Primera prueba: Mitsubishi Space Star

Primera prueba: Mitsubishi Space Star

10 septiembre, 2014

Los más veteranos recordarán el Mitsubishi Space Star, un monovolumen que poco tiene que ver con el pequeño urbanita que hereda su nombre. Pero, un momento, echamos un vistazo a su interior y… espacio, desde luego, tenemos a nuestra disposición. ¿Nos esperan más sorpresas?

Nuestra valoración: 7,0 Bastante bueno

6

6

7

8

8

7

Destacable

  • Espacio plazas traseras.
  • Equipamiento completo.
  • Precios (con ofertas) competitivos.

Mejorable

  • Aislamiento motor tres cilindros.
  • Entrega de fuerza del motor 1.2.

Si estabas esperando un monovolumen como el anterior Space Star, quizá te hayas sorprendido al ver este compacto, perteneciente al segmento A (si bien la marca pretende “arañar” también algunas ventas en el segmento B). Este Mitsubishi se vende con el nombre de Mirage en los mercados no europeos; cosas del marketing, pero yo prefería esta denominación de casino de Las Vegas, que no llama a confusión.

Sea como fuere, este “pequeñín” llega para ampliar la gama del fabricante japonés en nuestro país, lo que significa una apuesta que siempre es de agradecer. Digamos que llena el hueco que dejó el Colt y lo hace con una imagen seria, un comportamiento ágil en ciudad y un precio muy competitivo: 8.600 y 9.500 euros, respectivamente, para las dos únicas opciones del Space Star. ¿Son suficientes estas virtudes para plantar cara a sus rivales, muy consolidados ya en el segmento? Su completo equipamiento y la novedad de su imagen -está “poco visto” en las carreteras- son factores que pesarán a su favor.

Diseño Mitsubishi Space Star: la búsqueda de la aerodinámica perfecta

Mitsubishi Space Star
Las líneas curvas del frontal favorecen la aerodinámica del Space Star.
Ampliar

Cuando se presentaron las líneas del Mitsubishi Space Star ya vimos que los trazos enérgicos eran su fuerte. Al observarlo más de cerca, lo cierto es que este dibujo se suaviza: destacan los paragolpes, las luces diurnas, los faros antiniebla, los faldones laterales, las llantas de 14 y 15”… Todo hace pensar en robustez y, sin embargo, un coeficiente aerodinámico de 0,27 asegura que se mueve con fluidez en el aire.

En teoría, esto significa que el ruido del viento se reduce y que se optimiza el gasto de combustible. En la práctica, unos retrovisores enormes -que proporcionan una visibilidad excelente, eso sí- provocarán cierto rumor en el habitáculo cuando abandones la ciudad y ruedes a buen ritmo por las vías más amplias. Del consumo hablaremos en su apartado correspondiente, pero promete una sorpresa agradable.

Sus medidas compactas (3,71 m de longitud, 1,6 de anchura y 1,51 de altura), como corresponden al segmento A, ya nos dan una idea de que este urbanita va a desenvolverse muy bien entre el tráfico, pero nos preocupa el espacio para los pasajeros. Pronto descubriremos que nuestros temores son infundados.

Interior Mitsubishi Space Star: al fondo hay sitio

Mitsubishi Space Star
En las plazas traseras hay un espacio más que correcto para las piernas.
Ampliar

Durante la presentación a la prensa del Mitsubishi Space Star, los responsables de la marca destacan que su habitáculo está homologado para cinco pasajeros y que éstos “cuentan con espacio de verdad”. Bueno, eso dicen todos, pero cuando te sientas en las plazas traseras esa afirmación se matiza mucho. Aquí no. En este modelo abres las puertas posteriores, te acomodas y ves que cada uno de los 245 cm que hay entre los ejes se ha aprovechado muy bien. Tenemos amplitud para las rodillas, para la cabeza, para los codos… El asiento central es más estrecho y será mejor reservarlo para niños, pero los laterales proporcionan espacio y comodidad.

Estos centímetros para los ocupantes no se han “robado” al maletero… o no del todo: con una capacidad de 235 litros, está en la media de su segmento. No tendrás problemas para hacer la compra, recados, cargar bolsas o, incluso, para escaparte un fin de semana con un par de maletas.

En el puesto de conducción abundan los botones y mandos (hay mucho equipamiento, como verás más adelante) y al principio resulta un poco “apabullante”, pero pronto te acostumbras. El aspecto de los plásticos es mejorable, pero el tacto de teclas y pulsadores es correcto.

Nos acomodamos en los asientos, comprobamos que la visibilidad es sobresaliente y presionamos el botón de arranque. El motor 1.2 se pone en marcha con el característico sonido de los propulsores tricilíndricos y empezamos a avanzar.

Motor Mitsubishi Space Star: dos motores gasolina

Mitsubishi Space Star
El sonido del motor de tres cilindros, muy característico, se cuela en el habitáculo.
Ampliar

No hay opción diésel para el SpaceStar, pero cuando veas las cifras oficiales de consumo de sus mecánicas de tres cilindros sabrás por qué. Probamos la más potente, la 1.2 de 80 CV. Este propulsor entrega el par máximo (106 Nm) a 4.000 rpm, lo que significa que en la zona baja del cuentavueltas se muestra perezoso… pero, una vez lanzado, es posible mantener un ritmo constante sin problemas, ayudado por una caja de cambios manual de cinco marchas y tacto correcto. Notarás, eso sí, el típico sonido de las mecánicas de tres cilindros, que se cuela en el habitáculo de forma constante.

Existe también un motor 1.0 de 71 CV con unas emisiones de CO2 más bajas (92 g/km, frente a los 100 g/km del 1.2). La diferencia no es abismal, como ves… y tampoco en las prestaciones, si nos atenemos a los datos oficiales, que puedes encontrar en la ficha técnica.

Comportamiento Mitsubishi Space Star: la ciudad es su terreno

Mitsubishi Space Star
El motor 1.2 permite que el Space Star pase de 0 a 100 km/h en 11,7 segundos.
Ampliar

Se nota claramente que el Mitsubishi Space Star se encuentra cómodo en las calles: un radio de giro de 4,6 m le permite maniobrar de forma sencilla entre el tráfico; aquí “ratonea” como un experto. Entiéndeme, no te escaparás del atasco, pero sí llegarás antes que nadie a ese hueco que has visto haciendo gala, además, de una gran agilidad.

En este apartado ayuda la dirección asistida, que mueve el volante con fluidez… quizá demasiada: echo de menos un poco más de “resistencia”, aunque en las maniobras de aparcamiento se agradece, la verdad.

Aunque tendremos que esperar a una prueba más exhaustiva para corroborar nuestras impresiones, notamos que la suspensión está bien afinada para la vida en la ciudad: filtra los baches con suavidad, si bien permite que la carrocería incline un poco más de la cuenta en los giros. Los frenos, por su parte, ofrecen un tacto correcto.

Equipamiento Mitsubishi Space Star: lista interminable

Mitsubishi Space Star
Desde el volante de cuero multifunción se maneja el equipo de sonido y el sistema Bluetooth integrado.
Ampliar

Cuando nos anuncian que la dotación de serie del Mitsubishi SpaceStar bien podría estar en coches de categoría superior, no “van de farol”. La lista es eterna; para que te hagas una idea, la única opción es la pintura metalizada, que cuesta 300 euros. En ella se incluye el sistema Stop&Go (para reducir emisiones y consumos), los retrovisores con intermitentes integrados, el climatizador, control de velocidad de crucero, volante multifunción, 6 airbags, monitorización de presión en los neumáticos, alerta de cambio de carril, apertura sin llave, elevalunas eléctricos… Y todo por un precio de 9.500 euros (con oferta de lanzamiento y Plan PIVE). Atención, porque éste el importe del Mitsubishi Space Star 120 MPI Motion; si quieres el 100 MPI Challenge, te costará 900 euros menos. Es lógico que piensen que el 90% de las ventas en España serán para el modelo más alto de la gama…

Consumo Mitsubishi Space Star: un (teórico) “mecherito”

Mitsubishi Space Star
El consumo contenido de sus dos mecánicas tricilíndricas es uno de los rasgos en los que más hincapié hace la marca.
Ampliar

Un peso de 845 kilos ayuda a que el gasto de combustible sea contenido: la cifra homologada para el motor 1.2 es de 4,3 l/100 km (y de 4 l/100 km para la mecánica 1.0). Nuestro recorrido discurre en su mayor parte por la ciudad y no es lo suficientemente largo para confirmar estas cifras, pero sí puedo decirte que la aguja apenas ha bajado… y llevamos una hora y media dando vueltas por la urbe, donde los consumos siempre se disparan.

Rivales

Citroen C1 1.0i Seduction

Desde
11.700 €

Gasolina


5 marchas

68

12,3

4,3

99

Hyundai i10 1.2 Style Plus Sky Orange

Desde
15.900 €

Gasolina


5 marchas

87

12,3

4,9

114

Toyota Aygo 1.0 VVT-i City

Desde
11.300 €

Gasolina


5 marchas

68

14,2

4,3

99

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Te puede interesar...

Comenta este artículo

Paco 10 septiembre, 2014

Estos coches pequeños me parecen todos iguales

jl 30 septiembre, 2014

coche muy interesante para recorridos por ciudad y circunvalaciones ; por estética me gusta mucho mas el “nuevo” Hyundai i10.Buena prueba y felicitaciones por ella.

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba