Probamos el nuevo Porsche Boxster17

Probamos el nuevo Porsche Boxster

24 Mayo, 2012, modificada el 25 Mayo, 2012 por

Poco más de un mes después de su llegada al mercado, hemos tenido la oportunidad de ponernos al volante del nuevo Porsche Boxster. Podemos asegurar que supera en todo a la anterior generación, con lo que al tener un precio de partida de 52.789 euros, tener un auténtico Porsche en nuestro garaje es más sencillo que nunca.

No valorado

Destacable

  • Motor de la versión S.
  • Comportamiento del chasis.
  • Todo un Porsche por un precio "económico".

Mejorable

  • Llantas, ¿demasiado grandes?
  • Correr mucho y no llevar capota, inviable.
  • Sistema de levas dobles con cambio PDK.

Corría el año 1994 cuando el Salón de Detroit fue testigo de la presentación del prototipo de lo que dos años después se convertiría en el Porsche Boxster, el modelo de acceso a una de las marcas más míticas y deseadas del mundo del automovilismo. De esa primera generación, restyling incluido, se vendieron 164.000 unidades, hasta que en 2005 llegó el nuevo Boxster, del que la marca alemana consiguió vender 78.000.

La idea de crear un modelo deportivo de acceso a la gama fue en general bien recibida por los seguidores de Porsche, pero hay quien pensaba que no estábamos ante un modelo que cumpliese al 100% con el ADN de la firma germana. Con el nuevo Porsche Boxster, este reducido grupo tendrá que claudicar. Estamos ante un auténtico Porsche.

La capota del Porsche Boxster se puede abrir y cerrar en movimiento.17
La capota del Porsche Boxster se puede abrir y cerrar en movimiento.

Porsche Boxster S

Como es habitual, Porsche lanza al mercado además de la versión convencional, otra más deportiva, la S, que es la que pudimos conducir durante la presentación del nuevo Boxster, que tuvo lugar en los bellos parajes de Tróia, cerca de Lisboa, en Portugal. Su motor de 3.436 centímetros cúbicos entrega una potencia de 315 CV, 5 más que el motor que incorporaba la anterior generación. Consigue una velocidad punta de 277 km/h, una aceleración de 0 a 100 en 4,8 segundos, cifras que también superan las del modelo anterior. Y para rizar el rizo, Porsche ha logrado que este motor consuma y emita menos CO2 (8 l/100 km y 189 gr de CO2 por kilómetro, en el caso de la versión con cambio PDK).

Si imponentes son las cifras, más aún lo es el comportamiento del nuevo Porsche Boxster S. No es tan radical como el Porsche 911, pero se acerca más que nunca a éste. La sensación de ir montando en un auténtico coche de carreras la tenemos desde el momento en el que arrancamos el coche, y no solo por su capacidad para ir deprisa en línea recta, sino por su comportamiento en zonas viradas. Pocos coches consiguen dos sensaciones contradictorias en cada curva como la de pensar que has entrado demasiado deprisa al principio y creer que podrías haber negociado el viraje más rápido nada más salir de él. El Boxster lo logra, ayudado por un peso de poco más de 1.300 kg, el más de sus competidores.

Es una auténtica delicia su comportamiento, siendo además apto para casi cualquier conductor gracias a sus ayudas electrónicas, que se pueden desconectar casi por completo. Además, hacer viajes largos con el Porsche Boxster no es una quimera, ya que al no ser tan radical como el 911, no llega en ningún momento a ser incómodo, contando también con 2 maleteros de 150 y 130 litros respectivamente, que pueden acoger perfectamente equipaje suficiente para viajar.

Del Porsche Boxster S existen dos versiones, una con caja de cambios manual de 6 relaciones y una segunda con caja de cambios PDK de 7 marchas. Se da el curioso caso de que el precio final de ambos coches es muy similar, debido al sistema de impuestos. Mientras que la versión manual cuesta 67.135 euros, la versión PDK asciende a 67.640.

Porsche Boxster, todo un Porsche por 52.789 euros

Cuadro de mandos del nuevo Porsche Boxster.17
Cuadro de mandos del nuevo Porsche Boxster.

Es cierto que 52.789 euros son muchos euros, pero estamos hablando de Porsche, uno de los mitos del mundo de las cuatro ruedas. Podemos decir, teniendo en cuenta todas las variables, que estamos ante un coche “asequible”. Ofrece un motor de 2,7 litros de cilindrada, cifra menor que en la anterior generación, pero que por el contrario aumenta su potencia en 10 CV hasta llegar a los 265.

Las prestaciones del Boxster superan mínimamente a las que tenía la generación anterior, con 262 km/h de velocidad punta (+ 1km/h) y una aceleración de 0 a 100 en 5,7 segundos (una décima más rápido que el anterior Boxster). Sin embargo, donde da el “do de pecho” esta nueva mecánica es en las cifras de consumo y emisiones, donde se ha conseguido una mejora del 15%. Estamos hablando de un gasto de gasolina de 7,7 litros a los 100 km y unas emisiones de 180 gr de CO2/km (cifras correspondientes a la versión con caja de cambios PDK). Este aumento de eficiencia, tanto en el Boxster como en el Boxster S, se debe en parte a la presencia de sistemas como el Stop/Start o la recuperación de energía en frenada.

Durante la presentación, no solo el Porsche Boxster aportó el glamour.17
Durante la presentación, no solo el Porsche Boxster aportó el glamour.

Diseño y capota, todo un acierto

Nueve segundos. Ese pequeño lapso de tiempo es lo que tarda la capota del Porsche Boxster en abrirse o cerrarse por completo, movimiento que puede realizarse circulando a una velocidad máxima de 50 km/h. Para su construcción se han empleado materiales ligeros como el magnesio y el aluminio, lo que ayuda para que el peso total del conjunto no se dispare.

Exteriormente, el nuevo Boxster cambia bastante su estilo respecto al anterior, acercándose más que nunca a la estética del 911. Cuenta con unos voladizos más cortos, un parabrisas significativamente desplazado hacia delante, una silueta más plana y unas aristas más prominentes. El interior ofrece un espacio mayor a los ocupantes y cuenta con todos los nuevos elementos de Porsche, como por ejemplo una consola central inclinada, que fue estrenada en el Carrera GT y que garantiza una ergonomía mejor en todos los modelos.

Los ingenieros de Porsche también han aplicado al Boxster una mayor distancia entre ejes, una vía aumentada y unas llantas mejoradas de mayor tamaño, que son de 18 y 19 pulgadas de serie, según la versión, y como opción pueden ser de hasta 20 pulgadas. Sus motivos tendrán los ingenieros para haber optado por estos tamaños, pero a priori parecen excesivos en algunos casos. No obstante, podemos afirmar sin miedo a equivocarnos que el nuevo Porsche Boxster es un coche que todo aficionado al mundo del motor soñaría con tener.

Te puede interesar...

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba