Probamos el Citroën C3 e-HDi 70 con cambio automático y Start&Stop27

Probamos el Citroën C3 e-HDi 70 con cambio automático y Start&Stop

1 Abril, 2013, modificada el 9 Agosto, 2013 por

Con su nueva estética a punto de salir, la mayor novedad es la tecnología micro-híbrida y el cambio robotizado con start/stop de este citroën C3 3-HDi 70 Collection, con transmisión CMP de 5 velocidades. Tiene muchas ventajas y algunas “sombras” que veremos juntos en esta prueba a fondo.

No valorado

Destacable

  • Consumos ajustados.
  • Facilidad de uso.
  • Confort en ciudad.

Mejorable

  • Cambio errático.
  • Veteranía.
  • Comportamiento en carretera.

Hace poco se presentó en el Salón del Automóvil de Ginebra la nueva imagen del Citroën C3. Antes de que ésta llegue a los concesionarios, hemos decidido someter a examen la actual versión de este modelo, que goza de buena aceptación por parte del público. Lo hacemos con el recién estrenado C3 eHDi, con el motor diésel de 70 CV y el cambio automático robotizado CMP.

Esa pequeña “e” antes de la denominación de su mecánica significa que este Citroën C3 está lleno de pequeños “trucos” destinados a reducir el consumo: sistema Start/Stop, alternador optimizado, etc. También la caja de cambios está pensada para rebajar el gasto de carburante, aunque no acaba de conseguirlo, como analizaremos en el apartado siguiente.

Citroen C3 HDi 70 Cambio CMP StartStop, Vigo, Rubén Fidalgo27
Los faros de niebla están bastante protegidos.

El interior del Citroën C3 eHDi Collection es atractivo. El salpicadero es llamativo y cuenta con buenos ajustes, con una consola que incorpora los mandos de la climatización: tienen un aspecto moderno y de calidad. La palanca selectora del cambio CMP es idéntica a la del Peugeot 308 eHDi que probamos en Autocasion.com… Desentona un poco en un interior tan vanguardista, ya que resulta demasiado clásica con ese acabado cromado.

Los asientos son cómodos al principio, sin embargo, a lo largo de los kilómetros acaban cansando. Esto es debido en parte a su corta banqueta, pero, sobre todo, a su limitada sujeción lateral, que hará que nos vayamos descolocando en cada curva.

Está claro que la ciudad es el entorno ideal para este Citroën. Tiene muy buena visibilidad gracias a su enorme parabrisas, ventanas laterales y preciosos retrovisores. Las suspensiones blandas superan sin problemas los pasos de cebra elevados y, como cuenta con bastante altura al suelo, no arrastramos el faldón al aparcar en batería contra la acera (además, es fácil entrar y salir de él).

Los consumos en la urbe se mueven en torno a los 6 l/100 km: el start/stop funciona bastante bien, aunque en las rotondas es un incordio, debido a la prisa que tiene por apagar el propulsor. Me explico: en ciudad me gusta aprovechar la inercia del coche para reducir los consumos. En lugar de llegar “a fondo” a las glorietas para tener que pararme, voy acercándome lentamente, intentando sincronizarme con los automóviles que giran en ella. De ese modo no me detengo por completo y no gasto combustible al volver a ponerme en movimiento. Pero si quiero aplicar este estilo de conducción, el start/stop “hace de las suyas”: al incorporarme, apenas ruedo a 5 o 10 km/h, así que el C3 decide que se puede apagar… y lo hace cuando estoy a punto de pisar el acelerador para entrar de lleno en la rotonda. Cierto es que el motor 1.4 eHDi se pone en marcha muy fácilmente, pero te hace perder un par de segundos que te ponen nervioso en una maniobra que siempre tiene su riesgo.

Citroen C3 HDi 70 Cambio CMP StartStop, Vigo, Rubén Fidalgo27
El Citroën C3 está muy cómodo en la ciudad.

Fuera de la ciudad no se defiende nada mal. Los 70 CV son voluntariosos y el coche es amplio, por lo que podemos afrontar viajes sin demasiados problemas, aunque debemos ser conscientes de la limitada potencia a la hora de realizar adelantamientos. Aquí se juntan el hambre y las ganas de comer, como diría mi abuela. Por un lado, la fuerza no sobra. Si además sumamos un cambio lento, el tiempo por el carril contrario puede hacerse eterno. Mi consejo es que prepares la maniobra, escojas el modo manual y permanezcas detrás del camión o de lo que vayas a adelantar con la marcha apropiada ya seleccionada; así ganarás 2 segundos más. Una vez sobrepasado el vehículo, vuelve a poner el modo automático.

Las suspensiones son confortables, pero los asientos acaban fatigando y hacen que vayamos corrigiendo la postura continuamente. El gasto de combustible a velocidades entre 70 y 90 km/h es de apenas 5 l/100km. En autovía, con el control de crucero a 120 km/h, la cifra aumenta hasta los 6 l/100km.

Por la noche, los faros iluminan bastante bien la carretera; su generoso tamaño juega a su favor, aunque carezcan de xenón.

Así funciona el cambio CMP del Citroën C3 eHDi 70

La caja de cambios CMP de este Citroën es una manual de 5 velocidades convencional a la que se añade un autómata que se encarga de accionar el embrague y el selector de marchas. Cuando el programa de la unidad de control del cambio (en comunicación continua con la del motor) decide variar de relación, un sistema hidráulico “pisa” el pedal del embrague mientras otro circuito hidráulico selecciona otra marcha y luego suelta el embrague.

Citroen C3 HDi 70 Cambio CMP StartStop, selector cambio, Rubén Fidalgo27
Esa pieza es el autómata que acciona los cambios de manera automática.

Cuando vamos en modo automático, son frecuentes las “dudas” por parte del cambio, sobre todo al subir una buena pendiente a poca velocidad. Al llegar a 2.000 rpm, pasa de primera a segunda, pero como la transmisión es lenta y el propulsor no tiene mucha potencia, el coche apenas puede avanzar, y entonces el cambio vuelve a meter primera: de nuevo nos quedamos un segundo sin empuje… y el resultado es que estamos casi parados en mitad de la cuesta. El problema es el software, parece como si no tuviese en cuenta la información sobre la inclinación del vehículo (algo que puede ofrecer el ESP, por ejemplo).

Para facilitar el trabajo a los sincronizadores de la caja de cambios, el sistema corta la inyección cuando subimos una marcha y hace un doble embrague para bajarla. Las reducciones son mucho más rápidas y eficaces que cuando queremos pasar a una relación más larga; aquí, el tiempo de transición es amplio y, si no colaboramos nosotros, el corte de inyección y la posterior aceleración serán bruscos y provocarán el cabeceo de los ocupantes. Para evitarlo, lo ideal es que ayudemos a la transmisión con el pie derecho, “ahuecando” para cambiar de velocidad y volviendo a acelerar de forma progresiva.

En mi opinión, la transmisión tiene margen para mejorar su cartografía y realizar así los cambios de forma más natural, al igual que sus competidores. Siempre me ha parecido que para motores de poca potencia y con un enfoque claramente urbano lo mejor es un cambio de variador continuo tipo CVT: permite sacar el máximo de las mecánicas pequeñas y no hay transiciones entre las marchas.

El Citroën C3 eHDi, en la pista de pruebas

Una vez más, contamos con la posibilidad de probar el funcionamiento de sistemas de seguridad activa como el ESP en el circuito de A Pastoriza, con PTC Escuela.

Citroen C3 HDi 70 Cambio CMP StartStop, A Pastoriza, Rubén Fidalgo27
El comportamiento del C3 es muy mejorable.

Las blandas suspensiones ideales para la ciudad, llena de baches y badenes, son un problema a la hora de aumentar la velocidad, ya que los cabeceos de la carrocería son grandes. Si con el coche en apoyo algo nos asusta y soltamos el acelerador, entonces el morro se hunde y la rueda interior trasera se queda en el aire. La exterior se ve sobrepasada y el vehículo inicia un sobreviraje que el ESP corta de raíz.

En la maniobra de esquiva, la secuencia es más o menos la misma: el C3 pasa de un comportamiento subvirador a sobrevirador de forma brusca y el ESP nos frena de inmediato.

El BAS (asistente a la frenada de emergencia) es tremendamente sensible y actúa con más frecuencia de la que sería deseable. A veces pisaremos el freno con cierta brusquedad: el sistema lo interpretará como una emergencia y multiplicará dicha brusquedad. Para conductores inexpertos puede ser una buena idea, ya que reduce los accidentes por alcance, pero hace imposible llevar una conducción precisa, pues no sabes si la presión que quieres dosificar en el freno se verá amplificada por el BAS de repente.

Citroen C3 HDi 70 Cambio CMP StartStop, interior, Rubén Fidalgo27
El interior es luminoso.

A lo largo de los kilómetros he conseguido acostumbrarme al cambio robotizado: poniendo un poco de mi parte y dejando de acelerar instantes antes de dar la orden, la caja trabaja mejor y reduzco algo su tiempo de actuación, además de disminuir el cabeceo que se produce en el habitáculo cuando es la inyección la que “corta gas” de golpe. Esta ayuda del conductor también reduce el estrés de los soportes del motor.

En modo automático, la falta de rapidez del cambio y los cabeceos de la carrocería durante las transiciones entre las marchas hacen imposible rodar deprisa. Es lógico, el Citroën C3 te recuerda que no está pensado para eso, es un coche para conducir de manera sosegada y cómoda por la ciudad.

Conclusión

Teniendo en cuenta que el Citroën C3 es un vehículo eminentemente urbano, y que en la ciudad el cambio de marchas es un verdadero incordio en los atascos, la caja robotizada CMP puede ser una buena opción. Los consumos no tienen por qué ser mayores que con el cambio manual (más bien, al contrario), y nos olvidamos del “molesto” pedal del embrague.

Citroen C3 HDi 70 Cambio CMP StartStop, Vigo, Rubén Fidalgo27
El Citroën C3 es un coche muy práctico.

Lo que no defiendo tanto es la gestión del cambio y del Start&Stop: el primero, porque resulta lento y, en ocasiones, errático; el segundo, porque se anticipa demasiado a apagar el motor, a veces sin estar aún detenidos por completo, lo que puede resultar peligroso al incorporarse a una rotonda.

El propulsor HDi 70 no va mal en carretera, pero los adelantamientos se le atragantan debido a su potencia algo justa, que también eleva los consumos cuando necesitamos hundir el pedal para coronar los puertos. Eso sí, es más que suficiente para movernos por la urbe, donde muestra un gasto de combustible contenido y una baja sonoridad. Si buscas un coche para desplazarte principalmente por la ciudad, este C3 puede ser una buena opción gracias a su buena visibilidad, bajo consumo y facilidad de uso.

¿Buscas un coche como éste?

¿Te interesa el Citroën C3, pero quizás con otra motorización o acabado? En la sección Coches nuevos de Autocasion.com puedes encontrar interesantes ofertas: utiliza el buscador para localizarlas por marca y modelo o por carrocería. Por ejemplo, en el caso del Citroën C3 puedes consultar su oferta más destacada y también las de sus rivales.

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

1 Comentario

Rubén Fidalgo 1 Abril, 2013

El Citroën C3 está aguantando muy bien el paso de los años, se nota que no es un “último modelo” pero su imagen sigue siendo llamativa, sobre todo el interior.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba