Probamos el nuevo cambio DCT de los Smart ForTwo y ForFour25

Probamos el nuevo cambio DCT de los Smart ForTwo y ForFour

10 Julio, 2015, modificada el 15 Julio, 2015 por

El fabricante germano deja atrás su caja pilotada para comenzar una nueva etapa con una transmisión con doble embrague que ya está disponible con los motores de 71 y 90 caballos.

Probamos el nuevo cambio DCT de los Smart ForTwo y ForFour25

Smart estrena caja de cambios para su nueva generación de modelos. Tras varios años instalando cajas pilotadas en sus Smart Fortwo, la marca alemana ha decidido dar un paso más y utilizar sistemas DCT -de doble embrague- con seis velocidades en las versiones de 71 y 90 CV de sus dos modelos.

Aunque la versión de 71 CV ya contaba con este sistema, la gran novedad es la democratización del DCT en casi toda la gama Smart . De hecho, el Smart Forfour sale del ostracismo manual y ahora también podrá equipar esta caja que ha diseñado la propia marca germana.

Debido al estreno, nos trasladamos a Colonia,  el lugar con más densidad de Smart por habitante (1 de cada 100) para probar varias unidades con esta nueva transmisión. Después de probarlos en ciudad y carretera, las sensaciones han sido muy positivas; tanto el Fortwo como el ForFour respondían de inmediato a las exigencias del conductor.

La mejora respecto a la generación anterior es notable. Al montarnos, es fácil observar al instante que los habituales ‘cabeceos’ y tirones de la caja pilotada han desaparecido y en su lugar hay un cambio más preciso y rápido. Además, el ‘kick-down’ nuevo mejora mucho lo visto hasta ahora, ya que el cambio anterior revolucionaba mucho el motor, pero apenas ejercía un efecto palpable en la aceleración. Ahora, al pisar el acelerador, se nota un claro empujón que agradecerán muchos conductores para según qué situaciones.

Tras conducir sin separar las manos del volante, tocó dar un ‘golpe’ de palanca hacia la izquierda para entrar en el modo secuencial. El nuevo cambio de doble embrague se nota al instante al meter la primera marcha, ya que la reacción del coche a nuestro gesto es casi instantánea. En este caso, el modo secuencial necesita un toque hacia arriba para subir de marcha y uno hacia abajo para bajar de marcha.

Solo una pequeña pega: al circular a velocidad continua y pocas revoluciones, este cambio DCT tarda algo en reducir una marcha para dar aire al coche. Es más, casi tenemos que ordenárselo nosotros pisando un poco el acelerador para que ambos Smart reaccionen.

Este cambio está ya disponible tanto para la versión de 90 CV como para la de 71 CV y tendrá un precio de 1275 euros con impuestos incluidos para el ForTwo y 1425 para el ForFour.

La caja DCT también tendrá presencia en Estados Unidos y China, ya que Smart está iniciando su incursión en estos mercados. La marca alemana tratará de conquistar con sus pequeños bólidos los corazones de los norteamericanos y chinos, grandes amantes de los coches de gran envergadura.

Mirrorlink, infoentretenimiento de vanguardia

25
Los Smart Fortwo y Forfour en Colonia

Se trata del nuevo sistema de infoentretenimiento, una auténtico avance. Aunque Smart no cuente con la totalidad de los derechos de Mirrorlink debido a que desarrolla el coche junto a Renault -los franceses están fuera del consorcio y tienen su propio R-Link-, al ser parte del grupo Daimler cuenta con ‘medio’ Mirrorlink que espera poder explotar al completo dentro de no demasiado tiempo.

¿Por qué está sin explotar? Porque de momento Mirrorlink solo es 100% compatible con Android para Smart. Mientras tanto, los usuarios de iOS tendrán que esperar un poco hasta que la marca germana consiga incorporar a Apple dentro de su sistema de infoentretenimiento.

Pese a ello, pudimos probar el nuevo sistema Mirrorlink y resulta muy cómodo. Mientras utilizamos el navegador -con un poco de ‘lag’ en localizar nuestra ubicación-, podemos ver la música que llevamos conectada vía bluetooth y utilizar las apps de nuestro teléfono directamente sobre la pantalla. En caso de los iPhone, podremos utilizarlo como un sistema de compatibilidad vía bluetooth, pero le falta ese plus de opciones que de momento solo tiene los Android.

El navegador integrado funciona bien mientras que el resto de aplicaciones se utilizan de una manera sencilla e intuitiva a través de pocos botones. El volante no conecta con el infoentretenimiento, pero la botonera del sistema está tan a mano que al final no es necesario dar mucha importancia a este hecho.

Además, según explicaron desde la propia marca, podremos utilizar nuestro teléfono móvil como pantalla táctil gracias a un soporte que lo conecta al coche. De este modo, si contamos con un Smart con radio convencional, también podremos tener un sistema de infoentretenimiento de última generación.

Deportividad extra con la incorporación de levas

25
Interior de línea Proxy para el Smart Fortwo y Forfour

Aunque Smart ya contaba con un paquete deportivo, la marca amplía su oferta incluyendo unas levas en el volante junto al estreno de su cambio DCT. De esta forma, tanto ForFour como ForTwo contarán con un extra que ya parece casi indispensable en toda versión sport que se precie.

Las levas se unirán a un paquete que incluye llantas negras exclusivas de 16’, volante de cuero, pedales de aluminio deportivos y una altura rebajada en 10 cm. También está disponible para reservas.

Smart eléctrico a finales de 2016 y ¿un cabrio?


El futuro de la marca ya está casi aquí, ya que la versión eléctrica de su ForTwo estára lista a finales del año 2016. Sin híbridos ni enchufables de por medio, Smart se mete de lleno en la fabricación de un coche que se mueva 100% con energía limpia.

Otro anuncio que se escuchó en Colonia: esta generación de Smart tendrá una versión cabrio… Aunque para conocer detalles específicos de esta carrocería habrá que esperar unos meses. De esta manera, esta nueva generación sigue la estela de la anterior, que ya tuvo una versión descapotable.

Te puede interesar...

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba