marcha a otra.

¿Que los dos carriles por cada sentido se convierten en uno y, además, retorcido? No importa, ya que la suspensión sujeta bien la carrocería, sin llegar a ser incómoda para los pasajeros, y sus cuatro ruedas motrices siguen impulsando el Scout hacia delante con decisión.  Pero, ¿qué pasa si decides salir del asfalto?

Una pista de tierra, hielo y tu Skoda Scout

En esta situación, agradecerás sus 179 milímetros de altura al suelo y su protección para el cárter, que te permitirán “despreocuparte” (evidentemente, no debes tomártelo de forma literal) de ciertas piedras o irregularidades del camino. En las pistas sin asfaltar, el Skoda Scout avanza con facilidad, sin esfuerzo, gracias a su tracción total gestionada por un embrague Haldex que transmite hasta el 85% del par motor a una sola rueda, si es necesario.

La potencia se distribuye de forma variable, por lo que la capacidad de tracción es la ideal en cada momento. Así, puedes avanzar con bastante seguridad –observando las debidas precauciones, claro- aunque la pista esté algo “rota”, ya que este Skoda se “agarrará” al suelo según sus necesidades. Pero, si la cosa se complica, ¿qué pasa?

Yo también me hice esta pregunta y, animada por el recuerdo de aquel primer Scout, no me lo pensé dos veces y lo metí en una carretera (utilizo este nombre porque tenía una capa de asfalto, aunque ni su anchura, ni los inexistentes arcenes o marcas viales la harían merecedora de esta catalogación) con brillos sospechosos en su superficie… Lo has adivinado: empezaba a helarse.

Aquí, el sistema 4×4 se pone a trabajar con ganas y, aunque puedas sentir en determinadas ocasiones cómo patina alguna de las ruedas, enseguida gana tracción y permite que el vehículo siga su camino. Otra cosa es encontrarte una placa de hielo “de las de verdad”, con su correspondiente humedad encima. Pero esta situación es complicada para el Scout y para cualquier modelo…

Ficha

Carrocería

  • Largo 4.584 mm
    Ancho 1.784 mm

    Alto
    1.533 mm

  • Batalla (mm)
  • Capacidad del maletero min/max (l) /
  • Peso (kg)2.175
  • CarroceríaTodo Terreno
  • Número de puertas5
  • Número de plazas5

Motor

  • CombustibleDiesel
  • Cilindrada (cm3)1.968
  • Número de cilindros4
  • SobrealimentaciónTurbo

Transmisión

  • TracciónTodo terreno tracción total permanente
  • Tipo de transmisiónAutomática secuencial
  • Número de marchas6

Prestaciones

  • Potencia (kW)103
  • Potencia (CV)140
  • Par (Nm)320
  • Velocidad máxima (km/h)197
  • Aceleración 0-100 km/h (s)10,2

Consumos y emisiones

  • Urbano (l/100 km)7,4
  • Carretera (l/100 km)5,5
  • Medio (l/100 km)6,2
  • CO2 (g/km)162
  • Depósito de combustible (l)60

Rivales

Scout 2.0TDI CR 4x4 DSG

Desde
32.430 €

Diesel

Automático
6 marchas

140

10,2

6,2

162

Passat Alltrack 2.0TDI BMT 4M

Desde
37.250 €

Diesel

Manual
6 marchas

140

10,3

5,7

150

508 RXH 2.0HDi Hybrid4

Desde
42.800 €

Híbrido

Automático
6 marchas

200

9,5

4,0

104

A4 Allroad quattro 2.0TDI

Desde
40.270 €

Diesel

Manual
6 marchas

143

9,5

4,7

152

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Comenta este artículo

Freddy 23 diciembre, 2013

9 para un Skoda Scout. que sera cuando sea otro coche mas glamour y con mejores motores …

Rubén Fidalgo 24 diciembre, 2013

Me imagino que todo hay que verlo en su contexto, lógicamente un Range Rover es mejor coche que este skoda y debería tener más nota, pero si tenemos en cuenta sus precios y sus rivales… la cosa cambia, a lo mejor el range tiene rivales en su gama de precio mucho mejores y sin embargo el Skoda es el mejor en su categoría. Personalmente me ha dado mucha envidia ver como Skoda hacía mejores coches que Seat, menos mal que con el León empieza a darse la vuelta la tortilla, pero Skoda tiene un producto muy bueno, de hecho, no entiendo quién puede comprar un Passat existiendo el Superb.

Noemí Alonso 26 diciembre, 2013

Así, es, Freddy: valoramos cada coche de forma individual y tenemos en cuenta cada apartado para decidir la nota final; por eso este Skoda sale tan bien parado: hay que tener en cuenta desde su relación calidad/precio hasta su versatilidad o sentido práctico.

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba